El MANIFIESTO de los GAVILANES (Año 2004)

GAVILÁN. Gray-line Hawk (Buteo nitidus), captado en Peñas Blancas de Esparza. IMAGEN: Cortesía de Álvaro Cubero Vega (www.alvarocubero.com)

GAVILÁN. Gray-line Hawk (Buteo nitidus), captado en Peñas Blancas de Esparza. IMAGEN: Cortesía de © Alvaro Cubero Photography (www.alvarocubero.com)

.

Por: Marco Fco.·. Soto Ramírez (*)

Una breve reseña

Entre mis ‘papeles’ archivados, encontré éste que había escrito y publicado en una edición del Programa  Radiofónico VOLANDO LENGUA, del Lic. Marvin Cubero Martínez, hace casi 10 años y, hoy, complacido lo comparto con Ustedes.

Al amanecer del 09 de marzo de 2004, fue observada por los vecinos de la zona una cantidad exorbitante de gavilanes (halcones) posados plácidamente sobre los cables del puente colgante de San Jerónimo sobre el río Barranca y los árboles adyacentes; fenómeno migratorio masivo que hacía más de medio siglo no se registraba en la zona, siendo muy común en épocas anteriores a la década de los años 1950.

Ello, junto al hecho de haberse realizado un recital de a cantante española Paloma San Basilio, hizo volar mi imaginación, y mi musa me inspiró a escribir lo que titulé como:

El  MANIFIESTO  de  los  GAVILANES

–Primera Cumbre Gavilánica de San Jerónimo de Esparza–

Con las primeras luces del día Lunes 08 de marzo del año que discurre (2004), los que abajo estampamos nuestra garra, todos pertenecientes a la familia de las aves denominadas “Accipitridae”, propiamente de la especie “Buteo magnirostris”, mejor conocida como “Gavilán Chapulinero”, en representación de las 36 especies de gavilanes, águilas y elanios, que surcamos los cielos costarricenses, nos hemos reunido –bajo nuestra propia y libre voluntad y responsabilidad– en el sitio conocido como el Puente colgante de San Jerónimo, sito entre el distrito del mismo nombre y el de Macacona, distritos quinto y tercero, respectivamente, de Esparza, cantón segundo de la Provincia de Puntarenas, Costa Rica. Puente ubicado sobre lo que queda del agonizante río Barranca. Nos hemos reunido con el sano y puntual propósito de discutir y deliberar los términos de esta declaración, que motiva esta reunión cumbre de aves rapaces, convocada, luego del magistral recital de nuestra –más que– admirada paloma, Paloma San Basilio, en el Teatro Popular Melico Salazar, cantante hispana de la cual somos “fans” apasionadamente confesos. Afinidad sentimental entre nosotros y ella que devino en la composición de ese tema musical romántico: “Gavilán o Paloma”. 🙂

Es así, como –con sumo respeto– nos permitimos manifestar lo siguiente:

CONSIDERANDO:

1) Que nosotros, los “Gavilanes Chapulineros”, somos la especie de halcones –como se nos conoce en otras latitudes a los gavilanes en general–, la especie de tamaño mediano más familiar y mansa de Costa Rica.

Siendo que evitamos los bosque densos; frecuentemente se nos encuentra posados a la orilla de los caminos o en potreros. A veces, permitiendo que se nos acerquen mucho los humanos –antes de levantar nuestro vuelo–, tal es nuestro afán por observarles en su actitud de curiosear.

2) Que en los meses de verano a nosotros –los gavilanes– se nos puede observar en número de uno o dos, en vuelo majestuoso, por el alto cielo, girando grácilmente y emitiendo nuestras agudas voces a los cuatro vientos, muchas veces, en romántico cortejo… o sea, que nosotros “hacemos el amor” y NO la guerra, y preferimos las pequeñas compañías y no las “bandas” de asaltantes “chapulinescos”, como las de ciertos humanos, sean éstos delincuentes comunes o politicastros de carrera…

3) Que nuestra dieta incluye chapulines y otros insectos grandes, así como lagartijas; atrapando –en muy raras ocasiones– uno que otro pájaro pequeño o un pollito –contrario a las creencias humanas, referentes a nuestras costumbres alimentarias. En nuestra familia, no practicamos la “gula” como pecado capital… Es más, NUNCA pecamos en forma alguna; por tal razón, jamás encontrarán un gavilán gordo y, mucho menos, con “panza de obispo”

4) Que nuestros nidos son toscos –pero, cómodos y funcionales–, construidos con materiales de desecho –biodegradados luego por la acción de las Fuerzas Elementales de la Naturaleza para los efectos consiguientes– sin requerir de “bonos de vivienda”, sin perpetrar jamás sacrilegio destructivo alguno, en detrimento de nuestro amado ecosistema.

5) Que en dichos nidos, nuestras amadas y bellas hembras depositan e incuban una o dos “cápsulas biogénicas” –entiéndase “huevos”–, con el sagrado propósito de propagar, en forma instintivamente inteligente, nuestra superior especie. Nunca –¡JAMÁS!– hallarán casos de “violencia doméstica” en nuestras familias, ni violaciones, ni nacimientos de “hijos no deseados”, mucho menos abortos… y hablar de sobrepoblación de gavilanes sería una chusca utopía, rayana en la comedia…

6) Que nuestra familia –y sus especies integrantes– saben establecerse cada cual en su respectivo territorio, sin necesidad de andar realizando “invasiones” de terrenos en precario y todo lo que ello representa.

En nuestro caso particular, la especie “Buteo Magnirostris”, se extiende desde México hasta Argentina, y aquí en Costa Rica nos hallamos en todas partes de la zona tropical.

Nuestra honradez es a toda prueba, cristalina, pura y constante en sus alcances.

7) Que la familia del Ser Humano, en su especie denominada “Políticus gobernantis”, ha venido siendo afectada por una pandemia, mutando en forma de aberración una de sus ramificaciones hasta hacer aparecer a la nueva sub-especie, tenebrosamente denominada: “Politicastrus choricéricus cancerígenus costarricenses”. Misma que –en un rictus de prepotencia y engaño vil y descarado– se ha auto-proclamado en “cuasi dios”, no bástándole con irrespetar y/o inventar leyes, reglamentos y decretos tendenciosos, sino que se ha venido empeñando en prostituir los sagrados recintos naturales y sus valiosos recursos, a cambio de papeles que constituyen el elemento absurdo llamado “dinero”.

Nosotros, los Gavilanes y demás especies vivientes, no podemos concebir cómo el dinero puede tener mayor valor que la Vida, la Biodiversidad Sagrada…

Esa sub-especie política está creciendo a pasos agigantados, en su codiciosa ruindad, en medio de la procacidad más abyecta, aliñada con sus argumentos de la más deleznable, rastrera y falaz mordacidad nunca escuchados anteriormente; código inmoral del poder económico detrás de los tronos, el que con sus hilos invisibles maneja a la totalidad de dicha sub-especie politiquera, a cual “hace y deshace” en los destinos de los pueblos, ayudados por sus otros co-lacayos de la prensa (propiedad de los “oscuros” mencionados).

8) Que, no conformándose con disponer antojadizamente de nuestros hábitats, al Ser Humano en general le ha gustado “antropoformizar” (endilgarle características humanas a) nuestras particulares costumbres animales, endilgándonos rasgos emocionales que nosotros NO tenemos, pero que la sub-especie politicastra de marras SÍ posee, obedeciendo a los más bajos impulsos pasionales de su –casi– inexistente  e impiadoso raciocinio; lo cual no nos hace favor alguno.

9) Que, por lo menos, anteriormente, existían –en mayor número– sub-especies políticas positivas para el país, con integrantes preparados para gobernar, con un arraigo idiosincrático invariable, matizado por profundas convicciones de carácter definido, en lo ideológico y lo filosófico, garantizándose el Pueblo un semillero de gobernantes de gran calidad.

10) Que, volviendo a la sub-especie “Politicastrus choricéricus cancerígenus costarricenses”, ésta ha estado accediendo al poder político de manera sutil –descarada, hoy en día–, proviniendo sus especímenes del más rancio “plebeyaje” moral (los nuevos ricos), desplazando, paulatinamente –y con sus intimidaciones– a las sub-especies honestas.

11) Que esos energúmenos de la politiquería nacional en descripción, son títeres de insospechados personajes y empresas nacionales y transnacionales que –desde la más abyecta oscuridad de las cloacas del poder económico en las sombras– tienen sus tentáculos mejor clavados y sus aguijones lactando de las vacuas glándulas mamarias de la casi occisa por inanición –entiéndase “muerta de hambre” – vaca del Estado costarricense, a quienes –en adúltero maridaje y cual rémoras salvajes– se pegan todos los choriceros oportunistas que aportan “contribuciones” económicas a los candidatos mayoritarios (los mismos de siempre y sus secuaces), en cada campaña electorera, con el fin de tenerlas  seguras: “de todas, todas”

12) Que a esas malas pécoras, se les ha venido llamando –en forma arbitrariamente indiscriminada– con el término lingüístico “gavilanes”, usurpando de manera indebida e injusta nuestro apelativo natural costarriqueño; lo cual podría tipificarse como apropiación indebida (hurto) de identidad (falsa ideología), amén de calificar esto como: difamación, calumnia y demás hierbas aromáticas…

Oportunamente, estaríamos acudiendo a magnánimos jurisconsultos esparzanos para que nos asesoren en la interposición de una eventual demanda en estrados judiciales, con el fin de restituir nuestra honra, la de los verdaderos y bondadosos gavilanes.

POR LO TANTO:

Nosotros los Gavilanes, miembros de la Cadena Ecológica Costarricense –o lo que queda de ella–, acordamos lo siguiente:

1) Que se genere una enérgica y multitudinaria protesta, por parte de nuestra familia aviaria –la ACCIPITRIDAE–, de nuestra particular especie –la “Buteo Magnirostris” – y de las 36 especies afines de gavilanes, águilas y elanios costarricenses.

Protesta enrumbada contra la insistente y obsesiva majadería de estar comparándonos con los más detestables rasgos de la sub-especie endémica y rastrera conocida como “Politicastrus choricéricus cancerígenus costarricenses” –aberración mutante de la familia de los “Políticus Gobernantis” humanos– y su perenne séquito de ectoparásitos orbitales, quienes han convertido al país en una vulgar evacuación intestinal ¡IMPARABLE!

2) Que se abstenga, todo el mundo en Tiquicia, de seguir utilizando despectivamente el vocablo “gavilán” para denominar, califica y describir a tan detestables e inmorales especímenes politiqueros, antes mencionados.

3) Que se eleve a los altares –como la Santa Patrona de las cantantes populares– a nuestra admirada, amantísima y amadísima paloma, Paloma San Basilio; por cuanto nuestro Club de Fans en pleno –los 2 mil gavilanes firmantes– hicimos acto de presencia para escuchar y ver el recital de Paloma, guindando de los techos, ventanales, balcones y cielorrasos del Teatro Popular Melico Salazar.

De no cumplir con nuestras peticiones, estaríamos en disposición de entrar en una “Huelga de Alas y Picos Caídos”, invadiendo los parque, plazas y centros comerciales, así como los templos, teatros, complejos turísticos y similares, al mejor estilo de la celebérrima película “Los Pájaros”, del muy ilustre y nunca suficientemente ponderado maestro del suspenso, el director Alfred Hitchcock; y de forma mayormente masiva que la pululación desordenada de nuestros hermanos, los zanates.

Firmamos, estampando nuestras garras derechas, los asistentes a esta Primera Cumbre Gavilánica, en San Jerónimo de Esparza, celebrada el Ocho de Marzo del año Dos mil cuatro. APROBADA EN FIRME POR UNANIMIDAD.

Pídase el apoyo a las demás especies vivientes del país. Entréguese este Manifiesto a Ñor Antenor Agüero –Líder comunal, político honesto de la zona de Bestia Sonta de Esparza–, para que se sirva comunicarlo, a través de sus medios, al Mundo Libre –o lo que queda de él–.

¡HEMOS GRAZNADO! (entiéndase: “¡HEMOS DICHO!”) ES CUANTO.·.

¡¡¡ PUBLÍQUESE !!!

(Glosa marginal: Al final del documento, aparecen dos mil garras firmantes estampadas, debida y notarialmente autenticadas por el Licenciado “Galán sin Ventura”).

.

Vista parcial del Puente Colgante de San Jerónimo sobre el río Barranca. IMAGEN: Cortesía de © Joserik Arroyo Ledezma.

Vista parcial del Puente Colgante de San Jerónimo sobre el río Barranca. IMAGEN: Cortesía de © Joserik Arroyo Ledezma.

.

IMÁGENES

♣ © Sr. Álvaro Cubero Vega, cedida de su Página “Alvaro Cubero Photography” ( www.alvarocubero.com )

♣ © Sr. Joserik Arroyo Ledezma.

 ______________________

Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor Popular Esparzano.

Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor Popular Esparzano.

(*) Marco Fco.·. Soto Ramírez Sensei, es el Presidente de la Difusora Cultural “ESPARZA MÍA…”, Fundador y Gestor de varias iniciativas en Internet.

♣ Terapeuta Holístico y REIKI Sensei (Maestro)

♣ Cultor Popular Tradicional

♣ Escritor

♣ Narrador Oral

♣ Productor Radiofónico

♣ Cantante y Compositor Musical

♣ Co-creador de nuestro Símbolos Cantonales Esparzanos: la Bandera y el Escudo

♣ Co-creador de nuestro Símbolo Provincial: la Bandera de la Provincia de Puntarenas

♣ Creador e intérprete de Ñor Antenor, Personaje Típico Cultural del Cantón de Esparza

♣ ‘Promotor de Paz’ por Costa Rica en el Proyecto ‘Puente a la Paz’ (Bridge to Peace Project) .

E-mail: proyectoesparzamia@gmail.com

Anuncios

2 pensamientos en “El MANIFIESTO de los GAVILANES (Año 2004)

  1. Excelente trabajo, cuna de una pequeña sátira teatral, o tragicomedia, en dos actos, El Debate, y La Resolución.

    Me gusto la forma progresiva del argumento para llegar al final del primer acto.
    Me gusto el manejo de palabras en la titulación de las especies.

    El relato define claramente a las víctimas y a los agresores, y la acusación se vuelve contundente base para la posible demanda que esgrimen…

    Excelente, Marco Fco.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s