¿Educación Dual o mano de obra gratuita?

Educación dual (Imagen: Periódico El País CR)

Educación dual (Imagen: Periódico El País CR)

“La educación dual es una modalidad de enseñanza y de aprendizaje que se realiza en dos lugares distintos: la institución educativa y la empresa, que se complementan mediante actividades coordinadas”.        -Isabel Araya Muñoz.

Por: Lic. Mateo Arroyo Cortés (*)

En estos días, se ha puesto de moda en las redes sociales de nuestro país el tema de la Educación Dual. Inclusive, amplios sectores del Magisterio Nacional hicieron su primera marcha para decir No a la Educación Dual. Pero ¿de qué se trata todo esto?

Para cualquier docente, resulta claro que la mejor manera de enseñar y aprender es ‘haciendo’. Este método de enseñanza es la que nos permite a los docentes trasladarnos del mundo de la teoría a la realidad concreta. Así si, por ejemplo, en un colegio técnico enseñamos sobre motores de combustión interna; pues es preciso, además de la teoría sobre motores de combustión interna, conocer ‘en vivo y a colores’ un motor. Conocer sus partes, desarmarlo, volverlo a armar, afinarlo, ponerlo a punto. Este evento le permite al futuro mecánico entrar en contacto con la realidad y poder aplicar sobre el motor todas las competencias obtenidas durante el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Quienes hemos estado inmersos en las aulas, sobre todo en los colegios técnicos y universidades, sabemos que la Educación Dual (Teoría-Practica) se desarrolla en nuestro país desde hace más de un siglo. Todo comenzó con los Talleres de Aprendices’ y se desarrolló hasta nuestros días.

De forma tal, que venir a decir que hace falta aprobar un proyecto del ley que tiene intercalada en su título la frase “Educación Dual”, para que en nuestro sistema educativo se conozca la metodología de la Educación Dual es una falacia y un absurdo intento de apropiarse de un concepto y pone de manifiesto un total desconocimiento de la historia de la educación técnica en nuestro país.

La “Educación Dual” que promueve el gran capital en nuestro país, con la complicidad de políticos y algunos ‘intelectuales’, incluyendo a ministros, diputados y funcionarios del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y del Ministerio de Educación Pública (MEP), lo que busca es incorporar a decenas de miles de jóvenes, desde los 15 años, como fuerza de trabajo gratuita. Buscan, con ello, reducir sus costos de producción y volverse más ‘competitivos’.

Esta intentona es la respuesta a la crisis global que ya afecta al modelo exportador. Buscan reducir costos de producción en la misma proporción que se ha reducido su tasa de ganancia. Y ésta no es una propuesta Tica. Surgió en Europa, la implementan luego en América Latina y, ahora, vemos la ‘versión tropicalizada’ para nuestro país. En cualquier versión o latitud, la mano del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial (BM) o del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está detrás de dichas propuestas.

Por cierto, como integrante de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación de la Asamblea Legislativa, en mi calidad de Asesor de un diputado que forma parte de dicha comisión, me ha correspondido participar en las discusiones del Proyecto de Ley N° 19.019 y he escuchado las intervenciones de diferentes empresas y organismos gubernamentales y empresariales. Lo que me permite señalar, con toda propiedad, que quienes elaboraron dicho proyecto y quienes lo impulsan demuestran una total ignorancia de la historia y evolución de más de un siglo de Educación Técnica en nuestro país.

Igualmente, aquellas organizaciones que llaman a marchar y a oponerse a la Educación Dual, cometen un error de conceptualización. Porque no se trata de oponerse al mejor método de enseñanza, sino a un proyecto de ley que de pedagógico no tiene nada y, más bien, debería llamarse “Proyecto para la Explotación Gratuita de Mano de Obra Juvenil”.

 .

______________________________

Fuente de la imagen: Periódico ElPaisCR. Imagen utilizada únicamente con fines ilustrativos.

.

Prof. Mateo Arroyo Cortés.

Prof. Mateo Arroyo Cortés.

(*) Lic. Mateo Arroyo Cortes, Docente de Educación Técnica, Especialista en Desarrollo Rural Territorial, Asesor Legislativo.

Óscar López y la discriminación positiva

Vista parcial de la "Concentración a Ciegas por la Dignidad", efectuada el Domingo 02 de Febrero de 2013, en las afueras del Parque de Diversiones, San José, como protesta pacífica ante la discriminacion sufrida por nuestro Amigo, coterráneo y colaborador de nuestro Blog, el Prof. Jonatán González Díaz y su apreciada Familia. Año 2013.

Vista parcial de la “Concentración a Ciegas por la Dignidad”, efectuada el Domingo 02 de Febrero de 2013, en las afueras del Parque de Diversiones, San José, como protesta pacífica ante la discriminacion sufrida por nuestro Amigo, coterráneo y colaborador de nuestro Blog, el Prof. Jonatán González Díaz (ejecutando el ‘bajo’ o ‘sausófono’)  y su apreciada Familia. Imagen del Año 2013 (Autora: Prof. Ángela Carballo).

Por: Jonatán González Díaz (*)

Hace tres años, aproximadamente, visité el Parque de Diversiones con mi esposa e hija. Como soy una persona con discapacidad visual total, me regalaron el pase especial y a mi esposa como mi acompañante. También pagamos el pase especial de mi hija, de tres años en ese momento.

Cualquiera diría “¡Qué bueno es no pagar!” Pues, resulta que, como entré en calidad de ‘persona con discapacidad’, para las personas del parque yo no soy un ‘adulto responsable’ que pudiera hacerme cargo de mi hija, ni siquiera para subirme con ella en un trencito infantil. No obstante, la realidad es que yo soy su padre y todos los días me encargo de cuidarla, alimentarla y protegerla, como lo hace cualquier padre. 

Paradójicamente, tampoco mi esposa podía acompañar a nuestra hija y subirse con ella a las ‘atracciones’ del Parque, pues su pase especial era única y exclusivamente ‘para cuidarme a mí, y no a la niña’. En síntesis, la familia con algún cónyuge con discapacidad, definitivamente no podía visitar el parque. Preferiría mil veces pagar mi pase especial y poder ser un padre como cualquiera, en un ideal de inclusión, ya que por aceptar la regalía, quedé disminuido como persona (**).

Desafortunado proyecto de ley 

Ahora, aparece este señor diputado Óscar López, autoimpuesto y supuesto representante de la población con discapacidad, pretendiendo -fiel a su practica de sacar el mayor provecho a su discapacidad- llevar al Plenario Legislativo el proyecto de ley para que las personas con discapacidad no paguemos pasajes de transporte público. Prácticas como ésta se aplican en algunos países y se le ha denominado “discriminación positiva”. Se trata de una buena intención para facilitar algo que termina discriminando más y convirtiendo personas con discapacidad en parásitas.

¿Por qué discriminaría esta ley?

Esta ley vendría a causar discriminación por el hecho de sugerir que una persona con discapacidad no podría ser capaz de conseguir un empleo para pagar su boleto. Podríamos decir, pues, que cualquier desempleado sin discapacidad debería tener el mismo derecho y esto no es así. En ese caso, sería mucho mejor impulsar iniciativas para incentivar el empleo para personas con discapacidad, a fin de mejorar su poder adquisitivo.

¿Por qué vendría a crear parásitos?

En otros países, donde esto se aplicó una ley similar a la promovida por el diputado López, tomándose de lo de los pasajes y otros servicios, también se empezó a afectar a las personas con discapacidad con muchas otras cosas, tales como negándoles empleos, restringiéndoles productos de crédito, impedirles responsabilidades legales, etc. Todo esto, porque la persona con discapacidad se convirtió en una especie de ‘niño mimado’ que hay que ponerle todo en la boca, que es mejor que no salga de casa, que es mejor que no trabaje, a quien el Estado le podría dar una ‘pensioncita de hambre’ para que no sea una carga laboral para nadie.

Usted NO nos representa

No, señor López, usted -una vez más- no nos representa. No queremos limosna, no queremos regalos, deseamos inclusión y equidad. Queremos empleo para pagar nuestras obligaciones y servicios. Si yo le pago al autobusero, tengo el derecho a exigir calidad en el servicio. Si pago el pase especial tengo derecho a usar el Parque de Diversiones en plenitud. Si puedo ser una persona como cualquiera otra, en realidad, podré decir que la inclusión fue lograda.

Hay personas que sí necesitan una ayuda de transporte, niños y niñas que acuden a centros de enseñanza especial de bajos recursos o personas con discapacidad que necesitan trasladarse a centros hospitalarios con verdaderas dificultades. Esto no puede ser parejo, muchos no necesitamos entrar a todas partes sin pagar. Así que, señor López, no nos quiera montar gratis a todos en su autobús. Muchos ciegos no andamos por ahí bamboleando el bastón, mostrándolo en cámaras para hacernos una imagen, menos nos escondemos detrás de él para evadir responsabilidades.

.

(**) Lea  la crónica titulada “El Prof. Jonatán González, Profesional No Vidente, y su Familia sufrieron discriminación en el Parque de Diversiones”en el siguiente ENLACE: https://marcosoto34.wordpress.com/2013/02/04/el-prof-jonatan-gonzalez-profesional-no-vidente-y-su-familia-sufrieron-discriminacion-en-el-parque-de-diversiones/

.

***************************************

Prof. Jonatán González Díaz

Prof. Jonatán González Díaz

(*) Prof. Jonatán González Díaz, Cantautor y Docente Esparzano.

E-mail: jonagonzalez@gmail.com

.

COCORÍ: Carta abierta de un ciudadano a las Diputadas Maureen Clarke y Epsy Campbell

Cocori

Por: Jonatán González Díaz (*)

Esparza, 24 de abril del 2015.

Respetadas Señoras:

Reciban un cordial saludo de Jonatán González Díaz, ciudadano costarricense, educador y profesional en bellas artes, concretamente la música, difusor de la cultura en mi cantón, e investigador enamorado del legado musical de África en nuestra América. También les cuento sin ninguna pena y más bien con orgullo, persona con discapacidad visual total.

Señoras, tengo una ventaja que me permite hablarles desde un punto neutral, pues gracias a mi falta de vista, interactúo con mis semejantes solo escuchando su voz y sintiendo su piel, los ojos no me permiten juzgar colores y rasgos.

Soy ávido lector desde mi niñez y leí, como casi todo el país, el librito de Cocorí en mi etapa escolar. No conozco aún Limón, pues vivo al otro lado del país y la gente que habita por aquí tiene una variedad racial enorme, pues tenemos influencia de africanos (en Puntarenas se sabe que hubo poblaciones minas, angolas y mandingas durante la conquista e inmigrantes afrodescendientes panameños y colombianos posteriormente), los españoles que fundaron una de las ciudades más antiguas del país (Esparza, con más de 400 años) y los indígenas Coyoches, sin mencionar la gran llegada de asiáticos.

Volviendo al libro, cuando dibujaba las descripciones de Joaquín Gutiérrez en mi mente, le juro por lo más sagrado que nunca me pasó por la mente que describiera a la provincia de Limón y nunca me imaginé que Cocorí fuera limonense, pues me figuro que se habría llamado Wilson Simpson o Frank Rusell. Yo imaginaba una tierra mágica donde podías hablar con los animales y tener maravillosas aventuras. Tampoco me imaginaba que la niña fuera del valle central, pues son pocos los ticos de bucles rubios.

Pero dejemos un poco el libro de lado y permítanme hablarles de algo que me preocupa más. Sé que ustedes al igual que yo, luchan por erradicar la discriminación de cualquier tipo, sea por género, discapacidad o raza. Se han preguntado ustedes: ¿La mejor manera de combatir el racismo es bloqueando espectáculos o la lectura de un libro que ustedes sienten que lesiona la raza afrodescendiente por reproducir estereotipos? Déjenme contarles que lo que han logrado es separar y escarbar en la herida que talvez ya estaba cicatrizando. Hoy basta darse una vuelta por las redes sociales, para que vean a afrodescendientes y cafeconleches (que eso somos el resto del país) agarrados que si Cocorí es racista o no.

Leí por ahí que ustedes son activistas contra el racismo y verificando paradigmas de esta lucha como Martin L. King, Rosa Parks o Nelson Mandela, me entero que ellos lograron más con acciones ejemplares de sensibilización y discursos memorables. En el ámbito nacional, tenemos grandes escritores como Quince Duncan y artistas connotados como Walter Fergusson, que han difundido la cultura afrocostarricense, haciendo un trabajo honesto, presentándonos la riqueza de Limón, exaltando su identidad, logrando respeto.

Sé que su intención es buena, señoras Diputadas, pero creo que equivocan el camino y dirigen sus armas al lugar inadecuado. Hemos logrado más las personas con discapacidad, haciendo contacto con la gente, visitando escuelas, hablando con los niños, con campañas y videos de concientización, luchas como las leyes de inclusión, etc. Le aseguro que los niños ciegos no tienen ya una niñez como la mía, veo que los compañeritos andan al niño o niña no vidente por la escuela, incluyéndolo en sus juegos y dejando en el pasado apodos provenientes de libros o programas de TV como “cegato”, “pipiriciego”, “pocaluz”, “abejón de mayo”, etc. ¿Y será que ganamos algo las personas con discapacidad intentando sacar del conocimiento público libros o programas televisivos que reproducen estereotipos contra las personas con discapacidad?

Si queremos que los niños dejen las burlas de lado, les aseguro que no es quitando Cocorí del sistema educativo, como lo pretenden ustedes, porque tendrán que pedirle a la empresa Gallito, fabricante de confites y chocolates, que saque de circulación la “Chocobola”, o que liquiden al “Comelón de Harricks”; así también, que las panaderías dejen de vender “Queque negro” y que la empresa cooperativa Dos Pinos retire la “Chocoleta”. Los niños tendrán un apodo siempre para aquello que no entienden o temen.

Permítanme con todo respeto darles una buena sugerencia: En Costa Rica hay afrodescendientes con mucho caudal económico y fama. Únanse, formen un frente contra el racismo, realicen charlas en escuelas, emitan pauta de campaña sensibilizando, den apoyo económico a grupos limonenses para que se presenten en todos los cantones de este país, porque a veces los limonenses se quedan solamente en Limón y así cuesta mucho que todo el país los conozca, valore y ame. Cuando los miedos y prejuicios se diluyan gracias al contacto y la cercanía, no habrá necesidad de “cazar moscas mientras “se tragan al camello”, según dice el adagio popular.

Espero que mis palabras lleguen a ustedes y que sigamos construyendo una Costa Rica con igualdad en todo aspecto.

Con respeto se despide,

Jonatán González Díaz

Educador Musical Esparzano.

.

***************************************

(*) Prof. Jonatán González Díaz, Cantautor y Docente Esparzano.

E-mail: jonagonzalez@gmail.com

.

Recetas Periodísticas: Cocina sin Sabor

Periódicos. (Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: ABC.es)

Periódicos. (Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: ABC.es)

Ensayo acerca de la importancia de la investigación y el método científico aplicado al periodismo

“Si (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de ‘rosa’ está la rosa
y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’.
-El Golem, de Jorge Luis Borges

 Por: José Alberto Gatgens Céspedes (*)

Como el ebanista toma el cepillo y sabe para qué sirve su herramienta y sabe cómo utilizarla, el periodista debe saber para qué son las palabras. El ebanista sabe la importancia del cepillo. Entiende que sin él no podrá dar el acabado, el pulido final y especial que busca para su pieza. Sin el conocimiento de la herramienta y sin el adecuado manejo, el periodista puede echar a perder la pieza. También, si se apresura, el resultado puede ser deficiente.

¿Sabe el periodista la importancia de sus palabras? Tomar conciencia de la importancia de las palabras, de su valor creador (y destructivo) es uno de los retos más grandes para el ser humano; pero todavía más grande para quienes viven de las palabras. El periodista que redacta sin esa conciencia y se enfrenta sin temor “al problema del lenguaje”, no podrá trascender y sus notas caerán en la simple receta de la pirámide invertida (o la receta de turno), con la consecuente sobreestima de su historia por encima del lenguaje con que debe comunicarla.

En el periodismo informativo o de investigación el asunto es así o más complicado, pues, como dice Froilán Escobar, “la manera despersonalizada y lejana del periodismo informativo crea la falsa premisa de que, lo ahí escrito, refleja la realidad tal cual es”, con lo cual, si el periodista no informa con la precisión y la conciencia “del problema del lenguaje”, más que contribuir a informar acerca del hecho, está en la frontera de deformarlo y perjudicar a los implicados. La realidad de un hecho no cabe en un cuarto de página con foto. Ni siquiera un hecho minúsculo. Por eso los evangelistas, los relatores que en la Biblia hablan de Jesús, aclaran que no hay libros sobre la tierra en los que quepa la vida de él. Ni de él ni de nadie, porque la verdad, la realidad, es la suma de los actos internos y externos de la persona o las personas involucradas, presentes y ausentes en el acontecimiento. Y eso es mucha tinta.

Sin duda, los grandes periodistas son siempre escritores. Porque su oficio es el de trabajar con las palabras. La historia que cuentan es circunstancial, es el pretexto para contar bien contada la historia que les tocó ese día, esa semana, ese mes: José Martí, Rubén Darío, César Vallejo, Gabriel García Márquez, Tomás Eloy Martínez, Ernest Hemingway y Riszard Kapuscinski, sólo para citar a algunos de los más conocidos y que más admiro.

Por eso, siguiendo a Morabito, ni la lista del supermercado, cuando se toma conciencia de la importancia de las palabras, puede hacerse a la ligera. Menos una nota o un reportaje donde se juzgan y exponen los actos de las personas, pues la imprecisión, las obviedades o la pereza en la búsqueda del adecuado uso del lenguaje, resultarán en interpretaciones ala libre o ambigüedades que no son aceptables en el periodismo informativo; en el periodismo de opinión sí podría ser, pero en el informativo y el investigativo no, donde se supone se trabaja con hechos. Es una enorme responsabilidad para el periodista. Gigantesca. Abrumadora. Titánica. Sirva de carácter ancilar la conocida escena en que el moribundo abuelo de Peter Parker se lo deja claro al joven aprendiz de arácnido (trabajador de la prensa, por cierto): “todo gran poder conlleva una enorme responsabilidad”.

O si lo prefieren más académico, recordemos a Roland Barthes en su Lección Inaugural:

“Adivinamos entonces que el poder está presente en los más finos mecanismos del intercambio social: no sólo en el Estado, las clases, los grupos, sino también en las modas, las opiniones corrientes, los espectáculos, los juegos, los deportes, las informaciones, las relaciones familiares y privadas, y hasta en los accesos liberadores que tratan de impugnarlo: llamo discurso de poder a todo discurso que engendra la falta, y por ende la culpabilidad del que lo recibe”.

Lo anterior es muy aplicable al periodismo y su discurso. Más adelante Barthes dejará en claro la relación entre el poder y el lenguaje. Para un periodista que escribe en un medio de referencia nacional, el lenguaje se convierte en una importante forma de poder. Poder que generará consecuencias de las cuales el trabajador de las palabras deberá tener plena conciencia, pues a diferencia de la literatura, el lector del producto informativo cree que lo expuesto en la pieza periodística es “la verdad”.

Y contradecir o reparar lo expuesto por el periodista y el medio es difícil o imposible: “el daño ya está hecho”, como dicen en Guápiles. Ya sea por la negativa del medio o el periodista a tratar de reparar el daño o porque las consecuencias que tuvo la pieza periodística son poco resarcibles.

Por lo tanto, la aplicación de los principios del “interés público” y las nociones de “noticiabilidad”, como una receta de cocina donde “eche una pisca de dinero público, mezcle con un funcionario y bátalo bien para que quede una salsa espesa y poco clara”, debería ser más bien motivo de desconfianza por la ligereza con que se aplican. Las recetas sólo sirven en la cocina. En las ciencias sociales siempre hay que hacer ajustes. Y este es el segundo punto de la reflexión.

Si el periodista carece de objetivos o hipótesis de trabajo que no sean prejuiciosas, el resultado será un mamarracho. El periodista que se dedica a la investigación, debería hacerlo con objetivos o hipótesis de trabajo, como lo hacen los científicos de las ciencias exactas: hipótesis, investigación, pruebas, resultados y aceptación o rechazo de la hipótesis. Es decir, la hipótesis tiene que ajustarse al resultado de la investigación. Si la hipótesis o el objetivo inicial se prueben con rigor, bien. Si no, el objetivo y la hipótesis con que se arrancó deberán rechazarse y replantearse la investigación y sus resultados.

Puede servir como ejemplo uno de los más importantes fármacos de los últimos tiempos: el Viagra. La empresa Pfizer realizaba una investigación con pacientes aquejados por males del corazón (como podrán suponer muchos de ellos de edad avanzada), cuando de camino empezaron a darse cuenta de un efecto secundario de la ‘Sildenafil citrate’ en los pacientes: provocaba erecciones. Pfizer replanteó su investigación y el resto de cuento ustedes lo saben.

Sin embargo, pareciera que muchas veces el método de trabajo del periodista es inverso a la honesta y ética metodología científica: el resultado se tiene que ajustar a toda costa a la hipótesis.

A esto le llamo “procustear” la información. El neologismo lo utilizo como resumen de la historia del lecho del hospedero Procusto, el de la fábula griega. Para quienes no conocen o recuerdan la historia, Procusto acostaba a los huéspedes en una cama: si la persona era más larga, le cortaba las extremidades para que calzara, si la persona era muy pequeña, la estiraba para que se ajustara con exactitud al lecho. También le podemos llamar “torcerle el brazo” o bien, “hacerle manita de puerco” a la información y a los hechos con tal de que calce con mi hipótesis u objetivos. Y como podrán suponer sin que haya que explicar más, esto carece de ética y rigor científico.

El periodista debe desprenderse de los prejuicios que tenga hacia alguna persona o situación para evitar “procustear” la información. También tiene que evitar el sentimiento de creerse el juez vengador, pues corre el riesgo de sentirse Batman y terminar haciendo linchamientos públicos y mediáticos. Si el periodista quiere hacer algo que sea digno de considerar como ciencia (aunque sea social) y no una simple afición filatélica, como diría el ganador del Nóbel de Química, Ernest Rutherford, hay que aplicar el rigor del método y tener la humilde disposición personal y profesional de cambiar la hipótesis y aceptar los resultados cuando el método así lo demuestre.

La diferencia entre una receta y un método riguroso de trabajo es notoria: la receta se aplica para obtener siempre el mismo resultado. El método se aplica para darle rigor científico al resultado, sea cual sea. Entre lo dicho, salió a relucir la idea (que yo creía superada) de objetividad. Me extrañó que periodistas viejos y “espueludos” sigan hablando de “objetividad”. Creer que el comunicador puede realizar algún trabajo “objetivo” es falta de claridad, o bien en el término, o bien en el concepto.

Trataré de explicarme: la objetividad no existe. Ni en ciencias sociales, ni en las ciencias exactas (que son más exactas que las sociales, eso sí). Desde el momento que en periodista elige el ángulo, el enfoque, las palabras, decide qué decir, cómo decirlo, qué quitar y qué poner, está siendo subjetivo. No hay escape. Por lo tanto, no se debe confundir objetividad con veracidad. El comunicador tiene que apegarse a la verdad de los hechos, no falsearlos, ni que los hechos se ajusten a su hipótesis. Eso sí es posible. Esto es ser veraz: apegarse a la verdad de lo ocurrido. La objetividad es sólo un concepto mal empleado para decirle a los clientes del noticiero o del periódico que se le está entregando algo infalible e indiscutible. Y no discutan más.

Para finalizar, los medios de comunicación llegan a miles de personas todos los días. Tienen que entregar material informativo sin olvidar que esas personas creen que eso es cierto, que esa es la vía y la manera (en especial en esos medios que se presentan a sí mismos como los atalayas de la moral y la verdad). Los medios tienen que enseñar con el ejemplo del buen periodismo, el buen lenguaje, y contenidos que sirvan para que sus clientes crezcan intelectualmente.

En la sociedad, el aprendizaje es constante y se produce dentro y fuera del aula. Desprenderse de la responsabilidad educativa que tienen los medios y sus trabajadores para con la colectividad, es tan censurable como el padre de familia que pretende dejarle toda la responsabilidad de la educación de su hijo al maestro de la escuela, con las consabidas consecuencias de esa negligente decisión. El medio y los periodistas son ejemplo y guía para muchos de sus lectores.

Por las anteriores razones, el periodista debería tener conciencia del rigor científico y del problema del lenguaje que se necesita en su labor, de su posición privilegiada y el poder que brinda esa posición, además de la humildad necesaria para seguir con los pies en la tierra, sino, la receta de todos los días podría hacer que el periodista tenga como único objetivo justificarse mediante algunos de los objetos del periodismo y se olvide de los sujetos: los lectores y los involucrados, tan necesarios de respeto y de buen periodismo, los unos y los otros.

_____________________

.

Lic. Jose Alberto Gatgens Cespedes

Lic. Jose Alberto Gatgens Cespedes

(*) José Alberto Gatgens Céspedes, Periodista y Escritor, nacido en Marañonal de Esparza, en 1976. Estudiante de literatura y cocina, Profesor de Periodismo en el Colegio Universitario San Judas Tadeo. Ha realizado varios trabajos de investigación sobre literatura latinoamericana contemporánea.

.

IMAGEN: Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: ABC.es.

.

Ing. Nils Solórzano: Dejar Huella es Bendición de Dios

Antiguo edificio del Centro Agrícola Cantonal de Esparza, en el año 1977, aproximadamente. En la gráfica, vemos al Sr. Erasmo Ugalde Montero, el Ing. Luis Elizondo, el Ing. Nils Solórzano Villarreal, y un colaborador no identificado.

Antiguo edificio del Centro Agrícola Cantonal de Esparza, en el año 1977, aproximadamente. En la gráfica, vemos al Sr. Erasmo Ugalde Montero, el Ing. Luis Elizondo, el Ing. Nils Solórzano Villarreal, y un colaborador no identificado.

Nos complace publicar este artículo del Ing. Agr. Nils Solórzano Villarreal quien, definitivamente, dejó una huella imborrable en la historia del Centro Agrícola Cantonal de Esparza (CACE), Institución a la cual agradecemos la licencia de publicación de este artículo que, originalmente, fue dado a conocer en su Blog Institucional. El Ing. Nils Solórzano Villarreal es Presidente Honorario de dicha Institución, y su Dirección y Visión forman parte del éxito alcanzado por el CACE.

Por: Ing. Agr. Nils Solórzano Villarreal (*)

Qué feliz me siento cuando veo la obra y la trascendencia influyendo, además de lo agropecuario, en el campo cultural de mi querida Esparza a Instituciones/Organizaciones como el Centro Agrícola Cantonal de Esparza (CACE) -en el cual tuve la oportunidad de dirigir y compartir por más de veinte años con agricultores y agricultoras-, con amigos de la Municipalidad de Esparza, de los Liceos de Esparza -Diurno y Nocturno-, con compañeros del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Cuando creamos proyectos como los “Jardines de Producción”, iniciamos la primera “Feria del Agricultor” en la “Calle de los Benavides”, frente a donde vivía la promotora Social de los Clubes 4-S Marita Benavides (qepd).

Cuando creamos las bases para desarrollar la Región del Pacífico Central, dada la condición diferente, en cuanto a desarrollo social, agropecuario y cultural de Esparza y sus cantones aledaños, incluyendo los Distritos de Jicaral, Cóbano y Paquera.

Cuando una vez creada la estructura administrativa de la región, hicimos la lucha y logramos regionalizar instituciones de Salud, Ministerio de Agricultura, así como crear la Dirección Regional del MAG, en Marañonal de Esparza, entre otras. Con ello, fuimos fortaleciendo el desarrollo regional, por cuanto, antes para todo dependíamos de Liberia.

.

Inauguración de la Sede del Centro Agrícola Cantonal de Esparza, en el año 1997.

IMAGEN: Inauguración de la Sede del Centro Agrícola Cantonal de Esparza, en el año 1997.

.

Cuando logramos adquirir un buen terreno para ubicar la Regional del MAG, logramos, unidos, desarrollar los Asentamientos Campesinos en Salinas, en Caldera, El Barón en Esparza, así como declarar “Zona Cafetalera” la zona de Peñas Blancas de Esparza. De igual forma, sentamos las bases para el Proyecto de Fruticultura con las primeras exportaciones de Mango “Jaden”.

Cuando creamos el primer Centro de Venta y Distribución de Agroquímicos, abriendo también campañas para reforestar. Creamos el Parque Garabito con la ayuda del Bach. Carlos Castrillo Rojas y la Prof. Claudia Quirós Vargas (qepd).

Qué bello y qué feliz se siente uno de haber logrado todo ello en las décadas de los años 1970-1980 y principios de los 1990, junto con mis compañeros del CACE: Ing. Agr. Fernando Rivas Muñoz, don Eladio Ugalde Segura, don Enrique Herrera Chacón, doña Marita Benavides (qepd), Don Fernando Castro Montero (qepd), entre otros que, por mis años, no recuerdo sus nombres.

Qué maravilloso que ese ejemplo de trabajo en equipo, con liderazgo y honradez, lo hayan continuado los nuevos Líderes, entre otros, el Bach. Eduardo Badilla Loría, Bach. Eladio Ugalde Rodríguez, Prof. Lande Ledezma López, e Ing. Agr. Uriel Vargas Vargas, logrando consolidar a esta Institución del Centro Agrícola Cantonal de Esparza como ejemplo de Servicios Integrados en la Región del Pacífico Central. Dejar huella es un privilegio otorgado por Dios.

.

Funcionarios del Centro Agrícola Cantonal de Esparza (CACE).

IMAGEN: Funcionarios del Centro Agrícola Cantonal de Esparza (CACE).

.

____________________________

Nils Solórzano Villarreal_retrato(*) El Ing. Agr. Nils Solórzano Villarreal es Presidente Honorario del Centro Agrícola Cantonal de Esparza (CACE). Fue Presidente de la Junta Directiva del CACE durante más de 20 años, cuando, además, era Director Regional del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

El Ing. Nils Solórzano Villarreal fue quien sentó las firmes bases para que nuestra Organización de Productores(as) llegara a ser lo que hoy representa en la gran Región Pacífico Central Costarricense.

Un Llamado a la Cordura y Sensatez

Himno_Cuando alguno pretenda_Pergamino

Por: Bach. Alan Joshua Vargas Mesén (*)

Estudiando hoy mis documentos sobre la procura existencial del Estado de Derecho, pude encontrar –bajo casualidades del destino–, la imagen de una copia del Himno Nacional de Costa Rica que aparenta ser de hace ya más de cuatro décadas; postergando mi estudio y dedicándome a leer cada una de las estrofas, pude apreciar una en particular, que me llamó muchísimo la atención:

“Cuando alguno pretenda tu gloria manchar,

verás a tu pueblo, valiente y viril,

la tosca herramienta en arma trocar”.

Al analizar objetivamente dicha cita, pude recordar aquellos momentos en los que mi excelentísima profesora de Estudios Sociales nos enseñaba con esmero, datos de instantes históricos en los cuales grandes personalidades como Calderón Guardia, Figueres Ferrer, Tomás Guardia, Juanito Mora, entre otros, contribuyeron en la búsqueda de una mejor sociedad, únicamente bajo la motivación del bien común.

Sin embargo, mientras recreaba en mi memoria dichos instantes inmortales, poco a poco, un distinto panorama vino a mi cabeza… El periódico La Nación, Telenoticias y Noticias Repretel, informando al pueblo de las variadas ‘realidades’ que, desde hace mucho, constituyen nuestro ‘pan de cada día’:

“La delincuencia sigue en aumento, el hampa ataca nuevamente con el asalto de un ciudadano en sepa-judas-de-no-sé-dónde que, lamentablemente, le costó la vida. Aparentemente el antisocial buscaba obtener su teléfono y la billetera que lastimosamente contenía únicamente dos mil colones…

“La noche del día ‘X’ muere padre frente a sus hijos, bajo aparente arreglo de cuentas; fue trasladado al Hospital Calderón Guardia, donde lamentablemente fallecería a causa de los 27 balazos disparados a su tórax…

“Notable criminal es liberado tres horas después de haber cometido delito; esto, debido al aparente error del fiscal o por la inoperancia administrativa…

“Jueza impone penas livianas a conocidos narcotraficantes…

“CCSS, corre peligro de entrar en quiebra y sus médicos se encuentran en huelga mientras miles de pacientes sufren las largas filas ante la difícil circunstancia de su enfermedad…

“Diputados abandonan Asamblea Legislativa con la finalidad de falta de quórum” en la discusión del tema de reducción de presupuesto a salarios de diputados y otros gastos gubernamentales…

“La Sra. Presidente viaja a país extranjero para el fomento de los buenos oficios; pero aísla a un pueblo de gente humilde y solidaria con barrotes, responsable de haberla ubicado en dicha posición durante actos cívicos de interés público…

“El costo de vida aumenta, el dólar baja pero la canasta básica sigue subiendo, la economía mejora pero la pobreza aumenta…” entre muchas otras más noticias.

Y ante todo esto, como Costarricense, me pregunto: ¿Hasta cuándo y hasta dónde llegaremos nosotros los ciudadanos?

Considero que en muchas ocasiones hemos llegado a ser demasiado permisivos, llegando a tolerar gran cantidad de actividades negativas que han transformado nuestra sociedad en una, donde los problemas continúan en incremento bajo nuestras propias narices, y que ve como “normal” esa delincuencia creciente, limitándose a llevar únicamente dos mil colones en nuestros bolsillos para evitar que nos asalten. ¡Dios guarde un celular! Y, por mucho, ni se le ocurra portar un artefacto tecnológicamente moderno (Ipod, Laptop, Ipad, tablets, entre otros).

¿Es justo que vivamos con miedo? ¿Acaso la sangre de jóvenes inocentes que han perdido sus vidas por defender su patrimonio mientras iban al colegio/universidad no mancha la gloria de nuestro país? ¿Es tan blanca y pura la paz que se vive en nuestra nación, cuando nuestros hijos no pueden si quiera practicar algún deporte o recrearse después de las cinco de la tarde en la propia acera de su hogar?

¿Qué pensaría don Juan Rafael Mora Porras o don Tomás Guardia si supieran que el país, por el cual lucharon arduamente, sufre la presente realidad y se encuentra en manos de políticos y de policías corruptos, que toman a gusto la ley en sus manos y se jactan de su propia inutilidad; donde el político aprueba impuestos altísimos en detrimento de los pobres, quitándoles lo poco que les queda y, vergonzosamente, terminan en bolsillos privados, o bien, se malversan en banquetes exagerados, viajes en helicópteros/jets privados con motivos dudosos y sombreados (eventos a los que se les atribuye en las altas esferas, carácter de tabú y cosa juzgada); y donde el policía intimida al enclenque y huye del rufián?

Pensemos por un momento en la imagen que proyectamos a la comunidad internacional: Una nación que se ensoberbece en su ‘pacifismo’ y su ‘resolución alterna de conflictos’, en su “paz social” aun ante la latente amenaza de guerra por parte de su vecino, pero que a su vez  -poco a poco- se incrementan los atropellos a los derechos de los ciudadanos, donde se nombra a figura religiosa de conducta cuestionable, poco tolerado por diversos sectores de la sociedad como líder de la comisión de derechos humanos; y que vio con asombro a su ex presidente y 8° Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) descender de un avión esposado por presuntos cargos de corrupción.

Es inconcebible que cantemos esa estrofa del Himno Nacional en cada ceremonia, sintiéndonos ‘orgullosos de ser ticos’, mientras permitimos que la gasolina se venda a precio exuberante -cual agua en el desierto de Atacama-, siendo que más de la mitad del monto se deba a un impuesto carísimo, implantado bajo la vil excusa de “reparar las calles”, cuando éstas se encuentran llenas de huecos y/o baches (curiosa realidad que podría ser metáfora de nuestra economía) o, más vergonzoso aún, que nos cobren millones de dólares por la repetida e inútil colocación de un pinche pedazo de metal sobre la raja de un puente (platina); y todavía algunos osan ir a huelga porque no se aumentan los precios del margen de comercialización de la gasolina; esto sin profundizar en los recientes escándalos de la refinería china, la trocha, el tramo San Ramón – Alajuela (que valga indicar, la penalización contractual recaerá sobre los bolsillos de los labriegos sencillos) o bien, la conducta reprensible de la Sra. Presidente al amenazar a su propio pueblo con demandas judiciales, cuando su único pecado es ejercer su derecho nato de cuestionar la función pública inherente de su cargo, Dios libre detallar sobre la mofa electoral que se avecina al jugar con la salud pública para conseguir votos… 

Pero, entre todas estas problemáticas, quizá lo de mayor indignación es que, expuestos los argumentos sobre la mesa, el tico promedio da por respuesta:

“-Y ¿Qué va a hacer usted al respecto?”

“-¿Qué podemos hacer…?”

O la más irritante de todas:

“-¿Por qué no se lanza usted para presidente y arregla estas vainas? (en tono de burla o con claro sarcasmo)”, entre otras

¿Acaso se nos ha olvidado que en una democracia es el Pueblo el que gobierna y no el gobierno el que esclaviza al pueblo? Porque si fuera el caso, ¿para qué tanta celebración de independencia a la monarquía Española en setiembre, si no somos más que dependientes a una monarquía política, disfrazada bajo el tul de un Estado de Derecho, donde se imponen la corrupción y la desvergüenza como ídolos antiguos o colosos sociales, y donde sus candidatos a elección popular, construyen sus argumentos electorales en la destrucción de la competencia para probar que soy “EL MENOS MALO” en lugar de demostrar que soy el más apto para mejorar nuestra nación y porqué?

El Pueblo clama, pero el babuinismo político lo enmudece. Una periodista de renombre grita frente al desorden en la recolección tributaria:

“-¡Qué vergüenza!, los trabajadores son exprimidos hasta la última gota, mientras que a los políticos ‘apenas si le alcanza para comer’, mucho menos para pagar tributos…”

Pero, la libertad de expresión de los costarricenses cada día se silencia más, bajo el miedo a ser ejecutados misteriosamente por miembros del hampa, quienes incomprensiblemente están mejor capacitados y mejor armados que la Policía, el OIJ, y la DIS juntos. Cuando antenas parabólicas de TV por satélite moran en los techos de los más bajos precarios y sus residentes cambian de modelo celular como cambiar de ropa, mientras la clase media lucha por conseguir el gallo pinto de cada día que tanto nos identifica… Y -más tenebroso aún- donde la seguridad de los Tribunales se vio burlada al ser sustraídas sustancias psicotrópicas, que debían ser custodiadas 24/7, ni más ni menos que del edificio del Palacio de Justicia (Corte Suprema), sede de la Policía rural y del OIJ.

Como dijo la finada periodista de canal 7: “¡Qué vergüenza!!”. ¿Seguiremos acaso encubriéndonos bajo el manto del conformismo y la mediocridad aceptando estas situaciones sin hacer nada al respecto; o exponiendo nuestras inconformidades de la forma incorrecta llegando a decisiones que afectan al pueblo mismo?

No vayan a ser mal interpretadas mis palabras, puesto que esto no es un llamado a las armas, por el contrario, es una invitación a darnos un tiempo y ‘poner las barbas en remojo’; ante un entorno de huelgas, hospitales en ruinas, amenazas internacionales y la ausencia de un líder político digno a la vista.

Debemos considerar si realmente luchamos “por la causa justa” o por intereses privados ajenos totalmente al bien común, en especial, cuando se avecina un nuevo proceso electoral que ya esta visible desde nuestras puertas. No permitamos que en esta época, próxima a vestirse de pino, regalos, toros, risas y bonanza, se nos transforme en la Roma de antaño, donde sus gobernantes practicaban el “pan y circo” para apaciguar las masas; por lo contrario, recordemos y meditemos sobre los aberrantes actos cometidos por esta ineficaz administración para evitar su repetición, y que no se diga en el futuro, “estamos feos” por la consecuencia de nuestra propia indiferencia; consideremos el verdadero significado de lo que es “justo”, y meditemos sobre quién domina en la balanza de “Justicia y Ley”. Que no se conviertan estas negativas circunstancias en nuestro diario mosquito que nos zumba en los oídos, a cuyo molesto sonido nos hemos ido haciendo indiferentes, por las tantas veces que lo hemos ignorado.

Busquemos la justicia y actuemos de conformidad con esa imagen de “representantes de paz”, por la cual siempre hemos sido reconocidos en la comunidad internacional.  Pero que quede en mente, la necesidad de definir nuestra posición con respecto a lo discutido, de lo contrario  continuaremos con la indiferencia e inoperancia que nos ha venido caracterizando, desde hace ya mucho tiempo, y que a la postre nos conducirá a un caos apocalíptico-gubernamental donde adoptaremos las realidades de España, Grecia, Egipto y Libia; nos corresponde ahora decidir ser uno más de los ruines esbirros que prefieren el ocio al honor de nuestra gloriosa nación, o ser uno de los valientes que tome las riendas del país en este nuevo año, al hacer lo correcto y, ante todo, fomentar las prácticas que nos mejoran, suprimiendo aquellas que nos perjudican.

Costarricense: Ésta es tu decisión, medítala en tu conciencia individual, pues recordemos que no son nuestros pensamientos, sino nuestras acciones las que nos definen como personas y, colectivamente, como la Patria que conformamos.

___________________

Alan Joshua Vargas Mesén

Alan Joshua Vargas Mesén

(*) Alan Joshua Vargas Mesén, Bachiller en Derecho, Estudiante de Licenciatura de la misma materia en la Universidad Metropolitana Castro Carazo.

Una Sonrisa cambia nuestro Estado de Ánimo :-)

sonrisas (Fuente: http://www.fotosdibujosimagenesvideos.blogspot.com)

Por: Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde (*)

Qué triste, qué molesto, qué coraje, cualquier calificativo es válido para cuando vamos a una institución como la CCSS, ICE, AyA, Bancos estatales y privados, colegios o escuelas y nos reciben con un “-¿Qué quiere?”, sin cortesía, sin amabilidad, con desgano como si el trabajo que ejecutan es un castigo para ellos o como si quien solicita el servicio es una molestia en potencia.

Un ejemplo puede ser, si una persona llega a una determinada clínica con un fuerte dolor de estómago y lo reciben en forma tosca, sin deseos, no hay duda que el dolor de estómago aumenta y si a esta situación se agrega el malestar de la persona, lo que puede generar es dolor de cabeza. Pero, si lo reciben con un “-Buen día. ¿En qué puedo servirle?” y se le agrega una sonrisa, ahí inicia la cura del dolor de estómago.

Qué fácil es dar una sonrisa sincera a otra persona. Debemos tomar en cuenta que tiene un elevado valor comunicativo, no hay duda que la sonrisa es el signo característico de las emociones positivas y agradables.

Desde el punto de vista educativo, en un profesor la sonrisa debe ser un valor agregado a su preparación profesional, es sinónimo de inspiración para sus alumnos y deseos de afrontar retos con plena sobriedad y energía. La sonrisa tiene sus momentos y uno de ellos es al ingresar a la clase y mostrarse alegre. Una sonrisa natural y serena hará sentir a los alumnos muy bien.

No hay duda que, mientras se habla, la sonrisa indica a la otra persona que le comprendemos, que estamos de acuerdo con lo que nos dice. Finalmente, acabar una conversación con una sonrisa puede ser una buena forma de hacer sentirse bien a la otra persona. Sonreír mejora nuestra autoestima, mejorando el ánimo de quienes están a nuestro alrededor y, además, facilita las relaciones sociales. No olvidemos que la sonrisa es un saludo universal cuya finalidad es la de agradar, es gratis e ilumina el rostro.

También existen las sonrisas falsas, entre éstas se puede mencionar la de los políticos que, mientras luchan por lograr el objetivo, sonríen en todo momento, pero esa sonrisa desaparece el día que su objetivo es logrado.

Para terminar recordemos las palabras de George Eliot:

“Si luces una sonrisa, tendrás amigos , en cambio, si andas con el ceño fruncido, no tendrás más que arrugas.

“¿Para qué estamos si no para hacerles la vida más llevadera a nuestros semejantes?”

IMAGEN: Página de “Fotos, Dibujos, Imágenes, Vídeos”.   (Enlace: http://www.fotosdibujosimagenesvideos.blogspot.com

________________________

Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde

Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde

(*) El Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde, es miembro del Departamento de Matemáticas del Sistema Educativo Sancti Spiritus, ubicado en Los Nances, Esparza.