El importante Legado Histórico de TARDES ESPARZANAS como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA

El Templo Parroquial es el principal icono arquitectónico de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza. (Imagen: Reiner Alpízar Ovares).

El Templo Parroquial es el principal icono arquitectónico de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza. (Imagen: Reiner Alpízar Ovares).

.

Importancia Histórica en el Legado Musical contenido en “TARDES ESPARZANAS” como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA y su pertinencia en la Cultura Cantonal

  .

He aquí, el texto de la Ponencia de la Investigación presentada ante el Honorable CONCEJO MUNICIPAL DE ESPARZA, a las 06 horas del 18 de noviembre de 2015.

A raíz de esta ponencia, el Honorable Concejo Municipal de Esparza, según Acta N° 53 de Sesión Extraordinaria, Artículo I, inciso 1, celebrada el 18 de noviembre de 2015, tomó el ACUERDO DEFINITIVAMENTE APROBADO POR UNANIMIDAD de brindar OFICIALIDAD al pasillo “TARDES ESPARZANAS” como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, ordenando la publicación del Aviso correspondiente, el cual salió publicado en el Alcance N° 116 del Diario Oficial La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015, actuando en coherencia con el Acuerdo tomado hacía 17 años por ese Concejo, según Acuerdo de Sesión Ordinaria N° 35 del 28 de noviembre de 1998.

.

Por: Lic. Jonatán González Díaz, Educador Musical (*)

INTRODUCCIÓN

En el presente documento, se pretende fundamentar conceptual e históricamente la pertinencia del pasillo vocal “Tardes Esparzanas” del compositor Maestro Octaviano Solano Parra como Himno del Cantón, según se le declaró por parte del honorable Concejo Municipal del Cantón de Esparza en Sesión Ordinaria Número 35 del 28 de noviembre de 1998.

Se presentarán datos históricos que aclaran que el ritmo de pasillo es una manifestación musical idónea para constituir un himno y se justificará la relevancia histórica del autor y la obra, para que no existan dudas acerca de su intención composicional, debido a que la misma, en un inicio, pretendía hacer loa a la belleza del cantón y la alegría de vivir en él.

De igual manera, se definirán conceptos claros de lo que constituye un himno, el folklore y el pasillo. De éste último ritmo, podrá determinarse su origen y llegada al país, la cual establece un pormenor muy importante en la historia musical de Costa Rica, gracias a Esparza y su puerto en Caldera.

La obra de Solano Parra tiene la particularidad de unir a quienes la escuchan en un sentimiento de pertenencia y arraigo y hoy día es conocida nacional e internacionalmente como emblema esparzano. De tal manera, que este documento podría servir como apoyo para estudiar tanto el legado de Solano Parra como compositor y educador musical, así como la importancia del pasillo en la cultura musical esparzana.

EL HIMNO Y SUS DIFERENTES MANIFESTACIONES

La Real Academia de La Lengua Española define Himno como:

“Composición musical emblemática de una colectividad, que la identifica y que une entre sí a quienes la interpretan” http://buscon.rae.es (2015).

Nótese que esta definición fundamental no supedita la composición de un himno a un ritmo o forma musical determinado o reglamentario. Pensar que para que un himno lo sea en toda norma debe componerse únicamente en una marcha militar o heroica, sería un error tan grave como demeritar cualquier otra forma musical ligada a una población específica por su procedencia.

La variedad de himnos en el mundo es tan rica como las culturas mismas, pues existen ejemplos de himnos como el de la República del Japón o el israelí que son melodías y ritmos correspondientes con su propio folklore o religión, así como otros himnos de naciones africanas y afroantillanas que aluden a sus manifestaciones rítmicas e instrumentos autóctonos.

Si bien es cierto que en algunos países europeos se popularizó la marcha como forma predilecta para la composición de himnos, podemos encontrar contrastes, pues no es igual la marcha española (más relacionada con el ‘pasodoble’) a las marchas antiguas alemanas, las cuales son de ‘aire marcial’; por ejemplo, lo dicho por Alfaro, (2015), en una entrevista brindada al sustentante para la presente investigación, en la que comenta que:

“El Himno Nacional de Costa Rica, es claramente influenciado por las marchas prusianas”.

Y continúa aportando que:

“…actualmente, el himno alemán es más parecido a un canto épico solemne que a una animada marcha militar como la heredada a Costa Rica”.

Morera, (2015), dice en una entrevista concedida al sustentante que:

“…debido a que América fue poblada por los europeos, no era ilógico que los himnos nacionales se influenciaran por esto; sin embargo, algunos pueblos latinoamericanos, en los últimos años y siguiendo una tendencia mundial, han elegido ritmos más cercanos a las mezclas de sus culturas, como en el caso de los pasillos, corridos y valses. De modo tal que cada pueblo puede elegir si aquel canto que le unirá en un solo sentimiento, provendrá de folklores extranjeros o mejor aún, del suyo propio”.

Es decir que, según los expertos consultados, no debería ser una imposición la utilización de la marcha militar como única posibilidad composicional para los himnos, sino que cada pueblo está en la libertad de considerar su propia raíz y legado musical para componer sus cantos simbólicos; es, en su lugar, la respuesta más conveniente con el rescate de su identidad folklórica.

La palabra ‘folklore’ nació en el siglo XVII, acuñada por el arqueólogo británico William John Thoms, dedicado a guardar cosas antiguas. Cierto día, se le ocurrió que debía existir una palabra para todo aquello que los pueblos transmitían a través de los tiempos, e hizo la unión de dos vocablos: “folk”: pueblo y “lore”: sabiduría. Resulta pues que folklore es “la sabiduría o el saber de un pueblo”. Así que tomar un pasillo como himno esparzano es un motivo de orgullo y evocación de lo propio y criollo.

EL PASILLO COMO LEGADO LATINOAMERICANO Y SU INGRESO AL PAÍS

El ‘pasillo’ es un género musical urbano que se deriva del vals europeo y fue traído al país, junto al ‘tamborito chiricano’, por inmigrantes colombianos (o panameños), en la última década del Siglo XIX, ingresando por el puerto de La Caldera, nada menos que por la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza, según lo aclara Baltodano, (2006), citado por García, (2013), quien señala que:

“Los primeros habitantes de Puntarenas procedían de tres familias colombianas. Estas primeramente llegaron a Tivives, cerca del lugar que Juan de Caballón, conquistador protagónico de la segunda etapa de la conquista de nuestro país, bautizó Como Punta Landecho (hoy Puerto Caldera), donde permanecieron un tiempo. Tras conocer la lengua de arena, decidieron establecerse allí. Lo cierto es que provenían de Chiriquí, recuerde que, como antiguamente el territorio panameño pertenecía al Virreinato de Nueva Granada, con sede en Colombia y después de la emancipación de 1821, a la República de la Gran Colombia, tal situación provocó ese malentendido” (García, 2013, p. 25).

Por este motivo, la Historia Musical Costarricense debe al ‘cantón garrobero’ el ingreso de dichos ritmos por esa puerta que significó el ahora puerto del distrito sexto. Es decir, no existe musicalmente un ritmo más característico históricamente de Esparza que el pasillo, debido a que las primeras canciones escuchadas en dicho género debieron haberse compuesto y cantado aquí, ya tal vez olvidadas en el viento de las colinas de Artieda o en las brisas de las playas de Tivives.

Fue pues, a partir del cuatricentenario cantón que se extendió hacia otras regiones del país, tanto hacia Guanacaste, por la vía marítima, como hacia el sur, según narra Villalobos, (2013), citado por Solera, (2015), mencionando que:

«…en Jacó, los instrumentos musicales con que se amenizaban las fiestas y bailes era, el acordeón, y la tambora. También se utilizaba la caja» (p.41). En cuanto a los ritmos mencionó que los «más populares eran la cumbia, el punto panameño y el pasillo. Los dos primeros se bailaban en círculo y el último en pareja» (Villalobos, 2013, p. 41)

Actualmente, el pasillo se caracteriza por el acompañamiento de guitarras y requinto, aunque también son populares versiones instrumentales para piano, bandas de conciertos, estudiantinas y orquestas. El pasillo tradicional es, en esencia, un poema de amor musicalizado, cuyos textos están influenciados por la poesía modernista, una corriente literaria que tuvo su apogeo en Latinoamérica con los poetas de la “Generación Decapitada” en la década de 1910.

Según la entrevista a Morera, (2015):

“…desde una perspectiva difusionista, la versión más aceptada es la que asume que el pasillo se deriva del vals europeo, la música popular de la clase dominante, que fue introducido al actual territorio costarricense y ecuatoriano desde Colombia y Venezuela; Sin embargo, hay ritmos similares al pasillo desde México hasta Chile, lo que lo ha colocado en el folklore latinoamericano, de manera bastante reciente, es decir, hace menos de siglo y medio”.

Ecuador fue parte del Virreinato de Nueva Granada durante una parte del período colonial, y de la Gran Colombia (1822-1830) después de su independencia. Como lo anota Portaccio, (1994):

“Es lógico asumir que la gente de Ecuador, Colombia y Venezuela escuchaban pasillos que con el tiempo fueron cambiando su fisonomía al ser influenciados por las músicas regionales e idiosincrasias de sus gentes. Es así como el pasillo colombiano recibe la influencia del bambuco, mientras que el pasillo venezolano del joropo. Al aclimatarse en tierras ecuatorianas, el pasillo es influenciado por el sanjuanito y el yaraví, adquiriendo un tempo más lento que el de los pasillos colombianos y venezolanos” Portaccio, 199, V .2 P. 136.

Lo que deja claro que en cada territorio pueden encontrarse variaciones del pasillo, según aquellos ritmos y costumbres que le contacten en sus migraciones, diferenciando sus usos, velocidades y aplicaciones composicionales.

El pasillo no es exclusivo del Ecuador, donde es considerado ‘símbolo nacional’. Existen pasillos con similares características rítmicas y melódicas en Colombia y en Costa Rica. Sin embargo, a diferencia del pasillo ecuatoriano, los pasillos colombianos y costarricenses no son considerados símbolos nacionales, pues su popularidad se circunscribe a una región geográfica específica: la región andina en el caso de Colombia y la zona pacífica central, junto a la chorotega, en el caso de Costa Rica. Esta relación tan directa entre Puntarenas y Guanacaste se vio facilitada por el cabotaje, lo que podía acercar muchísimo sus músicas y siendo que los ritmos del pasillo, tamborito chiricano y el punto panameño entraron por Esparza y Puntarenas, Guanacaste lo recibiera por ese medio marítimo.

Solera, (2015) escribe que en Puntarenas:

“Armando Rodríguez decía que en las celebraciones del 15 de septiembre se solía interpretar, entre otros ritmos, los pasillos guanacastecos.”

Y deduce Solera:

“…aquí es conveniente recordar que el pasillo es un ritmo de origen ecuatoriano-colombiano, por lo que seguramente su vía de ingreso a Costa Rica fue por medio de la migración chiricana”.

Es posible, pues, que en ese ir y venir del pasillo entre Puntarenas y Guanacaste, se creara una confusión sobre su verdadero origen y esto, lejos de perjudicar al desarrollo musical del ritmo, lo enriqueciera en sus dos manifestaciones, las cuales se puntualizan más adelante.

EL PASILLO EN COSTA RICA Y SUS VARIANTES SOCIALES

Históricamente, el pasillo ha desempeñado varias funciones en la vida sociocultural de los costarricenses. En sus orígenes, fue uno de los géneros musicales populares ejecutados por las bandas militares en las ya disminuidas ‘retretas’ de los jueves y domingos. En la primera mitad del siglo XX, fue un baile popular, así como también uno de los géneros de ‘música de salón’ que se acostumbraba escuchar al piano y en conjuntos de cámara en las casas de la aristocracia criolla. Desde principios del siglo XX, el pasillo se vuelve una canción cuyos textos cantan, principalmente, a los amores frustrados, al despecho o a la ausencia de la mujer amada. Debido a que la mayor parte de los textos reflejan sentimientos de pérdida, desesperación y nostalgia por tiempos pasados, académicos han llamado al pasillo ‘la canción de la nostalgia’.

Según la entrevista brindada al sustentante por Calderón, (2015):

“…cabe indicar que el pasillo, desde sus orígenes, se divide en dos estilos bien marcados en nuestro país al igual que en toda Latinoamérica”.

Y señala los siguientes estilos de pasillos:

EL PASILLO VOCAL

La música del ‘pasillo vocal’ tiene como particularidad el ser más lento y con predominancia de melodías cantables (que facilitan el canto) y con una primera parte en tonalidad menor, la cual modula, en la segunda parte, a la misma tonalidad en modo mayor. En los textos de este tipo de pasillo, se expresa admiración por los paisajes nacionales, así como por la belleza de sus mujeres y valentía de sus hombres. Estos pasillos, en honor a una ciudad o a una provincia, son, en muchos casos, más apropiados y utilizados como himnos. Tal es el caso de los pasillos “Tardes Espartanas”, el “Himno del cantón de Palmares”, y “Tardes Josefinas”. El pasillo vocal, por lo general, no se baila, pues desde su concepción es para ser cantado y escuchado con atención.

EL PASILLO INSTRUMENTAL

Este pasillo tiene como particularidad musical ser mucho más rápido y alegre que el vocal, con melodías que permiten a los ejecutantes y bailarines demostrar su virtuosismo. Carecen de letra en casi su totalidad y es el ritmo ideal para el baile. En nuestro país es conocido mayormente como ‘pasillo guanacasteco’.

Don OCTAVIANO SOLANO PARRA, compositor de "TARDES ESPARZANAS", HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA.

Don OCTAVIANO SOLANO PARRA, compositor de “TARDES ESPARZANAS”, HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA.

 

EL MAESTRO OCTAVIANO SOLANO PARRA Y SU APORTE A LA EDUCACIÓN Y LA MÚSICA ESPARZANA

Según las investigaciones del Maestro Marco Francisco Soto Ramírez, quien durante muchos años se ha destacado como recopilador de la cultura esparzana y también como artista en la canción de propia autoría y el teatro esparzano, en su Blog “ESPARZA MÍA” (ubicable mediante el enlacewww.marcosoto34.wordpress.com), dedicado a las personas y costumbres cantonales, recoge que: el Prof. Octaviano Solano Parra nació en el cantón de San Mateo, el 7 de octubre de 1915, hijo de Gonzalo Solano Barboza y María Parra Calderón. Desde los diez años inició sus estudios musicales con el maestro José Villalobos, Director de la Escuela de Música de ese cantón alajuelense, con quien aprendió a tocar clarinete, saxofón y trompeta. Luego, continuó sus estudios superiores en el Conservatorio Musical de San José, graduándose como docente de música.

Laboró en la profesión de la educación musical desde 1939, iniciando en la Escuela “Tobías Guzmán” de San Mateo, continuando en otras como la Escuela “Primo Vargas” de Orotina, la Escuela “Juan Chaves” de San Carlos y en un Colegio administrado por religiosas. En 1952, se trasladó a Esparza, para trabajar en la Escuela “Arturo Torres Martínez” y en el Liceo “José Martí”, Puntarenas.

Luego de su jubilación, en 1959, se hizo cargo de la dirección de la Banda y de la Escuela Municipal de Música de Esparza, al tiempo que enseñaba música ‘ad honorem’ en varios centros educativos, por amor a la docencia. También se destacó como Maestro de Capilla en la Parroquia de Esparza. Su Orquesta RIDELPA MUSICAL (Ritmos del Pacífico), que interpretaba música popular, aún es recordada con admiración.

En 1974, se mudó a la Urbanización del INVU Las Cañas, Alajuela, donde continuó con su carrera educativa a favor de distintas escuelas: “Bernardo Soto”, “El Pacto del Jocote”, “Miguel Obregón”, “David González”, “El Coco”, entre otras.

Compuso gran cantidad de obras musicales, entre ellas, muchos himnos escolares, canciones populares y folklóricas, parranderas para cimarrona, obras para banda y música religiosa. Falleció en San José el 4 de enero de 1990.

Marco Fco. Soto escribe así de “don Tavo”, como se le llamaba con cariño:

“Don Octaviano Solano Parra, confeso enamorado de la Ciudad Primada del Espíritu Santo de Esparza, donde vivió por muchos años, quiso que sus restos mortales descansaran aquí, tal como reza su pasillo “Tardes Esparzanas”, compuesto en la década de los años 1960, aproximadamente, el cual se convirtió en Himno del Cantón de Esparza, en noviembre de 1998:

“Si es en tu suelo donde se encuentra calma,

será en tu suelo donde siempre he de vivir”.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

El Himno del Cantón de Esparza“Tardes Esparzanas” es una obra musical cargada de sentimiento, de amor y de respeto hacia Esparza, y todo aquel hijo o hija del cantón que lo entona puede identificarse plenamente con la letra y melodía. Un hecho que le da mayor relevancia, por parte de quien la compuso, es precisamente haber sido una persona que llegó al cantón en su vida adulta y, con pocos años de vivir en él, se enamoró de la belleza de los paisajes garroberos, de su gente y de sus costumbres. Tanto caló Esparza en Solano Parra que sintió que, al no haber nacido en Esparza, sí desearía descansar en esta tierra luego de su muerte. Esto es un paradigma del sentido de pertenencia, pues, si bien no podemos escoger dónde nacer, el hecho de elegir dónde terminar muriendo y descansando eternamente es una inequívoca declaración de que no puede existir para aquella persona un lugar mejor.

Por otra parte, como se ha demostrado en el presente documento, el ‘pasillo vocal’, ritmo en el que está compuesto “Tardes Esparzanas”, por su clasificación dentro de los dos tipos de pasillos de Costa Rica, no debe ser danzado, pues su característica musical lo define como música propiamente cantable; así que si se baila o se hubiere bailado antes, fue por un error de información e investigación, pues el único pasillo danzable es el instrumental o guanacasteco. Lo anterior deja sin efecto cualquier duda de su idoneidad para tomarse en cuenta como himno, alentada por el argumento de que pueda perder su solemnidad como canto simbólico por ser supuestamente una pieza de baile; sin mencionar que bajo cualquier análisis somero de la letra y música del mismo, se puede notar rotundamente que la intención del autor nunca fue componer una obra para bailarse. “Tardes Esparzanas” es un ‘pasillo vocal’, o sea, compuesto para ser cantado.

Hablando de simbolismo, la obra es un legado musical con un protagonismo esparzano especial, pues, fue por su puerto (Caldera) que hizo el más importante ingreso al país, es decir, que los primeros pasillos se escucharon, cantaron y compusieron en tierras garroberas, de donde partió hacia los distintos lugares de la Costa Rica de los siglos XIX y XX. Lo anterior permite afirmar que no puede haber un ritmo más adecuado para un himno esparzano que el ‘pasillo’, pues Esparza es un punto de referencia en la historia de esta manifestación musical folklórica. El esparzano y la esparzana deberían sentir justificadamente identificación y pertenencia por el ritmo del pasillo.

“Tardes Esparzanas” de don Octaviano Solano Parra representa, claramente, la idiosincrasia del ser esparzano, la manera de vivir de los habitantes, la belleza de su entorno natural y el sentimiento de querer construir cada día una Esparza mejor donde querer permanecer por siempre. Por lo tanto, respetuosamente se recomienda:

 

– Que se publique en el Diario Oficial La Gaceta la oficialidad de “Tardes Esparzanas” como Himno del cantón de Esparza, asunto que puede ser acordado y resuelto por el Concejo Municipal sin la necesidad de pasar por mayor trámite.

– Que se ordene, por parte de  las autoridades locales, su ejecución en todo evento oficial del cantón y en los actos cívicos en los centros educativos con el debido protocolo. Que el mismo no se use más para bailes típicos, por su investidura como himno cantonal y por el motivo referido de que su clasificación de ‘pasillo vocal’ lo impide.

– Que se realice la publicación, donde sea menester, de la letra y música de dicho Himno y la mención de su Autor.

– Solicitar a los centros educativos esparzanos su enseñanza y ejecución periódica.

– Que se revise la posibilidad de entregar (si no se ha hecho previamente) mediante un homenaje póstumo al Maestro Octaviano Solano Parra alguna condecoración especial como ciudadano importante del cantón por haber aportado la canción “Tardes Esparzanas” como Himno Cantonal.

Todo ello, se recomienda en aras de colocarlo con tinta indeleble en la mente de las generaciones actuales y futuras, para cultivar el arraigo y amor por esta amable ‘tierra garrobera’, donde hay “tanta paz, tanta calma y alegría; tanta dicha y también deseos de amar”, tal y como lo cantaba don Octaviano Solano Parra, acompañado por su inseparable violín.

 

*** ANEXOS ***

Interpretación del pasillo TARDES ESPARZANAS HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA desde 1998, interpretada por el folclorista MARCO Fco.’. SOTO RAMÍREZ, Director del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “Esparza Mía”, quien lo rescató para las generaciones de la posteridad y lo inmortalizó en su  producción musical en disco compacto titulada “ESPARZA MÍA…”, grabación publicada en Setiembre de 1993.

.

.

.

TARDES ESPARZANAS

-Himno del Cantón de Esparza-

(Letra y música: Prof. Octaviano Solano Parra)

Ritmo: Pasillo

¡Qué bellas son las tardes esparzanas!

¡Qué bello es el ambiente tropical!

¡Cómo luce la floresta en las mañanas!

¡Cómo aroman las rosas el rosal! (bis)

***

En torno, es belleza y armonía,

en torno es dulzura y bienestar.

¡Cuánta paz, cuánta calma y alegría!

¡Cuánta dicha y también deseos de amar!

(Estribillo)

Esparza mía, tú vives en mi mente

como algo que alegra mi existir;

si es en tu suelo donde se encuentra calma,

será en tu suelo donde siempre he de vivir.

(Se repiten todas las estrofas)

.

.

Fragmento de la partitura autógrafa del Prof. Octaviano Solano Parra, de su pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, en por parte del Concejo Municipal, según Acuerdo de Sesión Ordinaria N° 35 del 28 de noviembre de 1998, oficializado al publicarse en el Alcance N° 116 del Diario La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015.

.

 

Documento autógrafo del Prof. Octaviano Solano Parra, de su pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, en por parte del Concejo Municipal, según Acuerdo de Sesión Ordinaria Número 35 del 28 de noviembre de 1998, oficializado al publicarse en el Diario La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015.Diario La Gaceta N° 246 del 18 de diciembre de 2015.

.

.

Afiche promocional de la Sesión Extraordinaria del Honorable Concejo Municipal de Esparza en la cual se realizó la Ponencia del Lic. JONATÁN GONZÁLEZ DÍAZ acerca de TARDES ESPARZANAS como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, aquí transcripta. Arte gráfico realizado y aportado por MARCO Fco.’. SOTO RAMÍREZ, Director de nuestro Blog ESPARZA MÍA.

.

Afiche promocional de la Sesión Extraordinaria, en la cual se realizó la Ponencia del Lic. JONATÁN GONZÁLEZ DÍAZ, aquí transcripta. Arte gráfico realizado y aportado por nuestro Blog ESPARZA MÍA.

.

.

ENLACE del Alcance N° 116 a La Gaceta N° 246 del 18 de Diciembre de 2015, donde se comunica el Acuerdo de oficialización de TARDES ESPARZANAS como HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA:

https://www.imprentanacional.go.cr/pub/2015/12/18/ALCA116_18_12_2015.pdf

(Ver a partir de la página N° 100 del documento)

.

.

En la siguiente imagen, la Prof. MARTHA RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, acompaña a su esposo, el Prof. OCTAVIANO SOLANO PARRA, compositor del pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA, durante una evento en el Templo Parroquial de Esparza.

.

La Prof. Marta Rodríguez González, acompaña a su esposo, el Prof. Octaviano Solano Parra, compositor del pasillo TARDES ESPARZANAS, declarado HIMNO DEL CANTÓN DE ESPARZA.

.

_____________________________

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

– Portaccio J. (1994). Colombia y su Música. Texas: Logos Diagramación.

– García P. (2013). Historia de las artes escénicas puntarenenses en el marco de la identidad cultural. [texto inédito]. Costa Rica, Puntarenas.

– Solera, Mario (2015). Tamborito chiricano puntarenense. Ístmica. Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, 17. 45-63. Heredia: EUNA.

– Consultado el 28 de octubre del 2015. Real Academia Española, Asociación de Academias de la Lengua Española. (2014). Diccionario de la lengua española, 23ª edición, Edición del Tricentenario, [en línea]. Madrid: Espasa. http://buscon.rae.es/drae/srv/search?val=himno

– Soto Ramírez, Marco Fco. Anotaciones de mis Investigaciones de campo acerca de las Tradiciones Orales y escritas del Cantón de Esparza. Anotaciones Personales. Esparza, Puntarenas. Inédito. (2000).

– Consultado el 28 de octubre del 2015. Blog Esparza Mía. https://marcosoto34.wordpress.com/tag/prof-octaviano-solano-parra/

– Consultado el 29 de octubre del 2015. Portal de la Municipalidad de Esparza. http://www.muniesparza.go.cr/index.php/quienes-somos/nuestro-hinmo

.

EXPERTOS COLABORADORES ENTREVISTADOS

– MSc. Mario Solera – Profesor de Guitarra de la UCR e investigador de la música puntarenense.

– MSc. Mario Alfaro – Profesor de Historia de la Música y Cultura Musical Costarricense de la UNA y compositor.

– Lic. Isaac Morera – Profesor de Percusión en la UNA y UCR, así como investigador de la música étnica.

– Lic. David Calderón – Profesor de Guitarra de la UCR y Director de la Orquesta Intermedia de Guitarras UCR.

.

IMÁGENES

– Reiner Alpízar Ovares, Fotógrafo Profesional Esparzano.

– Martha Solano Rodríguez, hija del compositor.

________________________________

Prof. Jonatán González Díaz

Prof. Jonatán González Díaz

(*) Prof. Jonatán González Díaz, Cantautor y Educador Musical Esparzano, Director de la Academia de Artes Integradas “Los Coyoches”.

E-mail: jonagonzalez@gmail.com

Tel. 8702-1197

.

Anuncios