Los PRÍNCIPES de PRUSIA y SAJONIA-ALTEMBURGO vivieron en San Miguel de Barranca y sus restos descansan en Esparza

Príncipe Alfredo y sus padres la princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo y el príncipe Segismundo de Prusia, en su Finca San Miguel, de Barranca.

Príncipe Alfredo y sus padres la princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo y el príncipe Segismundo de Prusia, en su Finca San Miguel, de Barranca. (Imagen: Isidro Murillo Villarreal)

Los Príncipes de Prusia y Sajonia-Altemburgo vivieron en su Finca “San Miguel”, de Barranca, Puntarenas (Costa Rica). Sus restos se encuentran descansando en el Cementerio de la vecina ciudad de Esparza. Conozca su reseña  biográfica familiar en este artículo escrito, a finales de la década de los años 1970, por nuestro coterráneo y amigo, Sr. Isidro Murillo Villarreal.

Un artículo enriquecido con información complementaria -datos, fotos, vídeos, textos, etc.-, producto de las investigaciones del Folclorista Marco Fco.·. Soto Ramírez,  Director del Proyecto de Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

.

Por: Isidro Murillo Villarreal (*)

EL PRÍNCIPE SEGISMUNDO ANTES DE VENIR A COSTA RICA

Periódico LA NACIÓN, Domingo 11 de Setiembre de 1977.- Su Alteza Real, el príncipe Segismundo de Prusia, nació el 27 de noviembre de 1896, en el Palacio Real de la ciudad de Kiel, en Alemania.

Es hijo del príncipe Enrique de Prusia y de la princesa Irene de Hesse, nieto del emperador alemán Federico III y sobrino del emperador Guillermo II.

Hasta los 17 años su existencia transcurrió normalmente, haciendo vida de estudiante; obtuvo el título de Oficial de Marina en la Escuela Naval de Alemania.

.

* * *  HIMNO  REAL  E  IMPERIAL  PRUSIANO  * * *

(HIMNO  DEL  KAISER)

(Salve a ti, en la Corona de Víctor)

.

.

‘Salve a Ti, en la Corona de Víctor’ (‘Vencedor’) fue desde 1871 hasta 1918 el Himno Nacional no oficial del Imperio Alemán.

Anteriormente, había sido el Himno de Prusia, pero la melodía del himno es en realidad el mismo que el himno británico ‘God Save the Queen’ y, en los Estados Unidos, de la canción patriótica ‘My Country’, ‘Tis of Thee’. Por ambas razones, la canción no fue popular en algunos círculos en Alemania. No sólo no se logró obtener el apoyo de la mayoría de los nacionalistas alemanes, sino que nunca fue reconocido por el sur de los estados alemanes (Ej.: Bavaria, Württemberg).

Después de la Primera Guerra Mundial, el Imperio alemán llegó a su fin y la canción ‘Das Lied der Deutschen’ se convirtió en el Himno Nacional de la República de Weimar… (Fuente: Página del vídeo de este Himno en YouTube).

.

EL PRÍNCIPE EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Una serie de graves sucesos que culminaros con el asesinato del archiduque austríaco, Francisco Fernando y del ultimátum de Austria a Servia en julio de 1914, precipitaron a las naciones del globo en el holocausto de la Primera Guerra Mundial.

El primero de setiembre de 1914, aún antes de haber cumplido 118 años, el príncipe Segismundo entró al servicio de la Armada Alemana (Marina de Guerra). A bordo de varios acorazados, luchó en la defensa de las costas de Flandes, Bélgica.

Durante cuatro años, hasta finales de noviembre de 1918, a bordo de varios submarinos, peleó por su Imperio, especialmente en la guerra del Mediterráneo y del Atlántico.

El peligro era parte de su vida cotidiana. Sin embargo, hay un caso que se le quedó grabado por lo singular y hasta milagroso: el 6 de noviembre de 1917, un submarino francés sorprendió en la superficie de Mar Adriático, al sumergible del príncipe. Los franceses atacaron de inmediato para evitar que la presa se les escapara o tuviera tiempo de defenderse.

El primer torpedo pasó por encima del submarino alemán, entre el cañón de proa y la torre, dejando pintura de la punta explosiva del proyectil en el periscopio y la barandilla, y reventando un cable de acero. Milagrosamente, ese torpedo no explotó.

El submarino del príncipe, en prodigioso alarde de habilidad de su tripulación, logró escabullirse y perderse en el Mar Adriático, luego de un clímax de desesperación, en el que se logró esquivar tres torpedos más, uno de los cuales casi da en el blanco, debido a que tomó un rumbo circular. El príncipe Segismundo aun no se explica cómo está contando el cuento.

La guerra submarina era despiadada: submarino que se dejaba sorprender por otro sumergible, irremisiblemente encontraba su tumba en el fondo del océano, junto con su tripulación.

.

Escudo de Armas del Reino de Prusia (1701)

Escudo de Armas del Reino de Prusia (1701). (Imagen: Internet).

.

CAÍDA DEL IMPERIO ALEMÁN

En 1866, Prusia obtuvo la supremacía sobre Austria, al ganar la guerra que culmino con la Batalla de Sadowa. Todos los estados septentrionales formaron la Confederación Alemana del Norte, con Prusia perdiendo Alsacia y parte de Lorena. Los estados meridionales se integraron en la Confederación antes mencionada, surgiendo así el Segundo Imperio Alemán. Bismarck, el Canciller de hierro, tuvo una participación preponderante en estos hechos.

Al estallar la primera guerra Mundial, Guillermo II, el tío del príncipe Segismundo, era el Káiser del Imperio Alemán.

Los sucesos revolucionarios de octubre de 1918, decidieron la suerte del príncipe Segismundo, luego de noviembre de ese mismo año, renunciando al trono de Príncipe heredero.

Por otra fecha regresó del frente el príncipe Segismundo, luego de que casi perece en un ataque de los ingleses, en el Estrecho de Gibraltar.

Todo se había derrumbado. Había hambre y el caos y la destrucción se habían enseñoreado de la otrora orgullosa Alemania.

.

Los príncipes Segismundo de Prusia y Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo el día de su Boda, 11 de julio de 1919

Los príncipes Segismundo de Prusia y Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo el día de su Boda, 11 de julio de 1919. (Imagen: Internet).

.

DE LAS CENIZAS GERMINA UNA CONMOVEDORA HISTORIA DE AMOR

Alemania había sucumbido en el holocausto de la Primera Guerra Mundial, arrastrando en su caída las testas coronadas de la más alta estirpe.

Al derrumbarse las monarquías, las familias reales heredaron su título como apellido.

Alemania había quedado postrada, destruida. Sin embargo, de sus ruinas, de sus cenizas, brotó una de la más conmovedora historia de amor, de cuantas atesora la humanidad en sus anales y que aún no ha terminado de escribirse.

Debemos de tener en cuenta que, al suprimirse las monarquías, las “razones de estado” ya no existían, a la hora de la celebración de la realeza.

Fue así como el gallardo príncipe Segismundo, en este nuevo orden de cosas, casó con la Princesa de sus sueños, la bellísima Carlota Inés de Sajonia Altemburgo y Duquesa de Sajonia, de 20 años, en el año 1919.

.

Prinzessin Charlotte Agnes von Sachsen-Altenburg

Prinzessin Charlotte Agnes von Sachsen-Altenburg. (Imagen: Internet).

.

Tres años después, en 1922, con la princesa Bárbara de 2 años, deciden buscar la felicidad en tierras desconocidas de América, al otro lado del Atlántico.

La reciedumbre y la fuerza de la voluntad del príncipe Segismundo serían garantía, para la princesa Carlota Inés, de que todo saldría bien.

Habría que apuntar en esta aventura peligros desconocidos y gran cantidad de dificultades. Sin embargo, la princesa marcha con aire de resolución y confiada, al lado de su Príncipe, de quien sabe que no se doblegó ante el enemigo, ni aun cuando recibió por el inalámbrico, a la atura de Sicilia, la noticia de que la flota alemana se había sublevado.

Ya en tierras de América, primero se radicaron en Guatemala, ayudados por una casa comercial de Hamburgo, que tenía plantaciones de café en ese país.

Cuando llegaron a Guatemala, ya ellos dominaban el español con conocimientos que habían adquirido en las Escuelas Berlitz para el estudio de lenguas foráneas. Todos los miembros de esta familia real, además del español y, por supuesto, del alemán, también dominan el inglés y el francés.

La familia real se radicó en Santa Sofía, del Departamento de Escuintla, entre los volcanes Fuego y Acatenango, en donde nació el príncipe Alfredo, el 17 de agosto de 1924.

A finales de 1927, hace medio siglo, durante la segunda administración de don Cleto González Víquez, esta familia real se vino para Costa Rica, atendiendo recomendaciones de conocidos.

Aquí compraron al texano, descendiente de alemanes, Guillermo Gehreis, la Finca San Miguel, de Barranca, de 100 hectáreas, en la cual viven todavía.

.

Escena de la tarde en que se celebró el solemne funeral de la Reina Madre Luisa de Suecia-Noruega en Roskilde, cerca de Copenhague, Dinamarca, el 28 de Marzo de 1926.<br />En la gráfica, los enviados de la Casa Real de Hohenzollern:<br />El príncipe Segismundo de Prusia (1896-1978), segundo hijo del príncipe Enrique de Prusia, vestido con uniforme alemán de color negro, justo al lado del príncipe Christian de Schaumburg-Lippe (1898-1974), con uniforme de color gris.

Escena de la tarde en que se celebró el solemne funeral de la Reina Madre Luisa de Suecia-Noruega en Roskilde, cerca de Copenhague, Dinamarca, el 28 de Marzo de 1926.
En la gráfica, los enviados de la Casa Real de Hohenzollern:
El príncipe Segismundo de Prusia (1896-1978), segundo hijo del príncipe Enrique de Prusia, vestido con uniforme alemán de color negro, justo al lado del príncipe Christian de Schaumburg-Lippe (1898-1974), con uniforme de color gris. (Imagen: Wikipedia)

.

Don Alejandro Carvajal Mora, en su juventud, cuando trabajaba en la Finca San Miguel de Barranca, en compañía de la princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo y de sus hijos, los príncipes Alfredo y Bárbara.

Don Alejandro Carvajal Mora, en su juventud, cuando trabajaba en la Finca San Miguel de Barranca, en compañía de la princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo y de sus hijos, los príncipes Alfredo y Bárbara. (Imagen: Prof. Alejandro Carvajal Gätgens).

.

UN ESPARZANO EN LA FAMILIA REAL

Los Príncipes Alemanes han tenido por norma llevar una vida austera, exenta de todo signo de ostentación. Sin embargo, se preocuparon por dotar a la finca de una serie de adelantos como, posiblemente, no había otra en aquella época.

En este aspecto, fue providencial el ingreso al servicio de la Familia Real, el 2 de agosto de 1933, a la edad de 18 años y estrenando el título de Bachiller, obtenido en el Colegio Seminario de esta capital, del esparzano Alejandro Carvajal Mora, persona muy hábil para suplir la falta de recursos técnicos, con iniciativa, producto de su fértil imaginación.

El príncipe Segismundo don Alejandro, con los poquísimos elementos a su disposición, y valiéndose al máximo de los recursos del medio, llevaron a cabo varios proyectos en las instalaciones de la finca, que parecían ser un engendro del genio inventivo del novelista francés Julio Verne.

Cuenta don Alejandro que la única casa en muchos kilómetros a la redonda era la del príncipe Segismundo. Aún no existía la carretera Interamericana. La selva llegaba hasta el borde mismo del camino; la flora era muy poblada y la fauna de gran diversidad de ejemplares. El río Barranca era muy caudaloso y estaba infestado de caimanes. El camino de San Miguel a Barranca tenía trechos muy difíciles de transitar, los que había que pasar con el barro a la panza del caballo. La comunicación con San José se hacía por un ferrocarril de vapor, que tenía un ramal de Barranca a Esparza, cuyo pasaje entre estos dos últimos lugares, de ida y regreso, costaba 0,90 céntimos, cuando lo usual, por un día de trabajo era ganarse 2 colones.

.

Casa Principal de la Finca San Miguel, Barranca, Puntarenas, residencia de los Príncipes de Prusia y Sajonia-Altemburgo

Casa Principal de la Finca San Miguel, Barranca, Puntarenas, residencia de los Príncipes de Prusia y Sajonia-Altemburgo. (Imagen: Prof. Alejandro Carvajal Gätgens).

.

LA “FINCA SAN MIGUEL” SE MODERNIZA

El primer alumbrado que tuvo la finca, era producido por lámparas de canfín.

Sin embargo, el Príncipe estaba decidido a modernizar la finca, por lo que construyeron un aserradero movido por vapor, que consistía en una caldera accionada por leña, que hacía funcionar un motor con una sierra.

Después, el príncipe prusiano, adquirió un motor diesel de 5 caballos, con generador de corriente continua de 32 voltios. Por medio de este motor, y 32 baterías, quizás, más perfecto de cuantos existían en el país en esa época, por la calidad de la iluminación y por suministrar la energía para las diversas actividades que se realizaban en la finca.

Ya para ese tiempo (1937), se contaba con un apiario de 250 colmenas, se había logrado construir una fábrica de almidón de yuca, y un sistema de ventilación, a base de abanicos. Mientras e motor cargaba las baterías, se aprovechaba extraer la miel, poner a funcionar el aserradero, así como la yuquera y los ventiladores.

En fin, para dejar una idea más clara de la imaginación con que se aprovechaban los recursos del medio, citaremos el caso de una romana (Nota del Blog: artefacto para pesar productos) construida por el señor Carvajal, que consistía simplemente en un brazo de madera montado sobre un rol empotrado en un soporte, también de madera, una pesa hecha con un tarro y cemento y un “plato” de zinc asegurado al brazo de la romana con una cadena. En el brazo tenía las marcas en donde se debía poner la pesa, de acuerdo con la cantidad de libras que se quisieran pesar. Esta romana se improvisó para vender almidón.

Don Alejandro Carvajal recuerda que el príncipe Segismundo es muy cuidadoso. A pesar de su dominio del español, antes de enviar alguna carta, le gustaba que el señor Carvajal la leyera, por si encontraba algún error. Concluye su narración, exponiendo los problemas que tuvo en el Consulado Norteamericano, cuando se le ordenó, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, que no ayudara más a los príncipes alemanes en la venta de sus productos.

Don Alejandro terminó su labor en la finca San Miguel en el año 1951. Actualmente, reside en la ciudad de Esparza, junto a su señora esposa, también de ascendencia alemana, Herlinda Gätgens Ledezma. Tiene la satisfacción de haber logrado que todos sus hijos sean, hoy en día, profesionales de mérito.

.

Prinz Sigismund von Preussen

Prinz Sigismund von Preussen. (Imagen: Internet)

.

COSTA RICA EN GUERRA CONTRA EL EJE

La Segunda Guerra Mundial también afectó a los príncipes alemanes ya radicados en Costa Rica. El 8 de diciembre de 1941, al día siguiente del ataque japonés a Pearl Harbor, nuestro país declaró la guerra a las potencias del eje, aun antes de que los hiciera Estados Unidos.

Relacionados con este acontecimiento, el 2 de julio de 1942, a las 8:10 de la noche, el vapor San Pablo, de la United Fruit Company, fue destrozado en el muelle viejo de Limón, por lo que se supone fueron dos torpedos lanzados por un submarino enemigo.

A ciencia cierta, nunca se ha logrado establecer la causa de las explosiones que volaron las bodegas Nº1 y Nº 2 del San Pablo, y que ocasionaron la muerte de 23 costarricenses que se ocupaban en las labores de descarga.

Lo cierto es que una ola de indignación sacudió al país, culminando con el saqueo de 123 negocios, propiedad de extranjeros, dos días después de este suceso, y la promulgación de un decreto en el que se ratificaba el estado de guerra contra Alemania, Japón e Italia, 7 días después del hundimiento del vapor San Pablo.

Inmediatamente se inició el control de los extranjeros pertenecientes a los países con los cuales estábamos en guerra, para los cual se construyó un campo de concentración en el lugar de la avenida 10 que hoy ocupa el Mercado de Mayoreo. A la mayoría de estos extranjeros se les confiscaron sus bienes.

Al príncipe Segismundo, como militar alemán que era, se le incluyó en la lista negra de los servicios de espionaje de los Estados Unidos y de Inglaterra y se le fijó la casa por cárcel.

La Finca San Miguel también aparecía en ambas listas, como uno de los lugares que había que tener bajo control.

Como la familia real vivía, especialmente, de la venta de miel de sus apiarios, fueron afectados gradualmente por las sustancias tóxicas de las fumigaciones en las plantaciones agrícolas de la región, lo que resultó en la destrucción total de las colmenas.

.

Príncipes Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo, Segismundo y el hijo de ambos, Alfredo, en su casa de su Finca San Miguel de Barranca, Puntarenas, Costa Rica

Príncipes Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo, Segismundo y el hijo de ambos, Alfredo, en su casa de su Finca San Miguel de Barranca, Puntarenas, Costa Rica. (Imagen: Isidro murillo Villarreal).

.

EL PRÍNCIPE ALFREDO EN EL TEATRO DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

En el año 1938, a la edad de 14 años, el príncipe Alfredo, hijo menor de la familia real, viajó a Europa con fines educativos; lo sorprendió en el viejo mundo la Segunda Guerra Mundial.

Fijo su residencia en Suiza, país que se mantuvo neutral en esa guerra, en donde estudiaba Agronomía.

Debido a que vivía a 8 kilómetros d las fronteras de Francia y Alemania, vivía la guerra muy de cerca. Guarda recuerdos imborrables del estruendo producido por las oleadas hasta de 1000 aviones de pistón que sobrevolaban os territorios suizos, rumbo a sus objetivos, y el ulular de las alarmas aéreas de Francia y Alemania. Presenció la destrucción de la Central Fluvial de Basilea, la que junto con la represa fue borrada en 20 minutos por aviones ingleses.

A los 18 años regresó a Costa Rica a ayudar a sus padres en los quehaceres de la finca. El príncipe Alfredo es una persona de trato afable y de una cultura muy vasta.

.

La princesa Bárbara de Prusia y Sajonia-Altemburgo fue alumna del Colegio Superior de Señoritas, San José, Costa Rica.

La princesa Bárbara de Prusia y Sajonia-Altemburgo fue alumna del Colegio Superior de Señoritas, San José, Costa Rica.

UNA PRINCESA EN COLEGIO SUPERIOR DE SEÑORITAS

En el año 1934 se matriculó, por primera y única vez en nuestra historia, una princesa en un colegio costarricense. Se trata de la princesa Bárbara de Prusia de Sajonia Altemburgo, hija mayor de los príncipes alemanes residentes en San Miguel de Barranca, quien en el año antes mencionado inició sus estudios de enseñanza media en esa institución.

Sus condiscípulas de la época guardan recuerdos muy gratos de ella. Era esbelta, de modales suaves, y muy cariñosa. En una época de cabellos rizados y recogidos, a ella le caían, sueltos y lacios, como una cascada dorada hasta la cintura, que algunas veces peinaba en dos largas trenzas. Sus ojos eran muy expresivos y de una suave tonalidad azul; tenía la nariz respingada, y unas cuantas graciosas pecas perdidas en sus sonrosadas mejillas.

Era muy aplicada a sus estudios, pero, en los recreos, hacía gala de una fogosidad y alegría contagiosas, lo que le valió la admiración y aprecio de sus compañeras. Su gran amiga era Flor Moreno Ulloa, hija del Dr. (Ricardo) Moreno Cañas.

En el año 1938 partió hacia Alemania, en donde reside actualmente, y en donde casó con el Duque Louis de Mecklemburgo, con quien tiene dos hijas.

.

Príncipe Segismundo de Prusia en su residencia de la Finca San Miguel, Barranca, Puntarenas, Costa Rica

Príncipe Segismundo de Prusia en su residencia de la Finca San Miguel, Barranca, Puntarenas, Costa Rica. (Imagen: Prof. Alejandro Carvajal Gätegens)

.

Princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo, en su estudio, Finca San Miguel de Barranca, Puntarenas, Costa Rica.

Princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo, en su estudio, Finca San Miguel de Barranca, Puntarenas, Costa Rica. (Imagen: Prof. Alejandro Carvajal Gätgens).

.

EPÍLOGO DE UNA VISITA

Rodeados por la naturaleza, cuyos recursos se han empeñado en conservar, con una fabulosa vista del Golfo de Nicoya, y sin salirse de sus normas de austeridad que han caracterizado su modo de vivir, dejamos en su finca de San Miguel de Barranca a esta legendaria familia, de la más alta estirpe real, cuya leyenda es una de las más hermosas de nuestro tiempo. (FINAL del REPORTAJE).

************************

(*) Isidro Murillo Villarreal, Escritor esparzano, radicado en San José. Este reportaje fue publicado en el Periódico LA NACIÓN, edición del Domingo 11 de Setiembre de 1977.

Destacamos nuestro profundo agradecimiento para con el Prof. Alejandro Carvajal Gätgens, quien hace varios años nos facilitó copia fotostática del reportaje aquí transcrito, así como las copias de algunas de las fotografías que aquí han aparecido -tal y como se indica en ellas, y que no aparecen en el reportaje original de nuestro amigo don Isidro Murillo Villarreal.

************************

.

Príncipe Alfredo de Prusia y Sajonia-Altemburgo

Príncipe Alfredo de Prusia y Sajonia-Altenburgo.

.

Príncipe Alfredo de Prusia Sajonia-Altenburgo . Imagen: Cortesía del © Sr. Arturo Beéche.

Príncipe Alfredo de Prusia Sajonia-Altenburgo. Imagen: Cortesía del © Sr. Arturo Beéche.

.

FALLECIMIENTO DEL PRÍNCIPE ALFREDO DE PRUSIA Y SAJONIA-ALTENBURGO

De acuerdo con información suministrada amablemente por don Gerardo Lorenzen F., seguidor del Blog “ESPARZA MÍA…”, y muy especialmente de esta publicación,  el príncipe Alfredo de Prusia y Sajonia-Altenburgo falleció el 03 de junio de 2013, y sus restos mortales descansan en el Cementerio de Guadalupe, Goicoechea, San José (Costa Rica).

.

*

*   *   *

*

ACTUALIZACIÓN del 24 de Setiembre de 2014:

Portada del Libro "Mi Amigo el Príncipe. Biografía de Alfredo de Prusia", de la historiadora e investigadora costarricense Marie Stravlo.

Portada del Libro “Mi Amigo el Príncipe. Biografía de Alfredo de Prusia”, de la historiadora e investigadora costarricense Marie Stravlo.

El 30 de agosto de 2014, la historiadora e investigadora  Marie Stravlo, de origen costarricense radicada en Norteamérica, presentó su Libro “Mi amigo el Príncipe. Biografía del príncipe Alfredo de Prusia” (ISBN 978-9930-9520-0-9), el cual puede ser adquirido en Librería Lehmann y por medio de Amazon.com.

.

Les presentamos este artículo al respecto:

.

Nuevo libro cuenta la vida del Príncipe de Prusia que vivió en Costa Rica

Bajo el sello de REA Ediciones, la escritora costarricense-norteamericana Marie Stravlo publica esta biografía de un descendiente directo de la Reina Victoria de Inglaterra.

Por: Natalia Rodríguez Mata (*)

San José, Costa Rica. 28/agosto/2014. La biografía de un miembro de la realeza europea que vivió en Costa Rica desde 1927 y hasta su muerte en el 2013, es la nueva publicación de la escritora costarricense-norteamericana Marie Stravlo (**), bajo el sello REA Ediciones.

La publicación, un libro de lujo de 300 páginas, narra la vida de Su Alteza Real Alfredo de Prusia Sajonia-Altemburgo, descendiente directo de la Reina Victoria de Inglaterra.

Mi amigo el Príncipe. La biografía de Alfredo de Prusia”, está cargada de humanismo, de historia, de la simplicidad que caracterizaba a la familia prusiana que escogió como morada un hermoso cerro llamado San Miguel, en la localidad de Barranca, Puntarenas; pero a la vez nos revela detalles inéditos de uno de los enigmas más grandes y controvertidos de la historia: el caso de la desaparición de los Romanov, la última Familia Imperial de Rusia, que tenía fuertes lazos de consanguineidad con don Alfredo, tanto por parte de padre, como por su madre, prima lejana de Nicolás II.

Al respecto, la publicación brinda pistas sobre los documentos y otras pruebas que existen en Costa Rica y en otras partes del mundo que podrían servir para aclarar el controversial caso de la desaparición de esta familia para siempre. Este conflicto divide hasta el día de hoy las opiniones de científicos, historiadores, casas reales, el gobierno ruso y la Iglesia Ortodoxa de ese país.

Escrito de manera clara y amena, la biografía de Alfredo de Prusia va llevando a los lectores, sutilmente, casi de la mano, a través de los interesantes capítulos para hacernos imaginar castillos, joyas deslumbrantes, ceremonias fastuosas, salones decorados con terciopelo y oro, y así descubrir los innumerables personajes históricos que conforman su árbol genealógico.

De igual manera se hace presente en la obra la descripción de los momentos difíciles que vivió esta familia principesca; la humildad con que vivían en su hermosa casona en la finca San Miguel, desde donde se contemplaba el imponente Golfo de Nicoya. No falta una que otra historia misteriosa, las intrigas palaciegas, los secretos bien guardados y los pleitos que se dan “hasta en las mejores familias”.

Este es el primer volumen de la “Colección Romanov”. Se presentará el próximo sábado 30 de agosto, a las 4 p.m. en las instalaciones de la Antigua Estación al Atlántico, espacio Carmen Naranjo. Por lo pronto estará a la venta en Librerías Lehmann y por Amazon.

_____________________

(*) Natalia Rodríguez Mata, es periodista de Red Cultura, Costa Rica.

(**) La autora Marie Stravlo es una escritora costarricense-norteamericana radicada en Dallas, Texas, USA. Ha publicado “The Lost Romanov Icon and the enigma of Anastasia” (Thames River, 2012) y “Estoy Viva. Memorias inéditas de la última Romanov” (Planeta, 2012).

Marie Stravlo ha participado en  foros sobre la realeza y escrito varios artículos de prensa sobre el caso Anastasia; también participó en un documental de la famosa serie “L’ombre d’un doute” (La Sombra de la duda), producido y transmitido por Canal 3 de Francia, sobre el misterio Romanov.

.

La Historiadora Marie Stravlo, autora del libro “Mi amigo el Príncipe. La biografía de Alfredo de Prusia”, captada mientras firmaba autògrafos. San José 30 de agosto de 2014.

La Historiadora Marie Stravlo, autora del libro “Mi amigo el Príncipe. La biografía de Alfredo de Prusia”, captada mientras firmaba autògrafos. San José 30 de agosto de 2014.

.

ENLACE del ARTÍCULO: http://redcultura.com/php/Articulos1301.htm

*

*   *   *

*

VÍDEO “Prince Alfred of Prussia – Presentation of his Bio”

.

.

Les invitamos a visitar la Página Facebook Sociedad de Amigos de los Príncipes de Prusia que vivieron en Costa Rica. Allí encontrarán muchos detalles, en su mayoría inéditos, sobre esta ilustre familia de la realeza alemana que vivió muchos años en Costa Rica.

Le invitamos a visitar la Página de la Sociedad de Amigos de los Príncipes de Prusia en Facebook:

ENLACE: https://www.facebook.com/pages/Sociedad-de-amigos-de-Los-Principes-de-Prusia-que-vivieron-en-Costa-Rica/174398102746335

*

*   *   *

*

RECOPILACION INFORMATIVA y RESTAURACIÓN FOTOGRÁFICA:

Marco Fco.·. Soto Ramírez

Cultor Popular Tradicional,

Fundador y Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

Diseños Gráficos G.·.A.·.D.·.U.·.

E-mail: dise.graf.GADU@gmail.com

.

************************

FOTOGRAFÍAS:

– Sr. Isidro Murillo Villarreal.

– Prof. Alejandro Carvajal Gätgens.

– Sr. Arturo Beéche.

– Sra. Marie Stravlo.

– Página de la “Sociedad de Amigos de los Príncipes de Prusia que vivieron en Costa Rica” (Facebook).

– Periódico LA NACIÓN.

– Wikipedia, la Enciclopedia Libre.

– Varias Páginas de Genealogía y otras, en INTERNET (de las cuales reservamos sus Derechos correspondientes).

*

*   *   *

*

A N E X O S

.

Tumba de los Príncipes SEGISMUNDO DE PRUSIA y CARLOTA INÉS DE SAJONIA-ALTEMBURGO, en el Cementerio principal de Esparza.

Tumba de los Príncipes SEGISMUNDO DE PRUSIA y CARLOTA INÉS DE SAJONIA-ALTEMBURGO, en el Cementerio principal de Esparza.

.

El Eterno Descanso en Esparza

Los restos mortales de

Sigismund Prinz von Preussen

(Segismundo Príncipe de Prusia)

– August Wilhelm Viktor Karl Heinrich Sigismund Prinz von Preußen –

Nacido en Kiel, Alemania, el 27 de noviembre de 1896,

fallecido en Puntarenas, el 14 de noviembre de 1978.

y de su amada Esposa

Charlotte Agnes Prinzessin von Sachsen-Altenburg

(Carlota Inés Princesa de Sajonia-Altemburgo)

– Charlotte Agnes Ernestine August Bathildis Marie Therese Adolfine von Sachsen (Saxe)-Altenburg –

Nacida en Potsdam, Brandenburg, Alemania, el 04 de marzo de 1899,

fallecida en Hemmelmark Ved Eckernförde, Alemania, el 16 de febrero de 1989.

Descansan en el Cementerio principal de la

Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza, Puntarenas (Costa Rica)

.

*

*   *   *

*

.

 Album Fotográfico 

de los PRÍNCIPES de

PRUSIA y SAJONIA-ALTEMBURGO 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

*

*   *   *

*

Para comprender el entorno de la Primera Guerra Mundial

KAISER  WILHELM  II  (Guillermo II)

–  Ultimo Emperador Alemán  –

(Tío del Príncipe Segismundo de Prusia)

.

*

* * *

*

Imágenes en vídeo del Kaiser Guillermo II

.

GUILLERMO II, bautizado con el nombre completo Federico Guillermo Víctor Alberto de Prusia -nacido el 27 de enero 1859 en Berlín, † 04 de junio 1941 en Doorn, Utrecht Ridge, hoy en día, Países Bajos-, perteneció a la dinastía de los Hohenzollern, y fue desde 1888 hasta 1918 el último Emperador alemán y Rey de Prusia.

Guillermo era el nieto del primer Kaiser (Emperador) Guillermo I, e hijo de Federico III. Federico fue emperador en 1888, murió después de sólo 99 días en el cargo, de cáncer de garganta, por lo que Guillermo llegó a convertirse en Kaiser a la edad de 29 años.

Según la interpretación de los historiadores de hoy en día, en su concepción tradicional del imperio, Guillermo contaba con una comprensión insuficiente de los requisitos que debía tener una monarquía constitucional moderna. No fue sino hasta en octubre de 1918, bajo la presión de la Primera Guerra Mundial, cuando Guillermo estuvo de acuerdo con las reformas constitucionales, según las cuales el Canciller necesitaba la confianza del Reichstag.

El 9 de noviembre de 1918, el canciller Max von Baden anunció la abdicación de Guillermo II y de su hijo, el príncipe heredero. Guillermo  estaba detenido en la sede alemana de Spa, Bélgica, desde el 29 de Octubre . Debido a que las potencias del eje exigieron su extradición calificándolo como ‘criminal de guerra’, se fue directamente desde allí hasta cerca de los Países Bajos. Después de dos días de duda, la reina Guillermina le concedió asilo y se negó a permitir su extradición. Guillermo permaneció hasta su muerte en Doorn.

FUENTE: Traducción libre del Alemán, de la descripción del vídeo Kaiser Guillermo II.

Enlace: http://www.youtube.com/watch?v=3rcuTP6PKus (Vídeo de 2 horas, en idioma Alemán)

*

*   *   *

*

Estalla la Primera Guerra Mundial, alianzas (1914)

*

*   *   *

*

La Tecnología utilizada durante la Primera Guerra Mundial

Documental del canal de historia sobre las principales armas y maquinaria usadas en la Primera Guerra Mundial

*

*   *   *

*

La Primera Guerra Mundial en colores

(Primero de una Serie de 6 Capítulos)

.

DESCRIPCIÓN: Hasta la actualidad, la Primera Guerra Mundial siempre se había visto como algo que sucedió en blanco y negro, pero no era real.

Usando imágenes de archivo inéditas de Rusia, Alemania, Francia, Italia, Estados Unidos y el Museo Imperial de Guerra británico, esta serie se ha coloreado usando la última tecnología por ordenador, devolviendo por primera vez el color a la Primera Guerra Mundial, tal y como la experimentaron quienes lucharon y quienes sobrevivieron. Se necesitaron 5 meses y 490 técnicos para colorear los archivos de blanco y negro, prácticamente inéditos.

Fue durante la Primera Guerra Mundial que se desarrolló el avión de combate, se introdujo el gas venenoso, se inventaron el tanque y los lanzallamas, y se extendió el uso de la ametralladora y de la artillería pesada, lo que produjo una destrucción masiva.

Esta serie aporta una perspectiva única de los sucesos que ocurrieron entre 1914 y 1918 y que contempló cómo 65 millones de hombres tomaron las armas para luchar el uno contra el otro, llevando el mundo al caos. Esta es la guía definitiva de la Primera Guerra Mundial como nunca se ha visto.

*

*   *  *

*

Comienza la Dictadura Nacional Socialista de Hitler en Alemania (1933)

 

*

*   *  *

*

Los Príncipes de Prusia que vivieron en Costa Rica

.

DESCRIPCIÓN: Un emocionante recorrido por la vida del Príncipe Segismundo de Prusia y la Princesa Carlota Inés de Sajonia-Altemburgo, con información NUNCA ANTES revelada. (“Sociedad de Amigos de los Príncipes de Prusia que vivieron en Costa Rica” – Facebook)

Anuncios

66 pensamientos en “Los PRÍNCIPES de PRUSIA y SAJONIA-ALTEMBURGO vivieron en San Miguel de Barranca y sus restos descansan en Esparza

  1. No conocía la fotografía donde aparece mi papá, Alejandro Carvajal. Viví mis primeros años en ese paraíso de San Miguel de Barranca. Compartí muchas conversaciones, vivencias inolvidables, con esos nobles tan humildes y encantadores. Gracias, mil gracias a don Marcos por este regalo, que me ha dado una inmensa emoción.

  2. Hola, doña CECILIA. Un verdadero gusto saludarle y tener el honor de su visita en nuestro Blog (suyo y de tod@s). Bienvenida.

    Viví mis primeros 13 años en el centro de Esparza, a escasos 25 metros de la Panadería de don David Picado Sáenz, frente a la casa de una queridísima Familia que siempre consideré una ‘extensión’ de la mía, y a la cual visitaba a diario, para tener ‘contacto vital’ con las brillantes ideas e interesantes historias de uno de los Hombres más preclaros de Esparza: don JUAN BAUTISTA CARVAJAL MORA.

    Aún, a mis casi 47 años, atesoro y -a menudo- repaso en mi memoria los detalles de todos y cada uno de los rincones y objetos que guardaba aquella casa… Sus paredes, los detalles del piso de mosaico, sus fotografías y algunos títulos o diplomas muy antiguos e importantes que le fueron otorgados a don Juan Bautista. El taller, el molino, la ‘bomba de succión’ que abastecía no sólo su casa, sino la de los vecinos cuando en aquella época recrudecía la escasez de agua.

    Por otra parte, la diaria visita de sus Hijos e Hijas era para mí, en ese entonces, todo un acontecimiento, pues a los chiquill@s de mi casa nunca se nos trató como ‘intrusos’, sino como parte de la cotidianidad de esa apreciada Familia.

    En cuanto a su papá, don ALEJANDRO CARVAJAL MORA, recuerdo muy bien cuando llegaba en su bicicleta de marca ‘Raleigh’, y su elegante manera de conducirse en la misma.

    Infinitas fueron las ocasiones en que, desde 1965 hasta 1978, época en que residí en ese barrio, vimos llegar y conocimos a connotados personajes de la política nacional, especialmente del Partido Republicano Calderonista y de las posteriores transformaciones que experimentó ese importante movimiento político.

    Concluyendo… El dar a conocer detalles relacionados con los aportes de la Familia CARVAJAL, es para mí una invaluable oportunidad para brindarle un homenaje a la memoria de don JUAN BAUTISTA CARVAJAL ZÚÑIGA y a los miembros de su entrañable Familia. Por ello, en nuestro Blog encontrará varios artículos referentes a los Carvajal, más conocidos cariñosamente en nuestro cantón como “LOS CAMISONES”…

    Doña CECILIA, quedamos a sus gratas órdenes. Vaya desde aquí nuestro saludo fraternal a la distancia.
    Atte.
    Marco Fco.·. Soto Ramírez

    E-mail: culturapopularesparza@gmail.com

  3. Marcos, de mi parte una felicitación por este esfuerzo de publicar una parte histórica tan linda de nuestro cantón.

    Me trajo muchos recuerdos de mi infancia, cuando con mi abuelo Alejandro iba a visitar a los Príncipes a su finca, en San Miguel.

    Demasiada nostalgia producen las fotografías de los Príncipes, y de mi abuelo, casi un niño, cuando se fué a trabajar por allá.
    Saludos y Felicitaciones nuevamente,
    Alvaro Pérez Carvajal

  4. Hombré, Alvarito, es un honor tenerte de visita en nuestro Blog, y todavía más, siendo receptores de tus muy valiosos y emotivos recuerdos, como testigo de excepción de lo que en este Reportaje se relata: la relación de tu Abuelo materno, don Alejandro Carvajal Mora con los Príncipes de Prusia y Sajonia Altemburgo.

    Con grandes aprecio y respeto, he ido recopilando la información que -paulatinamente- he ido publicando acá, proveniente de diversas fuentes, propias y/o ajenas: prensa escrita, Internet, libros, revistas, y sobre todo, de la tradición oral esparzana, dejando muy claros los créditos de sus autores, como corresponde éticamente. Como en este caso, el texto es de una publicación de nuestro Amigo Isidro Murillo Villarreal -facilitada por tu tío, el Prof. Alejandro Carvajal Gätgens-, y el resto de la información se debe a ‘apuntes’ y recopilación de imágenes de este servidor, así como al producto de muchas horas de investigación en Internet, recabando otra información que lo complementa (datos, imágenes, comentarios, vídeos, etc.).

    Este trabajo de creación y administración de este Blog, se debe a una particular labor de ‘voluntariado’ -por denominarlo de alguna forma-, pues no se deriva de él percepción económica alguna; empero, sí, una enorme satisfacción de estar contribuyendo -modestamente- con el rescate de la Memoria Colectiva de nuestro Terruño Garrobero. Tratándose de un compromiso para conmigo mismo que -de paso- sirve a nuestr@s Congéneres, de aquí, de allá y de acullá, allende las fronteras de nuestra Patria.

    Bienvenido a nuestro Blog. Un saludo fraternal a la distancia para Vos y tu apreciada Familia.

  5. A mediados de los 80, tuve el privilegio de extenderle a “don Freddy” su respectivo nuevo pasaporte guatemalteco, en razón de haber nacido en el Departamento de Escuintla, Guatemala (jus soli). Lo interesante del caso es que hube de recurrir a mi concuño, “don Billy” (Wilfred Steinvorth Forster), para verificar que sí existía dicho Príncipe Alfredo de Prusia, Sajonia y Altemburgo. Él me indicó que, en efecto, vivía él en una finca de Esparza.

    Pues, cuando llegó a nuestro Consulado, situado por Guadalupe (San José, Costa Rica), en ese tiempo no tenía documento de identidad alguno. “Unos papeles se habían quemado en un incendio, y los demás se los habían robado”.

    Lo que más le sorprendió -y por lo que nos hicimos amigos- fue que (utilizando la discrecionalidad, en mi calidad de Cónsul) no sólo le extendí dicho documento “de cortesía”, sino que yo mismo puse el dinero del importe en el recibo por dicho servicio.

    -“Un noble NO le puede cobrar a otro” -le dije, agregando- “cuando mi hermano Roberto estudiaba piano en París, durante sus vacaciones era hospedado en un Castillo de los Moulin (sus parientes cercanos), sin costo alguno”.

    Y, puesto que me contó que vivía solo y un tanto aislado, pues lo invite a una recepción de nuestra Embajada, y le presenté al Jefe de Estado, Gral. Oscar H. Mejía Victores, quien le manifestó sentirse muy honrado de contar entre los ciudadanos a una persona tan especial.

    Luego, lo invité a la fiesta de Navidad del Ejército de Salvación, y estuvo muy feliz. Desde entonces, no lo he vuelto a ver!

  6. Saludes. He sabido del Príncipe Alfredo, y hasta he leído un poco sobre su vida, es bueno saber que alguien con una gran historia familiar ha nacido y vivido en Centroamérica. Mi familia también emigró a Guatemala desde Hamburgo. Mi duda y creo que ustedes me pueden ayudar, es si aún vive el Príncipe y si está en Costa Rica aún. Saludos, y no está demás decir que es muy buena la información que se presenta acá.

  7. Don JUAN LUIS, reciba un saludo cordial. Gracias por su visita, comentarios y apreciaciones acerca de neustro modesta labor de Servicio Voluntario que prestamos a l@s Amig@s de nuestro Cantón Esparzano.

    De acuerdo con información muy breve, se nos ha referido que el Príncipe Alfredo aún vive en Costa Rica.

    Estamos a la espera de conocer mayores detalles de su lugar de residencia, pues ya nos han preguntado acerca de ello, y hemos dejado mensajes en las direcciones de dos Amigos que, en su momento, fueron vecinos del Príncipe, muy allegados a su familia. De recibir alguna noticia, estaríamos compartiendo por E-mail tal información.

    Saludos cordiales. Hasta pronto. 🙂

  8. Buenos Dias, Marcos. Sí, efectivamente, he preguntado dónde vive el Príncipe Alfredo, para ver si mis Tios y Mamá lo pueden ir a visitar, pero nadie me ha podido decir. Te agradeceré si pudieras averiguar algo. Saludos, aperez

  9. !Fantástico! !Magnífico! El próximo viernes 15 de febrero voy a llevar a veinticuatro estudiantes extranjeros al Puente de Las Damas, al puente de hamaca de San Jerónimo, al mercado e iglesia de Esparza y, por supuesto, que al cementerio donde, junto al príncipe de Prusia, están mis queridos abuelos, Don Abel y Doña Piedades. ¡Las vueltas que da la vida!

  10. Muchas gracias por tu visita, Ínclito Amigo y coterráneo, don F. Arturo Medrano y Rojas, por tus apreciaciones, y por compartir tus pensamientos con nosotros, acá. Te deseamos éxitos en tu periplo por diversos lares de nuestro territorio garrobero.

    Nuestro Blog “Esparza Mía…” se encuentra a tu disposición, si deseares compartir con nuestro Colectivo el fruto de tu extraordinaria capacidad intelectual/reflexiva vertida en el papel (virtual). Je je je

    Saludos cordiales.

  11. Estimado don Marco: Investigando en Internet la historia de mi familia en Costa Rica, me encontré con este valioso artículo suyo.

    Mi nombre es Enrique Vázquez Gehrels y soy bisnieto de William Gehrels (1875-1841), el texano de ascendencia alemana que usted menciona acertadamente vendió la finca San Miguel a los príncipes de Prusia.

    Mi abuelo, Augusto Gehrels, trabajó en las minas de Miramar, construyó las primeras plantas hidroeléctricas de Costa Rica y fue el Presidente de la Compañía de Fuerza y Luz durante los años 40s.

    Me gustaría saber si tiene información adicional de mi bisabuelo y su familia mientras vivían en San Miguel. He escuchado que exportaba miel de la finca a Alemania y que, por esa razón, luego se conectó con el príncipe Segismundo para venderle la finca y regresarse a San Antonio de Texas, su lugar de origen.

    Lo felicito por su gran labor de investigación y comunicación de la cultura esparceña.

  12. Hola, don Enrique. Reciba un saludo cordial.

    Muchas gracias por sus palabras de motivación y apreciación positiva en favor de nuestro Blog (suyo y de la Colectividad).

    La única información que existe en nuestro haber acerca de sus respetables Ancestros es la que encontramos en la transcripción del artículo principal del dossier que presentamos sobre la vida de los recordados Príncipes de Prusia y Sajonia-Altemburgo. Desearía tener mayores datos sobre su estimable Familia.

    Quedamos a sus gratas órdenes desde éste, nuestro Blog “ESPARZA MÍA…” Le deseamos grandes e innumerables éxitos en sus investigaciones.

  13. De mis recuerdos de infancia, la Princesa, que vendía miel, siendo una verdadera princesa, y un príncipe que tenía una biblioteca como mayor riqueza. Visité el sitio con mi padre, Kléver Ruiz, y se constituyó en un recuerdo que atesoro con respeto y cariño.
    Este sitio es una lindísima y valiosa iniciativa.

  14. Qué bella historia. Mi abuelo me la contó, a grandes rasgos, allá por los años 60’s y hoy la confirmo con ustedes… Gracias por compartir.

  15. Don Marco, gracias por la historia tan linda. Me encantó la forma en que la expuso con sencillez y encanto. Lo felicito por tan buen trabajo.

  16. Es muy interesante conocer esta historia; muchos de los costarricenses desconocíamos la existencia de esta familia de la realeza. Lo más importante es saber que vinieron a establecerse aquí, claro en tiempos de guerra, pero se quedaron; eso nos habla de su sencillez. Gracias por ese reportaje tan interesante, por las fotografías, y por compartir .

  17. Don Humberto, muchas gracias, más bien, por sus apreciaciones y motivación. Es un placer compartir el fruto de nuestras modestas investigaciones con Ustedes, amables visitantes de nuestro Blog. Soy un recopilador y facilitador de información relacionada con nuestro amado terruño Garrobero en lo particular, y Costarriqueño en general.

  18. Me he quedado sorprendido por la gratísima Historia que se nos relata. Algo conocía de ella, a través de mi abuela materna, Alice Van Dyck, quien nos contaba a los que le poníamos atención, pero no conoce tanto detalle que ahora leo. Mi padre el Ing. Fernando Solís los había conocido en Esparza y Barranca y el asunto del “apiario”.
    Felicitaciones.

  19. Estimado Don Marco:
    Lo felicito por su artículo de los Príncipes de Prusia y S.A. y las respectivas recopilaciones históricas de Alemania.

    El Príncipe Alfredo trabajó en nuestra empresa, allá por los años 70 e iba a atender los barcos alemanes que llegaban a Puntarenas. Tengo unas pocas fotos de él.

    Desgraciadamente, tengo entendido, que a él lo tienen “escondido” en algún lugar en San José, y por las razones que sean, no se le puede visitar. Además, ya debe estar muy mayor y supongo que todavía vive.
    Gerardo Lorenzen F.

  20. Apreciado don Gerardo: Reciba un saludo cordial desde este terruño “garrobero”.

    Muchas gracias por su visita y sus amables palabras acerca de nuestro modesto trabajo de recopilación. Asimismo, por compartir con la Colectividad sus recuerdos del Príncipe Alfredo y sus años de labores en su Empresa.

    ¡Qué importante e interesante sería poder conocer ese valioso material gráfico sobre Alfredo de Prusia!

    Lastimosamente, en cuanto a la condición de ‘escondido’ que ostenta el Príncipe, ha sido noticia nacional e internacional, en unas pocas notas de prensa, una de Argentina que hace eco de un artículo generado aquí, en Tiquicia, que -misteriosamente- desapareció de la web.

    Ya veremos si en los próximos días lograremos recabar información acerca del paradero del Príncipe.

    Me suscribo reiterándole nuestro saludo cordial. Hónrenos con su visita a menudo.

    Fraternalmente,
    Marco Fco.·. Soto Ramírez
    Director del Proyecto Cultural “Esparza Mía…”

  21. Hola yo vivo muy cerca de donde vivieron los principes, pero no es en San Miguel sino en San Miguelito; porque San Miguel es otro lugar cerca de donde vivieron ellos. Mi mama guarda con mucho cariño un plato de una vajilla de la princesa y dice que era muy buena con ella y otros niños.

  22. Hola, Yendry. Un saludo cordial. Muchas gracias por su visita, participación y comentario.

    Sin deseos de generar polémica, acotaremos que la propiedad de los Príncipes de Prusia -ya desde mucho tiempo antes de ser adquirida por ellos- llevaba registrado el nombre de “Finca San Miguel”, y a ello se refiere la información publicada.

    Saludos cordiales. 🙂

  23. Hola, Yendry. Un saludo cordial. Muchas gracias por su visita, participación y comentario.

    Sin deseos de generar polémica, acotaremos que la propiedad de los Príncipes de Prusia -ya desde mucho tiempo antes de ser adquirida por ellos- llevaba registrado el nombre de “Finca San Miguel”, y a ello se refiere la información publicada.

    Saludos cordiales. 🙂

  24. Estimado Don Marco:
    Creo que no hay palabras para agradecer su trabajo, pues es una historia del terruño que me contaba mi padre, “Garrobero de nacimiento”, y de la cual siempre quise saber más.

    Aún un par de mis tíos viven por allá y, aunque no soy nacido propiamente en Esparza o ‘Esparta’-como le decía Papá, me siento garrobero de cepa.

    Siempre quise saber más sobre la historia de mi familia y ahora, al menos, puedo saber más sobre mi pueblo.

    Un fuerte abrazo y de nuevo felicitaciones por tan interesante trabajo.

  25. Hola, FRANKLIN. Bienvenido a nuestro Blog “ESPARZA MÍA…” (Suyo y de tod@s l@s Esparzan@s Garrober@s de corazón) Reciba un saludo cordial desde este terruño amado e incomparable que es Esparza.

    Por supuesto que conocí a su Padre, don MANUEL RODRÍGUEZ BARBOZA, el popular “MANOLO”, con quien tuve amistad. Hombre de prodigiosa memoria, de trato afable y de un humor muy fino. Y ni qué decir de mi gran Amigo y “Fuente Informativa” de tantos hechos del pasado como lo es su tío EDWIN, el famoso “Pachuco”, a quien he tenido el honor de tratar durante más de 40 años de amistad; y a quien he tenido como especial Contertulio en las oportunidades que he tenido bajo mi cargo la producción de dos programas radiofónicos originados en nuestro pueblo.

    Agradezco sus valiosos y amables comentarios, así como sus emotivas palabras acerca de mi modesta labor de ‘Comunicador Popular’, que con tantísimo aprecio y grande pasión desarrollo en pro del rescate de una parte de la Memoria Colectiva de nuestro Pueblo Esparzano.

    Me suscribo, quedando a sus gratas órdenes, Franklin. Un abrazo fraternal a la distancia.

    (E-Mail: culturapopularesparza@gmail.com)

  26. Estimado Sr. Soto, efectivamente el Príncipe Alfredo falleció el 3 de Junio y ayer se le celebró una misa del mes en la Iglesia Centro Votivo del Sagrado Corazón. Su fallecimiento y entierro ocurrieron en total silencio y misterio.
    Su cuerpo descansa en el Cementerio de Guadalupe.

  27. Estimado don Gerardo: ¡Cuánto pesar por el sensible deceso del Príncipe Alfredo! Muchas gracias por la comunicación.

    Por este medio, en nuestro Blog “ESPARZA MÍA…”nos unimos al dolor que embarga a quienes le profesaron admiración y cariño al Príncipe Alfredo de Prusia-Altenburgo.

    “Requiem aeternam dona ei Domine.
    Et lux perpetua luceat ei.
    Requiescat in pace. Amen.

    “Dale, Señor, el descanso eterno.
    Y brille para él la luz perpetua.
    Descanse en paz. Amén”.

  28. En nuestro Blog “ESPARZA MÍA…” nos unimos al dolor que embarga a quienes le profesaron admiración y cariño al Príncipe Alfredo de Prusia-Altenburgo, quien falleciera el pasado 03 de junio de 2013, de acuerdo con información gentilmente suministrada por nuestro Amigo don Gerardo Lorenzen F., en esta lista interactiva de comentarios.

    “Requiem aeternam dona ei Domine.
    Et lux perpetua luceat ei.
    Requiescat in pace. Amen.

    “Dale, Señor, el descanso eterno.
    Y brille para él la luz perpetua.
    Descanse en paz. Amén”.

  29. Saludos a todos, es muy lamentable la noticia del fallecimiento del Principe, por lo que veo muchos lo querian ir a visitar, de lo que he leido me surgen varias interrogantes como: ¿Alguien tuvo la oportunidad de verlo recientemente o de tomarle una fotografia reciente, ya que sólo veo antiguas? ¿Por qué los familiares lo dejaron prácticamente solo? Y ¿asistieron los familiares al duelo? ¿Tuvo descendencia? o si ¿en Guatemala aún viven familiares de él?

    Sería bueno que las personas que tengan fotos, cartas o documentos relacionados con esta noble familia lo compartieran para seguir alimentando de información este blog y que siga siendo una muestra de referencia bibliográfica.

    Felicitaciones, muy buena página.

  30. Saludos a todos. Es lamentable lo que le sucedió al príncipe (descanse en paz). Creo que sería bueno postear una foto reciente del príncipe o que nuestro amigo don Gerardo Lorenzen, que compartió parte de su vida con él, si tuviera más información sobre la vida de él, la compartiera; no sé, tal vez documentos o algo que nos haga saber más sobre esta familia noble que ha compartido parte de su vida en este continente, lejos de su hogar y costrumbres. Una pregunta más ¿la hermana del príncipe aun vive? Gracias y no está de más decir que tienen muy buena información.

  31. Hola! Yo soy de Puntarenas; de Barranca, para ser más exacta. Mis papás me contaron sobre los príncipes, pero nunca me dieron más detalles sobre esta historia y siempre fue motivo de mi interés y ahora agradezco poder encontrar información tan valiosa.

    Ahora bien, tengo una pregunta… ¿Dónde exactamente queda o quedaba esa hacienda? Me encantaría poder ir y verla, o ver el lugar, ya que para mí tiene mucho valor histórico… Encuentro demasiado triste como terminó la historia y me parece irónico que ahora que supe bien como fue la historia, me haya enterado de la reciente muerte del príncipe Alfredo. ¡Gracias!

  32. Hola! Yo soy de Puntarenas; de Barranca, para ser más exacta. Mis papás me contaron sobre los príncipes, pero nunca me dieron más detalles sobre esta historia y siempre fue motivo de mi interés y ahora agradezco poder encontrar información tan valiosa.

    Ahora bien, tengo una pregunta… ¿Dónde exactamente queda o quedaba esa hacienda? Me encantaría poder ir y verla, o ver el lugar, ya que para mí tiene mucho valor histórico… Encuentro demasiado triste como terminó la historia y me parece irónico que ahora que supe bien como fue la historia, me haya enterado de la reciente muerte del príncipe Alfredo. ¡Gracias!

  33. Estimada JENNY LEAL: Reciba un saludo cordial.

    Desconocemos la ubicación exacta de la finca de los Príncipes de Prusia. No obstante, Usted podría acudir hasta La Guaria de Barranca, al Restaurante “DONDE FREDDY”, que es propiedad del Sr. Freddy Vindas (Tel. 6016-7643), apreciado Amigo nuestro, quien amablemente estaría brindándole la dirección de dónde se ubicaba la casa de los Príncipes, pues, al parecer, desde hace muchos años todo fue saqueado por personas inescrupulosas.

    Esperamos que esta información resulte de su interés y provecho.

    Con mis mejores deseos de Paz Profunda, me suscribo fraternalmente,
    Marco Fco.·. Soto Ramírez
    Director Proyecto de Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

  34. Estimada JENNY LEAL: Reciba un saludo cordial.

    Desconocemos la ubicación exacta de la finca de los Príncipes de Prusia. No obstante, Usted podría acudir hasta La Guaria de Barranca, al Restaurante “DONDE FREDDY”, que es propiedad del Sr. Freddy Vindas (Tel. 6016-7643), apreciado Amigo nuestro, quien amablemente estaría brindándole la dirección de dónde se ubicaba la casa de los Príncipes, pues, al parecer, desde hace muchos años todo fue saqueado por personas inescrupulosas.

    Esperamos que esta información resulte de su interés y provecho.

    Con mis mejores deseos de Paz Profunda, me suscribo fraternalmente,
    Marco Fco.·. Soto Ramírez
    Director Proyecto de Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

  35. Buenas Tardes… muchas gracias por la información y el tiempo brindado para contestar el correo. Me voy a poner manos a la obra e ir donde don Freddy para que él me haga el favor de decirme la hubicacion. Gracias infinitas.

    Por cierto, estaba investigando más sobre el asunto, y me enteré que el príncipe Segismundo era sobrino de la Zarina Alix de Hesse, quien había tomado el nombre de Alejandra Fiódorovna Románova al convertirse a la Ortodoxia, al casarse con el ultimo Zar de Rusia El Zar Nicolás II… Por ende, el príncipe Segismundo era primo hermano de la polémica Anastasia Nikoláyevna de Rusia o Anastasia Romanov, como es bien conocida. Además, él fue uno de los que reconoció como Anastasia a Anna Anderson, la mujer que apareció años después de la matanza de la familia, apelando que ella era la Princesa Anastasia, heredera al trono Ruso…

    ¡Qué increíble, no?.. De nuevo, muchas gracias por la informacion. ¡Buenas tardes!

  36. Deseo felicitarlos por este hermoso trabajo. Creo, de verdad, que la comunidad de Esparza y el país en general deberían tratar de preservar esta historia. Teníamos realeza en Costa Rica y, no por su linaje, sino por su humildad y forma de vida austera. Eso merece el reconocimiento de un pueblo. La verdad, deseo visitar el sitio, y sería importante para Esparza hacer un museo al respecto y ayudar al turismo de la zona.

  37. Muy interesante el desarrollo de la historia y los comentarios que se hicieron. Así que me permito felicitarlo, don Marco, por el esfuerzo. Pero, sin entrar en polémicas, como usted mismo dice, hay un reconocimiento que no se esta haciendo. Y es al investigador original de la historia, mi amigo y ex compañero en el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal, ISIDRO MURILLO VILLAREAL, quien escribe y publica en 1977 la historia. Puedo dar fe de esto por cuanto Isidro formaba parte de nuestro equipo de investigación. Como anécdota, las fotos de los Príncipes, tomadas en Esparza por Isidro fueron hechas con mi cámara fotografica una Cannon TF1. Honor a quien honor merece.

  38. El Principe Alfredo siempre ha sido amigo de mi familia, de mis padres y posteriormente de mi ex marido. Recuerdo cómo, siempre sin avisar, llegaba a casa sólo para compartir. Me animó en mis primeros viajes siendo joven, y llenó mi vida de historias… de trenes y barcos…. de mundo, de magia… con la humildad más absoluta.

    Dios le guarde en paz.

  39. Muchas gracias, don Walter, por su amable comentario. Don Isidro Murillo es, además de coterráneo, nuestro personal amigo. Y la manera de reconocerle su loable labor investigativa ha sido la publicación/transcripción de su excelente artículo y -más aún- enriqueciéndolo con información complementaria y -por supuesto, como corresponde, acorde con la ética- haciendo el reconocimiento de los créditos por la historia por él escrita como resultado de su profundas indagaciones. Es así, como nos unimos a sus palabras de “Honor a quien honor merece”, agregando “A cada quien en sus propias glorias”.

    Saludos cordiales.

  40. “No es príncipe, es fiurer”. La veja casona de la Finca San Miguel retumbó, la campana que servía para anunciar los tiempos de las comidas vibró, y mis canillas flaquearon a más no poder. Ésa fue la respuesta a mi solicitud de ayuda para realizar un trabajo sobre el “Príncipe Bismarck”.

    Desde que levanté la mano en la clase de Estudios Sociales en mi querido Liceo de Esparza. y me comprometí a realizar el trabajo sobre Bismarck, ya maquinaba como pedirle a mi distinguido colaborador su ayuda.

    Pero, ¿quién era ese señor de voz de trueno, que hacía retumbar las paredes de la tranquila casa marrón donde habitaba? ¿Cómo me atrevía a romper las serenas tardes de ensueño adornadas de cariblancos, urracas, tucanes y cientos de abejas que recolectaban el rico nectar de miles de árboles y flores de ese paraíso? ¿Quién, en el San Miguel de esa época, podría brindarme información sobre “El Canciller de Hierro”?

    En esa casona de dos plantas y múltiples aposentos, que alguna vez de niño ayudé a “pintar” con mi padre FLORENTINO VINDAS HERRERA -Administrador de la Finca San Miguel compañero y amigo del distinguido morador en los últimos cincuenta años de su vida- vivía:

    “…El hijo del príncipe Enrique de Hohenzollern; el sobrino carnal del Kaiser Guillermo ll, el nieto del Emperador Federico Guillermo; el bisnieto del Emperador Guillermo l fundador del Imperio Germánico y descendiente directo de Federíco el Grande, el biznieto de la Gran Reina Victoria de Inglaterra; el sobrino político del Zar de Rusia y el hombre, en fin, que ostenta la más alta prosapia del mundo: Su Alteza Real el Príncipe Segismundo de Prusia…” (Fernández Montúfar Joaquín, 1934). Aún conservo un ejemlar de esa publicación.

    Medio repuesto de la inesperada respuesta, a duras penas, pude recoger el lápiz y la hojita de papel que llevaba para mis apuntes. El sobrino político del Zar (La Princesa Irene, su madre era hermana de la Zarina), me invitó a pasar a su biblioteca personal (conservo el mueble original en caoba, hecho por Don Alejandro Carvajal Mora, ilustre espartano compadre de mi papá).

    Muy niño, había recorrido todos los rincones de la Vieja Casona, un pan negro -nuevo para nosotros- era toda una tentación; burlar la vigilancia de doña María Fernández una de sus últimas cocineras, era un gran reto.

    Esta vez era todo un invitado del sobrino del Kaiser a escudriñar, posiblemente, su más preciado aposento. En otro momento, les contaré el final de esta talla -como decía mi abuelo materno.

    Mi padre, Florentino Vindas Herrera, reposa también en la apacible Esparza, al lado de los Príncipes de San Miguel. Ingresó a laborar el 2 de enero de 1933, siendo un jovencito de apenas 16 años, al lado de Alejandro Carvajal Mora. Al retiro de don Alejandro de la administración de las fincas, a principios de los años cincuentas, Florentino asumió la administración de las propiedades del Príncipe y llegó a ganarse su confianza y cariño. Fue mi padre quien en sus últimos años lo acompañó.

    Un Príncipe que cambió los palacios de Prusia por las colmenas y la protección de la naturaleza. Fue, posiblemente, uno de los primeros conservacionistas de este país. TODO UN SEÑOR.

    Tengo muchas vivencias que compartir.

    Atte. Jorge Vindas Parajeles.

  41. Excelente trabajo.

    Saliéndome del tema, ¿por que no escriben sobre la familia Gatgens? Además, quiero localizar a Sara Gatgens, ella fue compañera mía en la Universidad y deseo contactarla. Si alguien tiene su número de teléfono, por favor, enviármelo al correo ivethpoos@hotmail.com Mi nombre es Iveth Acuña, soy de Puntarenas, pero habito en San Jose.

  42. Hola, Marcos. Deseo recibás de mi parte un sincero saludo, esperando a la vez te encontrés gozando siempre de muy buena salud, al lado de su linda familia.

    Claro, que encantado y con mucho placer les indicaré, a quienes lo deseen, dónde exactamente estaba ubicada la Hacienda San Miguel y la casa donde vivían LOS PRINCIPES.

    Recuerdo muy bien que una vez el Príncipe y la Princesa se fueron a pasear a Guatemala, durante una semana, y mi Papá FLORENTINO VINDAS HERRERA -que en Paz descanse-, siendo el ADMINISTRADOR de la finca, nos llevó, junto con mi madre ALBERTINA a cuidar la casa. No te puedo describir la emoción que sentí cuando anduve por los tres pisos que tenía la casa. Una gran biblioteca con miles de libros, la cocina, sus pasillos, el mirador, piezas muy finas y valiosas. Eso sí, NO podía tocar nada. Para mi Padre, las cosas del Principe eran sagradas.

    De ahí, fueron muchas las anécdotas y visitas que hice con Papá a esa finca, mágica y encantada.

    Mi teléfono actual es el 6016-7643 para que me contacten, con gusto les brindaré información.

    Un fuerte abrazo mi dilecto amigo, con todo mi cariño.

    Freddy Vindas Parajeles

  43. Hola, mi Ilustre Amigo Freddy. Muchas gracias por tu disposición de ayuda a nuestr@s Seguidores(as) en cuanto a orientarles acerca de la ubicación de la Hacienda y Casa de los Príncipes de Prusia y Sajonia-Altenburgo, a quienes Vos conociste muy bien. Y agradecidos por habernos hecho depositarios de tus gratos y emotivos recuerdos de niñez, siendo tu señor Padre, don FLORENTINO VINDAS HERRERA el Administrador de esa Finca, en la cercanía de tan distinguida familia.

    Estamos a tus gratas órdenes. Bienvenido a nuestro Blog, hoy y siempre, noble Amigo.

  44. Hola, Don Enrique! espero pueda leer este mensaje. Estuve leyendo sobre su comentario y me interesaria sobremanera conversar con Ud. Seria posible comunicarme con Ud a su numero de telefono o a su correo electronico? si me los pudiera brindar, se lo agradeceria mucho. Que tenga un excelente dia!

  45. Me encantaria informar que tuve la gracia y el honor de conocer a la Biografa de Los principes Segismundo y Carlota. Fue por cosas del destino y fue de increible enriquesimiento el haber conversado con ella. Cabe recalcar que ha dedicado mucho tiempo en investigar sobre la vida de estas figuras tan importantes para la historia y pronto publicara un libro que nos sera sumamente interesante y esclarecedor para las personas interesadas en este tema.

  46. Queria comentarles a los que aun esten interesados en saber mas sobre esta historia an hermosa a que visiten la pagina de facebook llamada Sociedad de Amigos de los Prinipes de Prusia que vivieron en Costa Rica. Se van a sorprender con la enorme cantidad de informacion que tiene. Hitoria en Fotos, datos interesantes asi como videos sobre la realeza y contando la historia de una manera excepcional. Los aconsejo y recomiendo! no se van a arrepentir!

  47. Dn Alfredo tenía una hermana, Bárbara, que murió hace muchos años atrás. Hay un caso de violencia doméstica, interpuesto por la Sra. Isabel de Menorval, quien acusa a un tal Ivan Bukic de agresión hacia Dn Alfredo. Aparentemente, Dn Alfredo empezó a padecer de problemas mentales; se sentía perseguido… y recurrió a este Sr., seguro por desesperación y al sentirse solo… quien se aprovechó de su estado, y dicen que lo dejó como heredero de todos sus bienes. ¡¡Que cobarde!! Yo me pregunto… ¿Cómo es posible que sus sobrinas en Alemania no hayan recurrido a rescartarlo y llevárselo a Alemania? El caso estuvo en la Embajada de Alemania. Mi pregunta a Dn Gerardo Lorenzen: ¿Este caso fue llevado a sus familiares? Sus familiares deberían de tomar cartas en el asunto y reclamar sus bienes.

  48. Tomando el consejo de Doña Jennifer, me fui a la pagina de Face de la sociedad de amigos de los principes. Exelente pagina, muy informativa y ya tiene mucha gente con la que puedes hablar mas de esta maravillosa historia, asi como ver fotos; videos y mas! vayan. De verdad esta increible para los que estamos interesados en saber mas de esta historia.

  49. Excelente artículo sobre los Príncipes de Prusia. Yo nunca tuve oportunidad de conocer la propiedad, pero sí tenía una compañera llamada Dary Vindas que esperaba el bus de estudiantes en el cruce de Barranca, y ella nos contaba muchos detalles de los anotados en esta historia tan interesante. De nuevo gracias, por tenernos actualizados del pueblo garrobero y recordar experiencias de nuestra juventud. Saludos y bendiciones.

  50. Saludos a todos los Gätjens… ¡Qué buena historia!

    Yo soy investigador de nuestra familia. El que desee datos, documentos y fotos sobre dónde se encuentran las tumbas de cada Gätjens en Alemania, por favor envíeme un mensaje de texto al teléfono 85808579 con su dirección de correo electrónico y con gusto se las enviaré.

    Abrazos a todos.

  51. Hola, me encontré este blog después de que mi papá me contará nuevamente sobre su amigo de juventud el Príncipe Alfredo. Me parece muy bonita la forma en que relata la historia de estas personas. Es digno de admirar como eligieron una vida austera y sin lujos siendo de la realeza. Muy lamentable que el Príncipe no esté en la misma tumba que sus padres en Esparza.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s