Ivannia Lazzaro: Parto Humanizado y Lactancia (Documental)

 

“PARTO RESPETADO y MI MUNDO EN UNA TETA” forman parte de la esencia de un documental realizado por Miguel Pares, músico y compositor costarricense.

Durante la Feria del Parto Respetado 2014, realizada recientemente en el Centro Nacional de Cultura (CENAC), Miguel Pares fue testigo del valor de la importante información acerca del Parto Humanizado y la Lactancia Materna, a través de la obra “Mi Mundo en una Teta”, interpretada por Ivannia Lazzaro -residente en Esparza-; obra realizada bajo la dirección de Arturo Meoño.

En Agosto, se celebrará la Semana Mundial de la Lactancia, y dicha Obra será interpretada por Ivannia Lazzaro en las Sedes Regionales de la Universidad de Costa Rica (UCR), ubicadas en San Ramón y Grecia. Estaremos informando oportunamente acerca de las fechas a presentarse.

Mayor información en: www.mimundoenunateta.wordpress.com

Contacto: ivamore@hotmail.com

_______________________________

FUENTES

♣ Ivannia Lazzaro, Actriz y Dramaturga.

♣ Descripción del vídeo.

Anuncios

Monólogo MI MUNDO EN UNA TETA (Reflexiones sobre la Maternidad) en Esparza

Mi Mundo en una TETA - Ivannia Lazzaro - Promocion

I N V I T A C I Ó N 

QUÉ: Monólogo “MI MUNDO EN UNA TETA”.

Creado y protagonizado por: Ivannia Lazzaro.

Dirección: Arturo Meoño.

CUÁNDO: Sábado 25 de Enero de 2014.

    HORA: 6 p.m.

DÓNDE: Academia AMERIKANOESTUDIOS, 100 metros al Este y 50 al Norte de Agencia del ICE, Esparza.

 INFO: 8869 0591

*

*   *   *

*

RESEÑA de la OBRA

¿Cómo nació el monólogo teatral “Mi mundo en una Teta”?

Por: Ivannia Lazzaro (*)

Soy una mamá. Mamá: es una palabra tan simple y fácil de pronunciar pero solo quien vive en carne propia este rol puede saber que el personaje es tan profundo, complejo y variado. Existen muchos tipos de madres aunque nuestra sociedad nos “perfila” solo pocos. Por este motivo, cuando una mujer se convierte en madre, ella misma se sorprende al verse hablando, pensando, actuando en un modo del todo nuevo, no programado, involuntario. Pero es precisamente por esto que el personaje de la Mamá me fascina, no solo porque lo vivo diariamente, sino que viendo otras madres puedo reconocer cuán diferente y cuán símil puedo yo ser si me comparo con cada una de ellas.

MI MUNDO EN UNA TETA, nació en el mes de noviembre del 2012. Una mañana me desperté con la necesidad de “sacar todo esto que sabía”.

Había llevado dos intensos seminarios sobre la construcción de un personaje con la maravillosa actriz Arianna Scommegna, en Suiza. Escuché muchas veces hablar con admiración a mi querida maestra de teatro Elisa Conte sobre ella y obviamente quise ir a verla en uno de sus espectáculos, naturalmente quedé literalmente enamorada de su capacidad para transmitir tanta emoción, así fue como esa admiración de mi maestra por ella me contagió.

Otra influencia fueron los maestros de Cambusateatro en Locarno que con tanto amor y dedicación enseñan las técnicas a adultos con profesiones e intereses diferentes. Yo con dos hijos pequeños, en aquel entonces, un esposo muy trabajador y un grupo de mujeres que me impulsaron para inscribirme a esta escuela. Un grupo de mujeres liderado por Mónica Vanita Albergoni y su Atelier del Respiro con quien compartí conversaciones intensas sobre el ser mujer me ayudaron en ésta búsqueda.

Pero la urgencia de escribir Mi mundo en una Teta, nace cuando se acerca la fecha para regresar a mi país de origen Costa Rica, luego de once años viviendo en Suiza, había vivido una gran transformación cultural y no me sentía completamente motivada para regresar a mis raíces. Aún hoy siento de no haberlas encontrado completamente. Como dicen muchos inmigrantes “no me siento ni de aquí ni de allá”. Pues eso me sucedía a mí.

En ese noviembre fui a ver un ensayo de la obra “Il piú grande uomo scimmia del Pleistocene” con la dirección del joven y talentoso Matteo Alfonso, así aproveché para confesarle algo en una pausa. Él no me conocía y creo que aún hoy no se acuerde de mi pero quise confiarme diciéndole casi en secreto:

“… necesito decirle una cosa un poco rara pero me gustaría mucho escribir una obra teatral sobre la lactancia”. Él me miró y con su media sonrisa de Mona Lisa me responde: “escriba todas sus impresiones, no deje de escribir y ahí saldrá algo”.

Llegué esa noche y comencé a escribir en un papel todo lo que podía. No soy escritora, no soy actriz, en realidad nunca me he sentido ser una profesión así que me lancé completamente.

Es así como pude digerir el nuevo cambio: una mudanza de un continente a otro, con tres hijos y un esposo. En mi tiempo libre (muy poco) me dediqué a escribir, compré un cuaderno nuevo con la portada color rosa y una muñequita que toma el té. Contemporáneamente leía el libro de Konstantin S. Stanislavskij sobre el trabajo del actor sobre el personaje y sobre sí mismo, en idioma italiano, hermoso y útil regalo de mi maestra Elisa Conte que jamás olvidaré.

Cuando finalmente pude ver a esa mujer a quien denominé Luana, un nombre que no es del todo casual porque en realidad conocía una distinguida señora amiga de mi cuñada, con el aire de profesional y madre al mismo tiempo, con la capacidad de debatir un argumento como lo haría un político pero con la seguridad que le proporciona su lugar de madre. Es así como Luana nació. Un poco de mi y de lo que me hubiera gustado ser y un poco de lo que conocí. Agregué poco a poco características de las madres que conocí en la Leche League en Ticino, Suiza cuando trabajé como líder de la lactancia, compartiendo con ellas las frustraciones, alegrías e inseguridades de la maternidad pero complementandolo también con las imagenes que me heredaron mi abuela, madre, tías, suegra, vecinas, etc. Un coctel de femineidad que podía ser tóxico como dulce.

El personaje de Roby, esposo de Luana, nace como una costilla de Luana. Inicialmente no podía imaginarlo hasta que puse a Luana hablar con su marido. Es decir, primero di características a Luana, luego le di vida: la puse a caminar en mi cocina, en mi sala, hablaba con mis hijos y en un modo todo casual Luana lo describió: un ingeniero de 45 años que se siente joven, con muchos proyectos, amante de Metallica. Así es como Luana, una mujer de 39 años, con una gran capacidad empresarial, domina las relaciones públicas, experta de gestión de la calidad, responsable de algunas reestructuraciones institucionales y empresariales, convencida de su trabajo, de la importancia de medir y definir en blanco y negro la calidad, ella un día decide convertirse en madre. ¿Pero el sistema de salud está preparado para acompañar a una mujer de este calibre en su proceso de embarazo, parto y lactancia?

Obviamente, los demás personajes (la ginecóloga obstetra, la enfermera pediátrica, su madre, su suegra, la cuñada) trabajan como buitres que “limpian” la imagen de esta mujer tan construida por sí misma para hacer frente al progreso. La limpian dejándola solamente con su fragilidad de madre, sola, desorientada. Es aquí donde una mujer necesita otras mujeres que la ayuden pero no siempre se encuentran. Es finalmente en esta soledad en que una madre  puede decir que “es una mamá”.

Ivannia Lazzaro en el Museo Histórico Juan Santamaría Alajuela

Ivannia Lazzaro en el Museo Histórico Juan Santamaría Alajuela

 .

Obra dedicada a criticar el sistema frío para atender el parto y la lactancia.

Obra dedicada a criticar el sistema frío para atender el parto y la lactancia.

.

Obra dedicada al tema de la cesárea programada y lactancia.

Obra dedicada al tema de la cesárea programada y lactancia.

.

Parece que Luana lucha contra un sistema que ella misma creó, sin haberlo entendido antes. Ahora le toca “escarbar” la lógica de esta cruel broma.

Suena todo hermoso escrito en un cuaderno pero ¿cómo podía yo hacer para llevarlo al escenario? Sin duda alguna, sin el apoyo de otra mujer increíble Waleska Porras que escuchó mi proyecto e inmediatamente se entusiasmó. La magia de todo esto es que casualmente su esposo es director de teatro. Yo ignoraba completamente esta noticia pero al saberlo entendí que una energía nos unía para concretizar esta idea. Waleska, líder y jefe de la Liga de la Leche en Costa Rica, me abrió las puertas de su casa para que su esposo y director Arturo Meoño me guiara con la construcción del espectáculo. Con sus sugerencias brillantes pude dar forma a Luana y a todos los demás personajes. No comprendo cómo existen actores que hacen de director contemporáneamente, creo que es una prerrogativa que tienen solo algunos pocos genios pero que no debería ser tomado como una opción para las personas normales como nosotros. Sin un director no se puede realmente entender cuál es el camino que se está tomando, el director puede ponerse en los zapatos del público. Además, Arturo Meoño no era un director de teatro normal, él probablemente vivió en primera persona las dificultades de Roby o por lo menos las comprendía desde el punto de vista masculino: vivir con una mujer que alimenta con su propio  cuerpo las hijas es una experiencia única para un hombre.

El día del estreno fue el 3 de agosto del 2013, diez meses de noches con los ojos abiertos imaginando a Luana discutir con Roby, de imaginarla embarazada, de verla como podía interactuar con la ginecóloga obstetra, una mujer fría y calculadora, sin la menor intención para comprender la necesidad de Luana de parir de modo natural. Lo admito, me divertí mucho creando a la doctora, no fue difícil pero no porque la odié, sino el contrario, porque una parte de esa ginecóloga obstetra era parte de mí como persona. Esto es una cosa que quiero rescatar de las enseñanzas de Stanislavskij, no se puede odiar un personaje, se debe entrar en el alma del personaje sin miedo, de lo contrario se vuelve solo una imagen sin vida.

.

Arturo Meoño, Director del Monólogo MI MUNDO EN UNA TETA.

Arturo Meoño, Director del Monólogo MI MUNDO EN UNA TETA.

.

_______________________________

FUENTES

IMAGEN de AFICHE: Ivannia Lazzaro.

TEXTO e IMÁGENES de la RESEÑA: Ivannia Lazzaro

ENLACE DEL ARTÍCULO:  Blog MI MUNDO EN UNA TETA (http://mimundoenunateta.wordpress.com)