Don BENEDICTO SANCHO: Devoto Hijo, Esposo y Padre, Valiente Trabajador

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS, caballero a carta cabal, excepcional hijo, esposo, padre, abuelo y amigo.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS, caballero a carta cabal, excepcional hijo, esposo, padre, abuelo y amigo.

 Serie: Personajes del Terruño Esparzano  

Por:  Marco Fco.’. Soto Ramírez,

Director del Blog “ESPARZA MÍA…”

Don Luis Francisco Benedicto Sancho Vindas nació en Atenas el 4 de octubre de 1916, fue hijo de los atenienses don Juan Sancho Vindas y doña Dorila Vindas Alpízar.

Fueron sus abuelos paternos: Andrés Sancho (herediano) y Juana Arias Quesada (desamparadeña), y sus abuelos maternos: Rudecindo Vindas Morales (josefino) y de Domitila Alpizar Espinoza (ateniense). Fue bisnieto de Ramona Sancho (herediana), Josefa Gordiana Arias Quesada (desamparadeña); así como de Roque Vindas Segura y Anna María Morales (josefinos) y de Remigio Alpizar Peraza (josefino) y de Josefa Espinoza (alajuelense).

Llegó a Esparza cuando contaba con 7 años y, de inmediato, la adoptó como si de su tierra natal se tratase: un lugar que amó hasta el último día de su vida y donde reposa en el sueño eterno…

Cursó estudios en la Escuela de Esparza, donde obtuvo el sexto grado, con la ilusión de dirigirse al Instituto de Alajuela, pero el destino le tenía otra misión… Su padre murió y tuvo que ayudarle a su mamá a sacar adelante a sus hermanos menores. 

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, 15 días antes del nacimiento de LILIANA, autora de esta publicación.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, 15 días antes del nacimiento de LILIANA, autora de esta publicación.

.

En Esparza, conoció a SARA ARGUEDAS MORAGA, hija de Manuel Arguedas Arancibia y Angélica Moraga Calvo, amigos desde la infancia. Se enamoraron y se casaron el 27 de marzo de 1941.

Don MANUEL ARGUEDAS ARANCIBIA era descendiente directo del General JOSÉ IGNACIO ARANCIBIA LAGOS, Héroe de la Campaña Nacional contra los Filibusteros (1856), propietario de la famosa Hacienda La Pastora (del Barrio Los Mangos de Esparza), natural de la región de Bio Bio, Chile, y mártir que perdiera su vida junto a la del ex Presidente de la República JUAN RAFAEL MORA PORRAS, conocido como ‘JUANITO MORA’, ambos fusilados en la Plaza del Jobo, en Puntarenas, el 30 de setiembre de 1860.

Don Benedicto trabajó muchos años con la Empresa Constructora de Rafael Herrera (FELUCO) y, en sus últimos años, en Fertilizantes de Centroamérica (FERTICA).

Siempre se caracterizó por ser una persona de trato cálido, muy recta, con grandes valores. Amigo de todos, siempre estaba dispuesto a tender la mano a los que le necesitaban.

Tanto en Esparza, como en FERTICA, le decían “EL SALVAJE”, porque nunca se agachaba para el trabajo, aunque estuviese enfermo.

Don Benedicto Sancho Vindas falleció en Heredia, el 27 de octubre 1996 y, desde ese cielo inmenso tan perfecto, junto al Creador, siempre vela por su Familia. Día a día, año tras año, la huella de su amor sigue creciendo…

* * *

A MI PADRE, BENEDICTO SANCHO

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS en un collage de imágenes que abarca desde su juventud hasta su madurez.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS en un collage de imágenes que abarca desde su juventud hasta su madurez.

Por: Ana Sancho Arguedas (*)

Mi Quijote de la Mancha, eso fuiste para mí. Caballero de brillante armadura, que despertó desde niña mis ansias de lectura, de soñar, ese deseo incontenible por vivir aventuras ajenas, llenas de hadas, príncipes, duendes y ogros. Siempre, desde niña, llenaste de amor y de ilusiones cada uno de mis días.

Tus compañeros de labores te decían cariñosamente ‘El Salvaje’, porque siempre estabas pronto al trabajo, dando más del 100%, aun cuando tus fuerzas se hallaban agotadas. ‘Salvaje’ -pienso yo-, llamado así por la vida, por saber enfrentarla, cara a cara, desde niño, partiéndote el lomo sin quejarte, por buscar tu propio lugar en la vida, en este Universo infinito…

Es así, como la vida te llamó a gritos cuando aún jugabas con ‘trompos’ y ‘bolinchas’ en los polvorientos caminos de Esparza, allá por el Barrio Los Mangos. Empezando tu adolescencia, tuviste que empezar a hacer tuyo el primer papel que el destino puso en tus manos: ser el hombre de la casa y ayudar a mantener a tu familia, a tu madre y hermanos, cuando Dios recogió a tan temprana edad a tu padre. Atrás quedaron las ilusiones de ser Bachiller en el Instituto de Alajuela. Solamente la fuerza del amor te pudo a dar el valor para ser en un hijo tan especial, un hermano tan querido, un esposo muy amoroso y un padre maravilloso.

Ha pasado mucho tiempo desde que te fuiste, a vivir una nueva vida, y las lágrimas me brotan tan sólo al recordarte y, contemplándome por encima de mi hombro, siento tu mano resbalar sobre mi cabeza, como el suave aleteo de un ave surcando el cielo… Y escucho tu voz que me dice al oído:

“-Pará ya las lágrimas, vive tu vida, no nos hemos separado, tú eres parte de mí y yo de ti por toda la eternidad….”

Al igual que don Quijote, hiciste tu propio camino en la vida, hiciste camino al andar, dejaste tu huella por los lugares que recorriste, tu vida valió la pena y aún los que no te conocieron te quieren porque tú sigues vivo en ellos… Hoy eres mi estrella en el firmamento, mi pedacito de Dios aquí en la Tierra…

Herencia de amor fue tu regalo y tu vida, papito, y gracias a ti y a todos tus recuerdos, hoy, años después de tu muerte, todavía sigo rebuscando en el pasado, en documentos viejos y manchados por el hollín de los años, con el propósito de encontrar a todos tus antepasados. Ése es mi homenaje hacia ti, hacia todas tus enseñanzas y porque siempre metiste en mi corazón las siguientes palabras:

“-No se le olvide de dónde venimos, m’hijita, siempre recuerde a los que quedaron atrás”.

Hoy estarías feliz de leer todo lo que he encontrado. Ni te imaginarías hasta dónde he llegado y ese será mi granito de arena para los que vengan detrás de mí, para mis hijos y nietos. Gracias por todos los recuerdos que dejaste en mi mente y en ese pequeño diario a medio terminar que dejaste en Esparza, gracias a ellos logré hacer la conexión con todo tu pasado y todas las anteriores generaciones que se conectaran para que vieras la luz de la vida ese 4 de octubre de 1916.

.

 *** GALERÍA FOTOGRÁFICA ***

 

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su afable sonrisa. Fue un conversador muy ameno, respetuoso, y correcto en su hablar.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su afable sonrisa. Fue un conversador muy ameno, respetuoso, y correcto en su hablar.

.

 

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su inseparable y amada esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su inseparable y amada esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA.

.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de maquinaria pesada.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de maquinaria pesada.

.

Recuerdos muy emotivos, se agolpan en la mente de LILIANA SANCHO, al releer esta carta que le enviara hasta Heredia, escrita por su señor padre, don BENEDICTO SANCHO, a principios de la década de los años 1970, donde le contaba algunas incidencias de nuestra querida ESPARTA.

Recuerdos muy emotivos, se agolpan en la mente de LILIANA SANCHO, al releer esta carta que le enviara hasta Heredia, escrita por su señor padre, don BENEDICTO SANCHO, a principios de la década de los años 1970, donde le contaba algunas incidencias de nuestra querida ESPARTA.

.

 

LILIANA SANCHO ARGUEDAS, autora de esta publicación, en compañía de sus padres, don BENEDICTO y doña SARITA.

LILIANA SANCHO ARGUEDAS, autora de esta publicación, en compañía de sus padres, don BENEDICTO y doña SARITA.

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS amaba la producción agrícola. En sus ratos libres, solía darle mantenimiento a su terreno de Esparza, donde -además de su casa de habitación-, tenía sembrados árboles frutales y maderables, y cultivaba, entre otros productos de temporada, yuca, tiquisque, ñame, maíz y frijoles, como en este caso, que fue sorprendido mientras sembraba semilla de frijol con 'espeque' (palo para hacer agujeros en el suelo e introducir 3 ó 4 semillas).

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS amaba la producción agrícola. En sus ratos libres, solía darle mantenimiento a su terreno de Esparza, donde -además de su casa de habitación-, tenía sembrados árboles frutales y maderables, y cultivaba, entre otros productos de temporada, yuca, tiquisque, ñame, maíz y frijoles, como en este caso, que fue sorprendido mientras sembraba semilla de frijol con ‘espeque’ (palo para hacer agujeros en el suelo e introducir 3 ó 4 semillas).

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de grúas en la empresa nacional FERTICA.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de grúas en la empresa nacional FERTICA.

.

Imagen de la terrible tragedia de la Angostura, Puntarenas, acaecida el 13 setiembre 1975. Al fondo se observa la grúa de la empresa FERTICA, operada por el esparzano don BENEDICTO SANCHO, cuando trataban de sacar el autobús del Estero. Don BENEDICTO contaba que él sufrió mucho cuando por fin sacaron el bus y vio cómo había personas ahogadas y prensadas en las ventanas, quienes, lamentablemente. no pudieron escapar del fatal accidente.

Imagen de la terrible tragedia de la Angostura, Puntarenas, acaecida el 13 setiembre 1975. Al fondo se observa la grúa de la empresa FERTICA, operada por el esparzano don BENEDICTO SANCHO, cuando trataban de sacar el autobús del Estero. Don BENEDICTO contaba que él sufrió mucho cuando por fin sacaron el bus y vio cómo había personas ahogadas y prensadas en las ventanas, quienes, lamentablemente. no pudieron escapar del fatal accidente.

.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, sus hijos y una pariente durante una reunión familiar.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, sus hijos, amigos y una pariente durante una reunión familiar.

.

El Libro de Bautismos de la Parroquia de Atenas, conserva los datos de nacimiento y sacramentales de don BENEDICTO SANCHO VINDAS.

El Libro de Bautismos de la Parroquia de Atenas, conserva los datos de nacimiento y sacramentales de don BENEDICTO SANCHO VINDAS.

.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

.

En su mocedad, vemos a doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO.

En su mocedad, vemos a doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO.

.

Doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO, muy pronto cumplirá 99 años.

Doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO, muy pronto cumplirá 99 años.

.

Doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, viuda del recordado BENEDICTO SANCHO VINDAS, aparece en esta imagen, acompañada por sus hijos: Flor, Carmen, Aury, Lily, Maria Elena, Cristina, mami y Juan (fallecido el el 2010).

Doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, viuda del recordado BENEDICTO SANCHO VINDAS, aparece en esta imagen, acompañada por sus hijos: Flor, Carmen, Aury, Lily, Maria Elena, Cristina y Juan (fallecido en 2010).

.

LILIANA SANCHO ARGUEDAS, quien nos obsequió valiosos recuerdos familiares.

La señora ANA SANCHO ARGUEDAS, quien nos obsequió valiosos recuerdos familiares.

.

 

____________________________

Sra. Ana Sancho Arguedas(*) La Sra. Ana Sancho Arguedas, es nativa de Esparza. Dedica su tiempo libre a la investigación y recopilación de temas históricos, formales o tradicionales, así como a la recopilación de antiguos documentos y fotografías, las cuales comparte con sus amigos y contactos de redes sociales.

.

IMÁGENES: Cortesía de la autora.

RESTAURACIÓN FOTOGRÁFICA y REDACCIÓN de los COMENTARIOS al PIE de las IMÁGENES: Marco Fco.’. Soto Ramírez, Director del Proyecto de Investigación, Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

Anuncios

El importante Legado Histórico de TARDES ESPARZANAS como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA

El Templo Parroquial es el principal icono arquitectónico de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza. (Imagen: Reiner Alpízar Ovares).

El Templo Parroquial es el principal icono arquitectónico de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza. (Imagen: Reiner Alpízar Ovares).

.

Importancia Histórica en el Legado Musical contenido en “TARDES ESPARZANAS” como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA y su pertinencia en la Cultura Cantonal

  .

He aquí, el texto de la Ponencia de la Investigación presentada ante el Honorable CONCEJO MUNICIPAL DE ESPARZA, a las 06 horas del 18 de noviembre de 2015.

A raíz de esta ponencia, el Honorable Concejo Municipal de Esparza, según Acta N° 53 de Sesión Extraordinaria, Artículo I, inciso 1, celebrada el 18 de noviembre de 2015, tomó el ACUERDO DEFINITIVAMENTE APROBADO POR UNANIMIDAD de brindar OFICIALIDAD al pasillo “TARDES ESPARZANAS” como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, ordenando la publicación del Aviso correspondiente, el cual salió publicado en el Alcance N° 116 del Diario Oficial La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015, actuando en coherencia con el Acuerdo tomado hacía 17 años por ese Concejo, según Acuerdo de Sesión Ordinaria N° 35 del 28 de noviembre de 1998.

.

Por: Lic. Jonatán González Díaz, Educador Musical (*)

INTRODUCCIÓN

En el presente documento, se pretende fundamentar conceptual e históricamente la pertinencia del pasillo vocal “Tardes Esparzanas” del compositor Maestro Octaviano Solano Parra como Himno del Cantón, según se le declaró por parte del honorable Concejo Municipal del Cantón de Esparza en Sesión Ordinaria Número 35 del 28 de noviembre de 1998.

Se presentarán datos históricos que aclaran que el ritmo de pasillo es una manifestación musical idónea para constituir un himno y se justificará la relevancia histórica del autor y la obra, para que no existan dudas acerca de su intención composicional, debido a que la misma, en un inicio, pretendía hacer loa a la belleza del cantón y la alegría de vivir en él.

De igual manera, se definirán conceptos claros de lo que constituye un himno, el folklore y el pasillo. De éste último ritmo, podrá determinarse su origen y llegada al país, la cual establece un pormenor muy importante en la historia musical de Costa Rica, gracias a Esparza y su puerto en Caldera.

La obra de Solano Parra tiene la particularidad de unir a quienes la escuchan en un sentimiento de pertenencia y arraigo y hoy día es conocida nacional e internacionalmente como emblema esparzano. De tal manera, que este documento podría servir como apoyo para estudiar tanto el legado de Solano Parra como compositor y educador musical, así como la importancia del pasillo en la cultura musical esparzana.

EL HIMNO Y SUS DIFERENTES MANIFESTACIONES

La Real Academia de La Lengua Española define Himno como:

“Composición musical emblemática de una colectividad, que la identifica y que une entre sí a quienes la interpretan” http://buscon.rae.es (2015).

Nótese que esta definición fundamental no supedita la composición de un himno a un ritmo o forma musical determinado o reglamentario. Pensar que para que un himno lo sea en toda norma debe componerse únicamente en una marcha militar o heroica, sería un error tan grave como demeritar cualquier otra forma musical ligada a una población específica por su procedencia.

La variedad de himnos en el mundo es tan rica como las culturas mismas, pues existen ejemplos de himnos como el de la República del Japón o el israelí que son melodías y ritmos correspondientes con su propio folklore o religión, así como otros himnos de naciones africanas y afroantillanas que aluden a sus manifestaciones rítmicas e instrumentos autóctonos.

Si bien es cierto que en algunos países europeos se popularizó la marcha como forma predilecta para la composición de himnos, podemos encontrar contrastes, pues no es igual la marcha española (más relacionada con el ‘pasodoble’) a las marchas antiguas alemanas, las cuales son de ‘aire marcial’; por ejemplo, lo dicho por Alfaro, (2015), en una entrevista brindada al sustentante para la presente investigación, en la que comenta que:

“El Himno Nacional de Costa Rica, es claramente influenciado por las marchas prusianas”.

Y continúa aportando que:

“…actualmente, el himno alemán es más parecido a un canto épico solemne que a una animada marcha militar como la heredada a Costa Rica”.

Morera, (2015), dice en una entrevista concedida al sustentante que:

“…debido a que América fue poblada por los europeos, no era ilógico que los himnos nacionales se influenciaran por esto; sin embargo, algunos pueblos latinoamericanos, en los últimos años y siguiendo una tendencia mundial, han elegido ritmos más cercanos a las mezclas de sus culturas, como en el caso de los pasillos, corridos y valses. De modo tal que cada pueblo puede elegir si aquel canto que le unirá en un solo sentimiento, provendrá de folklores extranjeros o mejor aún, del suyo propio”.

Es decir que, según los expertos consultados, no debería ser una imposición la utilización de la marcha militar como única posibilidad composicional para los himnos, sino que cada pueblo está en la libertad de considerar su propia raíz y legado musical para componer sus cantos simbólicos; es, en su lugar, la respuesta más conveniente con el rescate de su identidad folklórica.

La palabra ‘folklore’ nació en el siglo XVII, acuñada por el arqueólogo británico William John Thoms, dedicado a guardar cosas antiguas. Cierto día, se le ocurrió que debía existir una palabra para todo aquello que los pueblos transmitían a través de los tiempos, e hizo la unión de dos vocablos: “folk”: pueblo y “lore”: sabiduría. Resulta pues que folklore es “la sabiduría o el saber de un pueblo”. Así que tomar un pasillo como himno esparzano es un motivo de orgullo y evocación de lo propio y criollo.

EL PASILLO COMO LEGADO LATINOAMERICANO Y SU INGRESO AL PAÍS

El ‘pasillo’ es un género musical urbano que se deriva del vals europeo y fue traído al país, junto al ‘tamborito chiricano’, por inmigrantes colombianos (o panameños), en la última década del Siglo XIX, ingresando por el puerto de La Caldera, nada menos que por la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza, según lo aclara Baltodano, (2006), citado por García, (2013), quien señala que:

“Los primeros habitantes de Puntarenas procedían de tres familias colombianas. Estas primeramente llegaron a Tivives, cerca del lugar que Juan de Caballón, conquistador protagónico de la segunda etapa de la conquista de nuestro país, bautizó Como Punta Landecho (hoy Puerto Caldera), donde permanecieron un tiempo. Tras conocer la lengua de arena, decidieron establecerse allí. Lo cierto es que provenían de Chiriquí, recuerde que, como antiguamente el territorio panameño pertenecía al Virreinato de Nueva Granada, con sede en Colombia y después de la emancipación de 1821, a la República de la Gran Colombia, tal situación provocó ese malentendido” (García, 2013, p. 25).

Por este motivo, la Historia Musical Costarricense debe al ‘cantón garrobero’ el ingreso de dichos ritmos por esa puerta que significó el ahora puerto del distrito sexto. Es decir, no existe musicalmente un ritmo más característico históricamente de Esparza que el pasillo, debido a que las primeras canciones escuchadas en dicho género debieron haberse compuesto y cantado aquí, ya tal vez olvidadas en el viento de las colinas de Artieda o en las brisas de las playas de Tivives.

Fue pues, a partir del cuatricentenario cantón que se extendió hacia otras regiones del país, tanto hacia Guanacaste, por la vía marítima, como hacia el sur, según narra Villalobos, (2013), citado por Solera, (2015), mencionando que:

«…en Jacó, los instrumentos musicales con que se amenizaban las fiestas y bailes era, el acordeón, y la tambora. También se utilizaba la caja» (p.41). En cuanto a los ritmos mencionó que los «más populares eran la cumbia, el punto panameño y el pasillo. Los dos primeros se bailaban en círculo y el último en pareja» (Villalobos, 2013, p. 41)

Actualmente, el pasillo se caracteriza por el acompañamiento de guitarras y requinto, aunque también son populares versiones instrumentales para piano, bandas de conciertos, estudiantinas y orquestas. El pasillo tradicional es, en esencia, un poema de amor musicalizado, cuyos textos están influenciados por la poesía modernista, una corriente literaria que tuvo su apogeo en Latinoamérica con los poetas de la “Generación Decapitada” en la década de 1910.

Según la entrevista a Morera, (2015):

“…desde una perspectiva difusionista, la versión más aceptada es la que asume que el pasillo se deriva del vals europeo, la música popular de la clase dominante, que fue introducido al actual territorio costarricense y ecuatoriano desde Colombia y Venezuela; Sin embargo, hay ritmos similares al pasillo desde México hasta Chile, lo que lo ha colocado en el folklore latinoamericano, de manera bastante reciente, es decir, hace menos de siglo y medio”.

Ecuador fue parte del Virreinato de Nueva Granada durante una parte del período colonial, y de la Gran Colombia (1822-1830) después de su independencia. Como lo anota Portaccio, (1994):

“Es lógico asumir que la gente de Ecuador, Colombia y Venezuela escuchaban pasillos que con el tiempo fueron cambiando su fisonomía al ser influenciados por las músicas regionales e idiosincrasias de sus gentes. Es así como el pasillo colombiano recibe la influencia del bambuco, mientras que el pasillo venezolano del joropo. Al aclimatarse en tierras ecuatorianas, el pasillo es influenciado por el sanjuanito y el yaraví, adquiriendo un tempo más lento que el de los pasillos colombianos y venezolanos” Portaccio, 199, V .2 P. 136.

Lo que deja claro que en cada territorio pueden encontrarse variaciones del pasillo, según aquellos ritmos y costumbres que le contacten en sus migraciones, diferenciando sus usos, velocidades y aplicaciones composicionales.

El pasillo no es exclusivo del Ecuador, donde es considerado ‘símbolo nacional’. Existen pasillos con similares características rítmicas y melódicas en Colombia y en Costa Rica. Sin embargo, a diferencia del pasillo ecuatoriano, los pasillos colombianos y costarricenses no son considerados símbolos nacionales, pues su popularidad se circunscribe a una región geográfica específica: la región andina en el caso de Colombia y la zona pacífica central, junto a la chorotega, en el caso de Costa Rica. Esta relación tan directa entre Puntarenas y Guanacaste se vio facilitada por el cabotaje, lo que podía acercar muchísimo sus músicas y siendo que los ritmos del pasillo, tamborito chiricano y el punto panameño entraron por Esparza y Puntarenas, Guanacaste lo recibiera por ese medio marítimo.

Solera, (2015) escribe que en Puntarenas:

“Armando Rodríguez decía que en las celebraciones del 15 de septiembre se solía interpretar, entre otros ritmos, los pasillos guanacastecos.”

Y deduce Solera:

“…aquí es conveniente recordar que el pasillo es un ritmo de origen ecuatoriano-colombiano, por lo que seguramente su vía de ingreso a Costa Rica fue por medio de la migración chiricana”.

Es posible, pues, que en ese ir y venir del pasillo entre Puntarenas y Guanacaste, se creara una confusión sobre su verdadero origen y esto, lejos de perjudicar al desarrollo musical del ritmo, lo enriqueciera en sus dos manifestaciones, las cuales se puntualizan más adelante.

EL PASILLO EN COSTA RICA Y SUS VARIANTES SOCIALES

Históricamente, el pasillo ha desempeñado varias funciones en la vida sociocultural de los costarricenses. En sus orígenes, fue uno de los géneros musicales populares ejecutados por las bandas militares en las ya disminuidas ‘retretas’ de los jueves y domingos. En la primera mitad del siglo XX, fue un baile popular, así como también uno de los géneros de ‘música de salón’ que se acostumbraba escuchar al piano y en conjuntos de cámara en las casas de la aristocracia criolla. Desde principios del siglo XX, el pasillo se vuelve una canción cuyos textos cantan, principalmente, a los amores frustrados, al despecho o a la ausencia de la mujer amada. Debido a que la mayor parte de los textos reflejan sentimientos de pérdida, desesperación y nostalgia por tiempos pasados, académicos han llamado al pasillo ‘la canción de la nostalgia’.

Según la entrevista brindada al sustentante por Calderón, (2015):

“…cabe indicar que el pasillo, desde sus orígenes, se divide en dos estilos bien marcados en nuestro país al igual que en toda Latinoamérica”.

Y señala los siguientes estilos de pasillos:

EL PASILLO VOCAL

La música del ‘pasillo vocal’ tiene como particularidad el ser más lento y con predominancia de melodías cantables (que facilitan el canto) y con una primera parte en tonalidad menor, la cual modula, en la segunda parte, a la misma tonalidad en modo mayor. En los textos de este tipo de pasillo, se expresa admiración por los paisajes nacionales, así como por la belleza de sus mujeres y valentía de sus hombres. Estos pasillos, en honor a una ciudad o a una provincia, son, en muchos casos, más apropiados y utilizados como himnos. Tal es el caso de los pasillos “Tardes Espartanas”, el “Himno del cantón de Palmares”, y “Tardes Josefinas”. El pasillo vocal, por lo general, no se baila, pues desde su concepción es para ser cantado y escuchado con atención.

EL PASILLO INSTRUMENTAL

Este pasillo tiene como particularidad musical ser mucho más rápido y alegre que el vocal, con melodías que permiten a los ejecutantes y bailarines demostrar su virtuosismo. Carecen de letra en casi su totalidad y es el ritmo ideal para el baile. En nuestro país es conocido mayormente como ‘pasillo guanacasteco’.

Don OCTAVIANO SOLANO PARRA, compositor de "TARDES ESPARZANAS", HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA.

Don OCTAVIANO SOLANO PARRA, compositor de “TARDES ESPARZANAS”, HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA.

 

EL MAESTRO OCTAVIANO SOLANO PARRA Y SU APORTE A LA EDUCACIÓN Y LA MÚSICA ESPARZANA

Según las investigaciones del Maestro Marco Francisco Soto Ramírez, quien durante muchos años se ha destacado como recopilador de la cultura esparzana y también como artista en la canción de propia autoría y el teatro esparzano, en su Blog “ESPARZA MÍA” (ubicable mediante el enlacewww.marcosoto34.wordpress.com), dedicado a las personas y costumbres cantonales, recoge que: el Prof. Octaviano Solano Parra nació en el cantón de San Mateo, el 7 de octubre de 1915, hijo de Gonzalo Solano Barboza y María Parra Calderón. Desde los diez años inició sus estudios musicales con el maestro José Villalobos, Director de la Escuela de Música de ese cantón alajuelense, con quien aprendió a tocar clarinete, saxofón y trompeta. Luego, continuó sus estudios superiores en el Conservatorio Musical de San José, graduándose como docente de música.

Laboró en la profesión de la educación musical desde 1939, iniciando en la Escuela “Tobías Guzmán” de San Mateo, continuando en otras como la Escuela “Primo Vargas” de Orotina, la Escuela “Juan Chaves” de San Carlos y en un Colegio administrado por religiosas. En 1952, se trasladó a Esparza, para trabajar en la Escuela “Arturo Torres Martínez” y en el Liceo “José Martí”, Puntarenas.

Luego de su jubilación, en 1959, se hizo cargo de la dirección de la Banda y de la Escuela Municipal de Música de Esparza, al tiempo que enseñaba música ‘ad honorem’ en varios centros educativos, por amor a la docencia. También se destacó como Maestro de Capilla en la Parroquia de Esparza. Su Orquesta RIDELPA MUSICAL (Ritmos del Pacífico), que interpretaba música popular, aún es recordada con admiración.

En 1974, se mudó a la Urbanización del INVU Las Cañas, Alajuela, donde continuó con su carrera educativa a favor de distintas escuelas: “Bernardo Soto”, “El Pacto del Jocote”, “Miguel Obregón”, “David González”, “El Coco”, entre otras.

Compuso gran cantidad de obras musicales, entre ellas, muchos himnos escolares, canciones populares y folklóricas, parranderas para cimarrona, obras para banda y música religiosa. Falleció en San José el 4 de enero de 1990.

Marco Fco. Soto escribe así de “don Tavo”, como se le llamaba con cariño:

“Don Octaviano Solano Parra, confeso enamorado de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza, donde vivió por muchos años, quiso que sus restos mortales descansaran aquí, tal como reza su pasillo “Tardes Esparzanas”, compuesto en la década de los años 1960, aproximadamente, el cual se convirtió en Himno del Cantón de Esparza, en noviembre de 1998:

“Si es en tu suelo donde se encuentra calma,

será en tu suelo donde siempre he de vivir”.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

El Himno del Cantón de Esparza“Tardes Esparzanas” es una obra musical cargada de sentimiento, de amor y de respeto hacia Esparza, y todo aquel hijo o hija del cantón que lo entona puede identificarse plenamente con la letra y melodía. Un hecho que le da mayor relevancia, por parte de quien la compuso, es precisamente haber sido una persona que llegó al cantón en su vida adulta y, con pocos años de vivir en él, se enamoró de la belleza de los paisajes garroberos, de su gente y de sus costumbres. Tanto caló Esparza en Solano Parra que sintió que, al no haber nacido en Esparza, sí desearía descansar en esta tierra luego de su muerte. Esto es un paradigma del sentido de pertenencia, pues, si bien no podemos escoger dónde nacer, el hecho de elegir dónde terminar muriendo y descansando eternamente es una inequívoca declaración de que no puede existir para aquella persona un lugar mejor.

Por otra parte, como se ha demostrado en el presente documento, el ‘pasillo vocal’, ritmo en el que está compuesto “Tardes Esparzanas”, por su clasificación dentro de los dos tipos de pasillos de Costa Rica, no debe ser danzado, pues su característica musical lo define como música propiamente cantable; así que si se baila o se hubiere bailado antes, fue por un error de información e investigación, pues el único pasillo danzable es el instrumental o guanacasteco. Lo anterior deja sin efecto cualquier duda de su idoneidad para tomarse en cuenta como himno, alentada por el argumento de que pueda perder su solemnidad como canto simbólico por ser supuestamente una pieza de baile; sin mencionar que bajo cualquier análisis somero de la letra y música del mismo, se puede notar rotundamente que la intención del autor nunca fue componer una obra para bailarse. “Tardes Esparzanas” es un ‘pasillo vocal’, o sea, compuesto para ser cantado.

Hablando de simbolismo, la obra es un legado musical con un protagonismo esparzano especial, pues, fue por su puerto (Caldera) que hizo el más importante ingreso al país, es decir, que los primeros pasillos se escucharon, cantaron y compusieron en tierras garroberas, de donde partió hacia los distintos lugares de la Costa Rica de los siglos XIX y XX. Lo anterior permite afirmar que no puede haber un ritmo más adecuado para un himno esparzano que el ‘pasillo’, pues Esparza es un punto de referencia en la historia de esta manifestación musical folklórica. El esparzano y la esparzana deberían sentir justificadamente identificación y pertenencia por el ritmo del pasillo.

“Tardes Esparzanas” de don Octaviano Solano Parra representa, claramente, la idiosincrasia del ser esparzano, la manera de vivir de los habitantes, la belleza de su entorno natural y el sentimiento de querer construir cada día una Esparza mejor donde querer permanecer por siempre. Por lo tanto, respetuosamente se recomienda:

 

– Que se publique en el Diario Oficial La Gaceta la oficialidad de “Tardes Esparzanas” como Himno del cantón de Esparza, asunto que puede ser acordado y resuelto por el Concejo Municipal sin la necesidad de pasar por mayor trámite.

– Que se ordene, por parte de  las autoridades locales, su ejecución en todo evento oficial del cantón y en los actos cívicos en los centros educativos con el debido protocolo. Que el mismo no se use más para bailes típicos, por su investidura como himno cantonal y por el motivo referido de que su clasificación de ‘pasillo vocal’ lo impide.

– Que se realice la publicación, donde sea menester, de la letra y música de dicho Himno y la mención de su Autor.

– Solicitar a los centros educativos esparzanos su enseñanza y ejecución periódica.

– Que se revise la posibilidad de entregar (si no se ha hecho previamente) mediante un homenaje póstumo al Maestro Octaviano Solano Parra alguna condecoración especial como ciudadano importante del cantón por haber aportado la canción “Tardes Esparzanas” como Himno Cantonal.

Todo ello, se recomienda en aras de colocarlo con tinta indeleble en la mente de las generaciones actuales y futuras, para cultivar el arraigo y amor por esta amable ‘tierra garrobera’, donde hay “tanta paz, tanta calma y alegría; tanta dicha y también deseos de amar”, tal y como lo cantaba don Octaviano Solano Parra, acompañado por su inseparable violín.

 

*** ANEXOS ***

Interpretación del pasillo TARDES ESPARZANAS HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA desde 1998, interpretada por el folclorista MARCO Fco.’. SOTO RAMÍREZ, Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “Esparza Mía”, quien lo rescató para las generaciones de la posteridad y lo inmortalizó en su  producción musical en disco compacto titulada “ESPARZA MÍA…”, grabación publicada en Setiembre de 1993.

.

.

.

TARDES ESPARZANAS

-Himno del Cantón de Esparza-

(Letra y música: Prof. Octaviano Solano Parra)

Ritmo: Pasillo

¡Qué bellas son las tardes esparzanas!

¡Qué bello es el ambiente tropical!

¡Cómo luce la floresta en las mañanas!

¡Cómo aroman las rosas el rosal! (bis)

***

En torno, es belleza y armonía,

en torno es dulzura y bienestar.

¡Cuánta paz, cuánta calma y alegría!

¡Cuánta dicha y también deseos de amar!

(Estribillo)

Esparza mía, tú vives en mi mente

como algo que alegra mi existir;

si es en tu suelo donde se encuentra calma,

será en tu suelo donde siempre he de vivir.

(Se repiten todas las estrofas)

.

.

Fragmento de la partitura autógrafa del Prof. Octaviano Solano Parra, de su pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, en por parte del Concejo Municipal, según Acuerdo de Sesión Ordinaria N° 35 del 28 de noviembre de 1998, oficializado al publicarse en el Alcance N° 116 del Diario La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015.

.

 

Documento autógrafo del Prof. Octaviano Solano Parra, de su pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, en por parte del Concejo Municipal, según Acuerdo de Sesión Ordinaria Número 35 del 28 de noviembre de 1998, oficializado al publicarse en el Diario La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015.Diario La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015.

.

.

Afiche promocional de la Sesión Extraordinaria del Honorable Concejo Municipal de Esparza en la cual se realizó la Ponencia del Lic. JONATÁN GONZÁLEZ DÍAZ acerca de TARDES ESPARZANAS como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, aquí transcripta. Arte gráfico realizado y aportado por MARCO Fco.’. SOTO RAMÍREZ, Director de nuestro Blog ESPARZA MÍA.

.

Afiche promocional de la Sesión Extraordinaria, en la cual se realizó la Ponencia del Lic. JONATÁN GONZÁLEZ DÍAZ, aquí transcripta. Arte gráfico realizado y aportado por nuestro Blog ESPARZA MÍA.

.

.

ENLACE del Alcance N° 116 a La Gaceta N° 246 del 18 de Diciembre de 2015, donde se comunica el Acuerdo de oficialización de TARDES ESPARZANAS como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA:

https://www.imprentanacional.go.cr/pub/2015/12/18/ALCA116_18_12_2015.pdf

(Ver a partir de la página N° 100 del documento)

.

.

En la siguiente imagen, la Prof. MARTHA RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, acompaña a su esposo, el Prof. OCTAVIANO SOLANO PARRA, compositor del pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, durante una evento en el Templo Parroquial de Esparza.

.

La Prof. Marta Rodríguez González, acompaña a su esposo, el Prof. Octaviano Solano Parra, compositor del pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA.

.

_____________________________

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

– Portaccio J. (1994). Colombia y su Música. Texas: Logos Diagramación.

– García P. (2013). Historia de las artes escénicas puntarenenses en el marco de la identidad cultural. [texto inédito]. Costa Rica, Puntarenas.

– Solera, Mario (2015). Tamborito chiricano puntarenense. Ístmica. Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, 17. 45-63. Heredia: EUNA.

– Consultado el 28 de octubre del 2015. Real Academia Española, Asociación de Academias de la Lengua Española. (2014). Diccionario de la lengua española, 23ª edición, Edición del Tricentenario, [en línea]. Madrid: Espasa. http://buscon.rae.es/drae/srv/search?val=himno

– Soto Ramírez, Marco Fco. Anotaciones de mis Investigaciones de campo acerca de las Tradiciones Orales y escritas del Cantón de Esparza. Anotaciones Personales. Esparza, Puntarenas. Inédito. (2000).

– Consultado el 28 de octubre del 2015. Blog Esparza Mía. https://marcosoto34.wordpress.com/tag/prof-octaviano-solano-parra/

– Consultado el 29 de octubre del 2015. Portal de la Municipalidad de Esparza. http://www.muniesparza.go.cr/index.php/quienes-somos/nuestro-hinmo

.

EXPERTOS COLABORADORES ENTREVISTADOS

– MSc. Mario Solera – Profesor de Guitarra de la UCR e investigador de la música puntarenense.

– MSc. Mario Alfaro – Profesor de Historia de la Música y Cultura Musical Costarricense de la UNA y compositor.

– Lic. Isaac Morera – Profesor de Percusión en la UNA y UCR, así como investigador de la música étnica.

– Lic. David Calderón – Profesor de Guitarra de la UCR y Director de la Orquesta Intermedia de Guitarras UCR.

.

IMÁGENES

– Reiner Alpízar Ovares, Fotógrafo Profesional Esparzano.

– Martha Solano Rodríguez, hija del compositor.

________________________________

Prof. Jonatán González Díaz

Prof. Jonatán González Díaz

(*) Prof. Jonatán González Díaz, Cantautor y Educador Musical Esparzano, Director de la Academia de Artes Integradas “Los Coyoches”.

E-mail: jonagonzalez@gmail.com

Tel. 8702-1197

.

RAFAEL CAMPOS: Cantante y Guitarrista de Música Popular Costarricense

Rafael Campos Chavarría, cantante, músico, actor costarricense.

Rafael Campos Chavarría, cantante, músico, actor costarricense.

Serie: Personajes del Terruño Esparzano

Hoy, nos complace recordar y, en este acto, rendir homenaje a quien llegó a fundar una muy apreciada familia en Cerrillos de Esparza y difundió su excepcional arte musical y dramático por nuestro cantón, nuestra región y por todo el territorio nacional, pues llegó a cantar con varias orquestas, entre ellas, la afamada Orquesta Marival:

Se trata del recordado don Rafael Campos Chavarría, conocido como “Rafaelito”, así llamado por sus amigos. Contrajo matrimonio con doña Odiney Gatjens Mora, con quien procreó a Odiney, Rafael, Alma y Cielo.

Tuve la dicha de compartir escenarios con Rafaelito, con mi voz y guitarra, en distintas interpretaciones vocalísticas y dramatizaciones en las cuales Rafaelito intervenía como actor/cantor en inolvidables Veladas Artísticas, entre las décadas de los años 1980 y 1990.

Solicité a dos de sus hijos -Odiney y Rafael Ángel- que compartieran con nosotros los recuerdos que tenían de su Padre, y los hemos intercalado en este artículo, tratando de ofrecer una visión integral de las convicciones que guiaron por siempre a nuestro buen Amigo Rafaelito y, de esta forma, rescatar una parte de la memoria colectiva esparzana realizada por sus actores: La Familia Campos Gatgens.

Atentamente,

Marco Fco. Soto Ramírez,

Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural ESPARZA MÍA

     *

Rafaelito Campos Chavarría, en compañía de su hija Odiney Campos Gatgens, coautora de esta semblanza biográfica. Caldera, Esparza, Puntarenas, 2013.

Rafaelito Campos Chavarría, en compañía de su hija Odiney Campos Gatgens, coautora de esta semblanza biográfica. Caldera, Esparza, Puntarenas, 2013.

Por: Odiney Campos Gatgens (*)

Rafael Ángel Campos Gatjens (**)

ODINEY: Memorias de nuestro Padre…

Quiero contarles cómo era mi padre, cómo lo percibí y cuál fue su contribución, no sólo a mí como hija, sino también al mundo artístico de las comunidades en que vivió.

Mi Padre fue un hombre muy complejo, como la mayoría de los seres humanos. Fue un hombre de buenos sentimientos, honesto, fiel a sus valores, con muchos talentos y capacidades, desarrollados en forma admirable y autodidáctica, venciendo numerosas dificultades económicas y académicas que se le interpusieron y que no lograron limitarle.

En muchas de sus ideas, él estuvo muy adelantado a su época. Tal y como ha sucedido con muchos visionarios, en algunos momentos sus fuertes convicciones le valieron la censura de sus allegados, quienes calificaban de ‘extremistas‘ algunas de sus vehementes acciones. No obstante las controversias y los sufrimientos causados por éstas, nunca dio un paso atrás en su camino.

Fui su hija mayor; y tengo la certeza de que me amó. Me dio el regalo más valioso que se puede dar: creyó y confió en mi capacidad para aprender y me enseñó a tener  perseverancia para enfrentar los retos de la existencia. Me enseñó la honradez con su ejemplo, y que el dinero no es la meta que debe guiar nuestras vidas.

.

De niño, don Rafael Campos Chavarría.

De niño, don Rafael Campos Chavarría.

.

RAFAEL ÁNGEL: Las Virtudes de mi Padre…

Mi padre fue un cantante de voz varonil y virtuosa que todos aquellos que la escucharon le admiraron y lo elogiaron. Además de cantar con una melodiosa voz, se acompañaba excelentemente con la guitarra. Don especial que dejó a muchos, incluyendo a mi hija y a mí. Junto con su gran afinidad de oído para la música, también fue un admirable y diestro bailarín.

En su calidad de dramaturgo y actor, contaba con una prodigiosa memoria y su actuación era muy realista y natural. Participó en muchas funciones y veladas artísticas que deleitaban a chicos y grandes.

Mi padre fue un hombre muy honesto. Nunca anduvo robándole nada a nadie. Durante toda su vida, su dedicación al trabajo le permitió ser autosuficiente.

Solía decir las verdades y hacía las cosas, mayormente, no por caerle bien a nadie sino porque él creía que era lo correcto de hacer. La franqueza era una de sus muchas virtudes. Decía lo que sentía, sinceramente, y se lo decía a la gente, directa y francamente, sin andar con cuchicheos por detrás de sus espaldas.

Mi padre vivió aferrado a sus convicciones, las cuales consideró eran las correctas; y las vivió aun cuando tuviese que pagar un alto precio frente al resto de las creencias comunes de la humanidad.

.

Recién casados, don Rafael Campos Chavarría y doña Odiney Gatjens Mora.

Recién casados, don Rafael Campos Chavarría y doña Odiney Gatjens Mora.

.

ODINEY: La vida se compone de encuentros y partidas…

Nuestra primera partida ocurrió cuando yo tenía 8 años. Sin embargo, ya para ese entonces, había aprendido mucho de él, no sólo cuando conscientemente sacaba el rato para enseñarme, sino cuando compartíamos, cuando no estaba tratando de enseñarme. En esos ratos, yo recibía conocimiento muy valioso que ha contribuido a mi forma de ser.

Me gustaba mucho escucharlo tocar guitarra y cantar. Al atardecer, me cantaba; y, rápidamente al escucharlo, nos rodeaban los vecinos. Sé que formó parte de buenas orquestas de su tiempo, entre ellas, la Orquesta Marival. En el campo de la música popular tradicional, es reconocido en todas las comunidades donde trabajó.

Es meritorio decir que, a diferencia de muchos otros intérpretes de música popular, su vida no se sumió en el alcohol. Con orgullo, puedo decir que nunca lo vi borracho, ni fumando, y tampoco fue irresponsable en su vida sexual.

Su forma de hablar siempre fue respetuosa, por lo que ni los términos populares de ‘maje’ y ‘güevón’ ni las ‘malas palabras’ de uso frecuente en la calle, fueron parte de su vocabulario.

.

Odiney Campos Gatgens, ya era bailarina a los 5 años de edad, incentivada por su padre, Rafaelito Campos Chavarría.

Odiney Campos Gatgens, ya era bailarina a los 5 años de edad, incentivada por su padre, Rafaelito Campos Chavarría.

.

Odiney Campos Gatgens, actuando en la Escuela Roosevelt, a los 10 años de edad.

Odiney Campos Gatgens, actuando en la Escuela Roosevelt, a los 10 años de edad.

.

Odiney Campos Gatgens bailando un 'samai', música clásica de los siglos X a XII en la España Mora. Ella ama interpretar danzas del Medio Oriente.

Odiney Campos Gatgens bailando un ‘samai’, música clásica de los siglos X a XII en la España Mora. Ella ama interpretar danzas del Medio Oriente.

.

Entregaba su canto y guitarra a las actividades comunales y educativas. Recuerdo vivamente sus presentaciones para actividades artísticas de canto y baile en mi escuela. Cuando le veía cantando en el escenario, me sentía plena de orgullo al decir:

“-Ése es mi Papá.”

No heredé mucho de su habilidad para el canto y la guitarra, eso le tocó más a mi hermano Rafael. Me enseñó a amar la música y, siendo él también un magnífico bailarín, aprendí a expresar la música con mi cuerpo; y bailar llegó a ser mi pasión.

.

Rafaelito Campos Chavarría y su esposa Odiney Gatjens Mora, con su familia cuando tenía 3 hijos, Odiney con 5 años, Rafael Ángel con 4, Alma con 2 y falta Cielo, que todavía no había nacido.

Rafaelito Campos Chavarría y su esposa Odiney Gatjens Mora, con su familia cuando tenía 3 hijos, Odiney con 5 años, Rafael Ángel con 4, Alma con 2 y falta Cielo, que todavía no había nacido.

.

RAFAEL ÁNGEL: Fiel y con un profundo y arraigado amor a su Familia…

Siempre que nos encontrábamos, después de grandes y difíciles ausencias, se conmocionaba, al punto de llorar muchas veces. Razón por la cual, en algunas ocasiones, no quería vernos. Nunca dejó de soñar con volver a ver a su familia reunida. Y siempre quiso lo mejor de lo mejor para ella, enfatizando en la educación formal académica, moral, artística y excelencia en todo lo que nos propusiéramos.

Mi padre fue un ser muy inteligente y superdotado. Además de sus dones como cantante, músico, bailarín, actor y dramaturgo, escribía y se expresaba excelentemente en forma oral y escrita.

Mi padre era naturalista, y estuvo súper adelantado a sus tiempos. Siempre creyó en vivir una vida natural y sencilla, sin gran pompa, pero con dignidad y superioridad natural. Esto fue mucho antes de la proliferación de los herbicidas, pesticidas y la producción de alimentos llamados orgánicos de hoy en día; que, si le hubiéramos hecho caso a él y a muchos como él, no tendríamos este gran problema de contaminación ambiental y la necesidad de productos orgánicos ya que todo sería orgánico, como era la norma antiguamente.

Nunca en su vida se emborrachó, abrogaba fuertemente contra el alcoholismo. Nunca fumó ni tomó ninguna droga, incluyendo las medicinas sintéticas de uso común en la medicina actual, pues siempre aseveró que son drogas también. Fue fiel a su convicción de que uno debe vivir naturalmente. Nunca fue esclavo de los vicios, ni de la cafeína, el alcohol, el tabaco, ni siquiera del consumo de carne.

.

Doña Odiney Gatjens Mora y sus hijos: Cielo, Odiney hija, Alma, y Rafael, todos de apellidos Campos Gatjens.

Doña Odiney Gatjens Mora y sus hijos: Cielo, Odiney hija, Alma, y Rafael, todos de apellidos Campos Gatjens.

.

ODINEY: Un Artesano de la Vida…

Mi Padre, como zapatero, fue un magnífico artesano, siempre orgulloso de hacer un buen trabajo. Me hacía mis zapatos y mis bultos escolares, así como los de mis hermanas y hermano.

Le gustaba escribir versos; y tenía una letra muy linda, difícil de encontrar en un hombre. Además, tenía habilidad para el dibujo. Me dibujaba cosas, y yo las pintaba. Las recortábamos juntos y, de esa forma, hacíamos juguetes de cartón. Tal vez un año antes de su última y definitiva partida, me dio uno de estos juguetes como regalo: un dibujo suyo de un jefe indio con adorno de plumas que iba a los lados de su cabeza hasta los pies, pintado en colores con una leyenda escrita con su puño y letra en la parte de atrás:

“Primeros ensayos de colorear de Neney (así me llamaba), antes del kínder, ayudada por su primer papá”. Su alma sensible lo había guardado todos estos años.

Él pensaba que podía tener control sobre el comportamiento de las personas. Y, cuando eso no surtió efecto, su mundo familiar se derrumbó y también el mío, causando esa primera separación entre nosotros y un golpe emocional muy fuerte a su vida, de la cual nunca se logró recuperar.

A pesar de todo, su pasión por cantar y tocar guitarra se quedó con él; y logró darle ratos de paz y alegría y, con ello, el que pudiera seguir contribuyendo al desarrollo cultural de sus comunidades más queridas: Esparza, Miramar y Barranca.

.

Las cuatro generaciones de 'Rafaeles' de la familia Campos Gatgens.

Las cuatro generaciones de ‘Rafaeles’ de la familia Campos Gatgens.

.

RAFAEL ÁNGEL: Su Vida fue una Oda a la Libertad…

Fue un hombre librepensador e independiente. Y, como todo hombre así, de libre, disfrutó la vida a su modo, guiado por sus convicciones. Consideraba que todo hombre que desee vivir libremente y a su manera debe luchar por  mantener esa especial condición. En su caso particular, supo hacerlo con valentía y sin ceder en ningún momento, aun en los momentos más difíciles de su vida.

Fueron muchísimas las virtudes de mi padre. Todos nuestros padres tienen increíbles virtudes que a veces quedan empañadas en nuestras vidas de quehaceres cotidianos y hasta en los conflictos familiares.

Doy gracias a Dios o a cualquier Poder Universal que me concedió llegar a tener un Padre ejemplar como el mío.

.

En Caldera, Esparza, Puntarenas. Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría. Año 2013.

En Caldera, Esparza, Puntarenas. Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría. Año 2013.

.

Rafaelito Campos Chavarría departe con su yerno Diego Álvarez González, durante uno de sus paseos familiares. Caldera, Esparza, año 2013.

Rafaelito Campos Chavarría departe con su yerno Diego Álvarez González, durante uno de sus paseos familiares. Caldera, Esparza, año 2013.

.

Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría, artista costarricense.

Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría, artista costarricense.

.

 

ODINEY: La Armonía prevaleció en nuestras relaciones…

Muchos años pasaron para que volviéramos a recoger algunos fragmentos de nuestra relación. Por sus circunstancias emocionales, esto fue un proceso lento y difícil para ambos. Con la ayuda de mi esposo, Diego Álvarez, logramos compartir de nuevo lindos ratos y, sobre todo, contribuir a aliviar el dolor de su alma al habernos perdido y aliviar así su sufrimiento durante el proceso natural de sentir decrecer sus capacidades en la edad avanzada.

Siempre existió un lugar en mi interior, labrado con amor y atesorado con alegría y gratitud para mi padre; y, gracias a Dios, siento que logré comunicárselo en nuestros ratos compartidos tanto de niña como de adulta.

Agradecemos la oportunidad de compartir estos pensamientos y recuerdos acerca de nuestro difunto padre, Rafael Ángel Campos Chavarría, que nos ha brindado Marco Fco. Soto Ramírez, por medio de su Blog ESPARZA MÍA. Diciembre de 2015.

Odiney Campos Gatgens (San José, Costa Rica) (*)

y

Rafael Ángel Campos Gatjens (Nueva York, EE.UU.) (**)

 _____________________________

LECTURA RECOMENDADA: “ODINEY CAMPOS GÄTGENS: Las Danzas del Medio Oriente se fusionan en su cuerpo”  >>> ENLACE: http://wp.me/p1jlVc-H4

 _____________________________

Odiney Campos Gatgens.

Odiney Campos Gatgens.

(*) Odiney Campos Gatgens es bailarina, instructora y coreógrafa de Danzas del Medio Oriente de renombre internacional, contando con más de 30 años de experiencia en Nueva York, Puerto Rico y Costa Rica, donde ha desarrollado sus actividades artísticas. Es fundadora y Directora de la Academia Danza “O” Fusión Cultural. Nativa de Cerrillos de Esparza, Puntarenas, Costa Rica. Actualmente, reside en San José, Costa Rica.

Rafael Campos Gatjens.

Rafael Campos Gatjens.

(**) Rafael Campos Gatjens es educador en Nueva York, EE.UU., donde reside. Nativo de Cerrillos de Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

¡FELICES FIESTAS!!! Diciembre de 2015

TARJETA NAVIDEÑA de ESPARZA MIA Dic 2015)

AMIG@S: Muchas gracias por acompañarnos durante un año más a través de las publicaciones de nuestras diferentes Páginas en Internet que conforman el PROYECTO DE RESCATE Y DIFUSIÓN CULTURAL “ESPARZA MÍA”, labor que naciera en 1977 como un sueño de nuestro director Marco Fco.’. Soto Ramírez, Cultor Popular Esparzano.

ESPARZA MÍA (Cultura Popular) se encuentra en vigencia y ampliándose aún más. A él se han unido otras Personas, unas coterráneas por nacimiento y otras por adopción domiciliar, que con sus valiosos aportes, fotográficos, periodísticos, anecdóticos, literarios en general, etc., han venido a enriquecer el tejido de esta identidad que vamos rescatando y difundiendo para su preservación y que, hoy por hoy, denominamos “ESPARZANEIDAD”.

MUCHAS GRACIAS. Que reciban múltiples y enormes Bendiciones de Lo Alto. Estamos en contacto, nobles Amig@s.

CAMPANA dorada.LOGO

Visión de Amor (Poema)

amor

Visión de Amor

                                  Por: Miguel Ángel Soto Flores (*)

Visión de amor, que vivida fuiste,

prendidos quedaron tus amables encantos,

alegrías, sonrisas, jamás te vi triste;

vida jocosa, contenta, ajena de llantos.

*

Cómo te recuerdo, siempre atenta,

una flor del campo, humilde, hacendosa.

La energía en ti, ¿cómo se presenta?

Sin necesidad de serlo… como diosa.

*

Aquella alma simple sin arrogancia

definía lo dulce, agrio, alto y bajo

y volando arriba, sincera prestancia,

bajaba al campo dispuesta al trabajo.

*

Sus ojitos picaros hablaban de mucho

expresivas sonrisas que siempre afloraban

quizás tapaban, porque no vi sus enojos

lágrima alguna que sus ojos lloraban.

*

Fue una visión; acaso un espejismo claro,

un pequeño sueño que al despertar se esfuma,

una idea fugaz que llega en momento raro

como llega y se va en la playa la espuma.

*

Quizás así es todo, como en la playa la arena.

Ahí en ese lugar, arena y agua se juntan,

se abrazan y se despiden, quizás con pena,

circunstancias de la realidad que se apuntan.

*

Siempre esa visión se acerca, llega y pasa

y renace con cariño aquel sentimiento,

se acomoda en la mente, como en casa,

el espejismo que vive en el pensamiento.

*

Neblinas de la vida siempre suelen ser

obstáculos de la visión humana clara prístina,

las escogencias del hombre y la mujer

brotan de orgullo y arrogancia a la rutina.

*

Es la separación humana, sus diferencias;

cortan la lucha conjunta las actitudes,

matan la armonía las preferencias

y parten en unidades a las multitudes.

*

Todo se detiene, se muere el pasto verde.

La evolución máxima… ¿cómo se pierde?

Como se divide la tierra fértil del desierto.

Entonces, ¿es preferible estar muerto?

*

No, vive en tiempo y espacio la acción

La planta de la esperanza que siempre crece.

Puede que vuelva resignada aquella visión

y, entonces, el árbol de la vida quizás florece

su gran contenido, con todo su esplendor,

el secreto real de la vida… Visión de Amor.

.

____________________________

Sr. Miguel Ángel Soto Flores

Ing. Miguel Ángel Soto Flores

(*) © Visión de Amor, escrito por el Ing. Miguel Ángel Soto Flores, Esparzano residente en Stanton, California USA – 22 de Enero de 2015.

IMAGEN: Blog “Terapia Minimalista”. Utilizada con fines ilustrativos.

 

 

 

LA NOCHE (Poema)

anochecer (Fondos7-net)

.

La Noche

Por: Lic. Diego Lendro Murillo (*)

Hoy, la noche está llorando,

Suenan sus lágrimas en el techo

y deambula buscando posada

por todo San Pedro.

* * *

Yo le ofrecí el camastro

que está en el patio, y allí,

como en tantas otras ocasiones,

vendrá a pernoctar más tarde,

acurrucada en los rincones.

* * *

Sólo cesa de llorar

para escuchar una que otra historia que le cuento.

A veces, hace un alto en el camino

Y me mira con sus oscuros ojos milenarios,

Se le ve triste y llora en silencio.

* * *

Es etérea y antiquísima,

multitudinariamente sola, inasible y vaga.

Lo sabe todo, pero no atestigua

ni sobre el íntimo pecado

ni sobre las grandes canalladas.

* * *

No denuncia ni pide, pues, cada madrugada

huye llevándose el botín de la tragedia humana,

y eso le basta.

10 de octubre de 1997

___________

Lic. Diego Leandro Murillo

Lic. Diego Leandro Murillo

(*) Lic. Diego Leandro Murillo, Economista, Profesor Universitario, Escritor Especializado, Practicante de varios deportes, entre ellos, el Billar, Tenis de Mesa y Fútbol, nativo de Esparza.

E-mail: diego.leandro50@gmail.com  

*************

BIBLIOGRAFÍA: Leandro Murillo, Diego. “Colecciones. Reflexiones, Compromiso, Contigo. Poesía Diversa”. San José, 2003. Página 31.

IMAGEN: Fondos 7 net.Utilizada con fines ilustrativos.

Call Center (cuento)

 Orange-call-center-by-3g-Office-Oviedo-Spain-07

Por: Víctor J. Castro Barrantes  (*)

De acuerdo con el diccionario, el término irresponsable significa “ser una persona que actúa sin medir las consecuencias de sus actos” Creo que no existe una mejor forma de definir la manera en que llevé por mucho tiempo mi vida.

Desde jovencillo, aprendí a vivir la vida sin reparos. Esto significó para mí que yo era amo y señor de mis actos, pero no de las consecuencias. Así que salía a tomar licor y no me importaba si en una sola noche me bebía mi salario para los siguientes quince días y luego tenían, mis pobres tatas, que darme plata para los ‘pases’ y la comida. Me iba para la playa y, en lugar de regresar el domingo como todo el mundo, me quedaba una semana, a merced de mis “nuevos mejores amigos para siempre”. Perdía mi trabajo y, para mí, eso era como para morirse de risa.

Fue en esa época, que conocí a Mayela. Fuimos novios durante bastante tiempo, hasta que me anunció un día, en seco, que estaba embarazada de mí… Y ¿de quien más iba a ser, si yo tenía tiempo de vivir en su departamento, comerme su comida, beberme sus colonias, ver su TV por cable, de hacer uso de todo, incluyéndola a ella?

Ese día, marcó un antes y un después… Luego de eso, ya nada fue lo mismo. Parecía que lo que antes le encantaba a Mayela de mi personalidad, ahora le irritaba hasta límites indecibles. Empezó a reprocharme todo. No existía una sola cosa que yo hiciera bien (aunque lo estuviera). Ya no podía pasar todo el día en calzoncillos, jugando ‘play’, ahora tenía que ordenar la cama, la ropa, la cocina, la sala, el baño, todo, absolutamente todo… Ya no podían venir mis amigos a verme, ya no podía fumar dentro, fuera, encima, debajo, a un lado, en el patio, ni en ningún lugar cercano a la casa. Se acabaron para siempre las noches de pizza, de relajos, de tragos, de puros, de ‘chiliguaros’, hasta el alcohol de fricciones se sacó de la canasta básica de ese nido de –dizque– amor.

Comprenderán que, con una maestría en irresponsabilidad, toda esa situación no pasó de tres meses, al cabo de los cuales ya vivía yo de nuevo en la casa de mis tatas y, nuevamente, había regresado a mis viejos y queridos hábitos de destrucción masiva para uno.

Pasaron los meses, el chiquito nació, le pusieron el nombre del abuelo. Obviamente, no me dejaron ni alzarlo, por miedo a que lo dejara caer y fue cuando entendí que las consecuencias de mis actos empezaban a cobrarme la factura… Y la factura tenía nombre, se llama ‘pensión alimentaria’. Al principio, la pagué, otras veces no. Por ahí, me enteré que mi mamá la pagaba a veces, otras mi tata, y que hasta mi hermano mayor en un par de ocasiones. Pero como uno de los beneficios para los papás es que sus hijos crecen y se convierten en adultos, los míos se cansaron de esperar a que madurara y, simplemente, dejaron que todo llegara hasta las últimas consecuencias.

Y ese día llegó…

Estaba, como cualquier otro día de trabajo normal de Call Center, fumando en mis quince minutos de receso, cuando, a lo lejos, vi venir una patrulla. Al principio, ni me acordaba de mis irresponsabilidades, pero en la misma proporción que la patrulla se acercaba, el miedo a que vinieran por mí creció como la espuma. Apagué el cigarro, y empecé a su subir pisos, como desde las escaleras podía ver lo que pasaba en el primero, vi que la policía entró a mi edificio. Ya, para ese momento, subía las gradas de tres en tres. Les juro que si subir gradas fuese deporte olímpico, me hubiesen dado medalla de oro.

Cuando llegué al sexto piso, estaba tan inmensamente nervioso que dejé de pensar y me puse a hacer loco… Primero, me encerré en una de la tazas del baño, luego me salí y corrí como un loco a la parte sin usar del edificio y me escondí debajo de un cubículo; luego de unos segundos, me di cuenta que no era tampoco una buena idea, estaba corriendo y frenando al mismo tiempo, cuando al fondo pude ver una ventana abierta.

Pésima idea…

Traje una silla, me subí al quicio de la ventana, salí, un viento frío me daba fuerte en la cara y me fui moviendo hacia la derecha en el borde pegando mi cuerpo a la ventana hasta llegar a una parte del edificio de concreto sin ventanas… Según yo, ahí nunca darían conmigo, no me di cuenta lo lejos que había avanzado hasta que volteé la cabeza al lado izquierdo y comprendí que había cometido el peor error de mi vida y que faltaba aún ‘lo mejor’, las consecuencias de aquella decisión.

Cuando temblaba como un conejo en una convención de lobos, miré seis pisos para abajo cómo los policías salían del edificio con un muchacho esposado y comprendí que no era por mí que habían venido. Traté de moverme hacia el lado izquierdo para regresar a la ventana abierta y vi como ésta se cerraba por completo. Para ese momento, mi pánico fue infinitamente superior a cualquier forma de miedo que hubiera tenido al término de cuatro o cinco vidas todas juntas y sumadas. Empecé a sentir que me iba a desmayar, hice un esfuerzo supremo mental para sacar fuerzas de donde no las tenía, pero fue inútil. Lo último que recuerdo fue que pensé, me voy a matar.

De esto hace cuatro años, sigo sin conocer a mi hijo, sigo trabajando en el mismo Call Center, pero, ahora pertenezco a la minoría minusválida de la compañía, no siento nada de la cintura para abajo y aunque tengo una silla de ruedas súper cool, obsequiada por Happy Place, la cambiaría de inmediato por poder andar descalzo y sentir nuevamente el frío del mar, el calor de la arena o una patada en la espinilla en un partido de fut5. Ahora, pago puntual la pensión, mi departamento, mi cable; casi no tomo, dejé de fumar; pero, ni aunque aprenda a convertir agua en vino podré reparar el daño que me hice a mí mismo, al hijo que parece que nunca conoceré, a Mayela y a mi familia… Uno se cree invencible, como Superman, pero, la realidad es muy distinta.

Mientras espero la segunda venida de mi muerte, seguiré atendiendo llamadas en este lugar, si pasás por acá, soy el chico del cubículo 808, edificio F3, el que no tiene ventanas.

_______________________

Víctor J. Castro Barrantes

Víctor J. Castro Barrantes

(*)  Víctor Julio Castro Barrantes “Tojulio”, Administrador de Empresas, incansable viajero cosmopolita, Escritor, Fotógrafo Esparzano.

Imagen: Retail Design Blog – Utilizada con fines ilustrativos.