EDUCAR: Orientaciones para la Vida

Por: Ing. Nils Solórzano Villareal (*)

Considero que, hoy más que nunca, resulta necesario educar para conservar la vida de los seres vivos que habitan la tierra y, muy especialmente, la de los seres humanos. Educar y educar es una meta que todo país en el mundo debe llevar adelante.

Es evidente que nosotros mismos estamos contribuyendo a que cada vez tengamos más condiciones adversas que van dando como resultado un panorama desolador en nuestro planeta. Estamos ante variaciones climáticas nunca vistas: un día llueve, otro día hace un tremendo verano. En un país tan pequeño como el nuestro, durante este año en la zona atlántica y en la norte llueve casi sin parar, desde hace dos meses y medio; mientras que en el pacífico hace más de tres meses casi no llueve. Las temperaturas oscilan, en breves períodos, en forma drástica. Se enferma más la gente, aparecen serios problemas de enfermedades en la piel, aparecen nuevas plagas, hay menor cantidad de agua para beber y para el ganado y el riego de los plantíos. Comienza a escasear la alimentación y, si siguen las cosas así, dentro de no muchos años, habrá crisis tremenda por falta de agua.

Hace falta llevar el conocimiento, mediante programas de educación a todo nivel, desde los niños hasta los adultos y muy especialmente a todos aquellos agricultores y agricultoras que poseen un pedazo de tierra. Es necesario la comprensión de que al suelo hay que cuidarlo porque es un cuerpo físico dador de vida. Sí, el suelo da vida a plantas y animales para producir alimento y agua para la vida de la humanidad.

No pretendo dar una lección acerca de qué es el suelo y cómo hay que conservarlo. Sé que hay mucho conocimiento en sinnúmero de profesionales. Lo que ahora quiero enfatizar es que hay que educar, en vez de transmitir conocimiento. Educar con programas adecuados de cómo producir conservando el suelo. Cómo manejar las acciones en las cuencas hidrográficas para aumentar los reservorios de agua y la biodiversidad para -poco a poco- revertir los efectos adversos del clima que hoy tenemos.

Educar con metodologías muy horizontales con ejemplos reales de todo esto: Qué es el suelo dador de vida y cómo se degrada fácilmente, qué es una cuenca hidrográfica y cómo debemos actuar con las formas de cultivar, de manejar la basura para no contaminar, de no deforestar, por qué no debe quemarse el suelo, cómo mejorar las condiciones del suelo mediante el reciclaje y utilización de los mismos cultivos, etc, etc.

No quiero alargarme más, solamente quisiera llegar a mucha gente con este mensaje y, muy especialmente, a los tomadores de decisiones en este campo de la educación para conservar la vida. Muchas gracias.

_______________________

Ing. Nils Solórzano Villarreal

Ing. Nils Solórzano Villarreal

(*) El Sr. Nils Solórzano Villarreal es Ingeniero Agrónomo. Fue Director Regional del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en la Región Pacífico Central, Agente de Extensión Agrícola del MAG en el Cantón de Esparza y Presidente del Centro Agrícola Cantonal de Esparza (CACE), siendo uno de los principales gestores de la fundación de tan apreciada Institución cantonal.

IMAGEN: Blog Resiliencia MAG. Utilizada con fines ilustrativos.

Anuncios