Don BENEDICTO SANCHO: Devoto Hijo, Esposo y Padre, Valiente Trabajador

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS, caballero a carta cabal, excepcional hijo, esposo, padre, abuelo y amigo.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS, caballero a carta cabal, excepcional hijo, esposo, padre, abuelo y amigo.

 Serie: Personajes del Terruño Esparzano  

Por:  Marco Fco.’. Soto Ramírez,

Director del Blog “ESPARZA MÍA…”

Don Luis Francisco Benedicto Sancho Vindas nació en Atenas el 4 de octubre de 1916, fue hijo de los atenienses don Juan Sancho Vindas y doña Dorila Vindas Alpízar.

Fueron sus abuelos paternos: Andrés Sancho (herediano) y Juana Arias Quesada (desamparadeña), y sus abuelos maternos: Rudecindo Vindas Morales (josefino) y de Domitila Alpizar Espinoza (ateniense). Fue bisnieto de Ramona Sancho (herediana), Josefa Gordiana Arias Quesada (desamparadeña); así como de Roque Vindas Segura y Anna María Morales (josefinos) y de Remigio Alpizar Peraza (josefino) y de Josefa Espinoza (alajuelense).

Llegó a Esparza cuando contaba con 7 años y, de inmediato, la adoptó como si de su tierra natal se tratase: un lugar que amó hasta el último día de su vida y donde reposa en el sueño eterno…

Cursó estudios en la Escuela de Esparza, donde obtuvo el sexto grado, con la ilusión de dirigirse al Instituto de Alajuela, pero el destino le tenía otra misión… Su padre murió y tuvo que ayudarle a su mamá a sacar adelante a sus hermanos menores. 

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, 15 días antes del nacimiento de LILIANA, autora de esta publicación.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, 15 días antes del nacimiento de LILIANA, autora de esta publicación.

.

En Esparza, conoció a SARA ARGUEDAS MORAGA, hija de Manuel Arguedas Arancibia y Angélica Moraga Calvo, amigos desde la infancia. Se enamoraron y se casaron el 27 de marzo de 1941.

Don MANUEL ARGUEDAS ARANCIBIA era descendiente directo del General JOSÉ IGNACIO ARANCIBIA LAGOS, Héroe de la Campaña Nacional contra los Filibusteros (1856), propietario de la famosa Hacienda La Pastora (del Barrio Los Mangos de Esparza), natural de la región de Bio Bio, Chile, y mártir que perdiera su vida junto a la del ex Presidente de la República JUAN RAFAEL MORA PORRAS, conocido como ‘JUANITO MORA’, ambos fusilados en la Plaza del Jobo, en Puntarenas, el 30 de setiembre de 1860.

Don Benedicto trabajó muchos años con la Empresa Constructora de Rafael Herrera (FELUCO) y, en sus últimos años, en Fertilizantes de Centroamérica (FERTICA).

Siempre se caracterizó por ser una persona de trato cálido, muy recta, con grandes valores. Amigo de todos, siempre estaba dispuesto a tender la mano a los que le necesitaban.

Tanto en Esparza, como en FERTICA, le decían “EL SALVAJE”, porque nunca se agachaba para el trabajo, aunque estuviese enfermo.

Don Benedicto Sancho Vindas falleció en Heredia, el 27 de octubre 1996 y, desde ese cielo inmenso tan perfecto, junto al Creador, siempre vela por su Familia. Día a día, año tras año, la huella de su amor sigue creciendo…

* * *

A MI PADRE, BENEDICTO SANCHO

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS en un collage de imágenes que abarca desde su juventud hasta su madurez.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS en un collage de imágenes que abarca desde su juventud hasta su madurez.

Por: Ana Sancho Arguedas (*)

Mi Quijote de la Mancha, eso fuiste para mí. Caballero de brillante armadura, que despertó desde niña mis ansias de lectura, de soñar, ese deseo incontenible por vivir aventuras ajenas, llenas de hadas, príncipes, duendes y ogros. Siempre, desde niña, llenaste de amor y de ilusiones cada uno de mis días.

Tus compañeros de labores te decían cariñosamente ‘El Salvaje’, porque siempre estabas pronto al trabajo, dando más del 100%, aun cuando tus fuerzas se hallaban agotadas. ‘Salvaje’ -pienso yo-, llamado así por la vida, por saber enfrentarla, cara a cara, desde niño, partiéndote el lomo sin quejarte, por buscar tu propio lugar en la vida, en este Universo infinito…

Es así, como la vida te llamó a gritos cuando aún jugabas con ‘trompos’ y ‘bolinchas’ en los polvorientos caminos de Esparza, allá por el Barrio Los Mangos. Empezando tu adolescencia, tuviste que empezar a hacer tuyo el primer papel que el destino puso en tus manos: ser el hombre de la casa y ayudar a mantener a tu familia, a tu madre y hermanos, cuando Dios recogió a tan temprana edad a tu padre. Atrás quedaron las ilusiones de ser Bachiller en el Instituto de Alajuela. Solamente la fuerza del amor te pudo a dar el valor para ser en un hijo tan especial, un hermano tan querido, un esposo muy amoroso y un padre maravilloso.

Ha pasado mucho tiempo desde que te fuiste, a vivir una nueva vida, y las lágrimas me brotan tan sólo al recordarte y, contemplándome por encima de mi hombro, siento tu mano resbalar sobre mi cabeza, como el suave aleteo de un ave surcando el cielo… Y escucho tu voz que me dice al oído:

“-Pará ya las lágrimas, vive tu vida, no nos hemos separado, tú eres parte de mí y yo de ti por toda la eternidad….”

Al igual que don Quijote, hiciste tu propio camino en la vida, hiciste camino al andar, dejaste tu huella por los lugares que recorriste, tu vida valió la pena y aún los que no te conocieron te quieren porque tú sigues vivo en ellos… Hoy eres mi estrella en el firmamento, mi pedacito de Dios aquí en la Tierra…

Herencia de amor fue tu regalo y tu vida, papito, y gracias a ti y a todos tus recuerdos, hoy, años después de tu muerte, todavía sigo rebuscando en el pasado, en documentos viejos y manchados por el hollín de los años, con el propósito de encontrar a todos tus antepasados. Ése es mi homenaje hacia ti, hacia todas tus enseñanzas y porque siempre metiste en mi corazón las siguientes palabras:

“-No se le olvide de dónde venimos, m’hijita, siempre recuerde a los que quedaron atrás”.

Hoy estarías feliz de leer todo lo que he encontrado. Ni te imaginarías hasta dónde he llegado y ese será mi granito de arena para los que vengan detrás de mí, para mis hijos y nietos. Gracias por todos los recuerdos que dejaste en mi mente y en ese pequeño diario a medio terminar que dejaste en Esparza, gracias a ellos logré hacer la conexión con todo tu pasado y todas las anteriores generaciones que se conectaran para que vieras la luz de la vida ese 4 de octubre de 1916.

.

 *** GALERÍA FOTOGRÁFICA ***

 

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su afable sonrisa. Fue un conversador muy ameno, respetuoso, y correcto en su hablar.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su afable sonrisa. Fue un conversador muy ameno, respetuoso, y correcto en su hablar.

.

 

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su inseparable y amada esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS y su inseparable y amada esposa doña SARITA ARGUEDAS MORAGA.

.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de maquinaria pesada.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de maquinaria pesada.

.

Recuerdos muy emotivos, se agolpan en la mente de LILIANA SANCHO, al releer esta carta que le enviara hasta Heredia, escrita por su señor padre, don BENEDICTO SANCHO, a principios de la década de los años 1970, donde le contaba algunas incidencias de nuestra querida ESPARTA.

Recuerdos muy emotivos, se agolpan en la mente de LILIANA SANCHO, al releer esta carta que le enviara hasta Heredia, escrita por su señor padre, don BENEDICTO SANCHO, a principios de la década de los años 1970, donde le contaba algunas incidencias de nuestra querida ESPARTA.

.

 

LILIANA SANCHO ARGUEDAS, autora de esta publicación, en compañía de sus padres, don BENEDICTO y doña SARITA.

LILIANA SANCHO ARGUEDAS, autora de esta publicación, en compañía de sus padres, don BENEDICTO y doña SARITA.

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS amaba la producción agrícola. En sus ratos libres, solía darle mantenimiento a su terreno de Esparza, donde -además de su casa de habitación-, tenía sembrados árboles frutales y maderables, y cultivaba, entre otros productos de temporada, yuca, tiquisque, ñame, maíz y frijoles, como en este caso, que fue sorprendido mientras sembraba semilla de frijol con 'espeque' (palo para hacer agujeros en el suelo e introducir 3 ó 4 semillas).

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS amaba la producción agrícola. En sus ratos libres, solía darle mantenimiento a su terreno de Esparza, donde -además de su casa de habitación-, tenía sembrados árboles frutales y maderables, y cultivaba, entre otros productos de temporada, yuca, tiquisque, ñame, maíz y frijoles, como en este caso, que fue sorprendido mientras sembraba semilla de frijol con ‘espeque’ (palo para hacer agujeros en el suelo e introducir 3 ó 4 semillas).

.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de grúas en la empresa nacional FERTICA.

Don BENEDICTO SANCHO VINDAS fue un muy experimentado Operador de grúas en la empresa nacional FERTICA.

.

Imagen de la terrible tragedia de la Angostura, Puntarenas, acaecida el 13 setiembre 1975. Al fondo se observa la grúa de la empresa FERTICA, operada por el esparzano don BENEDICTO SANCHO, cuando trataban de sacar el autobús del Estero. Don BENEDICTO contaba que él sufrió mucho cuando por fin sacaron el bus y vio cómo había personas ahogadas y prensadas en las ventanas, quienes, lamentablemente. no pudieron escapar del fatal accidente.

Imagen de la terrible tragedia de la Angostura, Puntarenas, acaecida el 13 setiembre 1975. Al fondo se observa la grúa de la empresa FERTICA, operada por el esparzano don BENEDICTO SANCHO, cuando trataban de sacar el autobús del Estero. Don BENEDICTO contaba que él sufrió mucho cuando por fin sacaron el bus y vio cómo había personas ahogadas y prensadas en las ventanas, quienes, lamentablemente. no pudieron escapar del fatal accidente.

.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, sus hijos y una pariente durante una reunión familiar.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, sus hijos, amigos y una pariente durante una reunión familiar.

.

El Libro de Bautismos de la Parroquia de Atenas, conserva los datos de nacimiento y sacramentales de don BENEDICTO SANCHO VINDAS.

El Libro de Bautismos de la Parroquia de Atenas, conserva los datos de nacimiento y sacramentales de don BENEDICTO SANCHO VINDAS.

.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

Don BENEDICTO SANCHO, su esposa doña SARITA ARGUEDAS, y algunos de sus nietos.

.

En su mocedad, vemos a doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO.

En su mocedad, vemos a doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO.

.

Doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO, muy pronto cumplirá 99 años.

Doña SARITA ARGUEDAS viuda de don BENEDICTO SANCHO, muy pronto cumplirá 99 años.

.

Doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, viuda del recordado BENEDICTO SANCHO VINDAS, aparece en esta imagen, acompañada por sus hijos: Flor, Carmen, Aury, Lily, Maria Elena, Cristina, mami y Juan (fallecido el el 2010).

Doña SARITA ARGUEDAS MORAGA, viuda del recordado BENEDICTO SANCHO VINDAS, aparece en esta imagen, acompañada por sus hijos: Flor, Carmen, Aury, Lily, Maria Elena, Cristina y Juan (fallecido en 2010).

.

LILIANA SANCHO ARGUEDAS, quien nos obsequió valiosos recuerdos familiares.

La señora ANA SANCHO ARGUEDAS, quien nos obsequió valiosos recuerdos familiares.

.

 

____________________________

Sra. Ana Sancho Arguedas(*) La Sra. Ana Sancho Arguedas, es nativa de Esparza. Dedica su tiempo libre a la investigación y recopilación de temas históricos, formales o tradicionales, así como a la recopilación de antiguos documentos y fotografías, las cuales comparte con sus amigos y contactos de redes sociales.

.

IMÁGENES: Cortesía de la autora.

RESTAURACIÓN FOTOGRÁFICA y REDACCIÓN de los COMENTARIOS al PIE de las IMÁGENES: Marco Fco.’. Soto Ramírez, Director del Proyecto de Investigación, Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

Anuncios