CARLOS SOTO MONGE: Poeta de Esparza para Latinoamérica

Sr. Carlos Soto Monge, poeta esparzano de renombre Latinoamericano

Sr. Carlos Soto Monge, poeta esparzano de renombre Latinoamericano

HOMENAJE  A  CARLOS  SOTO  MONGE

Periódico LA NACIÓN. Sábado 27 de noviembre de 1965. En el Liceo José Martí, de Puntarenas, se rindió recientemente un cálido homenaje al poeta Carlos Soto Monge.

En LA NACIÓN se nos dejó este material, que hubiéramos publicado gustosamente desde la semana pasada, pero no se nos había especificado cuál era la fecha del homenaje, ni sabíamos quién era la autora de la nota biográfica.

Aclaradas esas incógnitas, podemos consignar que la autora del ensayo es la señora Elsie Canessa de Odio, a quien le pedimos disculpas por el atraso en publicar la información sobre este homenaje. De todas maneras, estamos seguros que los lectores disfrutarán igualmente de la lectura.

.

Carlos  Soto  Monge

Por: Prof. Elsie Canessa de Odio (*)

Nació en la ciudad de Esparta, provincia de Puntarenas, en el año 1902. Fue criado en un pobrísimo hogar, compuesto por su padre Tomás Soto (nativo de  China), su madre Juana Monge y 7 hermanos, entre varones y mujeres.

Su infancia transcurrió con una experiencia dolorosa, a causa de la extrema pobreza de su hogar y del azote de las enfermedades de la región, propias de la niñez.

En esas precarias condiciones, con dificultad, pero, con éxito, hizo sus estudios hasta el 5º grado en las escuelas de la localidad, contribuyendo en su desarrollo intelectual magníficos maestros de aquella época, como don Jesús Vega, don Manuel Valerio, doña Julia Sandoval.

A pesar de la contraposición brusca y tremenda con que el destino destroza y anula las inclinaciones humanas, Carlos Soto Monge, en edad escolar, enfermo y desnutrido, tuvo manifestaciones artísticas, pues lo atraía la música, tallaba en pedazos de madera y gustaba de adornar sus composiciones escolares con frases bonitas y sentidas.

A la edad de 13 años, apenas salido de la escuela, por las penurias de si empobrecido hogar, se vio obligado a enfrentarse, cara a cara, a la vida y así pasó a trabajar, primero como aguador y, luego, como peón en las cuadrillas del Ferrocarril al Pacífico.

A la edad de 18 años, comprendiendo, tal vez, que más fácil vive la hormiga con la virtud de su orientación que el buey con el poder de su contextura, se dedicó a actividades comerciales en Puntarenas y, posteriormente, a servirle al Estado por largo tiempo, como empleado en el ramo de las comunicaciones.

En esta etapa de su existencia fue cuando Carlos Soto Monge, se expandió prolíficamente en el campo de la poesía. Fue Puntarenas con todo el esplendor de sus crepúsculos, de su mar, de sus palmeras, de su estero y de sus noches plácidas de luna, las que le dieron alas al poeta.

Fue nuestra cálida tierra, con sus mujeres morenas y salerosas y sus varones distinguidos, la que inspiró al poeta, para sus magníficas composiciones literarias, que han merecido campo en periódicos y revistas del país y han traspasado ya las fronteras nacionales. Así nació su fantasía “Origen de Puntarenas”, “Hora Matinal”, “De tarde”, “Mañanas de Puntarenas”, muchas acuarelas y muchas estampas de mujeres y hombres distinguidos.

El gran poeta, autor (de la letra) del Himno Nacional, don José María Zeledón Brenes, dejó escrito en el libro de versos de Carlos Soto Monge, un valioso soneto cuya primera estrofa dice así:

.

“Su libro es un jardín; en él las flores

lucen con espontánea gallardía.

Dijérase que un Hada, la Armonía,

puso en ellas perfumes y colores”.

.

Carlomagno Araya, otro de los valores nacionales, ha tenido frases de elogio para la poesía de Carlos Soto Monge.

Abelardo Lobo Moraga, en el prólogo del libro “GRANOS DE ARENA” de Soto Monge, en preparación, dijo:

.

“Nos conmueve el embrujo del poeta en este balcón de los mirajes imperecederos y, ávidos siempre como Dante en el Paraíso, sentimos en nuestro espíritu el éxtasis de los virtuosos y un soplo de aromas en el corazón”.

.

El gran escritor costarricense Luis Dobles Segreda, dijo que Carlos Soto Monge, era un verdadero rotario. Seguramente, porque en sus poesías se daba todo a los demás.

Y así es en realidad; Carlos Soto Monge, en sus poesías, en su mayor parte, de corte regional, canta y exalta las virtudes de los demás con magnanimidad, con sinceridad y con acierto. Así lo vemos, entre otros, en su soneto al gran Presidente Kennedy.

Canta y exalta dignamente a nuestro suelo patrio. Siente un gran amor por nuestra tierra, por su pueblo, por los labriegos. Por todo lo que significa parte o conjunto de nuestra Patria. Lo vemos en esta casi devoción, en su bello soneto “A mi Patria”, sus romances “A Miramar”, “A Ciudad Quesada”, “Mañanas de Puntarenas”.

Quiere el poeta Soto Monge que nuestros rincones patrios, sean admirados, bien conocidos y bien amados y así los describe en bellísimos romances.

En el año 1961, pereció trágicamente, su hermano Roberto Soto Monge, quien también se manifestó bien, en el campo literario. Una explosión de sentimiento por este doloroso suceso, fue este soneto que Carlos le dedicó a su hermano, titulado “Del Pesar y del Recuerdo”, lo mismo que su “Romance de la Carretera Trágica y Bella”.

La poesía de Carlos Soto Monge es de múltiples facetas: humorismo, literatura escolar, lírica, filosófica. Es autor de los himnos que se cantaron en las escuelas de Puntarenas y de las de otros lugares del país.

Su letra “La Tristeza del Huetar” fue laureada en un concurso musical y literario, y con el “Himno al Agente Viajero”, ganó el primer premio en otro concurso. Aquí ganó un segundo premio con su “Acuarela Porteña”.

La poesía de Carlos Soto Monge, aunque sencilla y tímida, tiene una fluidez admirable y un algo muy original, sinceridad, hondo sentido humano, que le da cierta distinción y que ha logrado atraer y entretener al público oyente y lector.

Hemos sabido que en un concurso promovido por una Universidad de la República Argentina, entre miles de participantes, 12 poemas del poeta Carlos Soto Monge, fueron seleccionados para (ser publicados en) una Antología de Poetas y Escritores Hispanoamericanos que pronto circulará en nuestro país. Por la forma rigurosa en que un gran Jurado hizo la escogencia, según informes, ésta significa un triunfo valioso para Carlos Soto Monge, Para Puntarenas y para la Patria.

Sin embargo, el poeta Carlos Soto Monge, quien nunca ha creído en su poesía, quien asegura que estas manifestaciones del espíritu no tienen ambiente en la época en que vivimos, sigue retraído, encerrado en una modestia conmovedora; vendiendo lotería de beneficencia pública por las calles de San José, para ayudarse a vivir él y ayudar a su anciana madre; y según lo expresa, satisfecho de colaborar con ese trabajo, en un beneficio social.

Actualmente (1965), dirige un Sindicato de Vendedores de Lotería, fundado por él y otros agremiados. En este campo, en el que se lucha por un bien social, también ha logrado conquistar la simpatía de sus compañeros, que lo estiman y le han tributado ya muy merecidos homenajes.

(Nota del Blog: El Sr. Carlos Soto Monge es el autor de la letra del Himno del Liceo Diurno de Esparza; siendo Tío bisabuelo paterno de Marco Fco.·. Soto Ramírez -Fundador y Gestor del Blog “ESPARZA MÍA…”- nos satisface haber rescatado y compartido con Usted este artículo sobre su vida y obra).

.

POEMAS  de  Don  CARLOS  SOTO  MONGE

.

                     A mi Patria

Autor: Carlos Soto Monge

Para exaltar a nuestra Patria quiero

engarzar en un cántico vibrante,

la expresión luminosa del diamante,

el fulgor expresivo del lucero.

.

Pedazo de la tierra que venero

con el fervor que vive palpitante

en cada corazón, noble y amante,

de su pueblo magnánimo y sincero.

.

Heredad de esperanzas florecida,

de que se nutre nuestra propia vida

como si fuera manantial del cielo.

.

Para honrarla en un canto necesito

el lenguaje de luz del infinito,

con que nos habla nuestro patrio suelo.

.

 *

*   *   *

*

.

          Transmutación

Autor: Carlos Soto Monge

¡He de morir mañana! Bien se sabe…

Día vendrá que el corazón herido,

irá desvaneciendo su latido

como se apaga la canción de un ave.

.

No asomará a mi faz un gesto grave

ni de mi pecho brotará un gemido,

que ya mi corazón bien ha sabido

del sacrificio que en la vida cabe.

.

Morir no es más que un paso cierto;

es convertirse en un despojo yerto

de donde el alma libre, inadvertida,

.

irá a trocarse en eternal estrella

que alumbrará la dolorosa huella

de nuestros sufrimientos en la vida!

.

 *

*   *   *

*

.

     Acuarela Marina

Autor: Carlos Soto Monge

Palideció la tarde en los manglares

donde la luz opalescente deja

la evocación de una añoranza vieja

tras un cendal de hálitos solares.

.

La brisa que silencia sus cantares,

en el deshojamiento de una queja

parace suspirar, mientras se aleja

una gaviota hacia lejanos mares.

.

La lumbre de la estrella vespertina,

sobre el áureo perfil de la colina

trémulamente se abrillanta y arde,

.

mientras el sol, que apenas se columbra,

como un farol carnavalesco alumbra

el festival de rosas de la tarde.

.

“Acuarela Marina”.  Soneto tomado del Libro “Matices Marinos: Poesías Regionales”, de Carlos Soto Monge. San José Costa Rica, 1965.

.

 *

*   *   *

*

.

Mañanas de Puntarenas

Autor: Carlos Soto Monge

“A la admirada declamadora puntarenense,

Elsie Canessa M. de Odio,

que le ha dado alas a mis versos”.

–El Autor

 El oro del sol que apenas

asoma tras la montaña,

es oro que en esta tierra

enriquece las mañanas

De oro se adornan los flecos

de las nubes, y las garzas

que en el manglar ejercitan

difíciles acrobacias,

lucen ígneas lentejuelas

en el perfil de sus alas

ligeras y majestuosas,

llenas de luz y de gracia.

.

Y bajo el áureo derroche

que a la ciudad engalana,

los cayucos (1) mañaneros

se alejan sobre las aguas

del estero, donde se hunde

el oro vivo en la plata,

en una fusión magnífica

de reluciente amalgama;

¡riqueza de Puntarenas

Y un tesoro de mi Patria!

.

Un grito potente sueltan

las sirenas de las fábricas,

sobre el mar se ve un pesquero (2)

orgullosos de su carga.

.

Allá va un tren de pasajeros

como un gusano se alarga,

por ganan en “La Angostura

la rectitud de la playa.

.

Y en tanto que en las palmeras

la brisa da notas clásicas

y hay olores de reda

y el aire yodado pasa

en ráfagas de sustento

para el cuerpo y para el alma.

.

La ciudad toma apariencia

de estar de fiesta; la plaza

es campo en que el deportista

entreteje filigranas.

.

¡Pun…pan!… el balón resuena

al elevarse en la cancha

y allá en la altura parece

que hasta las nubes tocara;

¡músculo y balón entonan

un bello canto a la raza!

.

El mercado es una feria

espléndida y animada;

-¿Quién quiere “chances”?… ¡La suerte!

grita una activa muchacha.

-¿Lleva el cero tres y el treinta?

-Sí, los que juega mi “mama

que es de una suerte brutal;

cómpreme y verá que gana!…

-Su mamá será lechera (3),

pero uno lo que más saca

con esta plaga de “chances

es del bolsillo la plata,

pero córteme una tira,

ya que usted es linda… ¡ñata!

.

Pasados (4) y cocos frescos,

pipianes de La Pitahaya!

pregona una verdulera

ante los grupos que pasan.

.

Mujeres puntareneñas,

porteñas de tez quemada,

veraneantes de Cartago,

gente de la aristocracia;

campesinas olorosas

a flor de café, lozanas

como frescas amapolas,

¡bonitas como las guarias!

.

-¡Mirá, allá! –dice un chofer,

-¡qué palo de cabos de hacha!

-¡“Hombré” no sea tan “zafao”!

¿no ve “usté” que ella es mi hermana?

-Dispénseme, jovencito,

¡es que su hermanita es guapa!

.

-Pasajes para San Lucas…

bueno ya se van mis lanchas!

Grita con voz de huracán,

En media calle, Turrialba (5).

.

Un avión pasa rozando

la techumbre de las casas;

alas, luz, belleza y vida

en el ambiente se abrazan.

.

Y en el enjambre bullanguero

prosigue poniendo gracia

en la faz ya calurosa

de la espléndida mañana.

.

Mañanas de Puntarenas,

de esta tierra abierta y cálida,

dichosa por su alegría

y por su belleza mágica.

.

Así, calientita y bella,

uno la siente y la guarda

tan adentro, que parece

que en nuestro ser se llevara

en viva llama, encendido,

¡el corazón de la Patria!

.

Glosario

(1) Cayucos: Piraguas, botes, canoas.

(2) Pesquero: Barco pescador.

(3) Lechera: De muy buena suerte.

(4) Pasados: Bananos deshidratados.

(5) Turrialba: Sobrenombre de un pregonero popular.

.

“Mañanas de Puntarenas”.  Poema tomado del Libro “Matices Marinos: Poesías Regionales”, de Carlos Soto Monge. San José Costa Rica, 1965.

_______________________

(*) Autora del Artículo: Prof. Elsie Canessa de Odio, educadora, poetisa y declamadora puntarenense.

.

FUENTE: Periódico LA NACIÓN, Sábado 27 de noviembre de 1965, página 52.

Anuncios

3 pensamientos en “CARLOS SOTO MONGE: Poeta de Esparza para Latinoamérica

  1. Gracias por darnos a conocer la sabiduría y el sentimiento de este “garrobero”.

  2. Gracias, Marco, por publicar toda esta información que poco conocía de mi tío abuelo Carlos Soto Monge.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s