Carta a mi Padre…


Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde (*)

Quiero recordar a mi papá, Julio Quirós Mora, en esta ocasión especial del Día del Padre. Aunque no está con nosotros, vive siempre en nuestras memorias y habita en nuestro corazón. Olvidarlo es imposible. Además, no deseo olvidarle. Todo lo que me enseñó, me ha ayudado a enfrentar la vida: Su humildad, su sencillez su valentía y su sabiduría. Él nada tenía, pero nos entregó todo.

Cualquier historia que escriba sobre él no la leerá ni me dirá: -“¡Gracias!” No obstante, sé que mis sentimientos hacia mi papá son imperecederos.  Me dio tantos consejos en la vida -por medio de su ejemplo-, con su carácter noble y alegre que he querido emular. Quiero trasladar a mis hijos lo que él me enseñó: 

“Aprende a decir que ‘no’ cuando es lo justo, y a decir que ‘sí’ cuando es lo conveniente”.

Papá siempre me contaba su pasado, sus anécdotas de la vida, su manera de ver las situaciones que suceden en la vida. Por eso, quiero enviar una carta a mi padre, recordando todas sus historias.

Carta a mi Papá

Hola, papá. Dentro de poco, será el Día del Padre. ¿Te acuerdas? Unos días después de ese acontecimiento te marchaste de nuestro lado -imposible olvidarle-. Deseo contarte lo que ha sucedido, luego de 14 años de tu ausencia.

Comienzo: Tu amada Cerámica, ahí está todavía. No tan fuerte como antes, pero, al menos subsiste. ¿Te acuerdas cuando me contabas que, en tu tiempo, los hombres de Esparza se agarraban en el parque a machetazos con los de Puntarenas? Te cuento que, en ese aspecto, Esparza va retrocediendo, pues, cada dos días vemos peleas callejeras en el mismo parque donde tú fuiste testigo de esas peleas a muerte.

¿Te acuerdas del edificio de la Municipalidad? Te cuento que ahora Esparza tiene un edificio hermoso. Y fíjate que, donde trabajé como Secretario de la Delegación Policial, aquel edificio pobre y viejo ya no existe. En su lugar, erigieron un monstruo de edificio, en el que cualquier maleante desearía ser encerrado.

¿Te acuerdas de la “Arrocera de Milton Badilla”? Tampoco existe. En su lugar, está la Agencia de mi querido Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Pero, ¿sabes? No lo pude disfrutar como empleado, porque cuando lo inauguraron, yo ya me había pensionado.

En cuanto a la política, me decías que ningún candidato estaba por ayudar al país, pues, todos luchaban por su bienestar personal… ¡Cuánta razón tenías! Pero, ¿sabes? Se han abusado en sus acciones. Ahora es escandalosa la cantidad de dinero que se “pierde”.

En el fútbol, tu equipo Saprissa quedó Subcampeón.

Y ¿sabes? Todavía mantengo en mi mente cuando nos dijiste que ibas a dejar de fumar para que nosotros no lo hiciéramos. Gracias mi tata, pues, gracias a tu ejemplo, ninguno de nosotros es fumador.

Recuerdo cuando tenías 70 años y me decías: -“No me siento viejo, pero ya camino lento”. Aquí -entre nosotros-… Tenías razón… Actualmente, me siento de esa manera y no tengo 70.

No olvido cuando nos decías: -“Le pido a nuestro Dios, morir antes que mis hijos”… Y Dios te lo cumplió. Ahora, soy yo quien hago esa misma petición.

Bueno, papá… Te envían saludos todos mis hermanos y hermanas, quienes tampoco te olvidan. Y, si vieras el montón de nietos y bisnietos que tienes, estarías inventado “chiles” para cada uno de ellos.

Para terminar te transcribo lo siguiente, así era usted, papá:

“Un papá zapatea duro cuando cumple con su deber y anda de puntillas en la noche cobijando cuerpitos fríos. Es el único de la casa que persigue un ratón hasta atraparlo y pide calma en un fuerte temblor, así se muera de miedo por dentro”.

________________________

 

Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde

Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde

(*) El Prof. Jorge Luis Quirós Ugalde, es miembro del Departamento de Matemáticas del Sistema Educativo Sancti Spiritus, ubicado en Los Nances, Esparza.

Anuncios