San Jerónimo, su antiguo Puente Colgante y otros recuerdos

Puente sobre el río Barranca, San Jerónimo de Esparza. (Fuente: Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez)

Puente sobre el río Barranca, San Jerónimo de Esparza. Año 1980. (Fuente: Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez)

Serie: “Lugares del Terruño Esparzano”

Por: Marco Fco.·. Soto Ramírez (*)

San Jerónimo es el distrito 5º del cantón de Esparza, y se compone de varias comunidades: San Jerónimo, Cerrillos, Sabana Bonita, Mesetas Arriba, Mesetas Abajo y Peñas Blancas. Terruño por el cual este servidor siente un entrañable afecto, debido a que mis raíces ancestrales maternas se encuentran en esa noble región y, allí, vieron las ‘luces de la vida’ mis inspiraciones artístico culturales y este acendrado amor -que ocupa mi mente y mi corazón- para con las gentes y lugares de nuestro cantón de Esparza. Región que, además, debido a la fertilidad de sus tierras fue durante mucho tiempo considerada “el granero” productivo de nuestro cantón.

En la fotografía inicial de esta nota, observamos el viejo puente colgante sobre el río Barranca, construido durante una de las Administraciones Presidenciales del Lic. Ricardo Jiménez Oreamuno (1924-1928), que unía  a los distritos esparzanos de Macacona y San Jerónimo, fue captada por el autor de esta nota en el año 1980, cuando se dirigía a una reunión en la comunidad de Cerrillos.

.

Vista parcial del Puente Colgante de San Jeronimo, Esparza.  (Imagen: Joserick Arroyo Ledezma)

Vista parcial del Puente Colgante de San Jerónimo, Esparza. (Imagen: Joserick Arroyo Ledezma)

.

El paso del nefasto Huracán Fifí (1974)

La siguiente instantánea, nos recuerda los estragos causados por el HURACÁN FIFÍ en el citado puente colgante. Desastre natural que, en setiembre de 1974, dejó destrozos y muerte sembrados por todo Centroamérica. Los fallecidos ascendieron a más de 8 mil, otras fuentes se refieren a 12 mil.

.

Puente sobre el río Barranca, San Jerónimo, luego del paso del Huracán Fifi. Setiembre de 1974. (Fotógrafo: Sr. Lucas Madrigal Conejo. Colección privada del proyecto de Rescate y Difusión Cultural ESPARZA MÍA)

Puente sobre el río Barranca, San Jerónimo, luego del paso del Huracán Fifi. Setiembre de 1974. (Fotógrafo: Sr. Lucas Madrigal Conejo. Colección privada del proyecto de Rescate y Difusión Cultural ESPARZA MÍA)

.

En esa ocasión, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) habilitó un paso peatonal consistente en dos tabloncillos con una regla para las manos, con el fin de que las personas pudieran salir y entrar en la zona a realizar sus diligencias particulares, con sus niños de la mano -haciendo acrobacias por el vértigo que a algunos les causaba pasar por allí- y con sus productos a cuestas, con el fin de ir a venderlos y obtener el dinero necesario para lograr el sustento propio.

Días aciagos, cuyo recuerdo “hacen del Alma un puño…” a quienes los vivieron y sufrieron. Fue una época de mucha incertidumbre por la escasez de agua, debido a que el sistema de acueducto por gravedad venía desde el Alto de la Tiza, en Peñas Blancas, y estaba sostenido al puente, resultando dañado en ese período.

Recuerdo haber pasado al otro lado, con mi ‘Tata’ –Marco Tulio Soto Monge– y Jorge Eduardo “NEGRO” Mora Soto, caminando sobre ese par de tabloncillos, cuando fuimos a visitar a mi tía paterna Alicia Soto Monge y a su esposo Miguel Vélez Pozo, residentes en San Jerónimo.

.

Vecinos, entre ellos estudiantes, cruzando a pie, el puente colgante de San Jeronimo, Esparza. Atrás, observamos el autobús de José Omar

Vecinos, entre ellos estudiantes, cruzando a pie, el puente colgante de San Jeronimo, Esparza. Atrás, observamos el autobús de José Omar “MACHO” González Álvarez, que prestaba servicio entre las comunidades de ese distrito y la ciudad de Esparza. (Imagen: Joserick Arroyo Ledezma)

.

El servicio de transporte del Distrito de San Jerónimo

Me agrada sobremanera evocar recuerdos de infancia, cuando viajaba con mis padres a visitar a mis abuelos paternos, Emiliano Ramírez Rodríguez y Rosalía Vargas Villalobos, quienes vivían en Cerrillos, a 300 metros del límite jurisdiccional con  la comunidad de Peñas Blancas. Por supuesto, que mi memoria podría fallar y olvidar el nombre de algunas de las personas, en la relación de los hechos que, a continuación, realizaré.

Por ello, no siendo mi afán sentar ‘cátedra ex profeso’ en esta temática, solicito humildemente se me disculpe y, antes bien, agradecería que en el espacio para comentarios -debajo de este artículo- se sirvan expresar su aporte, en la forma de ‘refrescamiento’ de los gratísimos recuerdos sobre las incidencias de esa bella zona esparzana.

Pues bien, antes de los años 1950, la salida del distrito hacia el resto del cantón se realizaba a pie, en lomos de caballos y en carretas. En época moderna, a partir de esa década, empezaron a verse los primeros vehículos de ‘doble tracción’.

Posteriormente, pero antes de los años 1980, quienes debían viajar de la zona norte hacia la ciudad de “Esparta” (así llamada desde 1880 hasta 1974) y viceversa, debíamos aprovechar la salida -varias veces a la semana- de algunos generosos vecinos que tenían medio de transporte, casi siempre con doble tracción en las ruedas, entre ellos, vehículos tipo ‘jeep’ de las marcas Willys, Land Rover, luego, Toyota, y algunos del tipo ‘pick-up’, cuando ya el camino recibía mayor atención en cuanto a conformación y mantenimiento del mismo. Ellos salían a vender sus productos agropecuarios (frutas, frijoles, café, maíz, gallinas, reses, cerdos, etc.).

A modo de paréntesis, un “chiste” de la zona…

Por cierto, hablando de los caminos y vehículos automotores del Distrito de San Jerónimo, a modo de ‘jocoso’ paréntesis’, compartiré una anécdota de uno de los famosos personajes del lugar: don Rafael Zumbado, conocido popularmente como “ñor Zumbado”

Resulta que ñor Zumbado -por avatares del destino, por él propiciados, a pesar de su nula escolaridad-,  llegó a amasar una muy jugosa fortuna económica y territorial; habiendo sido una de las primeras personas en llegar a tener un ‘jeep’. Se dice que él mismo fue a comprar su carro a Miramar y que, sin saber conducirlo, previas breves instrucciones, se lo trajo hasta su finca, siguiendo el viejo camino de Miramar-Ojochal-Sabana Bonita. Hasta dicen las ‘malas lenguas’ que con su ‘jeep’ hizo la primera reparación de dicha vía, al quitar violentamente -con el bumper- las piedras que le estorbaron en su intrépido primer viaje… ¿Cómo hizo para llegar hasta su casa? Ello es todo un misterio y sería merecedor de otra nota…

 Pues, habiendo comprobado que ‘manejar un carro’ en los caminos de aquella zona “no era comida de trompudos”, se dio a la tarea de contratar -en calidad de ‘mandadero’- al joven Miguel Segura, quien sí era chofer.

Y uno de tantos días y viajes después, con el dictado de la lista de artículos y productos a comprar en Esparza y Miramar, ñor Zumbado le entregó las llaves a su trabajador y, éste se enrumbó a la Ciudad Primada del Espíritu Santo…

Una vez que Miguel Segura hubo realizado las compras allí, se dirigió a Miramar de Montes de Oro -antigua ciudad de “Los Quemados”, como solían llamarle nuestros antepasados-, a realizar los últimos encargos.

¡Ah! Olvidaba mencionar que el día anterior, había acariciado los montes y caminos de la zona un largo y torrencial aguacero.

Al llegar a la finca, por el citado camino Miramar-Ojochal-Sabana Bonita, ñor Zumbado le preguntó a Segura:

“-Y ¿diay, hombré? ¿Cómo te jué con los mandaos?

“-Pues, gracias a Tatica Dios, muy bien. Toditos los encargos logré traérselos…

“-Y, mirá… Veo que me trés muy embarrialao el ‘yipe’… Mmmm… ¡No jodás! A yo me parece que no te jue muy bien en el camino…”

A lo cual, Segura, supo defenderse, hablando sinceramente:

“-Pues, viera que no, ñor Zumbao… De aquí pa’ Esparta, como es de bajada y el caminillo no está tan pior, llevé el ‘yipe’ poco a poco, sin ningún problema.

“Pero, ¿ha de creer que por el camino de Miramar p’acá, áhi sí…? La cosa se me puso medio espesa, con un barrialón que siempre ha jodido, allí por ‘onde vive mi tío Marcelón… Pero, como yo soy un chofer de ‘esperencia’, me paré, le metí la “chancha” (así se le dice en Costa Rica a la “doble tracción”), me volví a enjorquetar, le arrempujé la pata al acelerador,  y -a brincos y a saltos, como el sapo- logré salir sin ningún problema…”

Y aquel viejo se puso -primero- pálido, pálido como un papel… Y después, estirándose cuán grande era, se puso rojo como un tomate remaduro y -eufemismos aparte- le gritó a Segura:

“-¡¡¡Pero, pedazo de hijueputa muchacho!!!  ¡¡¡¿Cuántas veces querés que te diga que no me metás animales dentro del carro?!!! ¡¡¡¿¿No ves que me lo vas a hacer mierda???!!!!”

Los transportistas de antaño

Recuerdo a apreciadas personas con vehículos, con quienes viajaba mi familia, tales como los hermanos González Solano -Omar, Hugo y Jorge-, de Peñas Blancas; a Marcos “MACO” González Saborío, José Ángel “CHANGO” Álvarez Rodríguez, Guillermo “YEMO” González Arroyo. Posteriormente, a Gerardo González Álvarez y José Omar “MACHO” González Álvarez, quien desde hace varias décadas se  dedicó -más como ‘apostolado’, que como negocio- al transporte de Estudiantes, titánico esfuerzo que ha ayudó a muchísimos jóvenes de esta zona a convertirse en profesionales que han sabido motivarse -en medio de tantísima dificultad- en sus loables logros académicos. Actualmente, quien atiende dicha ruta de transporte estudiantil es uno de sus hermanos menores: Mauricio González Álvarez.

En determinado momento, a principio de la década de 1980, y durante varios años, apareció en esa zona norte del Distrito de San Jerónimo de Esparza, el recordado Marvin “CHOMPIPE” Vargas Benavides, quien empezó a  prestar servicio de transporte general de pasajeros. Posteriormente, abandonó esa ruta, para dedicarse como pionero a la apertura de la ruta de “chivillas” (microbuses) Esparza-Puntarenas.

Fue a partir de entonces, cuando José Omar “MACHO” González Álvarez se dedicó temporalmente al transporte general con la “chivilla” de la imagen anterior. En ella, vemos, cruzando a pie el antiguo Puente Colgante a sus pasajeros. Esta maniobra debía realizarse por la seguridad de sus usuarios, estudiantes y vecinos de ese Distrito.

A principios de la década de los años 2000, gracias a la intervención del entonces diputado Mario Álvarez González, nativo de Cerrillos, se realizó el asfaltado del camino desde Macacona hasta unos 400 metros antes del Salón Comunal de esa población. Ello, permitió una ‘relativa’ fluidez en la vía de acceso, por cuanto siempre se vio perturbada por el deplorable estado de su puente colgante, hasta que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), a través de la Comisión Nacional de Vialidad (CONAVI), se ‘apiadó’ de los habitantes de la zona.

Sin embargo, esta región ha sido condenada al abandono gubernamental (que NO politiquero-electoral), debido a la condición muy particular de que su vía de acceso está catalogada como “ruta nacional”, por ello, la Municipalidad de Esparza tiene el impedimento legal de destinar fondos en el mantenimiento de tal camino. Por otra parte, tampoco se ha visto el deseo de cambiarle el referido “estatus vial”, por parte de ningún funcionario público de turno.

¡Ah! Y a la inexistencia de políticas económicas que incentiven la producción agropecuaria -y, mucho menos el desarrollo comunal de las zonas rurales- durante las últimas administraciones nacionales de claro corte neoliberal, “para mayor INRI” (al decir de los españoles) debemos agregar el agravante de una problemática de deslizamiento que se ha venido presentando, desde hace varias décadas, en terrenos de la zona alta de Peñas Blancas.

“Tras de cuernos, palos…”,

“Ya éramos muchos y, de repente, se le ocurre parir a la abuela…”

-rezan aquellos tristes adagios populares…

Pero, no todo ha sido aciago, oscuro y triste… En esa maravillosa ‘tierra de titanes’ persisten en su empeño por el desarrollo comunal buena parte de sus habitantes. Por ejemplo, existe un Banco Comunal en Cerrillos de Esparza, acerca del cual el amable lector(a) puede enterarse leyendo el artículo titulado “BANCOMUNAL CERRIBAN S. A.: Empresa de Crédito Comunal de Cerrillos de Esparza”, en el siguiente enlace: http://wp.me/p1jlVc-1Ih .

.

El “nuevo” y “provisional” Puente -mientras tanto… se queda así…-

Desde hace alrededor de cinco años, los habitantes del Distrito Quinto de Esparza se han beneficiado con la instalación de un puente tipo Bailey sobre el cauce del río Barranca, luego de que el antiguo Puente Colgante presentara tal deterioro que obligó a las autoridades de CONAVI a clausurarlo para evitar desgracias.

Si desean conocer detalles acerca de ese tipo de estructura, diseñado originalmente por el inglés Donald Bailey para el “uso militar” durante la Segunda Guerra Mundial, pueden consultar Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Puente_Bailey).

.

Puente tipo

Puente tipo “Bailey” (provisional) sobre el río Barranca, San Jerónimo de Esparza. (Fuente: Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez)

.

Puente tipo

Puente tipo “Bailey” (provisional) sobre el río Barranca, San Jerónimo de Esparza. (Fuente: Marco Fco.·. Soto Ramírez)

.

Homenaje

Valga esta ocasión para ofrendar, por medio de este artículo, un merecido y sincero tributo a todas esas personas pioneras del desarrollo integral, valerosos ‘guerreros’ de esa maravillosa zona esparzana que vio nacer a mis queridos ancestros y a mi inspiración artístico cultural, cuyos descendientes aún persisten en su empeño de verla florecer una vez más, con mayor ímpetu.

_____________________

Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez, Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

Sensei Marco Fco.·. Soto Ramírez, Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

.

(*) Marco Fco.·. Soto Ramírez, Cultor Popular Esparzano desde 1977, Fundador y Administrador del Blog “ESPARZA MÍA…” y de otras iniciativas en la Red, correspondientes al Proyecto de Investigación, Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”, de la cual es Director; Terapeuta Holístico y REIKI Master; Narrador Oral; Cantante y Compositor Musical; Co-creador de nuestro Símbolos Cantonales Esparzanos: la Bandera y el Escudo; Co-creador de nuestro Símbolo Provincial: la Bandera de la Provincia de Puntarenas; Creador e intérprete de Ñor Antenor, Personaje Típico Cultural del Cantón de Esparza; primer designado como ‘Promotor de Paz’ por Costa Rica en el Proyecto ‘Puente a la Paz’ (Bridge to Peace Project).

.

IMÁGENES: 

Marco Fco.·. Soto Ramírez, Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

Sr. Joserick Arroyo Ledezma, colaborador gráfico de nuestro proyecto.

Anuncios

3 pensamientos en “San Jerónimo, su antiguo Puente Colgante y otros recuerdos

  1. Muy lindos recuerdos de esa zona y del viejo puente de hamaca, lo recorri la primera vez como a los 8 años. Ocasionalmente visito las pozas que se forman bajo el puente para disfrutrar de las aún limpias aguas del Barranca.

  2. Mis abuelos paternos(Ernesto Fennell Chamber y Elena Chavarría) se casaron y procrearon sus primeros hijos en San Jerónimo, a principios del siglo XX. Sabemos que construyó en esa zona viviendas con estilo caribeño (él era jamaiquino). Me gustaría saber algo sobre este tema. Gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s