RAFAEL CAMPOS: Cantante y Guitarrista de Música Popular Costarricense

Rafael Campos Chavarría, cantante, músico, actor costarricense.

Rafael Campos Chavarría, cantante, músico, actor costarricense.

Serie: Personajes del Terruño Esparzano

Hoy, nos complace recordar y, en este acto, rendir homenaje a quien llegó a fundar una muy apreciada familia en Cerrillos de Esparza y difundió su excepcional arte musical y dramático por nuestro cantón, nuestra región y por todo el territorio nacional, pues llegó a cantar con varias orquestas, entre ellas, la afamada Orquesta Marival:

Se trata del recordado don Rafael Campos Chavarría, conocido como “Rafaelito”, así llamado por sus amigos. Contrajo matrimonio con doña Odiney Gatjens Mora, con quien procreó a Odiney, Rafael, Alma y Cielo.

Tuve la dicha de compartir escenarios con Rafaelito, con mi voz y guitarra, en distintas interpretaciones vocalísticas y dramatizaciones en las cuales Rafaelito intervenía como actor/cantor en inolvidables Veladas Artísticas, entre las décadas de los años 1980 y 1990.

Solicité a dos de sus hijos -Odiney y Rafael Ángel- que compartieran con nosotros los recuerdos que tenían de su Padre, y los hemos intercalado en este artículo, tratando de ofrecer una visión integral de las convicciones que guiaron por siempre a nuestro buen Amigo Rafaelito y, de esta forma, rescatar una parte de la memoria colectiva esparzana realizada por sus actores: La Familia Campos Gatgens.

Atentamente,

Marco Fco. Soto Ramírez,

Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural ESPARZA MÍA

     *

Rafaelito Campos Chavarría, en compañía de su hija Odiney Campos Gatgens, coautora de esta semblanza biográfica. Caldera, Esparza, Puntarenas, 2013.

Rafaelito Campos Chavarría, en compañía de su hija Odiney Campos Gatgens, coautora de esta semblanza biográfica. Caldera, Esparza, Puntarenas, 2013.

Por: Odiney Campos Gatgens (*)

Rafael Ángel Campos Gatjens (**)

ODINEY: Memorias de nuestro Padre…

Quiero contarles cómo era mi padre, cómo lo percibí y cuál fue su contribución, no sólo a mí como hija, sino también al mundo artístico de las comunidades en que vivió.

Mi Padre fue un hombre muy complejo, como la mayoría de los seres humanos. Fue un hombre de buenos sentimientos, honesto, fiel a sus valores, con muchos talentos y capacidades, desarrollados en forma admirable y autodidáctica, venciendo numerosas dificultades económicas y académicas que se le interpusieron y que no lograron limitarle.

En muchas de sus ideas, él estuvo muy adelantado a su época. Tal y como ha sucedido con muchos visionarios, en algunos momentos sus fuertes convicciones le valieron la censura de sus allegados, quienes calificaban de ‘extremistas‘ algunas de sus vehementes acciones. No obstante las controversias y los sufrimientos causados por éstas, nunca dio un paso atrás en su camino.

Fui su hija mayor; y tengo la certeza de que me amó. Me dio el regalo más valioso que se puede dar: creyó y confió en mi capacidad para aprender y me enseñó a tener  perseverancia para enfrentar los retos de la existencia. Me enseñó la honradez con su ejemplo, y que el dinero no es la meta que debe guiar nuestras vidas.

.

De niño, don Rafael Campos Chavarría.

De niño, don Rafael Campos Chavarría.

.

RAFAEL ÁNGEL: Las Virtudes de mi Padre…

Mi padre fue un cantante de voz varonil y virtuosa que todos aquellos que la escucharon le admiraron y lo elogiaron. Además de cantar con una melodiosa voz, se acompañaba excelentemente con la guitarra. Don especial que dejó a muchos, incluyendo a mi hija y a mí. Junto con su gran afinidad de oído para la música, también fue un admirable y diestro bailarín.

En su calidad de dramaturgo y actor, contaba con una prodigiosa memoria y su actuación era muy realista y natural. Participó en muchas funciones y veladas artísticas que deleitaban a chicos y grandes.

Mi padre fue un hombre muy honesto. Nunca anduvo robándole nada a nadie. Durante toda su vida, su dedicación al trabajo le permitió ser autosuficiente.

Solía decir las verdades y hacía las cosas, mayormente, no por caerle bien a nadie sino porque él creía que era lo correcto de hacer. La franqueza era una de sus muchas virtudes. Decía lo que sentía, sinceramente, y se lo decía a la gente, directa y francamente, sin andar con cuchicheos por detrás de sus espaldas.

Mi padre vivió aferrado a sus convicciones, las cuales consideró eran las correctas; y las vivió aun cuando tuviese que pagar un alto precio frente al resto de las creencias comunes de la humanidad.

.

Recién casados, don Rafael Campos Chavarría y doña Odiney Gatjens Mora.

Recién casados, don Rafael Campos Chavarría y doña Odiney Gatjens Mora.

.

ODINEY: La vida se compone de encuentros y partidas…

Nuestra primera partida ocurrió cuando yo tenía 8 años. Sin embargo, ya para ese entonces, había aprendido mucho de él, no sólo cuando conscientemente sacaba el rato para enseñarme, sino cuando compartíamos, cuando no estaba tratando de enseñarme. En esos ratos, yo recibía conocimiento muy valioso que ha contribuido a mi forma de ser.

Me gustaba mucho escucharlo tocar guitarra y cantar. Al atardecer, me cantaba; y, rápidamente al escucharlo, nos rodeaban los vecinos. Sé que formó parte de buenas orquestas de su tiempo, entre ellas, la Orquesta Marival. En el campo de la música popular tradicional, es reconocido en todas las comunidades donde trabajó.

Es meritorio decir que, a diferencia de muchos otros intérpretes de música popular, su vida no se sumió en el alcohol. Con orgullo, puedo decir que nunca lo vi borracho, ni fumando, y tampoco fue irresponsable en su vida sexual.

Su forma de hablar siempre fue respetuosa, por lo que ni los términos populares de ‘maje’ y ‘güevón’ ni las ‘malas palabras’ de uso frecuente en la calle, fueron parte de su vocabulario.

.

Odiney Campos Gatgens, ya era bailarina a los 5 años de edad, incentivada por su padre, Rafaelito Campos Chavarría.

Odiney Campos Gatgens, ya era bailarina a los 5 años de edad, incentivada por su padre, Rafaelito Campos Chavarría.

.

Odiney Campos Gatgens, actuando en la Escuela Roosevelt, a los 10 años de edad.

Odiney Campos Gatgens, actuando en la Escuela Roosevelt, a los 10 años de edad.

.

Odiney Campos Gatgens bailando un 'samai', música clásica de los siglos X a XII en la España Mora. Ella ama interpretar danzas del Medio Oriente.

Odiney Campos Gatgens bailando un ‘samai’, música clásica de los siglos X a XII en la España Mora. Ella ama interpretar danzas del Medio Oriente.

.

Entregaba su canto y guitarra a las actividades comunales y educativas. Recuerdo vivamente sus presentaciones para actividades artísticas de canto y baile en mi escuela. Cuando le veía cantando en el escenario, me sentía plena de orgullo al decir:

“-Ése es mi Papá.”

No heredé mucho de su habilidad para el canto y la guitarra, eso le tocó más a mi hermano Rafael. Me enseñó a amar la música y, siendo él también un magnífico bailarín, aprendí a expresar la música con mi cuerpo; y bailar llegó a ser mi pasión.

.

Rafaelito Campos Chavarría y su esposa Odiney Gatjens Mora, con su familia cuando tenía 3 hijos, Odiney con 5 años, Rafael Ángel con 4, Alma con 2 y falta Cielo, que todavía no había nacido.

Rafaelito Campos Chavarría y su esposa Odiney Gatjens Mora, con su familia cuando tenía 3 hijos, Odiney con 5 años, Rafael Ángel con 4, Alma con 2 y falta Cielo, que todavía no había nacido.

.

RAFAEL ÁNGEL: Fiel y con un profundo y arraigado amor a su Familia…

Siempre que nos encontrábamos, después de grandes y difíciles ausencias, se conmocionaba, al punto de llorar muchas veces. Razón por la cual, en algunas ocasiones, no quería vernos. Nunca dejó de soñar con volver a ver a su familia reunida. Y siempre quiso lo mejor de lo mejor para ella, enfatizando en la educación formal académica, moral, artística y excelencia en todo lo que nos propusiéramos.

Mi padre fue un ser muy inteligente y superdotado. Además de sus dones como cantante, músico, bailarín, actor y dramaturgo, escribía y se expresaba excelentemente en forma oral y escrita.

Mi padre era naturalista, y estuvo súper adelantado a sus tiempos. Siempre creyó en vivir una vida natural y sencilla, sin gran pompa, pero con dignidad y superioridad natural. Esto fue mucho antes de la proliferación de los herbicidas, pesticidas y la producción de alimentos llamados orgánicos de hoy en día; que, si le hubiéramos hecho caso a él y a muchos como él, no tendríamos este gran problema de contaminación ambiental y la necesidad de productos orgánicos ya que todo sería orgánico, como era la norma antiguamente.

Nunca en su vida se emborrachó, abrogaba fuertemente contra el alcoholismo. Nunca fumó ni tomó ninguna droga, incluyendo las medicinas sintéticas de uso común en la medicina actual, pues siempre aseveró que son drogas también. Fue fiel a su convicción de que uno debe vivir naturalmente. Nunca fue esclavo de los vicios, ni de la cafeína, el alcohol, el tabaco, ni siquiera del consumo de carne.

.

Doña Odiney Gatjens Mora y sus hijos: Cielo, Odiney hija, Alma, y Rafael, todos de apellidos Campos Gatjens.

Doña Odiney Gatjens Mora y sus hijos: Cielo, Odiney hija, Alma, y Rafael, todos de apellidos Campos Gatjens.

.

ODINEY: Un Artesano de la Vida…

Mi Padre, como zapatero, fue un magnífico artesano, siempre orgulloso de hacer un buen trabajo. Me hacía mis zapatos y mis bultos escolares, así como los de mis hermanas y hermano.

Le gustaba escribir versos; y tenía una letra muy linda, difícil de encontrar en un hombre. Además, tenía habilidad para el dibujo. Me dibujaba cosas, y yo las pintaba. Las recortábamos juntos y, de esa forma, hacíamos juguetes de cartón. Tal vez un año antes de su última y definitiva partida, me dio uno de estos juguetes como regalo: un dibujo suyo de un jefe indio con adorno de plumas que iba a los lados de su cabeza hasta los pies, pintado en colores con una leyenda escrita con su puño y letra en la parte de atrás:

“Primeros ensayos de colorear de Neney (así me llamaba), antes del kínder, ayudada por su primer papá”. Su alma sensible lo había guardado todos estos años.

Él pensaba que podía tener control sobre el comportamiento de las personas. Y, cuando eso no surtió efecto, su mundo familiar se derrumbó y también el mío, causando esa primera separación entre nosotros y un golpe emocional muy fuerte a su vida, de la cual nunca se logró recuperar.

A pesar de todo, su pasión por cantar y tocar guitarra se quedó con él; y logró darle ratos de paz y alegría y, con ello, el que pudiera seguir contribuyendo al desarrollo cultural de sus comunidades más queridas: Esparza, Miramar y Barranca.

.

Las cuatro generaciones de 'Rafaeles' de la familia Campos Gatgens.

Las cuatro generaciones de ‘Rafaeles’ de la familia Campos Gatgens.

.

RAFAEL ÁNGEL: Su Vida fue una Oda a la Libertad…

Fue un hombre librepensador e independiente. Y, como todo hombre así, de libre, disfrutó la vida a su modo, guiado por sus convicciones. Consideraba que todo hombre que desee vivir libremente y a su manera debe luchar por  mantener esa especial condición. En su caso particular, supo hacerlo con valentía y sin ceder en ningún momento, aun en los momentos más difíciles de su vida.

Fueron muchísimas las virtudes de mi padre. Todos nuestros padres tienen increíbles virtudes que a veces quedan empañadas en nuestras vidas de quehaceres cotidianos y hasta en los conflictos familiares.

Doy gracias a Dios o a cualquier Poder Universal que me concedió llegar a tener un Padre ejemplar como el mío.

.

En Caldera, Esparza, Puntarenas. Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría. Año 2013.

En Caldera, Esparza, Puntarenas. Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría. Año 2013.

.

Rafaelito Campos Chavarría departe con su yerno Diego Álvarez González, durante uno de sus paseos familiares. Caldera, Esparza, año 2013.

Rafaelito Campos Chavarría departe con su yerno Diego Álvarez González, durante uno de sus paseos familiares. Caldera, Esparza, año 2013.

.

Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría, artista costarricense.

Odiney Campos Gatgens y su padre Rafaelito Campos Chavarría, artista costarricense.

.

 

ODINEY: La Armonía prevaleció en nuestras relaciones…

Muchos años pasaron para que volviéramos a recoger algunos fragmentos de nuestra relación. Por sus circunstancias emocionales, esto fue un proceso lento y difícil para ambos. Con la ayuda de mi esposo, Diego Álvarez, logramos compartir de nuevo lindos ratos y, sobre todo, contribuir a aliviar el dolor de su alma al habernos perdido y aliviar así su sufrimiento durante el proceso natural de sentir decrecer sus capacidades en la edad avanzada.

Siempre existió un lugar en mi interior, labrado con amor y atesorado con alegría y gratitud para mi padre; y, gracias a Dios, siento que logré comunicárselo en nuestros ratos compartidos tanto de niña como de adulta.

Agradecemos la oportunidad de compartir estos pensamientos y recuerdos acerca de nuestro difunto padre, Rafael Ángel Campos Chavarría, que nos ha brindado Marco Fco. Soto Ramírez, por medio de su Blog ESPARZA MÍA. Diciembre de 2015.

Odiney Campos Gatgens (San José, Costa Rica) (*)

y

Rafael Ángel Campos Gatjens (Nueva York, EE.UU.) (**)

 _____________________________

LECTURA RECOMENDADA: “ODINEY CAMPOS GÄTGENS: Las Danzas del Medio Oriente se fusionan en su cuerpo”  >>> ENLACE: http://wp.me/p1jlVc-H4

 _____________________________

Odiney Campos Gatgens.

Odiney Campos Gatgens.

(*) Odiney Campos Gatgens es bailarina, instructora y coreógrafa de Danzas del Medio Oriente de renombre internacional, contando con más de 30 años de experiencia en Nueva York, Puerto Rico y Costa Rica, donde ha desarrollado sus actividades artísticas. Es fundadora y Directora de la Academia Danza “O” Fusión Cultural. Nativa de Cerrillos de Esparza, Puntarenas, Costa Rica. Actualmente, reside en San José, Costa Rica.

Rafael Campos Gatjens.

Rafael Campos Gatjens.

(**) Rafael Campos Gatjens es educador en Nueva York, EE.UU., donde reside. Nativo de Cerrillos de Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

Anuncios