“Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?”

quien-dicen-que-soy-yo

Por: Carl Brengle Emmons Clark (*)

¿Si me sentase con vos y te preguntara sobre tu madre, y nos intercambiásemos por un par de horas, llegaría a conocerla? Asumiendo que, inclusive, entendemos bien las complejidades de conocernos a nosotros mismos, pues naturalmente que no. Pero, dejando el cinismo extremo e inútil de lado, llegaría a ciertas ideas sobre si tu madre se asemeja más a un Charles Manson o al ‘Lirio de los Valles’. Y así, a todo otro estándar dualista al cual sometemos a las personas.

Pero, supongamos que, luego, le pregunte a tu padre sobre tu madre, asumiendo que tolere mi necedad y me conceda un poco de transparencia. Claramente, dentro de pocos minutos habré considerado el hecho de que uno de los dos me ha estado mintiendo sobre ella o que quizás están un poco confundidos –o locos de atar- o tal vez la idea de la madre es, en verdad, demasiado compleja, multifacética y hermosa y profundamente inaccesible.

No obstante, si lograse mantener la calma, sin duda comenzaría a ver ciertas similitudes que reflejarían verdaderamente a una persona percibida y relatada por dos cuenta-cuentos distintos.

Digamos que, de ahí continuaría mi travesía entrevistando a la jefa de tu madre, a su vecina, a su consejero espiritual y, con cierto grado de suerte, hasta a uno de sus más deliciosos enemigos. Pues, nada más y nada menos, que todo este caldo se volvería mucho más sabroso.

¿Pero, conocería entonces a tu madre? Definitivamente, no.

A paso firme, emprendería el diálogo directo con tu madre. Nuestra plática estaría enriquecida por los nutrientes recogidos anteriormente, evitando así las “sandeces triviales como nuestros antecedentes” (PRECHTEL), las cuales tienden a amasar nuestros primeros encuentros. Inevitablemente, después de un par de horas, habré concluido que cada historia de mamá habla más del que lo cuenta que de la sujeto en cuestión.

Tu relato habla de ti, tus inseguridades, la forma en que te gusta ser chineado, lo que te emputece y más…

Es todo parte de un todo. Y es, precisamente ahí, donde me he sumergido tan profundamente y, desafortunadamente, de manera científica e histórica en la historia de Cristo, al punto donde ya no es una historia sino ciencia y esto me tiene bien mareado. 

En la medida que he comenzado a escuchar nuevas versiones/ puntos de vista/ apreciaciones/ tonos, de ninguna manera ha sido cancelada mi historia original, sino más bien ha sido enriquecida.

No hay nada más hermoso que apreciar cómo en diversas localidades geográficas, en culturas aparentemente polarizadas, en tiempos y espacios diferentes, nosotros como especie humana, curiosos, estamos continuamente regresando sobre las mismas historias, contadas de muy diversas formas.

Yo, por mi parte, nada más estoy ansioso de acelerar el proceso y escuchar lo que nunca he oído…

“El que tenga oídos, que oiga”. “El que tenga ojos, que vea”.

________________

Carlitos y su hijo (*) Carl Bengle Emmons Clark, conocido popularmente como “Carlitos“, es Profesor de Enseñanza del idioma Inglés, Visionario y Mentor en la Auténtica y Holística Academia AMERIKANOESTUDIOS, con sede en Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

IMAGEN: Blog “Dos punto Dios”. Utilizada únicamente con fines ilustrativos.

LOGO Amerikanoestudios OFICIAL

Academia AMERIKANOESTUDIOS

100 metros al Este y 50 al Norte de la Sucursal del ICE, en Esparza, Puntarenas.  Tel. 8869 0591

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s