Reflexiones sobre la Producción de Granos Básicos en Costa Rica

El Ing. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (al centro) y su cuñado el Ing. Dagoberto Venegas Porras, atienden los cultivos familiares, en Juanilama de Esparza.

El Ing. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (al centro) y su cuñado el Ing. Dagoberto Venegas Porras, atienden los cultivos familiares, en Juanilama de Esparza.

Por: Ing.Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (*)

Me llamó poderosamente la atención, un artículo del Lic. Mario Fernández, titulado “Maíz Amarillo, Apertura Comercial y TLC”, en especial, cuando se refiere, cito textual: 

“Es importante tomar en cuenta que Costa Rica ha tenido una larga trayectoria de deficiencias en la producción de maíz, y especialmente de maíz amarillo. En los tiempos en que se tuvo mayor nivel de autoabastecimiento, fue en maíz blanco. 

“Por cuestiones culturales, el maíz amarillo se usa poco en Costa Rica, y en general en Centroamérica, para la alimentación humana, y se dedica principalmente como materia prima para la preparación de concentrados, especialmente para pollo, ganadería de leche y cerdos. Así es como se ha venido importando, como materia prima para esos productos, y lógicamente, a estos productores les interesa que sea barato, para bajar costos”.

Efectivamente, nuestro país en su época dorada de los años sesentas a los ochentas, se basó en un modelo de producción altamente protegido por las instituciones estatales, entre ellas el CNP, que se encargaba de validar en coordinación con el MAG, las universidades y la Oficina Nacional de Semillas, la reproducción y venta de semilla a los productores. Recuerdo como si fuese ayer, materiales como B-833, DC43, Tico V 1, Tico V7M, Diamantes, Guararé, entre otros, cuyas características y bondades, se hacían del conocimiento a los agricultores, mediante días de campo, en fincas modelo de algún productor, que destinaba una hectárea de terreno, con el objetivo de validar el material genético a las condiciones climáticas de la zona, para ser utilizados por nuestros pequeños y medianos productores.

Lamentablemente, la situación actual es otra, y comparto con el Lic. Fernández, que a los productores de ganado de leche, pollo y cerdos, les interesa que el costo del maíz amarillo sea accesible. Sin embargo, como bien lo señala la Licda. Flor María Mora, (Servicios de Información de Mercados del CNP), en el Boletín Semanal Granos Básicos, N°29, la situación del mercado mundial de maíz se muestra alarmante, registrando precios de contratos de venta a diciembre 2007, en la Bolsa de Chicago de $134,64/ TM en comparación con los $90 y $100/ TM en meses anteriores, con un incremento promedio de un 39%, además de la recomendación para el año 2007, de un aumento en el área de siembra en los países productores como Estados Unidos, Argentina, China y Brasil, cuya producción sería prioritariamente para atender la demanda de producción de etanol y en segunda instancia, para el sector ganadero y otros animales como el cerdo, pollo, etc.

Me pregunto:

1- ¿Que sucederá a nuestro sector productivo y cuál será el impacto en los consumidores finales que adquieren carne de res, cerdo, pollo, leche, huevos?

 2- ¿Cómo se comportará el Índice de Precios al Consumidor (IPC) o la inflación?

3- ¿Cuáles serán los resultados macroeconómicos y microeconómicos del país? 

Comparto plenamente con el Lic. Fernández, la alternativa de retomar la producción de maíz amarillo o de sorgo para elaboración de concentrados. Ambos cultivos se caracterizan por ser de ciclo corto, y el país tiene experiencia, investigación y estudios agroecológicos para desarrollar un programa intensivo de siembra de maíz amarillo y/o sorgo.

Además, cuenta con instituciones como el CNP, cuya infraestructura existente puede acondicionarse; el recurso humano, con amplio conocimiento y experiencia en este campo. No omito señalar la Planta de Semillas, única en América Central, que dispone de cámaras de frío para almacenamiento y equipo para procesar semilla certificada y/o registrada.

 Como corolario a lo descrito anteriormente, este Profesional, en forma coordinada con Productores de Guanacaste y la Zona Sur del país, obtuvo rendimientos de hasta 6.0 TM/Ha con Maíz Blanco Variedad B-833 y 4.5 TM/Ha con Maíz Amarillo Variedad Guararé.

 ________________________

Ing. Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero

Ing. Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero

.

(*) El autor, Rafael Gdo. Piñar Ballestero, es Ingeniero Agrónomo con una Maestría en Administración de Empresas, labora actualmente con el Consejo Nacional de Producción en la Región Pacífico Central de Costa Rica.

Publicado en el Boletín “Germinar”, con fecha Abril del año 2007, editado por el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Costa Rica. 

La Alimentación Extra Hogareña: una nueva modalidad de consumo fuera del hogar

Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: © ww.crhoy.com

Imagen utilizada con fines ilustrativos. Fuente: © ww.crhoy.com

.

Con la publicacion de este artículo especializado sobre un tema de actualidad, nos complacemos en darle la bienvenida al Ing. Rafael Gdo. Piñar  Ballestero, nativo de Santa Cruz, radicado en Esparza desde hace más de dos décadas, al haber fundado una apreciada Familia con su señora Esposa, la Prof. Ana Venegas Porras. ¡Enhorabuena!

Por: Ing.Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero (*)

Atendiendo cordial solicitud de Don Marco Fco.·. Soto Ramírez, Director de este Blog, me permito muy respetuosamente publicar un artículo escrito por este servidor, donde hago una breve relación de una experiencia de España con un Proyecto que se gestiona a través del Consejo Nacional de Producción en Costa Rica.

En días recientes y en virtud de observar y estudiar el comportamiento agropecuario de países europeos como España, me encontré con un artículo que enfoca el tema en cuestión, desde la óptica de la alimentación fuera del hogar, como un negocio en alza y lo más preocupante es que sectores tan sensibles como la alimentación escolar empiezan a ser controlados por fondos de inversión y grandes multinacionales.

Cita el artículo en mención que:

“El monopolio de la gestión de los comedores escolares por parte de grandes empresas resulta alarmante, debido a que reproduce los principales problemas del modelo de agricultura industrial. Cada vez hay mayor distancia entre el productor de alimentos y el consumidor final, y los impactos ambientales, la salud de las familias y el futuro de los campesinos y campesinas locales quedan fuera de este modelo”.

Señala la ya dramática situación de la agricultura de pequeña escala y el medio rural español porque el poder de la gran distribución es uno de los factores claves que está conduciendo a la desaparición de pequeñas explotaciones agrarias. Entre 2003 y 2008 se perdieron 124.000 empleos en el campo, mientras que en un sector tan importante como el de los comedores colectivos solo el 2,8% de las compras se hacen en el entorno local o directamente a las personas que producen los alimentos.

El consumo fuera del hogar podría ser una oportunidad clave de desarrollo rural, de creación de empleo y de mejora de las rentas de los campesinos y campesinas, sin embargo son una vez más las grandes empresas, que se están quedando con los beneficios.

Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España, recogidos en el informe “La Soberanía Alimentaria en las mesas del colegio”, en el año 2009 se gastaron un total de 2.599 millones de euros en comedores colectivos (escuelas, residencias, hospitales, fábricas etc.), lo que convierte a este sector en un suculento negocio en el que la salud de los comensales y el medio rural están en juego.

En Costa Rica, específicamente en la Región Puntarenas, enmarcada por el Ministerio de Educación Pública que comprende geográficamente al Cantón Central con sus distritos de la Península y las Islas como Chira, Venado, Esparza y Montes de Oro, en el año 2009 (Febrero-Diciembre), DANEA-MEP destinó un presupuesto de ¢1.197.329.60 para la compra de Abarrotes, productos hortifrutícolas, cárnicos, pollo, huevos y lácteos, requeridos en los comedores escolares de 210 Centros Educativos (Escuelas- Colegios).

Para el caso de España, hay preocupación porque la rentabilidad que genera dicha actividad de índole agropecuaria está quedando concentrada en 10 empresas que han monopolizado el sistema, desde la fase de producción, distribución y comercialización de los productos, acaparando el 97.2% de dicho mercado y tan solo el 2.8% la compras se hacen en el nivel local, dicho en otras palabras en las zonas rurales, directamente a los campesinos.

Es importante destacar el esfuerzo que realiza una organización no gubernamental denominada Amigos de la Tierra, que analiza en el informe elaborado por el Ministerio del Medio ambiente, las alternativas a este modelo, recogiendo las numerosas experiencias en todo el Estado Español, que promueven en forma conjunta con los productores y productoras, la introducción de alimentos locales y ecológicos en centros escolares de Andalucía, Madrid, Galicia, Mallorca e Ibiza.

Afortunadamente en nuestro país contamos con una Institución Gubernamental que a través de la Ley 8700 “Modificación de la Ley Orgánica del Consejo Nacional de Producción N° 2035 del 17 de Julio, 1956 y sus Reformas”, publicada en el Diario Oficial La Gaceta N°04 con fecha 21 de Junio, 2009, la faculta para realizar una labor similar a dicha entidad española, cuyo Artículo N°9 dice, cito textual:

“Los entes públicos están obligados a proveerse del Consejo Nacional de Producción (CNP) todo tipo de suministros genéricos propios del tráfico de esta Institución, a los precios establecidos. Para tal efecto, dichos entes quedan facultados para que contraten esos suministros directamente con el CNP, el cual no podrá delegar ni ceder, en forma alguna, esta función.

“En cumplimiento de esta labor, el CNP deberá fungir, con carácter de prioridad, como facilitador en el acceso a este mercado, por parte de los micro, pequeños y medianos productores agropecuarios, agroindustriales, pesqueros y acuícolas de Costa Rica.

“El CNP podrá contratar con otro tipo de proveedor o proveedores, cuando se carezca de oferta por parte del micro, pequeño y/o mediano productor nacional, o se presente desabastecimiento en el ámbito nacional, a fin de resguardar el mercado, garantizando el servicio al cliente, mientras el CNP, con sus propios recursos, promueve, impulsa, desarrolla o gestiona y habilita los programas dirigidos a los proveedores prioritarios, señalados en el párrafo anterior de este artículo, como obligación expresa del CNP de apoyar, en el ámbito nacional, a este tipo de productores para incorporarlos a los procesos que desarrolla.

“Se autoriza al CNP para que en los suministros que ofrezca a la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE), incorpore otros productos industriales no alimenticios, pero que son necesarios para completar el abastecimiento mínimo que requiere y demanda la CNE.

“Se entienden como suministros genéricos propios del tráfico ordinario del CNP, los devenidos de la producción e industrialización de productos agropecuarios, pesqueros y acuícolas.”

Es preciso destacar que dicho artículo le da carácter de obligatoriedad a las Instituciones Gubernamentales para adquirir los productos provenientes de la producción agropecuaria, pesquera y acuícola, asimismo el CNP deberá atender de manera prioritaria, para que los pequeños y medianos productores y productoras de nuestro país se constituyan en proveedores de productos agropecuarios, pesqueros y acuícolas de excelente calidad e inocuidad, de dichos Clientes Institucionales a través del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI).

En otro orden de cosas, destacar que actualmente los Ministerios de Seguridad Publica, Justicia y Gracia y el de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, la Caja Costarricense de Seguro Social y los Proyectos del Instituto Costarricense de Electricidad, adquieren los productos alimenticios a través de dicho Programa.

Sin embargo se requiere de más clientes institucionales como los Comedores Escolares del MEP, CEN –CINAI del Ministerio de Salud, entre otros, se adhieran a dicho programa, previamente fortalecido y re-direccionado, cuya finalidad sea la de constituirse en un mercado seguro y alternativo para los productores de nuestro país, cuya explotación agropecuaria, será capaz de generarle rentabilidad y sostenibilidad, donde los beneficios económicos serán destinados a una gran mayoría y no concentrada, como está sucediendo actualmente en España, que ha provocado la desaparición de las explotaciones agropecuarias y por ende una desocupación alarmante en la zona rural de dicho país europeo.

________________________

Ing. Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero

Ing. Agr. Rafael Gdo. Piñar Ballestero

.

(*) El autor, Rafael Gdo. Piñar Ballestero, es Ingeniero Agrónomo con una Maestría en Administración de Empresas, labora actualmente con el Consejo Nacional de Producción en la Región Pacífico Central de Costa Rica.