EL REY ZOPILOTE: Mítico carroñero de la cultura Maya

Su majestad el Zopilote Rey - Samuro Real - Rey Gallinazo - Zoncho Rey-. (Fotografía: Álvaro Cubero Vega)

Por: Álvaro Cubero Vega (*)

Su majestad el Zopilote Rey (Samuro Real – Rey Gallinazo – Zoncho Rey), el mítico carroñero de la cultura Maya, también conocido por nuestros campesinos como “El Rey de Zopilote”.

Uno de estos sábados, bajo un incesante sol y un calor típico de las bajuras del norte costarricense, nos encontramos con él y logramos fotografiar su poderío y majestuosidad.

.

Rey Zopilote (Fotografía: Álvaro Cubero Vega)

.

Los zopilotes negros como buenos súbditos no tienen una excelente relación con su Rey, sin embargo, necesitan de ellos. El Zopilote Rey es el que tiene el pico más poderoso y logra abrir cueros y partes de difícil acceso para los Zopilotes Negros. Para comparar los tamaños de estas aves carroñeras les comparto esta fotografía.

Ciao!! ¡¡Disfruten la Naturaleza!! 😉

.

Rey Zopilote (Fotografía: Álvaro Cubero Vega)

.
IMAGEN y TEXTO: Cortesía de ÁLVARO CUBERO VEGA (*), Colaborador del Proyecto de Rescate y Difusión Cultural ESPARZA MÍA.
.

______________________________________________

Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística.

Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística.

(*) © Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística, nativo de Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

AMIG@: Le invitamos a visitar las PÁGINAS WEB y de Facebook donde podrá observar el Arte Fotográfico del Esparzano ÁLVARO CUBERO VEGA:
.
1) Página Web Alvaro Cubero Photography
http://www.alvarocubero.com/
.
2) Alvaro Cubero Vega Fotos
http://500px.com/AlvaroCubero
.
3) Página de Facebook “Álvaro Cubero Vega Photografia”
https://www.facebook.com/alvarocuberofotografia
.
CONTACTO: Alvaro Cubero, Fotografía Profesional de Naturaleza y Paisaje, con equipo especializado. Además de retrato y fotografía de Productos.
.
Teléfono móvil: (506) 8710-4958
.
E-mail: info@alvarocubero.com
.

El ‘Red Headed Barbet’ (Eubucco bourcierii)

Red Headed Barbet (Eubucco bourcierii) Alvaro Cubero Vega 2015

Red Headed Barbet (Eubucco bourcierii) Alvaro Cubero Vega 2015

Por Álvaro Cubero (*)

El ‘Red Headed Barbet’ (Eubucco bourcierii). Este bello Barbet es muy buscado por los amantes de las aves, el macho presenta este bello color rojo en toda su cabeza. Se le puede observar en zonas de bosque nuboso. Cinchona, Costa Rica.
.
IMAGEN y TEXTO: Álvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional Esparzano.

.

___________________________________

Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística.

Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística.

(*) Fotografía y texto: © Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística, nativo de Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

AMIG@: Te invitamos a visitar las PÁGINAS WEB y de Facebook donde podrás observar el Arte Fotográfico del Esparzano ÁLVARO CUBERO VEGA:
.
1) Página Web Alvaro Cubero Photography
http://www.alvarocubero.com/
.
2) Alvaro Cubero Vega Fotos
http://500px.com/AlvaroCubero
.
3) Página de Facebook “Alvaro Cubero Fotografía”
https://www.facebook.com/alvarocuberofotografia
.
CONTACTO: Álvaro Cubero, Fotografía Profesional de Naturaleza y Paisaje, con equipo especializado. Además de retrato y fotografía de Productos.
.
Teléfono móvil: (506) 8710-4958
.
E-mail: info@alvarocubero.com

El Zopilote Negro

Zopilote negro

Artículo y Fotografías por Álvaro Cubero (*)

Las aves de Costa Rica son hermosas, llenas de color, con comportamientos muy interesantes. No es para menos, pues en este pequeño país tenemos casi el 10% de las aves del MUNDO.

Entre las aves, clasificadas en diferentes familias, se encuentran las “aves de rapiña”, a veces identificados sólo como “Rapaces“. Estas aves cazan y comen carne y, en el caso del protagonista de nuestro artículo, comen carne en descomposición.

Al ser Costa Rica un país MEGADIVERSO en el mundo, casi debería ser un deber cívico el conocer de la biodiversidad del país. Deberíamos todos contar con información básica de las aves de nuestra querida “Tiquicia”. Mi intención no es aburrirles, sino -más bien- hacer llegar a ustedes la información de una forma sencilla y hasta atractiva. En mi carrera como fotógrafo de naturaleza y guía turístico, he topado con el obstáculo de que la información existente ha sido realizada con lenguaje muy técnico, de forma que sólo un biólogo la comprendería.

Así que por medio de mis fotografías y comentarios adjuntos, me he propuesto dar a conocer la información sobre la vida silvestre de nuestro país en un lenguaje informal e, inclusive, hasta coloquial.

.

Zoncho Negro. Imagen: © Alvaro Cubero Vega .

El Zoncho Negro

Este particular carroñero, perteneciente a la familia Accipitridae (No se preocupen por estos nombres, son simples formalidades científicas), es de cuerpo cubierto de plumas de color negro, robusto, ancho de cola y alas largas. Posee la cabeza desnuda (sin plumas). Patas gruesas, garras medianas, pico grueso y largo, bastante potente y ojos rojizos.

Este particular y muy común rapaz, se puede encontrar en nuestra querida Esparza, sin mucho problema. Siempre sobrevolando los pueblos y fincas, gusta de estar cerca del ser humano.

.

Un rincón de la Finca “Piedra de Fuego”, perteneciente a la familia Esquivel. Ubicada en Paraíso, Macacona de Esparza. Lugar donde he observado gran cantidad de Zopilotes Negros sobrevolando la zona. Imagen: © Álvaro Cubero Vega.

Un rincón de la Finca “Piedra de Fuego”, perteneciente a la familia Esquivel. Ubicada en Paraíso, Macacona de Esparza. Lugar donde he observado gran cantidad de Zopilotes Negros sobrevolando la zona. Imagen: © Álvaro Cubero Vega.

Cabeza Desnuda

Que el zopilote tenga la cabeza desprovista de plumas, es algo estratégico y muy inteligente de la madre naturaleza. Como pueden observar en la fotografía, el zopilote tiene su piel verrugosa y dura en el cuello y cabeza. Muchas veces sucede que necesitan comer de algo que está muy profundo, ya sea partes internas del cuerpo de una vaca, o carne en descomposición dentro de un cúmulo de basura, todo esto lleno de líquidos, sangre, agua, entre otros. Si el zopilote tuviera plumas en esas partes, al meter la cabeza para comer, le quedarían mojadas y le sería más difícil el volar o huir, si fuese el caso.

Muchas veces, se ganan mala fama por sus “prácticas” de termorregulación del cuerpo… Lo que hace es posarse sobre un poste, a secar sus alas y, dependiendo del calor, puede liberar sus propios excrementos y mantener así la temperatura corporal.

.

Cabeza desnuda. Imagen: © Alvaro Cubero Vega..

Importante Labor

Hasta el momento, hemos leído cosas que pueden hacer que odiemos a esta importante especie, pero quería dejar esto para el final… El zopilote es el responsable de que nosotros podamos vivir con comodidad en nuestro planeta. ¿Cómo es esto posible?

Pues, muy sencillo, en su incesante labor de comer lo descompuesto, elimina todos los olores y carne mala, que pueden llegar a acumularse, a tal punto, que no podamos vivir en nuestro mundo. El zopilote, conjuntamente con otros organismos como las bacterias, hace que nuestro mundo no se muera de intoxicación, y que podamos aún vivir en él.

El zopilote es una de las especies MÁS IMPORTANTES del mundo, y su labor en nuestro pueblo es de admirar y de querer.

Por eso, cuando veas un zopilote, no lo mires de mal modo, ni intentes ahuyentarlo. Más bien deberías de darle las gracias.

*

*    *    *

*

“EL  ZOPILOTE” (Poema)

NOTA DEL BLOG: Nuestro Colaborador y Amigo Lic. Fernando González Vásquez nos ha enviado este valioso aporte, el cual agradecemos en demasía.

El excelso poeta ramonense LISÍMACO CHAVARRÍA PALMA (1878-1913), Benemérito de las Letras Patrias, avizor de la naturaleza, escribió entre sus múltiples composiciones poéticas EL ZOPILOTE. Pocos hombres de letras han considerado como motivo lírico esta ave, por lo general despreciada debido a su función carroñera. El poema dice así:

EL ZOPILOTE

Autor: Lisímaco Chavarría Palma, Poeta Ramonense

Señor de los poblados, cuando subes

describiendo espirales con el vuelo

semejas una cruz bajo el cielo

santiguando la frente de las nubes.

 .

En tus éxodos nada te detiene,

de carroñas preparas tus festines

y vas, de la ciudad, a los confines

como un celoso policial de higiene.

 .

Del tejado te posas en la cumbre

y abres al Sol tus abanicos negros

en las mañanas de dorada lumbre.

 .

Enamoras a la hembra con ternura,

el cadáver del can te infunde alegros

y visitas los astros en la altura.

.

* * * GALERÍA DE IMÁGENES * * *

Les dejo estas imágenes que he logrado de las 4 especies de zopilotes que existen en Costa Rica. (Hagan “CLICK” sobre la primera fotografia y podrán verlas en gran tamaño.

Espero, mis queridos(as) lectores(as), que hayan aprendido algo sobre los zopilotes de Costa Rica y que, además, puedan reconocer la importante labor que tienen en el ecosistema. Nos volveremos a encontrar en otro Artículo sobre Biodiversidad Costarricense.

Ciao!! ¡¡Disfruten la Naturaleza!! 😉

______________________________________________

Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística.

Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística.

(*) Fotografía y texto: © Alvaro Cubero Vega, Fotógrafo Profesional, con énfasis en imágenes de la Naturaleza: Biodiversidad y Paisajística, nativo de Esparza, Puntarenas, Costa Rica.

Les invitamos a visitar las siguientes Páginas del Fotógrafo Esparzano Álvaro Cubero Vega:

1) Página de Facebook  “Alvaro Cubero Fotografía”: https://www.facebook.com/alvarocuberofotografia

2) Página Web: http://www.alvarocubero.com

3) Otra Página Web: http://500px.com/AlvaroCubero

Por qué el Congo tiene esos colores…

Mono Congo o Aullador (Allouatta palliata) © Alvaro CuberoVega.

Mono Congo o Aullador (Allouatta palliata). © Alvaro CuberoVega.

Por: Álvaro Cubero Vega (*)

¿Quién dijo que sólo lo científico es lo verdadero? No sabemos si la Madre Naturaleza también tiene sentido del humor.

Si tiene un par de minutos lea esta historia, referente a nuestro amigo (el de la foto… ¡Jajaja!)

Los sonidos de la montaña son tiernamente infinitos, llenos de colores salvajes y bellos, para la misma naturaleza que vive en armonía. De noche, los sonidos son totalmente distintos a los de la luz del día, menos duraderos y, por ende, más tenebrosos y con el dolor maligno que se escucha. Así es la montaña, así viven animales y plantas y aguas y ríos y luces y todo envueltos en el mismo aire que, algún día, llevará sus sonidos al rincón más alejado de esta tierra.

Desde muy temprano, en algunas ocasiones, el rugir de algún felino asusta al venado, al mono, a todo animal con suficiente carne como para alimentarlo. Los sonidos viajan a su velocidad, sin interrupciones de ninguna índole y entre los árboles se preguntan quién será el que produce el más fuerte de los sonidos. La imponente Ceiba (Pentandra Gaertin), elevando más sus ramas envió señales a todos sus alrededores:

“¿Quién tiene el sonido más fuerte en la selva?”

Los animales más pequeños prefirieron esconderse lo más lejos posible de la Ceiba, para evitar ser alimento de los más grandes. Más de un Gavilán (Buteo jamaicensis), desde zonas lejanas escuchó el llamado y partió enrumbado hacia la Ceiba; dejando detrás todo lo conseguido. No iba en competencia, sino a escuchar el sonido más fuerte de la selva.

Así partieron cientos y cientos de animales, y las flores enviaron sus aromas hasta el cerro donde se encontraba la Ceiba más alta entre todas las más altas. Muy de lejos, las Loras (Amazona farinosa), anunciaban sus llegadas a la majestuosa Ceiba.

El Jaguar (Panthera onca), fue el primer felino en llegar a la cita. Muy temprano salió de su guarida, se alimentó y, antes que el sol asomara con sus rayos, esperaba el parloteo de la loras.

La neblina embellecía más la tierra impregnado de un aire que no olía a nada, ni a guerra. Los mamíferos más grandes fueron los últimos en llegar. En la mera cúspide sonriente un Congo (Alouatta palliata) esperaba impaciente por todos los contendores.

La Ceiba esperó por varios días hasta que todos los rugientes estaban presentes. Y así comenzó la competencia… El Coyote (Canis latrans), inició la dura competencia, y pequeños roedores aullaban de alegría, dos bellas aves aleteaban alrededor de la Ceiba anunciando al próximo.

El Jaguar fue el mejor de todos. La Ceiba estaba a punto de anunciar al ganador, pero no pudo escucharse lo que decía, debido a los gritos intensos del Congo en lo más alto de la Ceiba. A gritos, proclamaba su derecho, sus gestos grotescos ensuciaron a todos los que estaban cobijados bajo la sombra de la Ceiba.

Sin rencor alguno, el Jaguar rindió respeto al Congo y todos sus descendientes, risas y danzas continuaron por todo el día. El Congo sintiéndose cada vez más poderoso, no bajaba de las altas ramas, creyéndose todo un cacique de la selva y gritando hacia el cielo retaba a todos para ver quién era capaz de quitarle su trono.

Aquella neblina mañanera de días pasado ya se había disipado, el bochorno era cada vez más fuerte y todos los animales temblaban al escuchar al Congo con sus gritos, improperios, moverse de rama en rama, como esperando que apareciera un retador que fuese capaz de quitarle el puesto. La neblina dueña de la paz, apareció de repente, la luz del sol fue plácidamente desapareciendo y los improperios continuaban.

Por días, parecía que el tiempo se había detenido para esperar el final de la competencia. Las hojas del suelo se movían muy lentamente, se podía oler la lluvia acercándose hacia la Ceiba. Los improperios del Congo no se detenían.

Se abrió un espacio en el cielo, como separando y uniendo al mismo tiempo dos o tres nubes. Soltó el rayo su estruendoso sonido, mientras el Congo se alzaba en lo más alto de la Ceiba.

Para ese entonces, el Congo era todo blanco, y con la misma rapidez del rayo, el Congo se cagó del susto y llevó sus manos hacia sus “huevos” (forma coloquial de llamarle a los testículos), como queriéndolos proteger, con más velocidad que el rayo.

Pero al final el rayo le tocó, quedando el Congo en total silencio y con los ojos desorbitados por el sonido más fuerte que había escuchado. Apartó sus manos negras de los testículos, para poder bajar de la Ceiba… Todos los animales se rieron al verlo bajar totalmente negro, menos sus “huevos” que eran blancos, como él había sido.

Entonces, cada vez que un rayo suena en la selva, el Congo aúlla de temor y cubre sus genitales, y esto es así desde mucho antes de que el hombre conociera estas tierras.

______________________________________________

(*) Fotografía y texto: Cortesía de © Alvaro Cubero Vega.

Visite la Página “Alvaro Cubero Fotografía”: https://www.facebook.com/alvarocuberofotografia