RESEÑA de la CREACIÓN del LICEO DIURNO de ESPARZA

Escudo del Liceo Diurno de Esparza, fundado en 1965

Antecedentes

Corría la primera Administración Constitucional del Presidente de la República don José Figueres Ferrer 1953 – 1958, cuando el Ferrocarril eléctrico al Pacífico adscrito entonces al Ministerio de Obras Públicas, decidió en 1954 levantar el ramal de ferrocarril que unía a Esparza, tanto a Puntarenas cono a la capital del país.

Era Ministro de obras públicas el gran Patricio don Francisco J. Orlich y entre otros diputado suplente por Puntarenas el Prof. don Ricardo Carballo Murillo.

Hacía poco que había llegado a residir a Esparza, un hombre con dotes naturales de líder y junto a él la Junta Progresista de la época encabezada por don Enrique García tomaba la decisión de oponerse a cualquier intento por levantar la línea férrea. Para ello dispusieron destacar gente sobre la línea para impedir cualquier intento de levantamiento de la línea.

Allí estuvieron entre estudiantes y jóvenes Nicasio García, María Luisa García de Pérez, Elizabeth Bolaños, Antonio Pérez e Hilda Jiménez U., entre otros. Fue tal la oposición que don Chico mandó a negociar a un espartano de cepa, al Prof. Ricardo Carballo, a la sazón de Diputado Suplente.

Al cabo de las deliberaciones se negoció el levantamiento de la línea, mientras el ferrocarril debía aportar 250.000 colones para la construcción de una cañería, además de traspasar las propiedades del ferrocarril en Esparza a la Municipalidad. Esas propiedades eran las conocidas como Lote Empresa, que se extendían desde donde hoy está la Escuela de El Mojón con un frente que llegaba hasta el frente del hoy Salón Galaxias y con un fondo colindante con la finca el señor Samuel Rodríguez. Formaban también patrimonio el ferrocarril, los lotes de la estación, el embarcadero y el bañadero de ganado (donde hoy está la planta física del colegio), la espuela donde se ubicó el anterior centro de nutrición y la que queda enfrente de don Efraín Barrantes, entre la salida al Barrio Los Mangos y la antigua Panadería El Apagón.

Orígenes del colegio

Para los vecinos de Esparza constituía un serio problema desplazar a sus hijos e hijas adolescentes hacia el Liceo José Martí, única opción de que se disponía para que los jóvenes estudiaran. Eran otros tiempos y por lo tanto a los padres de familia les preocupaba mucho por cuanto no sabían cómo procedían sus hijos alejados por las circunstancias de su hogar. Así las cosas,  habían tantos limitantes que eran pocos los jóvenes que tenían la oportunidad de superarse para incorporarse al mercado profesional.

Lo anterior fue la causa por lo que en el seno de la comunidad se fue despertando la necesidad de tener un colegio en la comunidad.

Concluida la administración de Figueres, asume el poder el Licenciado Mario Echandi Jiménez y fue así como un grupo de dirigentes se organizan para gestionar el colegio. Fue así como en los albores de esta administración, en junio de 1958 ese grupo de personas se reunió con la Junta Progresista e inició los primeros pasos.

El grupo se denominó Comité pro colegio de Esparza y estuvo integrado por las siguientes personas: Profesor Edwin Vargas Soto- Supervisor de escuelas, Profesora Hilda Jiménez Ugalde- Directora de la Escuela Arturo Torres, don Enrique García- Presidente de la Junta Progresista, profesora María Luisa García, Profesora Mercedes Molina de Abarca, Profesor Antonio Pérez Ulloa, Marita Benavides Pérez, Profesora Clemencia Soto Carrillo y Profesora Zoraida Vargas Soto.

Nos cuentan algunos integrantes que en su primera gestión, solicitaron audiencia con el señor presidente don Mario Echandi, pero como la noticia del intento de los esparzanos se había regado como pólvora, el profesorado del Liceo José Martí se opuso a la creación del colegio en Esparza, aduciendo que se les bajaba la matrícula y que su Liceo se iba a ver en dificultades. Lo cierto fue según nos narran los primeros gestores, que el presidente no los atendió; sino que a través de un delegado, les manifestó la negativa por las razones apuntadas. Hay que hacer notar aquí que el Presidente Echandi estaba muy vinculado a la comunidad Puntarenense. Esa visita a casa presidencia se realizó el 18 de julio de 1958.

El Comité Pro Colegio no se amilanó, todo lo contrario, programaron una audiencia con el Ministro de Educación de la época, el Licenciado Joaquín Vargas Méndez. Se realizó la visita al ministro, pero ante la negativa de este de satisfacer los deseos de los espartanos, hubo incluso un altercado entre el Ministro y doña María Luisa de Pérez, amenazando el Ministro con desalojar el despacho con la policía.

El comité arrea la bandera dada la actitud del presidente y su ministro de Educación. Pero no todo se había perdido. Para suerte de este cantón, durante el periodo 1958-1962, había sido electo diputado por Puntarenas el Lic. Rodrigo Arauz  Bonilla, quien por lazos de familia estaba muy ligado a la familia Pérez García.

Fue así como por nuevas gestiones don Rodrigo logra incluir en el presupuesto la partida específica para darle sustento económico al nuevo colegio. No obstante la creación de este tipo de Instituciones, solamente podrían crearse si lograban la aprobación del Concejo Superior de Educación, cuyo presidente era nada menos que el Ministro Vargas Méndez. De esta forma la administración de Echandi pasó y el colegio no se abrió.

De 1962 a 1966 gobierna el país don Francisco J. Orlich, quien nombra como su Ministro de Educación al Licenciado Ismael Antonio Vargas Bonilla, con la aparición del nuevo gobierno, renacen también las esperanzas y en 1963 se forma una nueva Junta Progresista, la que inicia de nuevo la lucha Pro Colegio de Esparza.

Este grupo estaba integrado de la siguiente manera:

  • Presidente: Sr. Nicasio García Calero.
  • Vicepresidente: Prof. Edwin Vargas Soto.
  • Secretario: Prof. Jorge Sánchez Calderón.
  • Otros miembros: Sr. José Montero Araya, Prof. Claudia Quirós Vargas, Sr. Nicolás Chinchilla Arley, Sr. Guido Prado Rojas.

Para  motivar de nuevo a la comunidad, este grupo creó un periódico mensual que se llamó El Espartano. A través de este medio la gente comenzó a manifestarse y el Comité Pro Colegio cobró nuevos bríos.

Frecuentes fueron las gestiones de este grupo ante personeros del departamento de Planeamiento Educativo del Ministerio de Educación, pero una pugna generada sobre la modalidad del colegio estaba dando al traste con las gestiones. Muchos eran los que opinaban que Esparza lo que necesitaba era un colegio Agropecuario, otros más se inclinaban por un Colegio Académico.

Para el Colegio Académico podríamos contar con las aulas de la Escuela Arturo Torres, aún cuando tendría que funcionar inicialmente como colegio vespertino. Se contaba además con la disposición de la Municipalidad de ceder las propiedades donde operó la estación del ferrocarril.

Por fin en junio de 1965 se dio la oportunidad de que el señor Ministro Luis Vargas Bonilla les diera una audiencia. A esa entrevista asistieron Don Nicasio García, Don Nicolás Chinchilla, Don Edwin Vargas y Don Jorge Sánchez. Larga fue la discusión del tema con el señor Ministro, quien al final manifestó que: para el Ministerio era muy difícil crear un Colegio Agropecuario y seguidamente preguntó:

“-¿Han pensado ustedes en los tractores, los arados, las porquerizas, etc.? Si ustedes en verdad quieren un colegio -acotó el señor Ministro-, tienen 48 horas para que lo decidan y nos avisen, pero este deberá ser un Colegio Académico”.

No obstante que en el grupo había gente interesada en que fuera un Colegio Agropecuario, allí mismo se decidió aceptar la oferta del señor Ministro.

En ese tiempo se habló mucho de la instalación de un colegio en la propiedad de don Nicolás Chinchilla.

Fue manifiesta la alegría del pueblo esparzano al recibir por fin la noticia de la aprobación de su colegio.

Ahora fue necesario que  otros agentes asumieran el rol en el montaje del naciente colegio. Búsqueda de aulas, ratificación de terrenos, montaje de censos, ratificación de matrícula y al final cuadro de profesores y estructura administrativa de la naciente Institución.

Aparece entonces un grupo de maestros encabezados por Don Edwin Vargas, quien asume esas tareas. En este comité participan:

  • Prof. Hilda Jiménez Ugalde.
  • Prof. Javier Barrantes Carranza.
  • Prof. María Luisa García de Pérez.
  • Prof. Guillermo Pérez Chacón.
  • Prof. Seley González Carvajal.

En un principio el Colegio funcionaría en las aulas de la Escuela Arturo Torres pero había que buscar un terreno para la construcción de la planta física. Dos fincas fueron visitadas: la de Don Nicolás Chinchilla y la otra que estaba detrás de la propiedad de Don Fernando Rivas. Por último y a falta de dinero, se optó por ubicarlo en el terreno que ya había previsto la antigua Junta Progresista y que esa donde hoy está ubicado.

Si bien es cierto que la Municipalidad del periodo 1962-1966 en la que era regidor el profesor Vargas Soto, había donado el terreno; correspondió a la Municipalidad de 1966 al 1970 hacer el traspaso legal. Esta Municipalidad estuvo integrada por Manuel Antonio Soto Monge (Chichí Chan) como Presidente, Eduardo Mora Mora (Lalo) como Vicepresidente, Javier Barrantes Carranza como Regidor.

El comité de maestros hizo censos, realizó pre matrículas, buscó aulas, en fin realizó todos los pasos necesarios para la apertura del naciente colegio.  De su propio peculio invitaron al Licenciado Ismael Antonio Vargas Bonilla, Ministro de Educación de la época, que sí había sido sensible a las aspiraciones del pueblo. Fue el antigua restaurante SISI propiedad de don Rómulo Badilla donde se le brindó una comida.

Cuenta Don Javier Barrantes quien ofreció la última información que en el discurso dentro del acto de la comida, el señor Ministro Vargas Bonilla manifestó su deseo de que el nuevo colegio fuera atendido por profesores de primaria, por considerar que estos poseían la metodología y la experiencia necesarias para esa tarea. Además que no se disponía de profesores Universitarios con la experiencia requerida. Muchos de los maestros que habían integrado el comité, abrigaron falsas esperanzas.

Por fin el primero de febrero de 1965 con un telegrama, se nombra Director de la nueva institución al Prof. Álvaro Pérez Jiménez, con lo que culminaba una de las más hermosas luchas libradas por el pueblo de Esparza para bien de su cultura. Don Álvaro armó su equipo y con esa especial cualidad de guía y maestro fue forjando un colegio orgullo de la comunidad de  Esparza y con un prestigio de ámbito nacional, porque no cabe duda de que el Liceo de Esparza, ha sido un colegio de altísima calidad.

* * * * * * *

Fuente: www.sitiosdecostarica.com, de nuestro buen Amigo Herediano ROBERTO JIMÉNEZ ZUMBADO.

About these ads

0 pensamientos en “RESEÑA de la CREACIÓN del LICEO DIURNO de ESPARZA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s