Vídeo – Orígenes de la Práctica Deportiva en Esparza

¿Reconoce a algunos integrantes de este Equipo de Fútbol Esparzano? Finales de la década de los años 1960, aproximadamente. Fotografía: Sr. Lucas Madrigal Conejo.

¿Reconoce a algunos integrantes de este Equipo de Fútbol Esparzano? Finales de la década de los años 1960, aproximadamente. Fotografía: Sr. Lucas Madrigal Conejo.

Por: Marco Fco.·. Soto Ramírez (*)

Éste es un vídeo realizado por el suscrito en el año 2008, para el Comité Cantonal de Deportes y Recreación de Esparza (CCDRE), con motivo de celebrarse un Conversatorio sobre los orígenes de la práctica deportiva en nuestro cantón.

Agradezco al Ing. Fernando González Ledezma, en ese entonces, Presidente del CCDRE, por confiarme la producción de este proyecto audiovisual, así como la captación de información en audio y vídeo de tal conversatorio, material que ha quedado como rescate de la memoria colectiva de nuestro cantón Esparzano.

Además, le agradezco su incondicional apoyo en la facilitación de información textual y gráfica, así como por la concesión de su valioso tiempo para una entrevista, de previo a la elaboración de este modesto audiovisual.

*

*      *      *

*

Vídeo  “ORIGENES de la PRÁCTICA DEPORTIVA en ESPARZA”

*

*      *      *

*

(*) Marco Fco.·. Soto Ramírez

• Cultor Popular Tradicional Esparzano

• Creador e Intérprete de Ñor Antenor, Personaje Típico del Cantón de Esparza

• Co-creador de la Bandera y el Escudo del Cantón de Esparza

• Co-creador de la Bandera de la Provincia de Puntarenas

• Fundador y Gestor del Blog “ESPARZA MÍA…”, y de otras iniciativas en Internet

• Productor y Editor del Filme

Anuncios

Año 1960 – Vídeo de la Procesión del Encuentro en Esparza

Procesión del Encuentro. Esparza, 1960. Foto capturada del vídeo del Sr. Edwin Rodríguez Barboza, a quien se le deben estas joyas fílmicas históricas.

Procesión del Encuentro. Esparza, 1960. Foto capturada del vídeo del Sr. Edwin Rodríguez Barboza, a quien se le deben estas joyas fílmicas históricas.

Por: Marco Fco.·. Soto Ramírez (*)

AMIG@S: Con sumo agrado, les presentamos el primer vídeo de la Serie “Tradiciones Religiosas del Terruño Garrobero”.

En este caso, se trata de breves escenas captadas durante la Procesión del Encuentro del Viernes Santo, año 1960, realizadas en las inmediaciones del Templo Parroquial de Esparza, por nuestro coterráneo y distinguido Amigo, el Sr. EDWIN RODRÍGUEZ BARBOZA, el popular ‘Pachuco‘, a quien agradecemos su confianza al depositar sus valiosos filmes en nuestras manos para irlos editando y, paulatinamente, darlos a conocer, para bien de la Cultura Popular de nuestro terruño Esparzano. ¡Enhorabuena!

*

*   *   *

*

Vídeo “VIERNES SANTO, Procesión del Encuentro – Esparza, 1960”

*

*   *   *

*

(*) MARCO Fco.·. SOTO RAMÍREZ

• Cultor Popular Tradicional Esparzano

• Creador e Intérprete de Ñor Antenor, Personaje Típico del Cantón de Esparza

• Co-creador de la Bandera y el Escudo del Cantón de Esparza

• Co-creador de la Bandera de la Provincia de Puntarenas

• Fundador y Gestor del Blog “ESPARZA MÍA…”, y de otras iniciativas en Internet

• Productor y Editor del Filme

.

“El Deber se cumple sencilla y naturalmente”. -José Martí

Ñor ANTENOR: Semana Santa en Esparza

El 'apróstol' ÑOR ANTENOR. Semana Santa en Esparza.

El ‘apróstol’ ÑOR ANTENOR. Semana Santa en Esparza.

.

Por: Ñor Antenor Agüero Ramírez (*)

¡Salú, amig@ lector(a)! ¿Cómo le “baila” -como dicen hoy en día. Pos, aquí estamos con la contentera de los primeros aguaceritos, trabajando parejo… (Ver GLOSARIO al final)

Este año el invierno creo que va a estar asegurao; en todo caso aquí siempre hemos tenío sistema de riego. Ya el maicito viene p’ajuerita; y el arroz, la yuca y el tiquisque, ¡ni pa’ qué dicilo! Cuando venga la “tapa” (siembra) de frijoles, a mediados de año, de veras que vamos a tener asegurada la comedera pa’ seguir la güelta del año…Y ¿diay?, ¿por qué no?, también pa’ lograr hacerse de unos pesitos que tanta falta hacen pa’ contrarrestar la crisis que tanto nos está golpiando a los que no somos ricachones, a los que tal vez seamos dignorantes, pero no tonticos…

¡Adió! Un Maicero metido a Apóstol…

Esta Semana Santa, me jui a pasarla a Esparza centro. Y¿diay? El Padrecito Manolo Almendros Domínguez que es gran amigo de yo, me mandó a llamar, pos quería que yo saliera vestío de Apróstol…

¡Eso sí, yo le dije:

-“Manolo, a yo no me pongás a hacer el papel de Judas…”

’Unque ahora -con la aparición del EVANGELIO DE JUDAS, dicen los que saben, que jue “buena gente”… Que jue mandao por Jesucristo a “carbonear” a los judíos pa’ que lo fregaran y así se cumplieran las escrituras… Yo eso ya lo había leído en dos libros de investigación, hace ya bastante tiempo…

Pero, ¿quién sabe si la mayoría de la gente lo va a crer? Pos, a veces se acostumbra tanto a lo que le dicen en las religiones, que –‘unque sea mentiras– es más cómodo cerrar los ojos y óidos a la verdá, pa’no cansarse pensando…

¡Bueno! La cosa es que estuve en Esparza y áhi le mando una foto de yo mesmo en plena Procesión del Domingo de Resurrección… Y también otra de la imagen de la Santísima Trinidá del templo Parroquial de Esparza… “¡Pa’ que no le falte!” -como dijera la finada Rafela…

.

Imagen de La Santísima Trinidad. Parroquia del Espíritu Santo de Esparza. Fotografía: Cortesía del Sr. Félix Jiménez Zumbado (Estudio Fotográfico Esparza).

Imagen de La Santísima Trinidad. Parroquia del Espíritu Santo de Esparza. Fotografía: Cortesía del Sr. Félix Jiménez Zumbado (Estudio Fotográfico Esparza).

 .

Anécdotas de Semanas Santas anteriores en Bestia Sonta…

Voy a contale una anéudota que pasó en Altura Fría, el pueblito vecino al de Bestia Sonta, pa’ una Semana Santa, hace como veinte años, en una Procesión del Encuentro… En esa ocasión, se oyeron los alaridos de unas “santulonas” -entre ellas, la viejilla mía- quienes gritaron:

“-¡Se desapareció San Juan!”

Todos volvimos a ver ¡y era cierto! Jue un segundo, y volvió a aparecerse… Un momentico más, y se perdió otra vez y asina… Tuitico muy rápido… Hasta que nos “pusimos a poner cuidao” y ¡hombré! ¿Sabe qué era la cosa? No me lo v’a creer… Pos que agarraron las andas de la imagen de aquel bendito Santo cuatro rencos del pueblo: Ulpiano, Servando, Cosme y Siberio, y no se pusieron de acuerdo en buscarle el lao a las renqueras… ¡Claro! Aquel probe Santico se suspendía pa’rriba y se iba pa’ un lao de viaje hasta que dejaba de verse cuando tocaba el suelo… Endespués, volvía a suspenderse otra vez pa’rriba y se tiraba pa’ la otra ronda’e la calle… ¡Qué susto por caridá de Dios!

Una Procesión ‘en vivo’…

Pa’ otra Semana Santa, en Bestia Sonta, de eso harán unos quince años, se le ocurrió al Padrecito Godínez hacer la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesús el Cristo di una jorma que mientan “en vivo”. Dieron los avisos en las misas y empezó la “apuntadera” de la gente en las listas, pa’ salir haciendo los papelones, que pa’ tuiticos los gustos había: desde Jesús, hasta Judas, pasando por los soldaos “románticos”, fariseos, “apróstoles”, Verónicas, Samaritanas y Mardalenas, entre otros…

Resulta que buscaron a Varsovio Prendas, quien en ese tiempo usaba el pelo y la barba larguititicos por asunto di una promesa, pa’ que saliera en el papel del Cristo… Asina se llegó por fin la Semana Santa… Todas las “precesiones” estuvieron saliendo muy bonitas, hasta que el Jueves por la tarde jue pasando algo bien feo…

Se me había olvidao contale que el fregao de Varsovio ya tenía casi diez años de haberse casao con Cersósima -la hija de ñor Prístino Miranda-, endespués de habérsela robao, cosa que nunca jamás le perdonó el suegro, y cruzarle palabra era lo último que podía ocurrírsele, sin salir machetiao o baliao por aquel viejo amargao…

¡Ah! Como le iba contando…

Y, entonces, el Jueves Santo, a la hora de la procesión, de camino pa’l Calvario, cambiaron al soldao que hacía las veces de “verdugo”… Como le ponían un chuica negro en la cara, dejándole nada más los güecos pa’ la vista, no se sabía quién era… Lo raro es que el nuevo soldao, en lugar de una coyunda de trapo, lo que llevaba en la mano era una semerenda “verga’e toro” ¡que ayúdeme a decir! La que le sirvió p’arriale de alma al probe Jesús (Varsovio), quien al recibir los riendazas hasta que pujaba, pero aguantaba, pensando que asina era el cuadro aquel… ¡Ah! y también el verdugo llevaba un chuzo p’aguijonear a los güeyes, con el cual le jincaba las costillas parejo… O sea, que la cosa no era jugando, como decía “Crespo”…

Con decile que viejas y viejos llorábamos de ver aquel cuadro, que pensábamos era una “artuación”, pero ¡qué va!, la cosa iba en serio… Asina caminaron por un trecho de unas ochocientas varas… Llegando a la “Cuesta ‘e los Chanchos”, ya el Cristo llevaba la espalda y las corvas como una riunión del Vaticano: ¡sólo Cardenales! Se jueron haciendo tan juertes las “barzoniadas”, que Varsovio no aguantó más y cayó despapayao de viaje… ¡Gracias a Dios! Porque como ya usté haberá adivinao, ¡el soldao/verdugo aquél no era otro que el suegro del muchacho!

Nos dimos cuenta de eso, cuando el fregao viejo salió juyendo por entre un cañuelar. Lo alcanzamos y le quitamos el chuica de la cara… Y güelvo a decir ¡gracias a Dios! Porque, una vez en la Agencia Prencipal de Polecía, ñor Prístino confesó que iba resuelto a crucificar de verdá al probe yerno… Fíjese que hasta había conseguío tres clavos, como de a cuarta -de los que usaban en el ferrocarril- y asina cobrar su venganza, de una vez por todas…

Bueno, siga sigamos ECHANDO PA’LANTE disfrutando de este ‘Sitio Güeb’ y… ¡No afloje, compañer@!

*

*    *    *

*

GLOSARIO de esta EDICIÓN

Barzoniada: Golpes dados con una varilla larga.

Chuica: Trapo, trozo de tela.

Despapayao: Desmayado.

Fregao: En este caso, persona con astucia para llevar a cabo alguna travesura.

Jincar: Hincar, punzar

Santulona / santulón: Fanátic@ religios@.

Semerenda: Enorme.

Verga de toro: Fusta confeccionada con dicho órgano viril; utilizada para trabajar con caballos y ganado en general.

*

*    *    *

*

Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor popular Esparzano

Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor popular Esparzano

(*) El Autor: Marcos Fco. Soto

Marco Francisco Rojas Ramírez, mejor conocido como Marco Francisco Soto, nació en la Ciudad del Espíritu Santo de Esparza el 5 de julio de 1965; siendo el mayor de 4 hijos, fruto del hogar conformado por los señores Marco Tulio Rojas Soto (Tulio Soto), de grata memoria y María Elena Ramírez Vargas.

Es Terapeuta Holístico / Sensei REIKI (Master). Padre de dos hijas: Indira Raquel y Kiara Verónica Rojas Benavides. Es su amada Alma Compañera: Marielena González Rojas.

• Cultor Popular Tradicional Esparzano

• Creador e Intérprete de Ñor Antenor, Personaje Típico del Cantón de Esparza

• Co-creador de la Bandera y el Escudo del Cantón de Esparza

• Co-creador de la Bandera de la Provincia de Puntarenas

• Fundador y Gestor del Blog “ESPARZA MÍA…”, y de otras iniciativas en Internet

 __________________

Fotografías

Imagen de la Santísima Trinidad (Parroquia de Esparza): Sr. Félix Jiménez Zumbado, Estudio Fotográfico Esparza. Tel. (506) 2635-5952

Fotomontaje de Ñor Antenor ‘Apostol’: Marco Fco.·. Soto Ramírez

.

Tomado de nuestro Blog “ECHANDO PA’LANTE CON ÑOR ANTENOR”…

ENLACE: 

http://www.puntarenas.com/antenor/default.asp?id=61

 “El Deber se cumple sencilla y naturalmente”.

-José Martí

LA HERENCIA (Cuento)

Ilustración de Hugo Díaz, para el cuento "La Herencia", de nuestro coterráneo Dionisio Carvajal Gätgens.

Ilustración de Hugo Díaz, para el cuento “La Herencia”, de nuestro coterráneo Dionisio Carvajal Gätgens.

Cosas de Garroberos

Por: Dionisio Carvajal Gätgens (*)

Cuando el invierno se acaba, el verano entra pegando latigazos en los caminos de mi pueblo. La tierra gime y se agrieta; después, suda el polvo de calor.

Cualquier lugareño sabía a ciencia cierta, cuando se encontraba con la marca en trozos de una llanta de automóvil, que por ese trillo o camino había pasado Casimiro Ramírez.

Siempre usó coyundas: para sus caites, para su faja y –decía la gente- para sostener la bolsa de cuero que, dentro de la bombacha de sus pantalones, contenía la fortuna de una fabulosa herencia.

Casimiro hacía todos los días lo mismo…

Se levantaba con el alba y subía al pueblo por los sinuosos y escarpados caminillos de las agrestes colinas que sirven de cauce al río Barranca. Al anochecer, regresaba a su rancho pajizo a buscar la hamaca para descansar el cuerpo y aplastar su soledad.

Ni el zaguate ladró cuando Luisillo y Pío le dieron con el tubo por la cabeza. La razón se la explicaron al Juez cuando declararon:

-“Nunca creímos que el bombacho fuera una hernia”.

_____________________________

(*) Dionisio Carvajal Gätgens,  es funcionario bancario jubilado, Escritor, nativo y residente de Esparza.

Bibliografía

Carvajal Gätgens, Dionisio. “Cosas de Garroberos”. Editado bajo el patrocinio del Banco de Costa Rica. San José, 25/noviembre/1982. Pág. 5.

Ilustración: Hugo Díaz.

QUISIERA… Poema de Aderith Porras Castillo

Escribiendo

.

Esparza, 21 de marzo de 2013, Día Internacional de la Poesía.

Qué mejor manera para celebrar esta efeméride que disfrutando de unas íntimas líneas poéticamente descriptivas que reflejan el amor, la esperanza, el anhelo, el ardor y la pasión…

Y mucho mejor aún, si dichas líneas han sido escritas por una de las más inspiradas Poetisas de hoy en día en nuestro Cantón Esparzano:  Aderith Porras Castillo, a quien le brindamos, con gran regocijo, un saludo cordial de bienvenida como colaboradora de éste, nuestro Blog “ESPARZA MÍA…” ¡Enhorabuena!

.

“Quisiera”

Quisiera escribirte un poema

Que lleve perfumes y estrellas,

Quisiera mirarme en tus ojos

Y guardarlo como el momento más hermoso

Quisiera por solo un instante

Aparecer en tus sueños

 robarle a la noche un deseo

y olvidarme de celos y miedos,

¡Gritar que te quiero!

 ¡Gritar que te extraño!

Pero cuando no te veo…

 debo callar y ocultar lo que siento,

No es el lugar, no es el momento,

Debo esperar  a que este amor necio

Quizás con el tiempo te deje de amar…

 Aderith Porras Castillo /11-02 (*)

________________________

Aderith Porras Castillo

Aderith Porras Castillo

(*) Aderith Porras Castillo, residente en la comunidad de Juanilama, San Juan Grande, distrito segundo de Esparza, una región plena de atrayentes y coloridos paisajes, con veredas escondidas entre los parches de bosque  secundario que oxigenan a nuestro cantón, donde habitan gentes hospitalarias de buen corazón y de arraigadas tradiciones.

Amo la naturaleza y toda la creación de Dios la miro perfecta“. -Aderith Porras

Es casada y madre de cuatro hijos. Desde su joven edad, ya escribía poemas. Algunos de ellos se han publicado en diferentes antologías en España (‘Libertad’, ‘Ave Aventurera’, ‘Amor Furtivo’, entre otros).

.

Le encanta escribir cuentos infantiles y obras de teatro, que representen la identidad del ser costarricense.  En su comunidad ha integrado un Grupo de Teatro para dar a conocer dichas dramatizaciones.

*************************

Imagen: http://www.worldanime.tv

Honras Fúnebres en la Costa Rica Colonial

Ángel (detalle estilizado), Cementerio de Esparza.

Ángel (detalle estilizado), Cementerio de Esparza (Imagen: Derechos Reservados).

.

Con el presente artículo, damos la bienvenida al Lic. Arturo Ugalde García, Historiador Académico, Abogado y Notario Público, quien se ha constituido en importante Colaborador de nuestro Blog.

A partir de hoy, damos inicio a un nuevo capítulo en las labores del Proyecto Cultural “ESPARZA MÍA…”, en materia de rescate y difusión de DATOS VERDADEROS de la memoria histórica del Cantón de ESPARZA. ¡Enhorabuena!

.

Honras Fúnebres en la Costa Rica Colonial

Por:      Lic. Arturo Ugalde García (*)

   Sr. Marco Fco.·. Soto Ramírez (**)

En un documento de fecha 02 de setiembre de 1801, localizable en el Archivo Nacional de Costa Rica, Sección Histórica, Serie “Complementario Colonial”, hemos encontrado las costumbres sobre las pompas fúnebres y los toques de campanas, realizados en la Provincia de Costa Rica, durante el Período Colonial.

En esta ocasión, el Gobernador don Tomás de Acosta, la máxima autoridad política, militar, judicial, de la Provincia, informa al Presidente de la Real Audiencia de Guatemala sobre las particularidades de cómo se realizan los entierros en nuestra Provincia. He aquí los detalles:

El Cuerpo

El cadáver se conduce en una cuna pintada de blanco, la carpeta que lo tapa es de algodón teñido de negro. Estos serán los colores y la forma de lo que en años posteriores se va a denominar “ataúd”. De igual manera, destacamos que fue el blanco el color predominante en esa época para representar el luto o ‘duelo’ familiar; utilizado por ser un color que simboliza la pureza espiritual y lo impecable del alma.

Lo usual era realizar el entierro el mismo día y a pocas horas después del deceso. No obstante, hemos de mencionar que en el siguiente hecho encontramos la génesis de los “velorios” o “velas”, a los cuales concurrían los familiares y vecinos más cercanos: Cuando una persona moría en la noche, por fuerza había que mantenerlo en su morada hasta que amaneciera y así aprovechar la luz natural para llevar a efecto los oficios religiosos.

El difunto en su mortaja no llevaba cojines bajo la cabeza, sino sus propias almohadas que tenía en la cama antes de morir. Este detalle es muy interesante y muy propio de la época, llevarse a la tumba la última almohada que utilizó el difunto.

Las “andas” en las cuales se transportaba el féretro estaban confeccionadas con madera redonda (no labrada) y, en algunos casos eran unidas a través de bejucos.

.

Candelabros coloniales. (Imagen utilizada con fines ilustrativos, © www.mercadolibre.com.ar).

Candelabros coloniales. (Imagen utilizada con fines ilustrativos, © www mercadolibre.com.ar).

.

La Iluminación

Las luces, velas o candelas no pasarían de veinticinco o, cuando más, cincuenta en número. Sin duda alguna, la primera cifra era la más usada por la mayoría de los familiares de los difuntos. Recordemos la pobreza extrema en que vivió la Provincia de Costa Rica durante la Colonia.

El largo de estas velas era poco más o menos de “una tercia” de largo y el grueso del dedo gordo. Debemos de aclarar que durante la Colonia, la unidad de medida era la “vara”, y era equivalente a 86 centímetros; por lo tanto, una vela medía aproximadamente 28.66 centímetros, y tenía un diámetro aproximado de 3 centímetros cúbicos. Si hacemos un análisis comparativo de las candelas de parafina usadas en la actualidad, podemos notar que ha existido muy poca diferencia o cambio en cuanto al grosor y la altura.

Por otra parte, es innegable el atributo aromatizante, de carácter dulcete, que se desprendía de estos cirios confeccionados de cera silvestre.

Asimismo, debemos de aclarar que la cera aunque se le denominara “cera negra”, realmente era siempre de color marrón.

Dependía de la posición económica el usar cirios de cera silvestre con una capa de cera blanqueada, que podían obtenerse al precio de dos candelas por medio real; precio que no estaba al alcance de la mayoría de las familias de entonces.

Es válido mencionar que esas candelas blancas tenían la particularidad de perder su olor aromatizante, a través del proceso de elaboración y depuración del color al cual era sometida la cera que las componía. Años después, durante el Período Republicano, las flores naturales vinieron a llenar este vacío aromático, y a la vez fueron un excelente elemento que dio belleza y elegancia a las honras fúnebres.

Cabe mencionar, que la cera era recolectada por los indígenas del Pueblo de Santa Catalina de Garabito y aportada como parte de sus tributos a la Caja del Real Haber, ubicada en la Ciudad de Esparza. Como lo mencionáramos, la cera utilizada en las candelas era obtenida de enjambres de abejas silvestres. La burguesía usaba cera blanca, que era la misma cera tratada mediante un proceso depurativo hasta lograr el color blanco.

 En torno al precio de las candelas blancas, debemos agregar que no estaba al alcance del poder adquisitivo del campesinado criollo. Para este grupo social solamente había acceso a las bajas denominaciones del “real”, llamadas “tostones”; situación por la cual era imposible que ellos pudieran adquirir cera blanca.  Debemos resaltar, que ocho reales componían un “peso” que era la unidad monetaria de la Colonia que vino a sustituir a los “maravedíes”.

Con el discurrir del tiempo, las candelas de cera silvestre fueron sustituidas por cirios de cebo. Surge aquí un nuevo elemento para la fabricación de candelas. La expansión ganadera trajo consigo el derribo de muchas hectáreas de bosque primario; hogar de las abejas silvestres. Asimismo, la proliferación de las quemas de terrenos durante el verano, para hacer extensiva la ganadería colonial, así como el desarrollo de la incipiente agricultura de granos básicos, provocó que las abejas se retiraran a distancias muy considerables en busca de nuevos lugares donde proliferar. Y es así, como este material resultó menos accesible para los indígenas del Valle del Coyoche, y fue sustituido por otros productos dentro de sus tributos.

En síntesis, hubo una metamorfosis en la sustitución de la cera negra por el cebo para la fabricación de candelas. Por enésima vez, mencionamos que se pierde el olor agradable que emanaban las candelas de cera negra, dando paso a un aroma poco atrayente desprendido de las nuevas candelas de cebo.

.

Interpretación ficticia y libremente artística de la fortificación  de Esparza por el Gobernador Lacayo de Briones. Álbum de Figueroa. Siglo XIX. ("Figuras y Figurones", de José María Figueroa Oreamuno, Biblioteca Pública de Heredia). Imagen: Página "Fotos Antiguas de Costa Rica" (Facebook).

Interpretación ficticia y libremente artística de la fortificación de Esparza por el Gobernador Lacayo de Briones. Álbum de Figueroa. Siglo XIX. (“Figuras y Figurones”, de José María Figueroa Oreamuno, Biblioteca Pública de Heredia). Imagen: Página “Fotos Antiguas de Costa Rica” (Facebook).

.

Incidencia de las repetidas invasiones de los Piratas

Finalmente, mencionaremos que a raíz de las invasiones de los piratas ingleses, jefeados por el capitán Henry Morgan, durante tres años consecutivos (1685, 1686 y 1687), fue evidente una crisis en la oferta y la demanda de las candelas. Estos corsarios no solamente incendiaron la Iglesia Parroquial del Espíritu Santo, el Convento de los Frailes Franciscanos, el Cabildo y la Caja Real o Caja del Real Haber (que eran los lugares donde se podían comprar candelas), sino que en la última incursión incendiaron las instalaciones del Puerto de La Caldera. Estas instituciones ardieron con mucha facilidad, debido a que todas se encontraban construidas de paja en sus paredes y palma real en sus techos.

Una vez incendiado el cabildo, por parte de los piratas, toda la documentación existente también fue devorada por las llamas. Situación por la cual existe un gran vacío sobre la Historia de Esparza, especialmente del siglo XVII. Estas circunstancias conlleva a una ausencia de fuentes documentales de la Ciudad de Esparza durante el siglo XVII.

Entre los documentos devorados por las llamas podemos mencionar: los Libros de Actas del Cabildo, Justicia y Regimiento, los cuales eran suscritos por el Teniente de Gobernador, así como los Protocolos Coloniales, donde se asentaban los esclavos, las cartas de libertad, compra venta de esclavos, la compra y venta de bienes muebles e inmuebles, los testamentos y las cartas dote, entre otras. Esto queda reforzado con la poca existencia de documentos y expedientes en el Archivo Nacional sobre la Ciudad de Esparza, durante el siglo XVII.

 Además, esta situación trajo un retroceso religioso espiritual, debido a que los pitaras se robaron las campanas de oro y no había con qué realizar los repiques y los dobles. Nadie, después de estos saqueos tenía candelabros, ni candelas. La situación entró en crisis mayor cuando los pocos habitantes de la Ciudad de Esparza, por temor a una nueva invasión, se trasladaron a los valles circunvecinos: Bagaces, Coyoche, Landecho, Abangares, Tempisque, Chomes, Aranjuez y Las Cañas.

Es decir que, los moradores de Esparza se trasladan a los valles antes mencionados y esta situación da origen al surgimiento del campesinado criollo (auténtico campesino) al servicio de la élite o burguesía colonial; y al mismo tiempo al surgimiento del sabanero representado en la figura del “esclavo negro”, éste último era el encargado de hacer potreros, de talar el bosque primario, hacer repastos, amansar potros, mulas y novillos, marcar el ganado (en el anca derecha), curar animales, fabricar corrales y portones, albardas, coyundas y cinchas de cabuya, así como la agricultura de granos básicos, tubérculos , maíz, frijoles, trigo.

La Tumba

La tumba o mausoleo era de dos mesas unidas y sobre ellas un banquillo de tres cuartas de alto, y tercia de ancho que llamaban ‘tumbilla’.

Encima de la tumbilla, se ponían tres candelas, y las restantes veintidós, alrededor de las mesas. La tumbilla se cubría con paños negros de algodón. Y sobre éstos, se ponían las candelas. La élite colonial utilizaba candelabros de bronce para la postura de los cirios.

El Toque de las Campanas

El toque funerario de las campanas que la iglesia parroquial hacía se ejecutaba con dos “campanas”, de forma combinada, o sea, lo que se conoce con el nombre de “dobles”.

En las misas rezadas no era costumbre señalar hora, solamente se convocaba a los pobladores con el “toque” repetitivo o “repique” de una sola campana, por espacio de un minuto, para que concurrieran las personas que vivían un poco retiradas del casco urbano. En el primer llamado se tocaban cincuenta toques de campana y durante el segundo llamado veinticinco.

La Inhumación

Era costumbre celebrar misa de cuerpo presente. Terminada la misa, se trasladaban los restos del difunto al predio sepulcral, situado a los pocos metros de la iglesia.

Las tumbas más cercanas al Altar estaban destinadas a la burguesía colonial, y tenían precio económico en términos de “donación”. La clase desposeída, entre más paupérrima, más alejadas del Sagrario estaban sus tumbas. Es así, como los que ocupaban un lugar prominente en el Cementerio Parroquial eran los más mencionados en las misas, aparte del importe que recibía el “Padre” por las misas que habían dejado designadas en clausulas testamentarias.

Sin duda alguna, existió una división de clases sociales muy bien marcadas en la Ciudad de Esparza:

 1) La élite o la burguesía compuesta por los hacendados, comerciantes y ganaderos.

2) El campesinado criollo y sus descendientes: esposa e hijos.

3) Los esclavos, los mulatos y los indígenas. Estos últimos, hasta cierto punto no eran considerados seres humanos a plenitud, y jamás podían ostentar un lugar prominente dentro de los predios del camposanto de la iglesia para ubicar su tumba. No tenían linaje, no tenían dinero y habían nacido para morir trabajando bajo una sobreexplotación laboral.

Estas divisiones socioeconómicas, por su naturaleza, no tenían un lugar muy bien determinado dentro del terreno de la iglesia parroquial del Espíritu Santo.

En el costado norte y este, tenían preeminencia las clases adineradas, y también aquellos que ostentaban un puesto dentro de la jerarquía de la Corona Española.

En el costado sur, estaban enterradas las clases desposeídas: los indígenas, los esclavos y los mestizos.

La Iglesia Parroquial del Espíritu Santo obedeció el mismo trazado de los asentamientos españoles: la manzana de la iglesia al frente de la manzana de la Plaza principal (actual Parque “Ignacio Pérez”), al costado norte de la Plaza principal se ubicaba la manzana del Cabildo y Casa del Teniente de Gobernador y la Caja del Real Haber. Al costado sur de la Iglesia Parroquial –como ya lo dijimos- estaba ubicado el convento de los Frailes Franciscanos. Y, luego, dos cuadrantes más hacia el oeste y cuatro cuadrantes hacia el norte, más dos hacia el este. Esto fue el casco urbano de la ciudad de Esparza.

Es importante resaltar que en los predios del Convento de los Frailes Franciscanos, en Esparza, nunca se permitió el entierro de personas, quizás por la soledad, la pobreza y miseria en que vivían estos pioneros de la doctrina católica. Esto no quiere decir que los Frailes Franciscanos no celebraran misas por el alma de los difuntos.

La Iglesia, en ese entonces, era un verdadero camposanto. En el caso de la Iglesia Parroquial del Espíritu Santo de Esparza, la parte más saturada o preferida era el sector oriental (este).

Incendiada la Parroquia del Espíritu Santo, se toman medidas de logística, en cuanto a los materiales y se construye una más pequeña de bahareque y techo de paja, sin ventanas y con una sola puerta orientada hacia el sur para poder observar el ingreso del enemigo y para estar en línea directa con el Convento de los Frailes Franciscanos que estaba ubicado frente al costado sur de este centro católico. (Referencia: Archivo Nacional de Costa Rica. Sección Histórica. Serie “Complementario Colonial”. Signatura Nº 7381, Fls 44 F. y 46 V.).

.

Crucifijo colonial. Imagen utilizada con fines ilustrativos (Imagen utilizada con fines ilustrativos, © www.mercadolibre.com.ar).

Crucifijo colonial. Imagen utilizada con fines ilustrativos (Imagen utilizada con fines ilustrativos, © www mercadolibre.com.ar).

.

El primer difunto de Costa Rica en tiempos coloniales

En 1614, muere Juan de Villabasto Gorín, español, comerciante y vecino de la Ciudad de Esparza. Entre otras cosas, el Alcalde Ordinario de esta ciudad se encargó de hacer cumplir lo indicado en cláusulas testamentarias, específicamente, en lo concerniente al pago de las misas a la Iglesia Parroquial del Espíritu Santo de Esparza y al Convento de los Frailes Franciscanos. Todas estas misas fueron ofrecidas por el eterno descanso del alma del difunto Juan de Villabasto Gorín. Más detalles en el Archivo Nacional de Costa Rica, Sección Histórica, Serie “Mortuales Coloniales”, Signatura 2480, Folio 57 F. y V. Es en este documento donde se menciona por primera vez el nombre de la Parroquia de Esparza.

Esperamos haber logrado brindar una breve reseña histórica sobre las costumbres en las Honras Fúnebres y sus elementos complementarios durante el Período Colonial en Costa Rica: tales como los repiques y dobles de campanas, las candelas, el ataúd, la clase y colores de telas utilizados, así como la sepultura, las misas y otros elementos más. Esta es la génesis de los ritos religiosos en torno a los fieles difuntos. Honras funerarias que fueron paulatinamente evolucionando y que hoy día conservan sus raíces elementales.

______________________

AUTORES:

(*) Lic. Arturo Ugalde García, Educador, Historiador Académico Graduado de la Universidad de Costa Rica (UCR), Abogado y Notario Público.

(**) Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor Popular Esparzano, Fundador y Administrador del Blog “ESPARZA MÍA…” y de otras iniciativas en la Red, correspondientes al Proyecto de Investigación, Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”; Terapeuta Holístico y REIKI Master; Narrador Oral; Cantante y Compositor Musical; Co-creador de nuestros Símbolos Cantonales Esparzanos: la Bandera y el Escudo; Co-creador de nuestro Símbolo Provincial: la Bandera de la Provincia de Puntarenas; Creador e intérprete de Ñor Antenor, “Personaje Típico Cultural del Cantón de Esparza”; Primer ‘Promotor de Paz’ de Costa Rica designado por el Proyecto ‘Puente a la Paz’ (Bridge to Peace Project).

CARLOS SOTO MONGE: Poeta de Esparza para Latinoamérica

Sr. Carlos Soto Monge, poeta esparzano de renombre Latinoamericano

Sr. Carlos Soto Monge, poeta esparzano de renombre Latinoamericano

HOMENAJE  A  CARLOS  SOTO  MONGE

Periódico LA NACIÓN. Sábado 27 de noviembre de 1965. En el Liceo José Martí, de Puntarenas, se rindió recientemente un cálido homenaje al poeta Carlos Soto Monge.

En LA NACIÓN se nos dejó este material, que hubiéramos publicado gustosamente desde la semana pasada, pero no se nos había especificado cuál era la fecha del homenaje, ni sabíamos quién era la autora de la nota biográfica.

Aclaradas esas incógnitas, podemos consignar que la autora del ensayo es la señora Elsie Canessa de Odio, a quien le pedimos disculpas por el atraso en publicar la información sobre este homenaje. De todas maneras, estamos seguros que los lectores disfrutarán igualmente de la lectura.

.

Carlos  Soto  Monge

Por: Prof. Elsie Canessa de Odio (*)

Nació en la ciudad de Esparta, provincia de Puntarenas, en el año 1902. Fue criado en un pobrísimo hogar, compuesto por su padre Tomás Soto (nativo de  China), su madre Juana Monge y 7 hermanos, entre varones y mujeres.

Su infancia transcurrió con una experiencia dolorosa, a causa de la extrema pobreza de su hogar y del azote de las enfermedades de la región, propias de la niñez.

En esas precarias condiciones, con dificultad, pero, con éxito, hizo sus estudios hasta el 5º grado en las escuelas de la localidad, contribuyendo en su desarrollo intelectual magníficos maestros de aquella época, como don Jesús Vega, don Manuel Valerio, doña Julia Sandoval.

A pesar de la contraposición brusca y tremenda con que el destino destroza y anula las inclinaciones humanas, Carlos Soto Monge, en edad escolar, enfermo y desnutrido, tuvo manifestaciones artísticas, pues lo atraía la música, tallaba en pedazos de madera y gustaba de adornar sus composiciones escolares con frases bonitas y sentidas.

A la edad de 13 años, apenas salido de la escuela, por las penurias de si empobrecido hogar, se vio obligado a enfrentarse, cara a cara, a la vida y así pasó a trabajar, primero como aguador y, luego, como peón en las cuadrillas del Ferrocarril al Pacífico.

A la edad de 18 años, comprendiendo, tal vez, que más fácil vive la hormiga con la virtud de su orientación que el buey con el poder de su contextura, se dedicó a actividades comerciales en Puntarenas y, posteriormente, a servirle al Estado por largo tiempo, como empleado en el ramo de las comunicaciones.

En esta etapa de su existencia fue cuando Carlos Soto Monge, se expandió prolíficamente en el campo de la poesía. Fue Puntarenas con todo el esplendor de sus crepúsculos, de su mar, de sus palmeras, de su estero y de sus noches plácidas de luna, las que le dieron alas al poeta.

Fue nuestra cálida tierra, con sus mujeres morenas y salerosas y sus varones distinguidos, la que inspiró al poeta, para sus magníficas composiciones literarias, que han merecido campo en periódicos y revistas del país y han traspasado ya las fronteras nacionales. Así nació su fantasía “Origen de Puntarenas”, “Hora Matinal”, “De tarde”, “Mañanas de Puntarenas”, muchas acuarelas y muchas estampas de mujeres y hombres distinguidos.

El gran poeta, autor (de la letra) del Himno Nacional, don José María Zeledón Brenes, dejó escrito en el libro de versos de Carlos Soto Monge, un valioso soneto cuya primera estrofa dice así:

.

“Su libro es un jardín; en él las flores

lucen con espontánea gallardía.

Dijérase que un Hada, la Armonía,

puso en ellas perfumes y colores”.

.

Carlomagno Araya, otro de los valores nacionales, ha tenido frases de elogio para la poesía de Carlos Soto Monge.

Abelardo Lobo Moraga, en el prólogo del libro “GRANOS DE ARENA” de Soto Monge, en preparación, dijo:

.

“Nos conmueve el embrujo del poeta en este balcón de los mirajes imperecederos y, ávidos siempre como Dante en el Paraíso, sentimos en nuestro espíritu el éxtasis de los virtuosos y un soplo de aromas en el corazón”.

.

El gran escritor costarricense Luis Dobles Segreda, dijo que Carlos Soto Monge, era un verdadero rotario. Seguramente, porque en sus poesías se daba todo a los demás.

Y así es en realidad; Carlos Soto Monge, en sus poesías, en su mayor parte, de corte regional, canta y exalta las virtudes de los demás con magnanimidad, con sinceridad y con acierto. Así lo vemos, entre otros, en su soneto al gran Presidente Kennedy.

Canta y exalta dignamente a nuestro suelo patrio. Siente un gran amor por nuestra tierra, por su pueblo, por los labriegos. Por todo lo que significa parte o conjunto de nuestra Patria. Lo vemos en esta casi devoción, en su bello soneto “A mi Patria”, sus romances “A Miramar”, “A Ciudad Quesada”, “Mañanas de Puntarenas”.

Quiere el poeta Soto Monge que nuestros rincones patrios, sean admirados, bien conocidos y bien amados y así los describe en bellísimos romances.

En el año 1961, pereció trágicamente, su hermano Roberto Soto Monge, quien también se manifestó bien, en el campo literario. Una explosión de sentimiento por este doloroso suceso, fue este soneto que Carlos le dedicó a su hermano, titulado “Del Pesar y del Recuerdo”, lo mismo que su “Romance de la Carretera Trágica y Bella”.

La poesía de Carlos Soto Monge es de múltiples facetas: humorismo, literatura escolar, lírica, filosófica. Es autor de los himnos que se cantaron en las escuelas de Puntarenas y de las de otros lugares del país.

Su letra “La Tristeza del Huetar” fue laureada en un concurso musical y literario, y con el “Himno al Agente Viajero”, ganó el primer premio en otro concurso. Aquí ganó un segundo premio con su “Acuarela Porteña”.

La poesía de Carlos Soto Monge, aunque sencilla y tímida, tiene una fluidez admirable y un algo muy original, sinceridad, hondo sentido humano, que le da cierta distinción y que ha logrado atraer y entretener al público oyente y lector.

Hemos sabido que en un concurso promovido por una Universidad de la República Argentina, entre miles de participantes, 12 poemas del poeta Carlos Soto Monge, fueron seleccionados para (ser publicados en) una Antología de Poetas y Escritores Hispanoamericanos que pronto circulará en nuestro país. Por la forma rigurosa en que un gran Jurado hizo la escogencia, según informes, ésta significa un triunfo valioso para Carlos Soto Monge, Para Puntarenas y para la Patria.

Sin embargo, el poeta Carlos Soto Monge, quien nunca ha creído en su poesía, quien asegura que estas manifestaciones del espíritu no tienen ambiente en la época en que vivimos, sigue retraído, encerrado en una modestia conmovedora; vendiendo lotería de beneficencia pública por las calles de San José, para ayudarse a vivir él y ayudar a su anciana madre; y según lo expresa, satisfecho de colaborar con ese trabajo, en un beneficio social.

Actualmente (1965), dirige un Sindicato de Vendedores de Lotería, fundado por él y otros agremiados. En este campo, en el que se lucha por un bien social, también ha logrado conquistar la simpatía de sus compañeros, que lo estiman y le han tributado ya muy merecidos homenajes.

(Nota del Blog: El Sr. Carlos Soto Monge es el autor de la letra del Himno del Liceo Diurno de Esparza; siendo Tío bisabuelo paterno de Marco Fco.·. Soto Ramírez -Fundador y Gestor del Blog “ESPARZA MÍA…”- nos satisface haber rescatado y compartido con Usted este artículo sobre su vida y obra).

.

POEMAS  de  Don  CARLOS  SOTO  MONGE

.

                     A mi Patria

Autor: Carlos Soto Monge

Para exaltar a nuestra Patria quiero

engarzar en un cántico vibrante,

la expresión luminosa del diamante,

el fulgor expresivo del lucero.

.

Pedazo de la tierra que venero

con el fervor que vive palpitante

en cada corazón, noble y amante,

de su pueblo magnánimo y sincero.

.

Heredad de esperanzas florecida,

de que se nutre nuestra propia vida

como si fuera manantial del cielo.

.

Para honrarla en un canto necesito

el lenguaje de luz del infinito,

con que nos habla nuestro patrio suelo.

.

 *

*   *   *

*

.

          Transmutación

Autor: Carlos Soto Monge

¡He de morir mañana! Bien se sabe…

Día vendrá que el corazón herido,

irá desvaneciendo su latido

como se apaga la canción de un ave.

.

No asomará a mi faz un gesto grave

ni de mi pecho brotará un gemido,

que ya mi corazón bien ha sabido

del sacrificio que en la vida cabe.

.

Morir no es más que un paso cierto;

es convertirse en un despojo yerto

de donde el alma libre, inadvertida,

.

irá a trocarse en eternal estrella

que alumbrará la dolorosa huella

de nuestros sufrimientos en la vida!

.

 *

*   *   *

*

.

     Acuarela Marina

Autor: Carlos Soto Monge

Palideció la tarde en los manglares

donde la luz opalescente deja

la evocación de una añoranza vieja

tras un cendal de hálitos solares.

.

La brisa que silencia sus cantares,

en el deshojamiento de una queja

parace suspirar, mientras se aleja

una gaviota hacia lejanos mares.

.

La lumbre de la estrella vespertina,

sobre el áureo perfil de la colina

trémulamente se abrillanta y arde,

.

mientras el sol, que apenas se columbra,

como un farol carnavalesco alumbra

el festival de rosas de la tarde.

.

“Acuarela Marina”.  Soneto tomado del Libro “Matices Marinos: Poesías Regionales”, de Carlos Soto Monge. San José Costa Rica, 1965.

.

 *

*   *   *

*

.

Mañanas de Puntarenas

Autor: Carlos Soto Monge

“A la admirada declamadora puntarenense,

Elsie Canessa M. de Odio,

que le ha dado alas a mis versos”.

–El Autor

 El oro del sol que apenas

asoma tras la montaña,

es oro que en esta tierra

enriquece las mañanas

De oro se adornan los flecos

de las nubes, y las garzas

que en el manglar ejercitan

difíciles acrobacias,

lucen ígneas lentejuelas

en el perfil de sus alas

ligeras y majestuosas,

llenas de luz y de gracia.

.

Y bajo el áureo derroche

que a la ciudad engalana,

los cayucos (1) mañaneros

se alejan sobre las aguas

del estero, donde se hunde

el oro vivo en la plata,

en una fusión magnífica

de reluciente amalgama;

¡riqueza de Puntarenas

Y un tesoro de mi Patria!

.

Un grito potente sueltan

las sirenas de las fábricas,

sobre el mar se ve un pesquero (2)

orgullosos de su carga.

.

Allá va un tren de pasajeros

como un gusano se alarga,

por ganan en “La Angostura

la rectitud de la playa.

.

Y en tanto que en las palmeras

la brisa da notas clásicas

y hay olores de reda

y el aire yodado pasa

en ráfagas de sustento

para el cuerpo y para el alma.

.

La ciudad toma apariencia

de estar de fiesta; la plaza

es campo en que el deportista

entreteje filigranas.

.

¡Pun…pan!… el balón resuena

al elevarse en la cancha

y allá en la altura parece

que hasta las nubes tocara;

¡músculo y balón entonan

un bello canto a la raza!

.

El mercado es una feria

espléndida y animada;

-¿Quién quiere “chances”?… ¡La suerte!

grita una activa muchacha.

-¿Lleva el cero tres y el treinta?

-Sí, los que juega mi “mama

que es de una suerte brutal;

cómpreme y verá que gana!…

-Su mamá será lechera (3),

pero uno lo que más saca

con esta plaga de “chances

es del bolsillo la plata,

pero córteme una tira,

ya que usted es linda… ¡ñata!

.

Pasados (4) y cocos frescos,

pipianes de La Pitahaya!

pregona una verdulera

ante los grupos que pasan.

.

Mujeres puntareneñas,

porteñas de tez quemada,

veraneantes de Cartago,

gente de la aristocracia;

campesinas olorosas

a flor de café, lozanas

como frescas amapolas,

¡bonitas como las guarias!

.

-¡Mirá, allá! –dice un chofer,

-¡qué palo de cabos de hacha!

-¡“Hombré” no sea tan “zafao”!

¿no ve “usté” que ella es mi hermana?

-Dispénseme, jovencito,

¡es que su hermanita es guapa!

.

-Pasajes para San Lucas…

bueno ya se van mis lanchas!

Grita con voz de huracán,

En media calle, Turrialba (5).

.

Un avión pasa rozando

la techumbre de las casas;

alas, luz, belleza y vida

en el ambiente se abrazan.

.

Y en el enjambre bullanguero

prosigue poniendo gracia

en la faz ya calurosa

de la espléndida mañana.

.

Mañanas de Puntarenas,

de esta tierra abierta y cálida,

dichosa por su alegría

y por su belleza mágica.

.

Así, calientita y bella,

uno la siente y la guarda

tan adentro, que parece

que en nuestro ser se llevara

en viva llama, encendido,

¡el corazón de la Patria!

.

Glosario

(1) Cayucos: Piraguas, botes, canoas.

(2) Pesquero: Barco pescador.

(3) Lechera: De muy buena suerte.

(4) Pasados: Bananos deshidratados.

(5) Turrialba: Sobrenombre de un pregonero popular.

.

“Mañanas de Puntarenas”.  Poema tomado del Libro “Matices Marinos: Poesías Regionales”, de Carlos Soto Monge. San José Costa Rica, 1965.

_______________________

(*) Autora del Artículo: Prof. Elsie Canessa de Odio, educadora, poetisa y declamadora puntarenense.

.

FUENTE: Periódico LA NACIÓN, Sábado 27 de noviembre de 1965, página 52.