Don Álvaro Pérez Jiménez dirigió los inicios del Liceo Diurno de Esparza

Prof. Álvaro Pérez Jiménez. (Imagen: © Marco Fco.' Soto Ramírez, Blog "ESPARZA MÍA...")

Prof. Álvaro Pérez Jiménez. (Imagen: © Marco Fco.’ Soto Ramírez, Blog “ESPARZA MÍA…”)

También fue el primer director del Liceo Nocturno y del Colegio Santa Sofía.

Por: Lic. Ronny Soto Sosa (*)

En marzo de 1965, el primer colegio de este cantón abrió sus puertas: el Liceo Diurno de Esparza. Sin recursos para comprar ni una tiza. Un puntarenense fue nombrado para asumir la dirección de la institución.

Con una matrícula de 10 estudiantes, la institución se ubicó, de forma temporal, en seis aulas de la Escuela Arturo Torres Martínez, porque el colegio no contaba con edificio propio. Sin embargo, pese a esas adversidades. Álvaro Pérez Jiménez tomó el timón del barco y logró llevar a buen puerto a sus estudiantes y cuerpo docente.

El Periódico MI CANTÓN conversó ampliamente con este enamorado de la educación y quien tuvo la oportunidad de ser el primer Director de tres instituciones del cantón de Esparza: el Liceo Diurno (1965-1974), Liceo Nocturno (1976-1986) y Colegio Santa Sofía (1999). A continuación, les ofrecemos un extracto de la amplia entrevista.

¿Cómo fueron los inicios del Liceo Diurno de Esparza?

Ese primer tiempo fue muy interesante, e intensas las actividades para iniciarlo, porque no había aulas, no había personal, no había presupuesto y, gracias a la colaboración de la niña (maestra) Hilda Jiménez (que en paz descanse), Directora de la Escuela Arturo Torres, se nos facilitaron seis aulas para alojar la matrícula estimada.

A mí se me había nombrado como Director inicial.

Llegamos a tener unos 170 estudiantes, al principio. Se conformaron cinco grupos de primer año, con 34 alumnos, en promedio. No había personal. Vinieron profesores de diferentes partes del país.

Hubo un desfile inaugural desde el Restaurante Tabaris hasta el Cine Prado (ubicado donde actualmente está el Supermercado Compre Bien).

¿En qué fecha fue el inicio de las clases?

Recuerdo que se inició en los primeros días de marzo, porque el curso lectivo se iniciaba entre el 4 y el 6 de ese mes, y terminaba en noviembre. Era la época de 174 días lectivos.

¿Cómo le informaron al Pueblo sobre la apertura del colegio?

Se hizo a través de propaganda radial; también por medio de la Iglesia y de la Escuela. Muchos de los primeros alumnos eran de 15 y 16 años, y no de 13 y 14 años.

.

Uno de los primeros grupos de Profesores del Liceo de Esparza. (Imagen: Cortesía del © Lic. Arturo Ugalde García).

Uno de los primeros grupos de Profesores del Liceo de Esparza. (Imagen: Cortesía del © Lic. Arturo Ugalde García).

.

¿Cómo fue la primera semana de clases?

La primera semana fue de presentación de los profesores, muestra de los objetivos, limitaciones y el uniforme. Fuimos muy exigentes en la presentación personal. Desde un principio, diseñamos los colores: camisa blanca, enagua (para las mujeres) y pantalón gris.

¿Cómo se desarrolló la segunda semana de clases?

En el desarrollo de los programas y cómo atendíamos a los estudiantes viajeros que venían de Miramar, Barranca y los distritos alejados. Comenzamos con el servicio de comedor. Las clases se iniciaban a las 7 a.m. y se terminaba a las 12:30 p.m. pero, poco a poco, la matrícula fue creciendo, a tal punto que fue necesario hablar con el sacerdote de la época, el Presbítero Víctor Manuel Corrales. Él nos ayudó a conseguir prestada el antiguo ‘ateneo’ (en realidad, se le denominaba Casa Cural o Casa Comunal); era de madera, ubicada donde se encuentra el moderno ateneo (hoy denominado ‘Salones Parroquiales’), y ahí también, poco a poco, logramos acondicionar dos o tres espacios, porque el colegio había crecido, y allí aprovechamos, por lo menos, para darle a los estudiantes un plato de sopa.

¿Cuánto creció la matrícula, en comparación con el primer año de labores?

Fue necesario buscar un terreno y los recursos para que el Ministerio de Educación Pública (MEP) construyera las primeras aulas. La Municipalidad de ese momento, enterada de la situación, buscó la forma legal de otorgarle al colegio los antiguos terrenos donde estaba la Estación del Ferrocarril. Así, mediante los recursos de Ley, el Estado dotó a la Junta Administrativa de dichos terrenos, donde, incluso, hubo que diseñar las calles aledañas, porque no había concepto de vías de tránsito.

¿Qué tan difícil fue partir de cero?

No fue tan difícil, porque, gracias al vehículo de la cultura que fue la educación, gracias a la atmósfera de disciplina, cariño, esfuerzo y entrega del personal docente y administrativo, al apoyo de las Juntas Administrativas, de los gobiernos locales de turno y de las comunidades, se fundamentó una base muy fuerte de respeto y apoyo a todas las actividades que se hicieron. Por ejemplo, en procura de recursos, se logró hacer unas Ferias Industriales fabulosas, con lo que se consiguió construir más instalaciones. En ese momento, no teníamos gimnasio, y las asambleas las hacíamos en los altiplanos del terreno, con los alumnos y su capacidad de resistencia bajo el sol, y (en otras ocasiones) con sus sillitas hacíamos las asambleas en el corredor.

.

Primera Graduación del Liceo de Esparza. Año 1969. (Imagen: Cortesía del © Lic. Arturo Ugalde García).

Primera Graduación del Liceo de Esparza. Año 1969. (Imagen: Cortesía del © Lic. Arturo Ugalde García).

.

¿Qué cambio tuvo Esparza con la apertura del Colegio?

Antes de la apertura del Liceo, viajaban 60 estudiantes a Puntarenas. Yo viajaba también como profesos. Hoy, el cantón tiene más de dos mil quinientos profesionales. Hay ingenieros, profesores, arquitectos, y es posible que, a partir de ahí, se comenzara a sentar las bases de una nueva arquitectura en el diseño de las casas, las calles, la traída de servicios públicos, mayor presencia en telecomunicaciones y la creación de urbanizaciones.

¿Cuáles eran los índices de deserción desde la inauguración del colegio hasta 1974, cuando usted dejó la Dirección del Liceo Diurno de Esparza?

Había deserción, pero -comparativamente a la población estudiantil que había y la población general- era baja. Creo que rondaba entre 4% a 7% de deserción, y ahora es más elevada.

Veintiocho años después, regresó a la Dirección del Liceo (1993). ¿Cuál fue la diferencia que se encontró?

Primero, de indicadores frente a la población que quizás en ese momento podría rondar los 700 estudiantes (en 1974); y a mi regreso, me encontré unos 1500 estudiantes (1993). Frente a un número de profesores de 70. El apoyo de los padres de familia fue muy importante y pudimos cumplir con las exigencias en el respeto, el estudio, en la presentación personal; porque en ese lapso (de 1974 a 1993), los Directores que pasaron sabían que venían a una institución que había tenido grandes logros cualitativos.

¿Qué representa para Usted haber sido el primer Director del Liceo Diurno de Esparza; luego, primer Director del Liceo Nocturno de Esparza (1976) y, posteriormente, del Colegio Santa Sofía (1999)?

Desafíos, no sólo de manera personal, sino también desafíos a la preparación que obtuve en diferentes universidades y en la vida; porque de no haber nada, de no tener personal, no tener presupuesto, no tener instalaciones, a tener que tomar un papel y un lápiz y diseñar por donde comenzar, eso ha sido un reto donde yo no me auto juzgo. Los alumnos, y compañeros que tuve, los padres de familia y la sociedad regional serán los que juzguen, no cuánto logré, sino cuánto me equivoqué.

Valga la oportunidad para, primero, pedir disculpas, pedir perdón por todas las equivocaciones en que incurrí.

Y, está claro que significó alegría por las satisfacciones experimentadas.

.

Prof. Álvaro Pérez Jiménez. (Imagen: Cortesía del © Lic. Arturo Ugalde García).

Prof. Álvaro Pérez Jiménez. (Imagen: Cortesía del © Lic. Arturo Ugalde García).

.

¿Con cuál de las tres experiencias como Director se queda?

Con las tres, porque fueron parecidas, con sus diferencias particulares, por supuesto; porque las poblaciones a las que fueron dirigidas fueron distintas, una población de adolescentes en 1965; en 1976, una población diferente compuesta por muchos adultos, con un horario distinto, con planes diferentes; y, luego, en Santa Sofía una población con expectativas distintas en varios planos y donde, igualmente, no había nada, ni planes, ni programas, ni presupuesto, ni personal. Igualmente, en 1999, rememoré lo que había hecho en 1965, cuando tomé una hoja de papel y un lápiz y me pregunté “¿por dónde comienzo?”

.

*******************************

(*) Lic. Ronny Soto Sosa, Periodista y Director del Periódico MI CANTÓN. Publicado en el Periódico MI CANTÓN, Edición Nº 3, Año 1, Octubre de 2010.

Esta información se publica con el respectivo permiso del Lic. Ronny Soto Sosa.

_______________________

OBSERVACIÓN: Las imágenes que acompañan esta transcripción del Reportaje, NO PERTENECEN a la publicación del periódico. Éstas han sido recopiladas por nuestro Blog, para esta publicación especial.

FOTOGRAFÍAS

– Lic. Arturo Ugalde García, Historiador Esparzano.

– Marco Fco.’. Soto Ramírez, Director del Proyecto de Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

.

 

.

Página Web: www.periodicomicanton.com

E-mail: rsoto@periodicomicanton.com

Anuncios

17 pensamientos en “Don Álvaro Pérez Jiménez dirigió los inicios del Liceo Diurno de Esparza

  1. Excelente artículo. Honor a quien honor merece. Mis respetos y profunda admiración al insigne Educador Prof. Álvaro Pérez Jiménez, quien a través de su gran vocación, pudo cimentar las bases de un Pueblo Educado y Culto en la provincia de Puntarenas. Me refiero a Esparza.

  2. Don Álvaro Pérez es todo un caballero. Su huella en el campo de la educación será imborrable. Pensador, culto y humilde. Todo un orgullo para nuestro Cantón. Gracias, Don Álvaro, por todo su legado. ¡Que Dios le bendiga por siempre!

  3. Don Álvaro Pérez es, en este cantón, uno de los principales promotores de la educación. Un intelectual que llegó para compartir sus conocimientos y reafirmar los más altos valores. Es un ejemplo a seguir, inspira un respeto profundo, mismo que él practica. Un Señor en toda la extensión de la palabra. Es un privilegio contar en Esparza con un habitante de tanto prestigio.

  4. Mis respetos para don Álvaro por su entrega y dedicación a la educación de sus estudiantes. Yo no lo tuve de profesor, por ser egresada del Liceo Martí (Puntarenas), pero sí le reconozco sus valores, su cultura y su vocación, y que el pueblo esparzano le brinde los honores y reconocimiento que se merece.

  5. Soy egresado del Liceo nocturno siendo don Alvaro mi director por varios años. Fue grato saber de el por medio de este trabajo. Gracias por esto.

  6. QUÉ ALEGRIA da ver a Don Alvaro Pérez en esta foto! Yo fui alumna cuando inició en la Escuela Arturo Torres. Qué tiempos aquellos!

    Atte. Lidilia Sanchez Araya

  7. Lo mejor que hicieron mis padres por mí fue enviarme a estudiar al Liceo de Esparta con don Álvaro como director secundado por un excelente conjunto de profesores.

  8. Mis respetos a este noble esparzano, pues laboré en el Colegio Duirno, y tuve la dicha de tenerlo como Director. Y le agradezco el apoyo que nos dio. Gracias Don Alvaro.

  9. Me encanta la publicación de don Alvaro Perez. Soy de Miramar y viajé al Liceo de Esparza. Obtuve el bachillerato en 1972.
    Fue una época de gloria. Saludes y gracias.

  10. Mis respetos, don Álvaro es el mejor director que ha tenido Esparza. Soy de la primera generación de graduados del Liceo Nocturno de Esparza, mis respetos y admiración para don Álvaro.

  11. Mi respeto y admiración a don Álvaro, como le conocemos. Excelente director. Esparza no ha tenido ni tendrá un director como Él.

  12. Mis respetos para Don Alvaro; fue un corto tiempo que vivimos en Esparza; tuve el placer y muchos momentos en tratarlo; cuando voy a dar una vuelta para recordar; ver como está mi linda Esparza; te lo encuentras en cualquier lugar de ese lindo pueblo; ya sea en el súpermercado o en misa. Él es un gran personaje, muy agradable, educado y muy humilde.

  13. ¡Qué nostalgia! Yo estudié en ese maravilloso colegio y, sí, nuestro Director era Don Alvaro, excelente persona, bellos recuerdos.

  14. Gracias, don Álvaro, por ser mi Director del Liceo Diurno de Esparza. Soy del grupo viajero de Miramar, graduación 1973. Tuve el gran honor de conocerlo. Bendiciones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s