La Dama de la Medianoche (Relato de Terror)

Dama de la Medianoche. (Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: © Página de Siente América).

Dama de la Medianoche. (Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: © Página de Siente América).

Por: Marielena González Rojas y Marco Fco.·. Soto (*)

La noche llegó como siempre, sembrando la paz en el Hogar de Ancianos de aquel pueblo.

Los internos, luego de la cena, fueron conducidos a sus habitaciones a descansar, con la esperanza de estrenar otro amanecer.

Esa noche, extrañamente fría y llena de una espesa bruma, a Milagros -en su calidad de “Cuidadora” y Miscelánea-, y a Francisco (“Chico”), como Guarda, les tocaba laborar en el turno de 10 p.m. a 6 a.m., como muchas veces lo habían hecho.

Es menester decir que en dicho Asilo, existe un extenso salón que comienza desde el jardín frontal y se extiende hasta el fondo del edificio, con pasadizos y pabellones de dormitorios a ambos lados. En dicho salón, hay unas sillas mecedoras, de las llamadas popularmente “poltronas”, fabricadas con madera torneada de forma sencilla y bandas anchas de cuero.

A eso de la medianoche, “Chico” fue a hacer el acostumbrado recorrido general de esa hora por el edificio y alrededores.

Al llegar a la parte externa del citado salón, encontró a una mujer desconocida, sentada en una de las “mecedoras”… Llevaba por vestido una especie de hábito de color negro, muy parecido al utilizado por los monjes, con mangas largas, anchas, y con una capucha que no permitía ver las facciones de su rostro.

Al verla, el guarda no sintió miedo, pero sí le intrigó la presencia de esa extraña dama, allí dentro, en aquella incómoda penumbra, cuando los portones de la edificación estaban herméticamente cerrados al paso de cualquiera que quisiese ingresar, y, sobre todo, a tan altas horas de la noche…

Se acercó y le preguntó a la mujer en qué le podía servir. La mujer no pronunció palabra alguna, pero con la gesticulación de sus manos en la oscura abertura de su capucha, le indicó que quería beber agua…

Inmediatamente, “Chico” fue a la cocina del Hogar y le trajo un vaso de agua. Cuando ella tomó el recipiente, “Chico” pudo ver sus manos… Eran huesudas, arrugadas y con uñas muy largas y puntiagudas…

Observó cómo la mujer inclinó el vaso dentro de la sombra de la capucha de su traje, y bebió la totalidad del líquido.

Una vez que le devolvió el vaso, Francisco se dirigió hacia la cocina… A lo sumo, había dado cinco pasos, cuando tuvo la tentación de mirar atrás… Pero… ¡¡¡LA MUJER YA NO ESTABA ALLÍ!!! Se había esfumado en el oscurecido entorno…

En ese momento, “Chico” sintió una intensa oleada de escalofríos que le envolvieron, como queriendo asfixiarlo…

Dos horas después, al no contestar a su llamado, Milagros salió a buscarlo y lo encontró, caído en medio del enorme salón, en estado de ‘shock’, con un vaso en sus manos, y con los ojos desorbitados en su rostro desfigurado por una terrible mueca de terror…

Después de esa experiencia, “Chico” no volvió a ser el mismo de antes, una sombra de profundo abatimiento oscureció su mirada…

Y, esa semana, luego de la visita de “La Dama de la Medianoche”, en aquel Hogar de Ancianos, murieron tres de los residentes de mayor edad…

 .

Monte de las Ánimas (Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: © Blog España Eterna).

Monte de las Ánimas (Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: © Blog España Eterna).

______________________

(*) Marielena González Rojas posee un especial don para captar y desarrollar oralmente la narración de relatos de terror. Marco Fco.·. Soto Ramírez, su Esposo, Folclorista y Director del Proyecto de Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”, tiene afición de “escribidor” y de compartir, con quien tenga a bien recibir sus creaciones. Juntos se han dado a la tarea de rescatar y de poner por escrito algunos relatos de las tradiciones mágico-religiosas del Cantón de Esparza. Ésta es una de ellas…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s