¿Bailamos? (Poema)

¿Bailamos?

Autor: Isaac Carvajal Suárez (*)

Te cruza la pierna,
se corre el banco,
ella viene y tú vas.

*  *  * 

Guardas ahorros,
pintas viejos cueros con suela,
y te secas el sudor,
sístole y diástole en coordinación,
e intercambio de aromas.

*  *  * 

Conjunto de calambres entre aleteos,
ojos que se prenden, cual instante de regocijo.

*  *  * 

Llegan las palmas,
y tal ejercicio de libertad.
Y ¿qué tal si bailamos?

.

________________________

IMAGEN: Pinterest.

Isaac Carvajal Suárez

(*) Isaac Carvajal Suárez, nativo de Humo, Espíritu Santo, de Esparza. Escritor, Estudiante de Agronomía, en la Universidad de Costa Rica (UCR)-Sede de Liberia, Guanacaste, Activista de luchas sociales.

Matías

 Imagen de Frank Mckenna-132749 (Unsplash)

Matías

Autor: Isaac Carvajal Suárez (*)

Se nos fue.

Pero, sí hubo tiempo para vivirlo, para aprender más de él.

Lleno de amor, en tiempos de complicaciones casi bélicas,

que amenazaban, a todas luces, el rumbo de muchas vidas que ahí se encontraban.

Fue una bienvenida breve, en horas de la madrugada. Aún le recuerdo.

Salí sin camisa a las tres y quince de la mañana sin saber que le iba a encontrar.

Le despedí en San José, con la zozobra del no saber qué podría ser, sin saber nada.

Poco a poco, la guerra fría y el boicot virtual fueron alejando su presencia.

Mucho miedo, culpa y sangre se apoderaron de él.

Resulta que, desde ese día, más de dos vidas se cruzaron.

.

________________________

IMAGEN: Frank McKeena, Página de Unsplash, bajo Licencia “Creative Commons Zero”.

Isaac Carvajal Suárez

(*) Isaac Carvajal Suárez, nativo de Humo, Espíritu Santo, de Esparza. Escritor, Estudiante de Agronomía, en la Universidad de Costa Rica (UCR)-Sede de Liberia, Guanacaste, Activista de luchas sociales.

El Acantilado

Surrealismo fotográfico de David Ramírez Barquero.

Surrealismo fotográfico de David Ramírez Barquero.

Por: David Ramírez Barquero (*)

Me acerqué al acantilado con una venda en los ojos, con la inocencia de aquel niño queriendo explorarlo todo.

Con el semblante, pude sentir la brisa de aquel lugar, era tan fría y muda como la espera de un vagabundo en algún lugar de aquella ocupada y vieja ciudad.

Dí tres pasos… Después del segundo, sentí el vacío y, de ese mismo modo, inicié mi viaje al abismo. Era una caída al infinito y, durante ella, pude ver manos que parecían salir de las sombras.

Mis alas están rotas y ya no quieren volar, entendí que esta vez ya no existiría escapatoria. A veces, el destino es un miserable que te engaña dulcemente, o bien eres tú el miserable que dulcemente aceptas el destino, de ese mismo modo.

Daba igual, lo que proseguía era inminente… un mundo de sombras tras cada inexistente amanecer de ese lugar sin horizontes. Pude ver tanto sufrimiento en ese lugar. Veía seres desgarrando su piel, quizá para engañar el dolor.

Ríos de lágrimas y sangre, hermosas aves que sobre inertes árboles, consumidos por la eternidad, melódicamente entonaban el llanto de quienes se les ha perdido la esperanza entre la bruma del temor. Otros vagaban por caminos sin destino alguno, sobre el punzocortante suelo formado por huesos astillados, de quienes toda su piel y carne arrancaron, pero, jamás su dolor y siguen vivos.

Algunos seres de aquel lugar se acercaban a mí envueltos por lo que parecía humo negro, sin piel, sin emociones…

“¿Que tocaba ahora?” -ésa era mi pregunta, quizá ya no importa, no importa tomando en cuenta mi entorno.

De repente se acercó. Tan hermosa, tan perfecta, quizá una diosa, su figura perfecta e indescriptible…

-“Soy Melancolía” -expresó frente a mí, mientras extendía su brazo y, sobre mí, plasmaba la palma de su mano en mi frente. Exactamente, al contacto, una hermosa luz destelló tan hermosa y fugaz, como si estuviera despertando.

Y ahí estaba yo, frente aquel acantilado con la brisa rosando mi semblante y me quite la venda.

Pero, ya había dado el segundo paso y al tercer paso… Ahí estaba yo, frente al acantilado… Con la brisa en mi semblante, sin la venda y justo en el tercer paso…

_______________

David Ramirez Barquero

David Ramirez Barquero

(*) David Ramírez Barquero es un polifacético joven creativo oriundo de Marañonal de Esparza, Dibujante, Fotógrafo de paisajes, flora y fauna, Poeta y más. Sus producciones literarias tienen énfasis en el surrealismo, el suspenso y el terror.

Un pensamiento propio

"COLUMPIOS", arte digital de David Ramirez Barquero.

“COLUMPIOS”, arte digital de David Ramirez Barquero.

Por: David Ramírez Barquero (*)

Una vez me preguntaban, que como era capaz de crear mundos o historias tan profundas e increíbles, y mi respuesta fue tan limitada como un “No lo sé”.

Sin embargo, no quiero decepcionar con mi respuesta y, mucho menos parecer egoísta, como esos que guardan lo mejor para no compartir su sabiduría.

No, no es eso lo que pretendo o, mejor dicho, sólo puedo decir que es algo tan complejo de explicar que las palabras suelen quedarse cortas.

Es verdad, nosotros somos capaces de hablar de lo desconocido, inclusive, de aquello que lo es para nosotros… Es como si hubiésemos vivido muchas vidas o viajado y vuelto del futuro.

Somos capaces de ver, pero no con los ojos, nosotros no vemos… Nosotros sentimos, no vemos las cosas a través de nuestros ojos, sino, más bien, vemos el mundo a través de esa cosa, ser u objeto del que nos estamos expresando.

Básicamente, cambiamos de piel y nos transformamos y así logramos expresar lo que sentimos bajo nuestro nuevo manto y apariencia, ése que actualmente nos cubre.

Desde el objeto más lleno de vida hasta aquel que está tan inerte e inmóvil.

Todos tienen un sentimiento que puede ser expresado, sin embargo, para ello debes dejar de verlo superficialmente.

La existencia es una palabra que encierra algo tan infinitamente profundo… Y es ahí donde inicia todo, sea aquello lleno de vida o sin ella, existe. Y tras de su existencia, hay una historia, un porqué y un mundo más que debe ser contado y, eso, justamente, es lo que solemos hacer, nadie no los pide o no los indica, es algo que, simplemente, nace de nosotros.

Interpretar esa razón, mientras vivimos bajo esa piel y, entonces, comprendemos y expresamos las emociones a través de sentimientos en palabras… es algo absurdo… Contar historias de cualquier cosa y, sí, tal vez lo sea…

Sin embargo, hacemos de lo absurdo cosas increíbles, por el simple hecho de sentir y amar. Hacemos de lo cotidiano algo mágico, algo inclusive surrealista. El mundo está lleno de cosas cada una tan simple y compleja. Pero, no nos basta la mirada para observar, siempre y cuando, nuestro corazón se encuentre latiendo.

Nosotros sólo escribimos para que ustedes puedan vivir, a través de nuestros textos y palabras, el amor, la pasión y la razón que no les dejan ver sus propios ojos, porque todo les parece normal…

Y, qué irónico, que con tus ojos hayas leído esto.

_______________

David Ramirez Barquero

David Ramirez Barquero

(*) David Ramírez Barquero es un polifacético joven creativo oriundo de Marañonal de Esparza, Dibujante, Fotógrafo de paisajes, flora y fauna, Poeta y más. Sus producciones literarias tienen énfasis en el surrealismo, el suspenso y el terror.