La SILLA del JUICIO FINAL (Caso detectivesco-paranormal)

silla de ruedas_roja

Por: Ñor Antenor Agüero Ramírez (*)

¡Salú, Amig@ Lector(a)!: Que Tata Colochos me le tenga bien alentado(a).

¡Hombré! De veras que entre más se vive, más cosas extrañas ve y conoce uno, y de ellas se aprende que –al decir de ñor Sócrates Alfaro, ese pensador que vivía por el lao de Puent’e Piedra de Grecia: “Sólo sé que no sé naditica”…

   (Observación: Para comprender el significado de algunas palabras, lea el Glosario de esta Edición, al final del artículo).

Algunas de esas vainas raras -de OVNIs, destraterrestres, fantasmas, aparecidos, lugares y chunches hechizaos, personas endemoniadas, etc.- que he llegao a conocer, podría ir contándoselas, una a una… pero, pa’ no agüevarlo… Por ahora, lo haré sobre un caso en particular…

La Silla del Juicio Final…

Con el primer chunche, todo empezó asina… Hace unos siete años, en casa de una familia muy honorable me contaron de una situación tremenda… Endespués de haberse muerto el jefe de la casa, quedó la silla de ruedas guardada en una bodega…

Pasaron los meses, y la suegra del finao se puso malita, ya de muy viejita, y ocupaban mover a la doñita dentro de la casa y pa’ sacarla a ‘asoliar’ un poco, pa’ que no se pusiera muy ‘mayate’ por estar a la puritica sombra todo el tiempo… A los tres meses, se despidió de este mundo…

Pero, cuando eso sucedió, naiden jamás pensó mal sobre la silla… No. Eso lo hacemos ahora que hemos venío atando cabos sueltos…

Y llegó otra ocasión de prestar la jodida silla de ruedas a unos amigos, pa’ poder movilizar al tata que había quedao ‘tullido’, luego de una cáida fatal que se dio en el baño… Estaba muy bien de salú, pues se trataba de ‘darle tiempo al tiempo’, mientras el viejito se amacizaba otra vez…

Pos, figúrese que el ‘roquillo’ solamente duró ocho días en aquella silla de ruedas y ¡se palmó! ¡Así como lo lee! De la nada, se las mandó a abrir pa’l otro potrero…

Áhi nomasito, se la prestaron a otra gente que tenían a una doñita recién operada de la ‘basílica beliar’ (vesícula biliar)… Ésa probe duró poco menos de ocho días y también ¡‘te dejó saludos’! –al decir de Martica Alpízar.

El siguiente, jue un parroquiano del lao de San Isidro de Miramar, que lo había atropellao un carro y jue a parar al Hespital Monseñor Sanaoria (no sé si se escrebirá así, si no, pos áhi perdone)… Ése, apenas ajustó los tres días y –también- se jue a servirle de sacristán a San Pedro…

Y mejor no sigo con el asunto, porque la cuenta llegó a 14 personas que ‘patearon el balde’ y se jueron pa’l Cielo… Bueno, esa es la fe…

Como buen descendiente que soy del Chamán (médico brujo) de Cabecera que atendía a la familia del Cacique Coyoche, y con mis conocimientos –que los tengo- en eso que mientan la Parapsicología –además de que soy detéctive, pos había estudiao eso con la ‘Jenfil Escul’, por correspondencia- me mandaron a llamar y me puse a investigar el caso…

La última víctima fue “LUCRECIA BORGIA”…

Como había que hacer una prueba, me di a la tarea de averiguar quién quería deshacerse de algún animal –convertío en tequio-, que estuviera jodiendo mucho a sus dueños, y que me sirviera pa’ los efectos…

Jue asina como llegué a la Casa Cural y le conté al Padrecito Godínez sobre el asunto y con esa mente abierta que siempre ha tenío, me dio algunos consejitos por si me topaba con algún espíritu medio endemoniao…

Y la buena suerte jue pa’ los dos… Pos, me dio el animal que necesitaba y él se quitó una brasa caliente de las manos: La famosa y viejísima lora (de 60 años) que había sido de ña Ruperta Canaletes, la ‘Madama’, dueña del primer y único prostíbulo que hubo en mi pueblito de Bestia Sonta, ‘onde todos los parroquianos varones en nuestra juventú íbamos a “ofrendar nuestra simiente” -al bien decir del Pueta Chinchilla… Mmmm…

Una digresión…

Vale hacer un paréntesis, pa’ mencionar que ña Ruperta había fallecido hacía pocos meses -en ese entonces-, y que vivió 120 años, lúcida y ‘pura vida’, y antes de morir –parece que ya‘la olía’-, mandó a llamar al Padrecito Godínez, con quien no tenía muy buena relación por lo de la ‘competencia’ o rivalidá en materia de perder (ella) y de salvar (él) a las almas pecadoras…

Una vez allí, le prometió tres y le pidió otra cosa… Lo primero, que una vez que ella ‘sacara chispa’, naiden iba a seguir con el oficio de ‘Madama’ (alcahueta) y que se iba a cerrar pa’ siempre el negocio, el cual le donaba a la iglesia –por tinta y papel- pa’ que usaran el local como Escuelita Dominical, pa’ enseñar la doctrina cristiana allí…

La petición jue que se hiciera cargo de la lora que tenía en gran estima, y que debía tenerla en el solar de la Casa Cural, en ninguna parte más… De más está decirle que aquella lora era terriblemente bulliciosa… “como toda lora”-pensará usté; pero es que aquel TEQUIO (con letras mayúsculas) era el ser más malcriao, matrero, indecente, vulgar y hasta mal pensao -podría decirse… Aunque era un animal, era como tener a un demonio a la par… Viera los gritos, los jadeos, los relajos, y demás, que decía aquella bicha… Daba vergüenza oírla…

Pero, el Padrecito Godínez se embarcó… Jamás de los jamases pensó que hacerse cargo de la lora “Lucrecia Borgia” -así se mal llamaba aquella pécora- iba a ser como entrar voluntariamente a los meriticos infiernos… Pues en eso se convirtió la vida del Padrecito, una vez que llevó a la Casa Cural a aquel engendro del pisuicas… Y no era pa`menos, con ese nombre, que era el de la hija del Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia), de ese ser depravao que llegó a tener relaciones con su propia hija, según dicen los libros de historia… ¡La Santísima Trenidá nos libre de energúmenos de ese tipo!

Volviendo al cuento de la lora… Cierta vez se escapó volando, y se jue a meter a la iglesia… Allí se zampó dentro de un nicho de la pared, detrás de una imagen de San Pancracio, con la mala suerte de que a esa hora iba a oficiar un matrimonio e iban dentrando p’adentro la novia y sus damas de compañía… Nada más se oyó decir de alguna parte:

-¡Arreeee, arreeee! ¡Así las quería ver, grandes putas, jugando’e santurronas! ¡Areee, arreee! ¡Vayan entrando al corral, desgraciadas!

Si no le digo, que la condenada lora parecía que pensaba…

Pos, el martirio no le duró mucho al Padrecito, porque a los tres meses, apareció el hijo’e mi mama (yo mesmo) y le solucionó la cosa con lo que le estaba contando…

Volviendo al caso de la Silla del Juicio Final…

Primero, con el péndulo me di cuenta de que, efectivamente, la silla de ruedas, tenía un espíritu fantasmal endemoniao a bordo…

Pa’ terminar de comprobar ‘científicamente’ si de verdá la silla estaba poseída por algún bicho, llevé a la lora Lucrecia…Y si era asina, como lo sospechaba, la bicha esa se despediría de este mundo cruel…

Hice la prueba, la puse con todo y jaula encima… Y asina jue… Allí estaba sentao un espíritu bien jodido y “más incómodo que dormir con la suegra en una hamaca”… ¡Je je je je!

Endespués de una oración de exorcismo que yo hago pa’ esos casos, la lora Lucre voltió los ojos en blanco, se dejó decir una milenta de improperios e indecencias, y terminó rezando en latín, se tiró de la varilla, dio un par de aleteos, abrió el pico de par en par, ‘sangoloteó’ la lengua pa’ todo lao, se cuitió y paró las patas… De allí en adelante, la depravada de laLucrecia Borgia descansó en paz y voló al cielo de las loras…

Luego, con el péndulo supe que el ‘paciente’ se había ido…

Concluyendo el caso…

Endespués, ya pa’ cerrar el caso, me di a la tarea de escribir a la Casa Fabricante de Alemania, ‘onde habían costruido la jodida silla de ruedas, dándoles el número de código de ella, pa’ preguntarles sobre el origen de la mesma… Pa’ eso, me valí de la ayuda de ñor Fiurer Hitlersinky, un alemán radicao aquí, en Pantalón Luyío.

Jue asina, como me injormaron que esa silla había sido fabricada expresamente pa’ un juez de un lugar mentao Hamburgo (de seguro porque allí jartan muchas de esas mentadas hamburguesas, a cada rato)… Un viejo que era más malo que la carne del pescuezo, vengativo y perverso…

Y diay… Posiblemente el alma del ‘roquillo’ ése, al morir, se quedó pegada a la fregada silla y ya no se pudo ir más… Y al parecer, se encargaba de ‘quitarse de encima’ a la gente que se atrevía a sentarse allí… Aquello llegó a ser pior que la silla eléctrica… ¡Avemaría!

Según pistas de aduana que seguí, de allí se vino a parar –como de segunda mano- a Tiquicia y jue comprada por la familia de acá…

Pa’ tranquilidá de tod@s, yo mesmo me encargué de desarmar, de volarle mazo y regalar ese asiento a una ‘chatarrera’…

Por todos los detalles descritos aquí, decidí titular este caso como el de “La Silla del Juicio Final”… ¡CASO CERRADO! (¡Ja ja ja ja ¡Ni que juera la doctora Polo!).  😉

Por ahora, le recuerdo mi consejo de siempre:

MOVAMOS LAS VÁRICES POR COSTA RICA pa’ poder seguir ECHANDO PA’LANTE hasta la próxima…

 .

GLOSARIO de esta EDICIÓN

Alentado(a): Saludable.

Asina: Así.

Agüevar: Ahuevar, cansar, entristecer.

Chatarrera: Lugar donde se compra y se vende ‘chatarra’ (metal inservible, para fundir).

Chunche: Cosa, objeto.

El otro potrero: El más allá. La muerte.

Mandárselas a abrir: Mover las piernas para irse.

Mayate: Pálido (a).

Milenta: Mil, una cantidad enorme de algo.

Patear el balde: Morirse.

Pisuicas: Diablo, demonio, diantres.

Roco, roquillo: Viejo, viejecillo.

Sacar chispa: Morir.

Sangolotear: Mover mucho.

Tequio: En Costa Rica se utiliza para calificar a una persona o animal molesto.

Tullido(a): Persona con discapacidad para caminar.

*******************

Marco Fco.´. Soto Ramirez y su personaje Ñor Antenor Agüero Ramírez

Marco Fco.´. Soto Ramirez y su personaje Ñor Antenor Agüero Ramírez

(*) Ñor Antenor Agüero Ramírez es el personaje principal de las creaciones de Marco Fco.’. Soto Ramírez (**).

ÑOR ANTENOR fue declarado “Personaje Típico Cultural del Cantón de Esparza”, el 13 de setiembre de 1989, por parte de la Asociación Cultural Cantonal Esparza (ACCES), con el aval del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, caso único en Costa Rica.

*

*      *      *

*

Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor popular Esparzano

Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor popular Esparzano

(**) El Sensei Marco Fco. Soto Ramírez nació en Esparza el 5 de julio de 1965; siendo el mayor de 4 hijos, fruto del hogar conformado por los señores Marco Tulio Rojas Soto (Tulio Soto), de grata memoria, y Elena Ramírez Vargas. Es padre de dos hijas: Indira Raquel y Kiara Verónica Rojas Benavides. Es su amada Alma Compañera: Marielena González Rojas.

Es el Presidente de la Difusora Cultural “ESPARZA MÍA…”, Fundador y Gestor de varias iniciativas en Internet.

♣ Terapeuta Holístico y REIKI Sensei (Maestro)

♣ Cultor Popular Tradicional

♣ Escritor

♣ Narrador Oral

♣ Productor Radiofónico

♣ Cantante y Compositor Musical

♣ Co-creador de nuestro Símbolos Cantonales Esparzanos: la Bandera y el Escudo

♣ Co-creador de nuestro Símbolo Provincial: la Bandera de la Provincia de Puntarenas

♣ Creador e intérprete de Ñor Antenor, Personaje Típico Cultural del Cantón de Esparza

♣ ‘Promotor de Paz’ por Costa Rica en el Proyecto ‘Puente a la Paz’ (Bridge to Peace Project) .

E-mail: proyectoesparzamia@gmail.com

 __________________

Fotomontaje: Marco Fco.·. Soto Ramírez. (Diseños Gráficos G.’.A.’.D.’.U.’. (dise.graf.GADU@gmail.com)

.

Tomado de nuestro Blog “ECHANDO PA’LANTE CON ÑOR ANTENOR”…

ENLACE: 

http://www.puntarenas.com/antenor/default.asp?id=88

.

 “El Deber se cumple sencilla y naturalmente”. -José Martí

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s