Apuntes sobre La Roca de Carballo (III Entrega)

La Roca de Carballo, Caldera, Esparza (Costa Rica). Periódico Le Figaro, año 1908. (Imagen: Cortesía del Sr. Gio Castaldini y su Grupo "Amigos del Tren a Orotina").

La Roca de Carballo, Caldera, Esparza (Costa Rica). Periódico El Fígaro, año 1908. (Imagen: Cortesía del Sr. Gio Castaldini y su Grupo “Amigos del Tren a Orotina”).

 Por: Gio Castaldini (*)

En mi anterior entrega sobre el paso de la Roca de Carballo, situada en Caldera de Esparza, mencioné una serie de hechos relevantes para que la línea del Ferrocarril al Pacífico llegara a pasar, a principios del siglo pasado, por este peligroso acantilado.

En primer lugar, debemos recordar como hecho relevante una decisión política tomada en San José para llevar el ferrocarril hasta la Ciudad de Puntarenas y ya no hasta el Puerto de Landecho, sito en la desembocadura del río Jesús María, en las inmediaciones de lo que hoy en día es Tivives.

En segundo lugar, la contratación del Ing. Warren Knowlton para que se encargara de terminar la conexión del ferrocarril entre el sector de Cascajal de Orotina y El Roble, en Puntarenas.

El nombramiento de este ingeniero fue determinante para que, al fin de cuentas, el tren pasara por la Roca de Carballo. Más adelante, veremos que el trazado realizado por Knowlton no fue el más idóneo y muchos creen que esto se debió a un cálculo de parte de este señor para aumentar los costos de la obra.

Por ahora, recordemos que, a finales de 1908, después de concluir el Paso de Matamoros -ubicado en Uvita de La Ceiba de Orotina-, las cuadrillas del ferrocarril a cargo del Ing. Knowlton comenzaron a echar los cimientos de lo que sería el puente ferroviario de Jesús María, que se ubica entre los cantones de Esparza y Orotina.

Este puente fue concluido en setiembre de 1910 y, al igual que en el resto de grandes estructuras realizadas en este tramo ferroviario, existirían muchas quejas sobre su calidad y precio, por parte del Gobierno.

El siguiente reto a vencer en el paso del Ferrocarril al Pacífico, antes de llegar a la Roca de Carballo, sería el primer túnel ferroviario que se construiría en la ruta al Pacífico: el Túnel de Cambalache, en Esparza. Su construcción inició a principios de 1909 y fue entregado a finales de 1910.

Ya para este entonces, Knowlton había convencido al gobierno que se requeriría de otro túnel cerca de la Roca de Carballo: el Túnel de Miraflores, que al igual que su gemelo de Cambalache, fue entregado a finales de 1910.

Cuando la línea salió del sector de Mata de Limón para ingresar a playa de Caldera, esperaba a los constructores de nuestro ferrocarril un gran reto: Sortear un peligroso acantilado para llevar al tren bordeando la costa en un tramo aproximado de 800 metros para volver ingresar tierra adentro. Los esperaba la Roca de Carballo.

En la siguiente entrega, compartiremos el tema: “¿Habían mejores opciones para la ruta hacia Puntarenas?”

_______________________

Sr. Gio Castaldini

Sr. Gio Castaldini

(*) Sr. Gio Castaldini, Especialista en la Historia del Ferrocarril en Costa Rica y en Iberoamérica, Colaborador del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural “ESPARZA MÍA” .

IMAGEN: Cortesía del Autor y su Grupo de Facebook “Amigos del Tren a Orotina”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s