Reflexiones sobre la Producción de Granos Básicos en Costa Rica

El Ing. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (al centro) y su cuñado el Ing. Dagoberto Venegas Porras, atienden los cultivos familiares, en Juanilama de Esparza.

El Ing. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (al centro) y su cuñado el Ing. Dagoberto Venegas Porras, atienden los cultivos familiares, en Juanilama de Esparza.

Por: Ing.Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (*)

Me llamó poderosamente la atención, un artículo del Lic. Mario Fernández, titulado “Maíz Amarillo, Apertura Comercial y TLC”, en especial, cuando se refiere, cito textual: 

“Es importante tomar en cuenta que Costa Rica ha tenido una larga trayectoria de deficiencias en la producción de maíz, y especialmente de maíz amarillo. En los tiempos en que se tuvo mayor nivel de autoabastecimiento, fue en maíz blanco. 

“Por cuestiones culturales, el maíz amarillo se usa poco en Costa Rica, y en general en Centroamérica, para la alimentación humana, y se dedica principalmente como materia prima para la preparación de concentrados, especialmente para pollo, ganadería de leche y cerdos. Así es como se ha venido importando, como materia prima para esos productos, y lógicamente, a estos productores les interesa que sea barato, para bajar costos”.

Efectivamente, nuestro país en su época dorada de los años sesentas a los ochentas, se basó en un modelo de producción altamente protegido por las instituciones estatales, entre ellas el CNP, que se encargaba de validar en coordinación con el MAG, las universidades y la Oficina Nacional de Semillas, la reproducción y venta de semilla a los productores. Recuerdo como si fuese ayer, materiales como B-833, DC43, Tico V 1, Tico V7M, Diamantes, Guararé, entre otros, cuyas características y bondades, se hacían del conocimiento a los agricultores, mediante días de campo, en fincas modelo de algún productor, que destinaba una hectárea de terreno, con el objetivo de validar el material genético a las condiciones climáticas de la zona, para ser utilizados por nuestros pequeños y medianos productores.

Lamentablemente, la situación actual es otra, y comparto con el Lic. Fernández, que a los productores de ganado de leche, pollo y cerdos, les interesa que el costo del maíz amarillo sea accesible. Sin embargo, como bien lo señala la Licda. Flor María Mora, (Servicios de Información de Mercados del CNP), en el Boletín Semanal Granos Básicos, N°29, la situación del mercado mundial de maíz se muestra alarmante, registrando precios de contratos de venta a diciembre 2007, en la Bolsa de Chicago de $134,64/ TM en comparación con los $90 y $100/ TM en meses anteriores, con un incremento promedio de un 39%, además de la recomendación para el año 2007, de un aumento en el área de siembra en los países productores como Estados Unidos, Argentina, China y Brasil, cuya producción sería prioritariamente para atender la demanda de producción de etanol y en segunda instancia, para el sector ganadero y otros animales como el cerdo, pollo, etc.

Me pregunto:

1- ¿Que sucederá a nuestro sector productivo y cuál será el impacto en los consumidores finales que adquieren carne de res, cerdo, pollo, leche, huevos?

 2- ¿Cómo se comportará el Índice de Precios al Consumidor (IPC) o la inflación?

3- ¿Cuáles serán los resultados macroeconómicos y microeconómicos del país? 

Comparto plenamente con el Lic. Fernández, la alternativa de retomar la producción de maíz amarillo o de sorgo para elaboración de concentrados. Ambos cultivos se caracterizan por ser de ciclo corto, y el país tiene experiencia, investigación y estudios agroecológicos para desarrollar un programa intensivo de siembra de maíz amarillo y/o sorgo.

Además, cuenta con instituciones como el CNP, cuya infraestructura existente puede acondicionarse; el recurso humano, con amplio conocimiento y experiencia en este campo. No omito señalar la Planta de Semillas, única en América Central, que dispone de cámaras de frío para almacenamiento y equipo para procesar semilla certificada y/o registrada.

 Como corolario a lo descrito anteriormente, este Profesional, en forma coordinada con Productores de Guanacaste y la Zona Sur del país, obtuvo rendimientos de hasta 6.0 TM/Ha con Maíz Blanco Variedad B-833 y 4.5 TM/Ha con Maíz Amarillo Variedad Guararé.

 ________________________

Ing. Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero

Ing. Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero

.

(*) El autor, Rafael Gdo. Piñar Ballestero, es Ingeniero Agrónomo con una Maestría en Administración de Empresas, labora actualmente con el Consejo Nacional de Producción en la Región Pacífico Central de Costa Rica.

Publicado en el Boletín “Germinar”, con fecha Abril del año 2007, editado por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Costa Rica. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s