Navidad: Época de Amor y realidades contrastantes

Realidades contrastantes en navidad

Por: Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde (*)

Así fue mi navidad en la niñez

Cuando niño, esperaba la navidad con grandes sueños y esperanzas. El niño Dios me traería una nueva carretita de madera de pino y con sus bueyes, o algo parecido a ello; pero, ese “nuevo” regalo era de color gris y el del año anterior era de color negro, y notaba que los bueyes estaban muy desgastados, sin saber el porqué. No obstante, me sentía feliz, muy feliz con mi carretita, con la que jugaba durante los siguientes tres meses. Misteriosamente, en marzo desaparecía. La buscaba por todas partes, pero nunca la encontraba. Le preguntaba a mamá y ella lloraba conmigo. ¡Pobre Mamá! Su llanto me decía que mejor no preguntara más por la carretita, y que esperara que el niño Dios me regalara “otra” en la próxima navidad…

Recuerdo las palabras de mi padre, cuando me decía:

-“Este año, el niño Dios te traerá una carretita y una bolita de fútbol”.

Y cada 24 de diciembre  me despertaban y allí -en el rincón de mi cama- estaba la carretita, pero la bola nunca llegó. Y, al preguntarle a mi papá, el solía contestarme:

-“De seguro, el  ‘Niño’ se la dejó a un chiquito más pobre”.

Imagino que a mi padre le conmovió durante toda su vida el no poder darme esa bola de fútbol porque, días antes de su fallecimiento, me mandó a llamar y me dijo:

-“Jochito, perdoná que nunca pude regalarte la bola de fútbol en navidad”.

¡Es increíble que, en su delicado estado de salud, me haya dicho eso! Yo, solamente atiné a decirle que no tenía nada que perdonarle sino, más bien, agradecerle la gran cantidad de ‘balones’ que me regalara: un balón lleno de amor y comprensión, un balón lleno de honradez, y otros balones repletos de valores y bendiciones que hicieron de mí una persona con los principios de él y de mi madre.

Así es la Navidad en nuestro país

Desde finales del mes de noviembre, o antes, empiezan a adornarse las casas, así como los establecimientos comerciales y las calles de la ciudad. Poco a poco, se va sintiendo el frío traído por los vientos alisios que llegan del norte.

La navidad no es la misma para los adinerados y los pobres.

A los adinerados no les faltará nada para comer, beber o comprar regalos y, posiblemente, no pasarán la navidad en sus casas, sino en un hotel de “cinco estrellas”; el gasto será elevado en tragos y comidas, pero, será mínimo en amor.

La cena de los pobres, será la misma del año pasado: un suculento pollo de 2 kilos para 15 personas, donde la gran mayoría son niños, quienes, pese a su situación, están felices porque la navidad es para ellos, su arbolito decorado está precioso, teniendo el récord de haber resistido 22 navidades, hasta la fecha. Pero este año se le mira más lindo y espectacular, porque fue arreglado con mucho amor. En su base no hay regalos… Ni hacen falta, pues el más hermoso de los regalos es poder compartir con la Familia, donde el amor está por encima de lo material.

Para todos(as), con  cariño

¡¡¡ FELIZ  NAVIDAD !!!

.

Feliz Navidad_Proyecto de Difusion Cultural ESPARZA MÍA

 ________________________

Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde

Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde

(*) El Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde, es miembro del Departamento de Matemáticas del Sistema Educativo Sancti Spiritus, ubicado en Los Nances, Esparza.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s