El Puerto de La Caldera (Esparza)

Vista del Estero de Mata de Limón y Bahía de Caldera desde el cerro Cocoliso, Esparza. (Imagen: Cortesía del Geogr. Esteban Aguilar Castrillo)

Vista del Estero de Mata de Limón y Bahía de Caldera desde el cerro Cocoliso, Esparza. (Imagen: Cortesía del Geogr. Esteban Aguilar Castrillo)

Por: Sonia Garro Rojas (*)

Esparza, 1974. Este puerto tuvo mucha importancia, y hasta 1840, ocupó el primer lugar entre los puertos del Pacífico de Costa Rica. El cuidado y trámites que se requerían para la exportación e importación de mercaderías en el puerto de la Caldera, se pone de manifiesto en el siguiente documento de 1638:

“En el año nombrado de San Ildefonso, jurisdicción de la Ciudad de Espíritu Santo, nombrada de Esparza, el 9 de abril de 1638, ante mí, Alonso Pomes Macotela, Alcalde ordinario de la ciudad de Esparza, sus términos y jurisdicción, por el Rey Nuestro Señor, se presentó el contenido.

“Bernabé de Marquina, Maestre y piloto de la fragata nombrada San Francisco, surta en este puerto de la Caldera, como más convenga, comparezco ante Vuesa Merced (sic) y digo que yo vine a este puerto, de la ciudad de Panamá, con registro para cargar la hacienda que en él hubiere, y porque tengo mi barco a media carga y por no haber más hacienda en el puerto y estar haciendo mucho costo con el barco y la gente de él, a Vuesa Merced pido y suplico, hablando con el debido respeto, me mande dar registro y licencia para hacer mi viaje a la ciudad de Panamá, atento a estar el tesorero de esta jurisdicción en la ciudad de Cartago, que dista del puerto 20 leguas, y más que estoy presto de manifestar las mercaderías que tengo embarcadas para que Su Majestad haya cobrado lo que pertenece a sus reales almojarifazgos. Que téngalo Vuesa Merced a sì para justicia. (Firmado) Bernabé de Marquina

*     *     *

“En el día, mes y año dichos, yo el Alcalde, por presentada, con que manifiesto lo que tiene embarcado para cobrar los derechos reales de Su Majestad y asimismo los testigos que se hallaron presentes, el sargento Alonso de Saxco, Alcalde de la Santa Hermandad y el capitán don Juan de Salcedo Vallejo que lo firmaron juntamente conmigo. (Firmado) Alonso Pomes Macotela  –  Alonso de Saxco.

*     *     *

“Lista de la gente de mar. En el mismo día, mes y año mencionados, apareció ante mí Bernabé Marquina, piloto y maestree de la fragata San Francisco, situada en el puerto de la Caldera y dijo que la gente que llevaba es la siguiente:

Bernabé Marquina, Maestre y piloto.

Domingo Pérez, Contramaestre.

Juan de Xoro, Marinero.

Antón Bran, Marinero.

Francisco Bran, Marinero.

Mateo Angola, Marinero.

Damián Angola, Marinero.

Esta es la gente que iba en la fragata. Por no saber firmar, firma un testigo por él. (Firmado) Alonso Pomes Macotela y ruego por testigo a Alonso de Saxco.

*     *     *

“En el mismo día mencionado apareció ante mí el Sargento Alonso de Saxco, Alcalde de la Santa Hermandad, y dijo que registró 5 chiquitos de harina y 10 petacas de tabaco, todo por cuenta y riesgo del capitán Juan Solano, vecino de Cartago y se ha de entregar en Panamá a Pedro Alarcón y yo el maestre confieso tenerla bien acondicionada bajo la cubierta y que llevándome Dios a Sacramento para donde voy de pasada, la entregaré a quien va consignada, no firmó por no saber firmar, lo firmó un testigo que lo fue el capitán don Juan de Salcedo Vallejo, juntamente conmigo el alcalde, Alfonso Pomes Macotela, Juan de Salcedo Vallejo”.

Fuente: Archivos Nacionales. Serie Cartago. Clave Colonial. Fecha: 04 de diembre de 1638. Número de documento: 607).

.

********************************

FUENTE: Garro Rojas, Sonia. Folleto “ESPARZA (COSTA RICA)”. Temas de Cultura Popular. NAVARRA Nº246. Editado por la Diputación Foral de Navarra. Dirección de Turismo, Bibliotecas y Cultura Popular. Pamplona, España. 1974.

( * ) Sonia Garro Rojas, nació en San Isidro, Montes de Oro, Puntarenas (Costa Rica), en julio de 1957. Cursó sus estudios de Ciencias Económicas. Por su trabajo ganó el Premio “Concurso de Investigación histórica sobre la Ciudad de Esparza”.

.

En Carretas llevaban el Café de San José, Alajuela y Heredia

Boyero posando con su yunta frente a la casa de don Abraham Cambronero y doña Alicia Gamboa, Esparza, Puntarenas. (Nos han comentado que podría tratarse del Sr. Primitivo Ugalde. ¿Nos ayudaría a identificarlo?).

Boyero posando con su yunta frente a la casa de don Abraham Cambronero y doña Alicia Gamboa, Esparza, Puntarenas. (Nos han comentado que podría tratarse del Sr. Primitivo Ugalde. ¿Nos ayudaría a identificarlo?).

.

– Transcripción de un artículo del Periódico LA REPÚBLICA –

Esparta, 27 de Abril de 1974. José Ángel Lagos Ugalde es uno de los espartanos que se ha dedicado a escribir y conservar historias del Cantón de Esparta.

Según sus palabras, tiene setenta y siete años de llevar al hombro veinte toneladas de leña. Tal ha sido su esforzada vida en procura del progreso del lugar.

En su humilde casa, que aún conserva vestigios de principios de siglo, fue abordado por un reportero de LA REPÚBLICA. Gentilmente, nos invitó a entrar en la salita, donde cómodamente sentado en una poltrona (*) de cuero, comenzó a relatar su infancia. (*) Mecedora.

Esparta era una población atrasada. Sus calles eran construidas con piedra grande que se traía del (río) Barranca. No había luz eléctrica, sino faroles de canfín.

Esparta estaba sumida bajo el cacicazgo de los Figueroa, que se apoderaron de todo lo que podían, durante cincuenta años. No les importó el atraso de la población, sino llenar sus bolsillos (sic) (-según opinión personal del Sr. Lagos Ugalde).

FERROCARRIL

Prof. José Ángel Lagos Ugalde, Cronista Esparzano.

Prof. José Ángel Lagos Ugalde, Cronista Esparzano.

El Gobierno de don Tomás Guardia puso a funcionar el ferrocarril de Esparta A Puntarenas. Desde San José, Heredia y Alajuela transportaban el café en (carretas) para enviarlo a California o dar la vuelta el buque por el Cabo de Hornos, para llegar a Europa. La mercadería que llegaba a Costa Rica, también se transportaba en la misma forma, pero a la inversa.

HOTEL DE MADAME

En la esquina del Parque había un hotel que gerenciaba un francés de apellido Lacoste. Allí, pernoctaban los más distinguidos personajes de la época como don Tomás Guardia, don Rafael Iglesias, ministros, etc.

Hubo otro hotel por el Colegio (**), propiedad de don Francisco J. Alvarado, hombre que se esmeró por el progreso de Esparta. Era casado con una señora herediana, cuyo nombre era Amelia Víquez, pariente de don Cleto González Víquez. Era un hotel de primera clase.  (**) Liceo de Esparta.

 

___________________________________

FUENTE: La República. Suplemento “Cuatricentenario de Esparta”. 27 de abril de 1974.

FOTOGRAFÍAS: Colección privada del Proyecto de Difusión Cultural “ESPARZA MÍA…”

Principio y final del gobierno de don Diego de Artieda Chirino y Uclés

Detalle del monumento en memoria de don DIEGO de ARTIEDA CHIRINO y UCLÉS, situado en el Parque "Ignacio Pérez Zamora", Esparza, Puntarenas (Costa Rica), Gobernador de la provincia de Costa Rica en 1577.

Detalle del monumento en memoria de don DIEGO de ARTIEDA CHIRINO y UCLÉS, situado en el Parque “Ignacio Pérez Zamora”, Esparza, Puntarenas (Costa Rica), Gobernador de la provincia de Costa Rica en 1577.

Por: Sonia Garro Rojas (*)

Año 1974. Con el navarro Diego de Artieda se cierra definitivamente el período de ocupación y exploración de Costa Rica y se constituye la provincia con la demarcación que le dio Felipe II porcédula de 1º de diciembre de 1573.

Diego de Artieda, caballero salacenco, había sido capitán de arcabuceros en las islas Filipinas, a las órdenes de Miguel de Legazpi.

En virtud de las capitulaciones aprobadas por Felipe II, el capitán Artieda se comprometía a la colonización de Costa Rica, dedicando a la empresa toda su fortuna, sus tierras y ganados de navarra y sus ahorros de las Filipinas, sin más compensación que un salario de dos mil ducados al año, a cobrar de las rentas de la provincia, y permiso para reclutar en España doscientos soldados voluntarios a su costa. Su idea era formar el Nuevo Reino de Navarra, y con la esperanza de cubrirse de gloria, se llevó a América su familia y gastó toda su fortuna. Compró y aparejó tres navíos y embarcó con su gente -la mayor parte andaluces y extremeños-, aunque también figuran en la nómina apellidos como Bigornia, Bolívar, Lambarri, Gúrpide, Ochoa, Mendióroz, Ubitarte, Argueta…

Durante el gobierno de Artieda, tuvo lugar la expedición del pirata inglés Drake, y el gobernador tuvo que acudir al Océano Pacífico para adoptar las pertinentes disposiciones defensivas.

Gobernó Artieda la Provincia de Costa Rica durante catorce años, y la dejó perfectamente organizada en la forma y con la jurisdicción territorial que mantuvo hasta la independencia. Enzarzado en un pleito con las autoridades de Guatemala, murió en esta ciudad en 1591.

De todos los sueños de Artieda sólo queda un testimonio imperecedero: la ciudad de Esparza, nombre de su aldea natal en el valle de Salazar, del Reino de Navarra.

.

********************************

FUENTE: Garro Rojas, Sonia. Folleto “ESPARZA (COSTA RICA)”. Temas de Cultura Popular. NAVARRA Nº246. Editado por la Diputación Foral de Navarra. Dirección de Turismo, Bibliotecas y Cultura Popular. Pamplona, España. 1974.

( * ) Sonia Garro Rojas, nació en San Isidro, Montes de Oro, Puntarenas (Costa Rica), en julio de 1957. Cursó sus estudios de Ciencias Económicas. Por su trabajo ganó el Premio “Concurso de Investigación histórica sobre la Ciudad de Esparza”.

Organización Paulatina de Esparza durante la Colonia

El Golfo de Nicoya, visto desde el Alto del Jocote, Juanilama, Esparza. Foto: © Marco Fco.·. Soto Ramírez.

El Golfo de Nicoya, visto desde el Alto del Jocote, Juanilama, Esparza. Foto: © Marco Fco.·. Soto Ramírez.

Por: Sonia Garro Rojas (*)

Año 1974. Al terminar el gobierno de Perafán de Ribera, los españoles pidieron a la Real Audiencia de Guatemala que se nombrara de Gobernador Interino a uno de sus antiguos compañeros, Alonso Anguciana de Gamboa.

Los españoles que vivían en Cartago y Aranjuez, creían que con Anguciana les iría mejor, pero éste fue muy severo con los que le criticaban y realizó actos contradictorios. Llegó a despoblar Aranjuez –la segunda ciudad fundada por los españoles en Costa Rica (desaparecida)- y obligó a sus vecinos a trasladarse a la región occidental, junto al río (La) Barranca. En este lugar, fundó Anguciana de Gamboa, probablemente en 1574, la Villa de Espíritu Santo de Esparza (posteriormente rebautizada como Esparza). Pero la gente se resistía a (re)ubicarse, (pues) debido a lo espeso de la selva, la región era insalubre y  había mucha malaria.

Anguciana pretendía que se quedaran allí para trabajar en una gran hacienda de ganado que poseía. Pero los pobladores eligieron otra región situada al sureste del río (La) Barranca, que bautizaron con el nombre de Ciudad del Espíritu Santo.

Los vecinos eligieron con toda libertad a los primeros representantes del Cabildo o concejo municipal, y empezaron a organizar la vida en comunidad.

En 1575, en busca de agua potable, de mejores tierras para el cultivo y crianza del ganado vacuno, así como para resguardarse de las incursiones de los piratas ingleses que saqueaban las provincias españolas, decidieron trasladarse más al norte, al sitio que hoy ocupa la ciudad de Esparza, nombre que le dio Diego de Artieda, probablemente en 1577, y desde la cual escribió el 15 de mayo de 1578 una carta al rey Felipe II, en la que recordaba que había cumplido sus compromisos de fundar una ciudad en el mar del norte y otra en el mar del sur –Artieda y Esparza-, y que se disponía a fundar otra tierra adentro.

Jurisdicción Territorial de Esparza

Más adelante, el obispo Monseñor Bernardo Augusto Thiel, expresó en la Iglesia de Esparza que la jurisdicción de la ciudad era desde Garabito (cerca de San Mateo) hasta el río Barranca y, luego, partiendo de los Montes del Aguacate hasta el río Salto, cercano a Bagaces, en Guanacaste.

El 12 de abril de 1622, el Cabildo de Cartago se dirigió al rey para solicitarle que Costa Rica pasara de la Audiencia de Guatemala a la de Panamá. Las razones más importantes aducidas eran las siguientes: existen mayores relaciones con Panamá y se tiene conciencia de que con estas relaciones Esparza se desarrollará mejor.

Pero el rey dejó las cosas como estaban.

(Cabe citar que) el Alcalde más antiguo de Esparza fue Fernando López de Azcure, del que se conserva una curiosa carta de 1604.

.

********************************

FUENTE: Garro Rojas, Sonia. Folleto “ESPARZA (COSTA RICA)”. Temas de Cultura Popular. NAVARRA Nº246. Editado por la Diputación Foral de Navarra. Dirección de Turismo, Bibliotecas y Cultura Popular. Pamplona, España. 1974.

( * ) Sonia Garro Rojas, nació en San Isidro, Montes de Oro, Puntarenas (Costa Rica), en julio de 1957. Cursó sus estudios de Ciencias Económicas. Por su trabajo ganó el Premio “Concurso de Investigación histórica sobre la Ciudad de Esparza”.

ESPARZA de NAVARRA y ESPARZA de COSTA RICA (Año 1974)

Excmo. Sr. ERNESTO LA ORDEN MIRACLE, Embajador de España en Costa Rica, en la década de los años 1970.

Excmo. Sr. ERNESTO LA ORDEN MIRACLE, Embajador de España en Costa Rica, en la década de los años 1970.

Por: Ernesto La Orden Miracle,

Embajador de España en Costa Rica

Voy a contar, como si fuera un cuento, una historia real y verdadera.

Érase una vez, a mediados del Siglo XVI, allá en las montañas de los Pirineos, en el antiguo y glorioso Reino de Navarra, que se había incorporado pocos años antes a la unidad española, un hidalgo del Valle de Salazar que se llamaba don Diego de Artieda y Chirino, perteneciente a una familia de la casona o palacio fortificado de Artieda, en otro valle cercano de Navarra.

Este don Diego, que ya había sido Capitán de Arcabuceros en las Islas Filipinas, a las órdenes del legendario don Miguel de Legazpi, contrató con el rey don Felipe II, el día 1º de diciembre de 1573, en el mismo Palacio de El Pardo, desde donde gobernó España el Generalísimo (Francisco) Franco, una capitulación de las que se usaban en aquella época para organizar los descubrimientos y conquistas de los españoles en Ultramar.

PARA CREAR LA NUEVA NAVARRA

Decía el Rey Prudente en aquel documento:

“Por cuanto Vos don Diego de Artieda, con el celo que tenéis del servicio de Dios Nuestro Señor, y que la santa fe católica y ley evangélica sea ensalzada, y nuestra Corona, rentas y patrimonio real acrecentados… (sic) os ofrecéis de ir a descubrir, poblar y pacificar la provincia de Costa Rica a vuestra costa y misión, sin que Nos seamos obligados a socorreros con cosa alguna de nuestra hacienda… y que gastaréis en lo hacer y efectuar veinte mil ducados… y tendréis en los puertos de Sanlúcar de Barrameda o Cádiz tres navíos… con los marineros y gente de mar que fuere necesario… para llevar por lo menos doscientos hombres, cien de ellos casados, cada uno proveído de las armas necesarias y convenientes…

…y llevaréis todas las vituallas, bastimentos y provisión que fuere necesario por lo menos para un año entero… y poblaréis en la dicha provincia de Costa Rica tres ciudades… una en el puerto de las Bocas del Dragón, que es a la par de la mar del norte… otra en lo mediterráneo de dicha provincia, en el Valle del Guarco, y la otra en la provincia de Garabito… a la banda de la mar del sur… y llevar y meter en dicha provincia mil vacas y mil quinientas ovejas, quinientos puercos y cabras y cien caballos y yeguas… y para que cumpliéreis todo lo dicho, por vuestra persona y bienes muebles y raíces habidos y por haber, daréis fianza en cantidad de diez mil ducados… etcétera”.

.

Develación del Busto de don DIEGO DE ARTIEDA CHIRINO Y UCLÉS, en el Parque 'Ignacio Pérez Zamora' (Esparza, Puntarenas). En la gráfica: Prof. Gerardo Alfaro Martínez (Regidor), Lic. Guido Sáenz González (Ministro de Cultura, Juventud y Deportes), y en el extremo derecho el Excmo. Sr. Ernesto La Orden Miracle (Embajador de España). Año 1974.

Develación del Busto de don DIEGO DE ARTIEDA CHIRINO Y UCLÉS, en el Parque ‘Ignacio Pérez Zamora’ (Esparza, Puntarenas). En la gráfica: Prof. Gerardo Alfaro Martínez (Regidor), Lic. Guido Sáenz González (Ministro de Cultura, Juventud y Deportes), y en el extremo derecho el Excmo. Sr. Ernesto La Orden Miracle (Embajador de España). Año 1974.

.

Es decir, que el capitán Artieda comprometía en la colonización de Costa Rica toda su fortuna, sus tierras y ganados de Navarra, sus ahorros de las Filipinas, todo a su costa y riesgo y en un juego de azar, sin que el rey le ofreciera otra cosa sino la hipotética Gobernación y Capitanía General de costa Rica, eso sí, por toda su vida y la de su hijo y heredero, con un salario de dos mil ducados al año, cobradero de las rentas de la misma provincia, amén de algunas ventajas fiscales –como diríamos ahora-, tanto en encomiendas de indios como en aprovechamiento de los metales y piedras preciosas, con permiso para reclutar en España doscientos soldados voluntarios a su costa.

Como última promesa, decía textualmente el rey:

“Tendremos cuenta con vuestros servicios para haceros merced de daros vasallos con perpetuidad y título de marqués u otro…”

¡Pobre don Diego de Artieda que, con la esperanza de cubrirse de gloria y de ser marqués, arriesgó su vida, se llevó a América su familia, gastó todos sus bienes y murió arruinado y fracasado en Guatemala dieciocho años más tarde, sin conseguir su marquesado y sin haber podido crear el Reino de la Nueva Navarra, que era verdaderamente su ilusión!

“UN VIAJE SINIESTRO” A COSTA RICA

Por no adelantemos los acontecimientos demasiado. Don Diego anduvo un par de años por Castilla y Andalucía, reclutando sus hombres solteros y casados con gran dificultad, porque el rey necesitaba soldados al mismo tiempo para las guerras de Flandes.

Compro y aparejó sus tres navíos para embarcar en ellos sus hombres, mujeres y niños, entre los que figuraban su hijo Juan de Artieda, de 16 años, blanco de rostro y con una cicatriz en la frente; su sobrino Gabriel de Artieda, de 17 años, rojo, con pecas en el rostro; su hermana Sabina de Artieda, de 35 años, blanca y rubia, acompañada por su marido Juan de Peñaranda, de 40 años que era alto y moreno, y por sus hijos Juan, Diego, Hernando y Fabiana, que tenían respectivamente once, nueve, siete y cinco años de edad. Llevaba también consigo un puñado de hombres de apellidos vascos –Bigornia, Bolívar, Lambarri, Gúrpide, Ochoa, Mendóroz, Ubitarte, Argueta-, que eran soldados cubiertos de cicatrices, pero la mayor parte de su tropa eran andaluces y extremeños, reclutados a son de tambores y trompetas en las plazas de Toledo, Ciudad Real, Plasencia, Cordoba y Sevilla. El más joven de los expedicionarios se llamaba Rodrigo Lozano y tenía cuatro meses de edad… (sic) Alguien habrá hoy tal vez en Costa Rica que sea descendiente de aquel niño.

El flamante gobernador y nonato marqués, con sus hombres, sus vacas y sus caballos, hizo “un siniestro viaje” a Costa Rica, según él mismo escribió. Se le hundieron dos barcos en el Caribe y tuvo que salir a nado en su segundo naufragio, perdiendo hasta sus títulos de gobernador. Pese a todo, fue capaz de entrar por el Desguaro o río San Juan y llegar a la ciudad de Granada, en Nicaragua, donde puso en astillero otros tres navíos.

En 1577 salió por aquel río hasta el Atlántico, costeó hacia el este y entró por el río Guaymí, hoy llamado Chiricamola, donde fundó a dos leguas y media del mar, la ciudad de Artieda del Nuevo Reino de Navarra, a la que como hija suya –él debía ser viudo hacía años-, le dio su propio apellido.

El 5 de marzo de 1578 subió por el mismo río y bautizó un hermoso valle que estaba lleno de maíz y de palmeras pejibayes con el nombre de Valderroncal, es decir, como el Valle de Roncal, el más famoso de los valles de su tierra, después del Roncavalles legendario. Por entonces, aparecieron en el Pacífico nada menos que Francis Drake y sus piratas británicos, de modo que el Gobernador tuvo que abandonar un Océano por el otro, consagrarse a las orillas del Mar del Sur y enredarse finalmente en un largo pleito con las autoridades superiores de Guatemala, hasta morir en esta ciudad en 1591.

Nada quedó del Nuevo Reino de Navarra, de la ciudad de Artieda y del flamante Valderroncal. Toda la obra de Artieda en Costa Rica, llena de trabajos y de fracasos, no resultó más que un mal sueño, una verdadera pesadilla. Pero ha quedado de ella un testimonio perenne, una ciudad costarricense de Esparza, a la que Artieda puso el nombre de su aldea natal española, Esparza de Salazar.

.

Esparza, decada de los años 1960.

Esparza, decada de los años 1960.

.

DE CÓMO ESPARZA SE LLAMABA ESPARTA

Cuando el que esto escribe llegó a Costa Rica, hace tres años, y empezó a recorrer sus bellísimas montañas y sus playas, encontrando por todas partes los rostros y los apellidos de aquellos españoles que durante trescientos años crearon este querido país, averiguó que una ciudad llamada Esparta desde el año 1879 no era otra que la Esparza bautizada por Diego de Artieda. La había fundado en realidad su predecesor en el gobierno, (Alonso) Anguciana de Gamboa, en el año 1574, con el nombre de Espíritu Santo, trasladando a su vez a ella a los pobladores de otra ciudad más antigua que se llamaba Aranjuez. Esparza fue bautizada así probablemente en el año 1577.

Pero la Esparta que yo vi en 1972, se llamaba históricamente Esparza, pues no había sido bautizada por los lacedemonios, sino por los navarros, y se disponía a celebrar en 1974 el cuarto centenario de su fundación. Entonces, la visité amorosamente, tendida entre colinas a unos doscientos metros de altura sobre el Océano Pacífico y dominando a buena distancia el mar y sus fondeaderos. Como decía el mismo Artieda:

“Esta ciudad tiene tres puertos, el más lejos a dos leguas, y en el que se llama La Caldera pueden entrar en él navíos de alto bordo y es muy bueno y seguro”.

Artieda ha resultado un buen profeta. Cuatro siglos después, aunque hace tiempo se habilitó el puerto de Puntarenas, los costarricenses han decidido construir en grande el puerto natural de Caldera, con los recursos técnicos de ingenieros japoneses, que se convertirá muy pronto en el puerto principal de Costa Rica. Los padres buscan siempre lo mejor para sus hijos y Esparza era la hija de aquel buen Gobernador.

“Es muy buen hombre y de muy buenos deseos”, escribía el provincial franciscano fray Pedro Ortiz al rey en abril de 1578.

“Nos parece buen cristiano y celoso de la honra de Dios y que desea acertar para que estos naturales vengan a la fe”, escribía el celosísimo fray Lorenzo de Bienvenida.

A fuer de buen navarro, Diego de Artieda fue en verdad un caballero cristiano, un hombre de bien que sirvió con todas sus fuerzas al rey y a Dios. Contribuyó como nadie –después de don Juan Vásquez de Coronado-, a crear ese hermoso rincón del mundo que hoy llamamos la República de Costa Rica. Sembró en este suelo sus propias virtudes y ha dejado en una ciudad esperanzada el nombre de su aldea natal de Esparza de Salazar, escondida allá lejos, en un repliegue de los Pirineos.

.

Imágenes del Valle de Salazar, Navarra, España, donde se ubica la Villa de Esparza.

Imágenes del Valle de Salazar, Navarra, España, donde se ubica la Villa de Esparza.

.

VISITA AL VALLE DE SALAZAR

En cuanto averiguamos el secreto a voces de “Esparza” aproveché mis primeras vacaciones en España para visitar Esparza de Salazar. ¡Qué viaje sentimental el que hice a Navarra, pilotado por el buen amigo Jaime del Burgo, que es como si dijéramos el Ministro de Cultura de aquella brillante y autónoma Diputación Foral!

Entramos por el Valle de Erro hasta Aoiz y bajamos por el río Iratí hasta Lumbier. Nos detuvimos de paso en Artieda, a ver la gran casona fortificada del linaje, y nos metimos, aguas arriba, por las foces o gargantas del río Salazar, que son un espectáculo soberbio. Desde Navascués se ensancha algo el valle y enhebramos los pueblecillos –Uscarrés, Güesa, Gallués, Sarriés y otros-, que forman la antiquísima Comunidad o Junta del Valle de Salazar, cuyos habitantes son todos hidalgos desde 1469, confirmados por Felipe II en 1566.

.

Escudo de Armas de la Villa de Esparza de Salazar, confeccionado en madera de roble, obsequiado por  sus autoridades a la Ciudad de Esparza de Costa Rica. Año 1974.

Escudo de Armas de la Villa de Esparza de Salazar, confeccionado en madera de roble, obsequiado por sus autoridades a la Ciudad de Esparza de Costa Rica. Año 1974.

.

Las armas nobiliarias colectivas (escudo de armas) eran y son “un lobo negros sin corona, con las uñas doradas, y un cordero plateado en la boca, atravesado, con los cuernos dorados”.

Muchas de las casas de Esparza conservan todavía hoy ese blasón, cuya divisa reza en vascuence “AZKENEAN KONTA”, que puede traducirse en castellano por “A la fin se verá” (sic) o “Hasta el fin nadie es dichoso”. Buen lema para un pueblo trabajador y cristiano como es el de Navarra.

La noble Villa de Esparza de Salazar, aupada junto a un puente antiguo sobre el río, es un puñado de casonas de piedra y de pequeños huertos, con una buena iglesia parroquial. Sus habitantes, famosos pastores de ovejas en otro tiempo, viven hoy de la madera de sus montes y de las truchas de su modernísimo vivero. Saben que don Diego de Artieda fue paisano suyo, uno de más de los salacencos distinguidos en América y en Europa, en guerra y paz. Les encanta oír que en Costa Rica hay otra Esparza y me obsequian para ella un escudo de roble, con su (lobo) y su cordero, como recuerdo de hermandad. Les decimos adiós y seguimos hasta Ochagavia, la bellísima villa que hoy es capital del valle, coronada por su ermita de la Virgen de Musquilda. El río Salazar, bajando de las selvas del Iratí, salta entre guijarros blancos en medio de las casonas oscuras o encaladas, gran centro de turismo en el estío.

.

Desfile de los 400 años de Fundación de Esparza, Puntarenas (Costa Rica). Año 1974. Foto: Sr. Lucas Madrigal Conejo.

Desfile de los 400 años de Fundación de Esparza, Puntarenas (Costa Rica). Año 1974. Foto: Sr. Lucas Madrigal Conejo.

.

FIESTA EN ESPARZA DE COSTA RICA

De regreso a Costa Rica, con la retina llena de imágenes navarras –alta montaña, piedra y robledal-, vamos a celebrar el 12 de octubre en la nueva Esparza, entre verdes colinas tropicales.

Nos honramos con la buena compañía de la Ministro de Cultura, Juventud y Deportes de Costa Rica, esa gran escritora y finísima intelectual que se llama Carmen Naranjo, no hace mucho Embajadora en Israel, hija, por cierto, de un buen español de Canarias, en el otro extremo del mapa de nuestra España lejana. Viene también con nosotros un grupo de residentes en San José –catalanes, atures, castellanos-, y todos domos recibidos en procesión cívica por el pueblo y las autoridades de Esparza.

Hay un grupo de escolares con boinas rojas que nos hacen pensar que entramos en Pamplona. No faltan las ‘majorettes’ y los bomberos y hasta un espléndido ‘ballet indio’, cuyos componentes de pura raza blanca evolucionan con gracia en torno a un ídolo ancestral.

Flamean alternadas las banderas de Costa Rica y de España. Hay los inevitables discursos oficiales, pero una orquesta escolar modula delicadas melodías y un capuchino navarro, fray Isidoro de Mezquiriz, entona con su poderosa voz los acordes del AGUR JAUNAK.

Hermosa fiesta hispánica en Esparza, presidida desde su marco de roble de los Pirineos, por el lobo y el cordero heráldicos del valle de Salazar.

.

********************************

FUENTE: Garro Rojas, Sonia. Folleto “ESPARZA (COSTA RICA)”. Temas de Cultura Popular. NAVARRA Nº246. Editado por la Diputación Foral de Navarra. Dirección de Turismo, Bibliotecas y Cultura Popular. Pamplona, España. 1974.

.

FOTOGRAFÍAS:

– Ministerio de Empleo y Seguridad Social, España.

– Sr. Lucas Madrigal Conejo.

– Imágenes de Internet.

La ‘RONDALLA del 400’ revolucionó en celebraciones de Aniversario

La "RONDALLA DEL 400", dirigida por el Prof. CARLOS ARROYO VARGAS, de grata memoria.  En la gráfica, en la Fila de trasera: Sra. Aída Badilla Chacon, Prof. Miriam Salas, Prof. Cecilia Valverde González, Prof. Eva Barrientos Barrantes, Prof. Lucrecia Soto Pérez, Prof. Sarita ortíz Álvarez, Sra. Carmen Guevara de Araya, Sra. Daisy Ovares y Sr. Remberto Espinoza.  En la fila delantera: Sr. German Solís, Sr. Antonio ("El Doctor") Ugalde Hidalgo, Sr. Félix Ángel Araya Castro, Sr. Alcides Solís, Prof. Carlos Arroyo Vargas (Director), Sr. Bienvenido Montoya.  Celebración de 400 años de Fundación de ESPARZA (1574-1974)  Fotógrafo: Sr. Lucas Madrigal Conejo (de grata memoria).  Coleccionista y Restaurador Fotográfico : Marco Fco.·. Soto Ramírez (Folclorista Esparzano) E-mail: dise.graf.GADU@gmail.com

La “RONDALLA DEL 400”, dirigida por el Prof. Carlos Arroyo Vargas, de grata memoria. En la gráfica, en la Fila de trasera: Sra. Aída Badilla Chacon, Prof. Miriam Salas, Prof. Cecilia Valverde González, Prof. Eva Barrientos Barrantes, Prof. Lucrecia Soto Pérez, Prof. Sarita Ortíz Álvarez, Sra. Carmen Guevara de Araya, Sra. Daisy Ovares y Sr. Remberto Espinoza. En la fila delantera: Sr. German Solís, Sr. Antonio (“El Doctor”) Ugalde Hidalgo, Sr. Félix Ángel Araya Castro, Sr. Alcides Solís, Prof. Carlos Arroyo Vargas (Director), Sr. Bienvenido Montoya. Celebración de 400 años de Fundación de ESPARZA (1574-1974). Fotógrafo: Sr. Lucas Madrigal Conejo (de grata memoria).

.

Esparta, 27 de Abril de 1974. El Prof. Álvaro Pérez Jiménez, quien fungió como Presidente del Comité del Cuatricentenario de Esparta, dentro de su fecunda iniciativa soñó (con) una celebración magna del gran acontecimiento.

Pensó en poner en conocimiento del país los mayores detalles que hacen de Esparta una ciudad que, por sus costumbres y su modo de ser, es diferente de las demás.

Entre tantas cosas, por su propia iniciativa, quiso exponer a Costa Rica el cantar de un pueblo, hecho manifiesto en su música vernácula, no recogida hasta ahora.

Así fue como, después de duro batallar, el 6 de julio de 1973, tenía reunido a un grupo de guitarristas procedentes de los lugares más apartados de Esparta, así como a un grupo de violinistas (sic) que querían expresar la alegría del pueblo y fundó lo que se conoce ahora como ‘La Rondalla Espartana’.

Este grupo, bajo el comando de don Álvaro Pérez y del padre Manuel Almendros, conocido como el padre Manolo, se integró originalmente de la siguiente manera:

Carlos Arroyo Vargas, Germán Solís, Sarita Ortiz, Álvaro Pérez, Ricardo Álvarez, Antonio Ugalde, Remberto Espinoza.

Paso a paso, su canto fue gustando al pueblo y, hoy, después de muchos cambios, el grupo está integrado por 24 personas de todos los niveles sociales: educadores, sacerdotes, hombres de campo, en fin, toda una gama de personas que sienten gran amos por la música y por este pueblo, tantas veces abatido por los piratas, y de Decanos de la nacionalidad costarricense (sic).

.

La "RONDALLA DEL 400", dirigida por el Prof. CARLOS ARROYO VARGAS, de grata memoria.  En la gráfica, en la Fila de trasera: Sra. Aída Badilla Chacon, Prof. Miriam Salas, Prof. Cecilia Valverde González, Prof. Eva Barrientos Barrantes, Prof. Lucrecia Soto Pérez, Prof. Sarita ortíz Álvarez, Sra. Carmen Guevara de Araya, Sra. Daisy Ovares, Sr. Luis Amado (Güicho) Velásquez Castillo, y Sr. Remberto Espinoza.  En la fila delantera: Sr. German Solís, Sr. Antonio ("El Doctor") Ugalde Hidalgo, Sr. Félix Ángel Araya Castro, Sr. Alcides Solís, Prof. Carlos Arroyo Vargas (Director), Sr. Bienvenido Montoya.  Celebración de 400 años de Fundación de ESPARZA (1574-1974)  Fotógrafo: Sr. Lucas Madrigal Conejo (de grata memoria).

La “RONDALLA DEL 400”, dirigida por el Prof. CARLOS ARROYO VARGAS, de grata memoria.  En la gráfica, en la Fila de trasera: Sra. Aída Badilla Chacon, Prof. Miriam Salas, Prof. Cecilia Valverde González, Prof. Eva Barrientos Barrantes, Prof. Lucrecia Soto Pérez, Prof. Sarita Ortíz Álvarez, Sra. Carmen Guevara de Araya, Sra. Daisy Ovares, Sr. Luis Amado (Güicho) Velásquez Castillo, y Sr. Remberto Espinoza.
En la fila delantera: Sr. German Solís, Sr. Antonio (“El Doctor”) Ugalde Hidalgo, Sr. Félix Ángel Araya Castro, Sr. Alcides Solís, Prof. Carlos Arroyo Vargas (Director), Sr. Bienvenido Montoya. Celebración de 400 años de Fundación de ESPARZA (1574-1974)
Fotógrafo: Sr. Lucas Madrigal Conejo (de grata memoria).

.

Sorprendente

Reporteros de LA REPÚBLICA tuvieron oportunidad de escuchar a la Rondalla del 400, mientras ensayaban en la Casa Cural. La integran personas de ambos sexos (provenientes de las comunidades) de Cerrillos, (El) Mojón, San Jerónimo, Chumical y otros distritos, (así como de) Puntarenas, que fueron escogidos minuciosamente por su director don Carlos Arroyo.

Durante un año de práctica han dado a conocer su folclore en varios colegios, escuelas y lugares públicos de la región Pacífica.

Destacan en sus canciones: ‘Playas de Majagual’ (del Lic. Ricardo Carballo Murillo), ‘Tardes Espartanas’ (del Prof. Octaviano Solano Parra), ‘Esparta‘ (del Prof. Guillermo Pérez Chacón)y ‘La Rondalla del 400’ (del Prof. Carlos Arroyo Vargas), además de un sinnúmero de música del folclore guanacasteco. (Nota: Los nombres de los autores de las citadas canciones fueron colocados por el Gestor del Blog).

Es algo sorprendente escuchar a jóvenes, amas de casa, padres de familia, profesores, profesionales, jornaleros, etc., unir sus voces en un solo coro, con precisión.

Es, sin duda alguna, una de las mayores atracciones en la celebración del Cuatricentenario de Esparta.

.

**************************

FUENTE: La República. Suplemento “Cuatricentenario de Esparta”. 27 de abril de 1974.

Algunos APODOS ESPARZANOS de hace 40 años

Uno de los tantos 'corrillos' improvisados que se 'armaban' en la calle trasera (Oeste) del antiguo Mercado Municipal de Esparza. Acá, se puede observar al recordado ROBERTO MENA VILLALOBOS (Marimbista), entre los 'curiosos', así como el rótulo del Restaurante del chino MIGUEL 'CAIFÓN'. Año 1974. (Foto del Sr. Lucas Madrigal Conejo).

Uno de los tantos ‘corrillos’ improvisados que se ‘armaban’ en la calle trasera (Oeste) del antiguo Mercado Municipal de Esparza. Acá, se puede observar al recordado ROBERTO MENA VILLALOBOS (Marimbista), entre los ‘curiosos’, así como el rótulo del Restaurante del chino MIGUEL ‘CAIFÓN’. Año 1974. (Foto del Sr. Lucas Madrigal Conejo).

.

Sin ningún ánimo de causar molestias, compartiremos con Usted esta nota de prensa, proveniente del Suplemento Especial publicado por el Periódico LA REPÚBLICA en conmemoración de los 400 Años de la fundación de la Ciudad de Esparza…

Periódico “LA REPÚBLICA”. Esparta, 27 de Abril de 1974. Por cualquier distrito, cantón, caserío o ciudad de nuestro país, existen los sobrenombres de personas. Es una tradición que data de muchos siglos.

Muchos de ellos se han publicado en los diarios, principalmente de la provincia de Alajuela.

Ahora, sin herir susceptibilidades, daremos a conocer algunos de los ‘apodos’ de (algunos) de los vecinos de Esparta centro.

“Al que le caiga el guante, que se lo plante…” –dijo a LA REPÚBLICA el informante.

Torombolo, La Pua Chapa, Cutacha, Pata’e Buey, Chincha, Coyota, Cara’e Bagre, Tumba, Los Camisones, Moronga, Los Burros, Galleta Negra, Cara’e Gallo, Pistolo, La Verde, La Lila, La Pea, Botija, Pelele, Hormiga, Radio Jeta, Moncho Tuzas, Las Polainas, Picúzaro, Jup’e Tarro, Piojo, Huevo’e Cera, Macarrón, Pizote, La Bicho, Jupa’e Huevo, Mamulón, Yegua Sonta, Pico Dulce, Cachirulo, Piquito, Los Pipianes, Polla Ronca, Cameca, Siforris, Calavera, Lombriz, Caliabre, La Calambres, Pata-Pata, Caballo, Comadreja, Muñecón, La Cacha, Macollón, Los Gallos, Yigüirro Solo, Juan Chichas, Los Come Tierra, Alepatón, Mecateado, Cuechoso, Capacha, Cacalón, Beto Tierra, Me Tiro, Guachipelín, Cristo Negro, Pecado mortal, Los Zorros, Los Chompipes, Changanela, Car’e Lora, Pichirilo, Sanguijuela, Globo, Papitas, Tamal Mudo, La Jú y el león, Tronco’e Socola, Chompipón, La Momia, Camay, Pierna, Pata’e Yuca, Chicoco, Cumbo, Chaparrón, Las taxis, Mata Viejas, Oreja Negra, Picapiedra, Güichona, Las Piñuelas, La Ñame, Venao Chingo, Hormiga, Silabario, La Cara’e Caballo, Feo de Cara, Los Caza Moscas, Bomba Atómica, Cofaltón, Conga Parida, Buey Muco, Filtrón, Diablo’e Manta, Tía Conga, Pata Plana, Mapalo, Agüita, Frijolillo, Juan Chorizo, Caballón, Pata’e Mono, Montañita, Platanillos, Bejuquilla, etc.

Y nos dijeron:

“-La cosa está comenzando, porque aún faltan algunos por divulgar. Son sobrenombres ‘picantes’ y otros que levantarán los ánimos de muchos”.

.

**************************

FUENTE: La República. Suplemento “Cuatricentenario de Esparta”. 27 de abril de 1974.